Los mitos "fundacionales" de las naciones europeas ¿manipulación histórica?

75 respuestas [Último envío]
TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Tito ha escrito

Hay algún problema de formato que me ha juntado todos los párrafos, no se si alguien lo puede solucionar. Tampoco aparece el cuadro de herramientas de texto.

 

Hola Tito, he procedido a separar los párrafos en el texto como pedias, me dices si ahora lo ves mejor, o si necesitas que te cambie alguna cosa más. A mi me ha dejado editar sin problemas.


Saludos.

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

El imperio carolingio a me parece un buen ejemplo, de este tema tal y como ya se ha comentado como Carlomagno busca legitimar su figura en la herencia de los emperadores romanos buscando a aclamación como tal y sus maniobras con la iglesia.  Pero quizás sea por un tema de prestigio, ¿es posible que Carlomagno considerara que si conseguía unir su persona al título de emperador de occidente sus vasallos aceptaran más fácilmente sus legitimidad y pretensiones? Aunque no hay que olvidar que en este caso la persona que tendría esos derechos realmente sería el emperador de Constantinopla.


Saludos.

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Caronte
Imagen de Caronte
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 7 Ago 2015

Lu ha escrito

 

Es difícil, por no decir casi imposible, abstenerse de aplicar un método interpretativo al trabajo histórico. Es más, no sé hasta qué punto es también aconsejable, ni siquiera sé si es importante planteárselo, como historiador y como consumidor.

 

Saludos.

 

Lu, de acuerdo en que es imposible lograr un conocimiento histórico no teñido de presente ni de las circunstancias del autor de dicho conocimiento. Sobre lo aconsejable de plantearselo...pues supongo que es una decisión personal, una postura que se puede adoptar acerca de las capacidades del conocimiento humano y de los intereses conformados en torno a él.

Es una postura que uno puede tomar frente a los problemas del presente (que no son más que historia futura). ¿Los temás que más destacan en los informativos son los más relevantes para "mi" vida o son los que más interesa visibilizar a ciertos grupos de interes?. ¿Qué se destacará en el futuro de la época actual, Trump, la situación política en Venezuela, el ISIS...o quizás temas o ámbitos que nos parecen totalmente irrelevantes o que apenas ocupan lugar en los medios, tipo "uso militar-policial de drones", TTIP, fin de combustibles fósiles, una guerra en ciernes que nadie atisba...?

A mi me parece relevante ese tipo de preguntas. También aplicables al pasado. ¿El mundo era como nos relatan que fue?, ¿sólo hay una versión del pasado?. Siempre pongo el mismo ejemplo, la guerra de sucesión española: en Cataluña habría sectores que la vivieran como un conflicto dinástico por el trono de España, quizás ciertos burgueses la comprendían como un medio para cercenar la presión fiscal del ineficiente estado español y, seguramente, bastantes campesinos veían en las hostilidades una medio para desembarazarse de la siempre molesta soldadesca. ¿Qué visión es cierta y cual no?. ¿El conflicto era dinástico, nacionalistas, autonomista?. Pues depende tanto de a quién preguntases en su momento (si alguién se dignaba a preguntar al campesinado o se creía que pudieran tener una postura diferente a aquella con la que eran adoctrinados) como de quién rescate esa viviencia del pasado...

 


El hombre, en su soberbia, creo a Dios a su imagen y semejanza.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

TCKC ha escrito

El imperio carolingio a me parece un buen ejemplo, de este tema tal y como ya se ha comentado como Carlomagno busca legitimar su figura en la herencia de los emperadores romanos buscando a aclamación como tal y sus maniobras con la iglesia.  Pero quizás sea por un tema de prestigio, ¿es posible que Carlomagno considerara que si conseguía unir su persona al título de emperador de occidente sus vasallos aceptaran más fácilmente sus legitimidad y pretensiones? Aunque no hay que olvidar que en este caso la persona que tendría esos derechos realmente sería el emperador de Constantinopla.

Saludos.

En este caso se metió a la Iglesia en el medio. El Cesar nombraba al Pope, el Emperador decía ser nombrado por el Papa (que era el que él había puesto, por supuesto), con lo que buscó legitimidad.

No obstante, como uno tenía la razón de la fuerza y el otro derechos hereditarios, buscaron unificar el trono. Se da la casualidad que sobre el final de la vida de Carlomagno, Irene dirigió un golpe de estado contra su hijo (Santa Irene, ¡que primor de madre!, ordenó cegar y encerrar a su hijo, ¡gracias a Dios no soy ortodoxo!) y los embajadores de ambos imperios estuvieron barajando el matrimonio entre Irene y Carlomagno. Al final, tomando en cuenta que ya habían pasado la edad reproductiva y que, en la práctica, el imperio pasaría a los hijos de Carlomagno, el acuerdo no prosperó.

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Decurión
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

Tito ha escrito

 El pueblo es lo que pide, no un sesudo estudio historiográfico, desapasionado y que siga el método científico. Que no hable de víctimas y verdugos, que no cree un malvado literario y un héroe digno de una epopeya. El pueblo pide gloria, batallas ganadas y unos antepasados idealizados con los que indetificarse con orgullo. Y en esas estamos los historiadores, lidiando en la eterna disputa contra la charlatanería, buscando el equilibrio perfecto, nunca conseguido, entre la divulgación y el rigor.

Pues estaría bien que los historiadores expliquen el porqué de la demanda de gloria por el pueblo. ¿Por qué los pueblos quieren ser gloriosos? ¿La gloria es la felicidad? ¿Si nuestros antepasados eran felices en sus momentos gloriosos a nosotros también nos corresponde un trozo de esa felicidad?

