Coronel Alfred Redl, el doble agente