Manuel Fraga Iribarne (aciertos y errores)

13 respuestas [Último envío]
Los_Santos_Reyes
Imagen de Los_Santos_Reyes
Desconectado
Centurion
Redactor MHMSocio MH
Desde: 16 Nov 2009

Fraga no solamente no condenó el franquismo; creo que cuando alguien le recordaba su pasado decía siempre que estaba muy orgulloso de haber servido a su país como ministro y embajador. Como tantos otros, era un franquista más y pedirle que condenase el régimen al que sirvió y en el que creyó, sería pedirle peras al olmo. Además de bastante increíble para cualquier persona inteligente. Hubiera sido incluso indecente, diría yo. Otra cosa es que como franquista inteligente, se diera cuenta de que el régimen se había acabado con Franco.

Me estaba acordando de un personaje no tan conocido, pero brillantísimo: Antonio Garrigues Díaz-Cañabate, uno de los pocos españoles que ostentó cargos públicos en la República, en el Franquismo y con la Monarquía. Si este hombre hubiera tenido que ir abjurando de su pasado a cada cambio de régimen, seguramente habría acabado con una camisa de fuerza.

Si tenéis la oportunidad de conseguirlo, leed sus memorias, "Diálogos conmigo mismo".

Dicho sea sin ánimo de abrir un debate sobre "franquismo sí-franquismo no".

 


"Todos los Balcanes no valen los huesos de un granadero de Pomerania" (Bismarck)

   
 

jandres
Imagen de jandres
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorRedactor MHMSocio MH
Desde: 8 Nov 2009

Efectivamente tienes toda la razón. El caso de Antonio Garrigues Díaz-Cañabate es un caso atípico y único en la historia política de España por haber ocupado cargos con  la República, el franquismo y con la Monarquía.. Murión con 100 años en febrero de  2004.

Con la República es Director General de Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia. En este tiempo colabora clandestinamente con la Falange, según sus palabras por motivos humanitarios, no políticos, debido a la situación social existente en esos años de persecuciones y ajustes de cuentas. También participó en la fundación de la revista católica Cruz y Raya.

Durante el franquismo es nombrado, en 1962, embajador de España en Estados Unidos. En 1964 es nombrado embajador ante la Santa Sede. En las memorias que publicó, Diálogos conmigo mismo, (Planeta, 1978), consideró que su contribución había sido para modernizar la imagen del régimen de Franco, que según él era "retrógrado" e imposible de vender en el extranjero.

Con la llegada de la democracia, forma parte del primer gobierno de la Monarquía como Ministro de Justicia y trata de dar un nuevo aire a la política española y como él mismo expresaba; "Creo que un político que sólo sea acción no es nada, como un intelectual que sólo sea pensamiento. El político ha de ser actor y autor del drama..."

Este abogado madrileño, cuyo bufete,  J&A Garrigues, es uno de  los más importantes de España, es padre del clan Garrigues-Walker, y pocos días antes de su muerte el rey don Juan Carlos I le concedió el título de "marques de Garrigues" por: "su extraordinaria contribución a la sociedad española, desde las distintas facestas de una dilatada vida dedicada al servicio público".

Desde luego, fue un gran personaje, que merece un reconocimiento. Desde hace mucho tiempo, en el mundo de la abogacía y de la política cuando alguien se refiere a don Antonio, se refiere a él como referencia.

 


"No es sabio el que sabe muchas cosas, sino el que sabe cosas útiles". Esquilo

ano2010-1articulo1general2  

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

El hecho de ostentar cargos de tanta importancia institucional en un régimen anti-democrático lo invalida para integrarse, con plenitud de poderes, en un régimen democrático. Esto se hace extensivo a él y al resto de cachorros del franquismo reconvertidos en demócratas de toda la vida, pero su caso es llamativo teniendo en cuenta la entidad de los cargos que ostentó en ambos regímenes. Un auténtico demócrata puede defender la pena de muerte a Julián Grimau a la altura de 1963 o "suicidar" a militantes antifranquistas sin sonrojarse??