El tragico fin de un joven heroe; Atsumori no Taira Monogatari

3 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Cuando los Heike fueron derrotados en Ichi no tani y sus nobles y cortesanos huían a la orilla para escapar en sus barcos, Kumagai Naozane llegó a la playa cabalgando por un estrecho camino con la intención de interceptar a uno de sus capitanes. Entonces vio a un jinete que intentaba llegar a uno de los barcos que se veían a lo lejos. Iba montado en un caballo moteado y su silla engastada en oro destellaba. Seguro de que era uno de los principales capitanes, Kumagai le hizo señas con su abanico de guerra gritando: "¡Es vergonzoso que muestres la espalda al enemigo! ¡Regresa!". 

 El guerrero hizo volver al caballo y cabalgó de vuelta a la playa, donde Kumagai inmediatamente entablaron combate. En seguida le propino un golpe mortal y el jinete cayo al suelo. Saltó sobre él y le sacó el yelmo para cortarle la cabeza, cuando vio el rostro de un joven de dieciseis o diecisiete años, empolvado y con los dientes ennegrecidos, aproximadamente de la edad de su propio hijo. "¿Quién eres? —le preguntó—. Dime tu nombre pues te perdonaré la vida".

"Toma mi cabeza y muéstrasela a los de mi bando, que te dirán quién soy" - respondio el joven.


tragico final, sin embargo la vida de Atsumori es una historia llena de estoicismo, que llego a cautivar al mismo Oda Nobunaga, quien antes de las batallas mas importantes recitaba el poema de Atsumori, pues queria que ese fuera el poema de su vida (segun la tradicion del bushido un samurai debe componer o recitar un poema el dia de su muerte).


la historia del joven atsumori comienza cuando le pide a su padre que lo convierta en un samurai, este muy complacido acepta, pues su hijo formara parte del clan Taira, el mas grande y reconocido de japon.

Padre, tengo una duda que me atormenta - Se sinceró Atsumori- antes no te la quise decir por que hoy es un día de dicha. Pero no concuerda con lo que me acabas de decir.
-¿Si hijo?
- Ayer conté a mis amigos del pueblo que me iba a convertir en Samurai, que aprendería los secretos de nuestro arte y que me convertiría en el tipo de guerrero más poderoso que existe - los ojos de atsumori se clavaron en el crujiente fuego - y los otros niños se rieron de mí, me dijeron que era un blandengue, que todo eran mentiras y que tuviera cuidado por que lo más seguro es que me dieran una paliza los verdaderos Samurais por mentiroso y que luego me echarían a la hoguera. ¿he de ser generoso también con esos niños padre?
- Hijo... - Una sonrisa de comprensión surcaba los labios del viejo Samurai, a él le había pasado lo mismo en su juventud y sabía que las mismas personas que hoy criticaba y ridiculizaban a su hijo, mañana serían sus más fervientes admiradores por su valentía y coraje - Hay una forma muy fácil de evitar las criticas...
-¿Cual es padre? - Pregunto entusiasmado Atsumori
- ... simplemente no seas nada y no hagas nada, consigue un trabajo de barrendero y mata tu ambición. Es un remedio que nunca falla.
- ¡Pero Padre! Eso no es lo que yo quiero, yo quiero ser fuerte y poderoso como tú, tengo aspiraciones y sueños que quiero cumplir en la vida. Y solo tengo esta vida para hacer esos sueños realidad ¿Como me pides que haga eso?
- Entonces Atsumori, ten mucho cuidados con los ladrones de sueños
- ¿Los ladrones de sueños? - El niño Samurai miro temeroso a su alrededor - ¿Que son? ¿Demonios de la noche? ¿Duendes malignos? ¿Seres tenebrosos?
- No hijo, son tus amigos y personas cercanas a ti - Los ojos de su hijo lo miraban con una expresión triste, como si le acabara de caer el mundo encima - No te preocupes, solo son amigos tuyos, mal informados que quieren protegerte, quieren todo el bien para ti y que no sufras, por eso intentarán detenerte en todos los proyectos que hagas, para evitar que fracases y te hagas daño.
- Pero entonces son como los fantasmas del miedo y del fracaso, quieren mi bien y sin embargo me infringen el mayor daño que puede existir. Róbame mis sueños, mis ambiciones y por tanto las más poderosas armas que tengo de alcanzar lo que yo quiero. Si nunca lo intento... nunca lo conseguiré. Es cierto que si lo intento puedo fracasar, sin embargo también puedo tener éxito y conseguir lo que yo quiero!
- Eso es hijo y además, sin quererlo, acabas de descubrir tus tres armas más poderosas.
- ¿Cuáles? dímelo - su ilusión ante la perspectiva de tener más armas era enorme.
- La primera el Entusiasmo, si crees en lo que haces y de verdad te gusta podrás conseguirlo todo y debes creerlo con todos los vestigios de tu ser.
Atsumori asintió con la cabeza, temeroso de interrumpir a su padre.
- La segunda ¡El Empuje! Has de aprender y trabajar, aprender y trabajar y después... enseñar, aprender y trabajar. Solo con el trabajo conseguirás tus objetivos. Si pretendes aprovecharte de la gente solo encontraras el fracaso, sin embargo, si trabajas con honor, en equipo y siempre intentas superarte... no habrá nada que pueda pararte.
Atsumori poso la mano en su corazón y se prometió a si mismo, en absoluto silencio que siempre trabajaría con honor y que nadie le pararía.