Si es así es normal que el pueblo se deje drogar. Un “historiador” que se apropie del pasado en beneficio del presente tiene tanta fuerza como un ejército. 

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Decurión
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

matabishos ha escrito

Tito ha escrito

El pueblo pide gloria, batallas ganadas y unos antepasados idealizados con los que indetificarse con orgullo. Y en esas estamos los historiadores, lidiando en la eterna disputa contra la charlatanería, buscando el equilibrio perfecto, nunca conseguido, entre la divulgación y el rigor.

Pues estaría bien que los historiadores expliquen el porqué de la demanda de gloria por el pueblo. ¿Por qué los pueblos quieren ser gloriosos? ¿La gloria es la felicidad? ¿Si nuestros antepasados eran felices en sus momentos gloriosos a nosotros también nos corresponde un trozo de esa felicidad?

Si es así es normal que el pueblo se deje drogar. Un “historiador” que se apropie del pasado en beneficio del presente tiene tanta fuerza como un ejército. 

Caronte
Imagen de Caronte
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 7 Ago 2015

matabishos ha escrito

 

Pues estaría bien que los historiadores expliquen el porqué de la demanda de gloria por el pueblo. ¿Por qué los pueblos quieren ser gloriosos? ¿La gloria es la felicidad? ¿Si nuestros antepasados eran felices en sus momentos gloriosos a nosotros también nos corresponde un trozo de esa felicidad?

Si es así es normal que el pueblo se deje drogar. Un “historiador” que se apropie del pasado en beneficio del presente tiene tanta fuerza como un ejército. 

 

El pueblo pide lo que le digan que debe pedir.

Y mucho mejor pedir, y mostrar, glorias pasadas de las que no quedan testigos y disponibles para presentarlas de la forma más adecuada que las, a veces inexistentes, glorias presentes.

 


El hombre, en su soberbia, creo a Dios a su imagen y semejanza.

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Decurión
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

Caronte ha escrito

matabishos ha escrito

 

Pues estaría bien que los historiadores expliquen el porqué de la demanda de gloria por el pueblo. ¿Por qué los pueblos quieren ser gloriosos? ¿La gloria es la felicidad? ¿Si nuestros antepasados eran felices en sus momentos gloriosos a nosotros también nos corresponde un trozo de esa felicidad?

Si es así es normal que el pueblo se deje drogar. Un “historiador” que se apropie del pasado en beneficio del presente tiene tanta fuerza como un ejército. 

 

El pueblo pide lo que le digan que debe pedir.

Y mucho mejor pedir, y mostrar, glorias pasadas de las que no quedan testigos y disponibles para presentarlas de la forma más adecuada que las, a veces inexistentes, glorias presentes.

Claro, si es lo que estoy diciendo.

Haría falta una introducción antropológica de nuestros actos para después explicar el hecho. Citar a esos “historiadores” con su DNI, si hace falta, redactar sus historias y desmontarlas.

El problema es que hoy de nada sirve saber por qué piensan de tal manera los seres humanos, cómo han llegado a esa conclusión, por qué hacen lo que hacen. Lo hacen y eso hoy puede medirse  y el por qué, qué importa.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

Aquí entramos ya más en materia antropológica o incluso de psicología social.

 

Pero, en definitiva, supongo que ello refuerza la autoestima del grupo humano que se identifica como nación.

 

Voy a poner unas frases de un político que va un poco al hilo de todo lo que estamos debatiendo, a ver que os parece:

 

“El problema de España con Al Qaeda no empezó con la crisis de Irak, sino “en el siglo VIII”. Al Qaeda actuó como respuesta a la pérdida de Al Andalus, hace más de quinientos años, cuando se completó la Reconquista”. "España, recién invadida por los moros, rechazó convertirse en una pieza más del mundo islámico, rehusó perder su identidad".

J.M. Aznar. discurso en la Universidad de Georgetown, 2004.

 


Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

Tito ha escrito

En el año 18 a.C. el poeta romano Virgilio da por concluída su magna obra poética Aenesis, más conocida en español como La Eneida. En ella se ensalza la figura de un héroe troyano: Eneas, superviviente de la devastadora guerra, y que entronca con los orígenes romanos. Puede que la intención de Virgilio no fuera mas que la búsqueda de una obra bella literariamente, y que no quisiera que sirviera como objeto de propaganda política para el emperador Augusto. Pero es un claro ejemplo del gusto del ser humano por sentirse descendiente de una era gloriosa, heróica, o de unas gentes cuya etnia nos resulta más agradable que la de otros, en este caso la de los griegos frente a los etruscos. Este sentimiento fue aprovechado hábilmente como propaganda política por reyes y príncipes medievales, que trataban de consolidar el guirigay que eran los reinos y estados feudales europeos.

 En COU me tocó traducir la Eneida. No he disfrutado tanto en toda mi vida. Tuve una profesora muy buena. ¿Sabíais que los romanos la utilizaban como los cristianos la Biblia? En la página en que se abriese ponían el dedo y allí estaba escrito su futuro. Lo que ahora no me encaja es que ya existiese entonces tal formato.

Virgilio, cuando estaba a punto de morirse, quiso destruirla, pero el propio Augusto lo impidió.

Yo diría que el malo o el rival, más que los etruscos, eran los cartagineses. Igual que Héctor en la Iliada, el personaje más redondo es Dido, mucho más que Eneas. En el fondo, el Imperio Romano se funda sobre las cenizas de Cartago, sobre la pira de la hija de Pigmalión.

Hablando de mitos, Ulises y Elisa podrían ser inicialmente el mismo personaje, el que somos todos, Pinocho el mentiroso, el inmaduro. Lo dejo caer.