a partir de ahi la corta historia de Atsumori es incierta algunos años transcurren al cuidado de su padre y bajo el entrenamiento del clan Taira de Kiyomori, sin embargo el entrenamiento del joven es interrumpido por la batalla que cobra su vida la batalla de Ichi-no-tani.

Desde los altos balcones del castillo los guerreros contemplan el hermoso paisaje bañado en la luz de la primavera, aderezado con el aroma salino del mar y la música del viento que agita los ropajes.

Cuando de pronto las puertas de papel se abren y Taira no Tadanori aparece junto a un joven ataviado con una armadura verde con la imagen de una grulla, además de un yelmo con cuernos que impide ver su rostro. El muchacho no es otro que Atsumori. Los criados traen comida y sake para compartir esta tarde tan agradable y  comentan los futuros planes de boda del joven.

Al caer la noche, se escucha un caballo atravezar las puertas principales,un mensajero nervioso; El jinete no es otro que Taira no Koremori y pide ver con horrible urgencia a Taira no Shigehira, señor de la fortaleza de Ichi no Tani.

La noticia que lleva Koremor es: "Yoshitsune minamoto ha derrotado a Sukemori Taira en el monte mikusa y ahora se dirige a Ichi-no-Tani"

La certeza del ataque es inminente y los guardias se hallan dispuestos para el combate. Pese al clima de preocupación que reina en la fortaleza, el joven  Atsumori demuestra sus ganas de combatir, alentado por la nueva armadura que le ha regalado Noritsune.

Según los exploradores Yoshitsune no se ha presentado a la batalla y el ejército lo comanda su hermano Noriyori, una fortuna para los defensores. Los guardias protegerán el patio con la mayor parte del ejército, junto a Tadanori y Atsumori, Koremori  permanecerá dentro de la fortaleza interior junto a Shigehira, con una reserva importante de soldados. Otro contingente se  mantendrá en la playa al custodio de los barcos por si hay que salir huyendo, pero el rostro ansioso de Shigehira presagia que éste no ordenará una retirada, de hecho, sus ojos mantienen esa expresión demente de pupilas dilatadas que le confiere un  aspecto demoníaco.

Las tropas Heike observan atónitos como un grupo pequeño de soldados avanza hacia las murallas. Un guerrero cabalga hasta quedar próximo al alcance de las flechas y enarbolando el estandarte de los Genji, comienza a reírse de los Taira, de su cobardía y de cuántas cabezas cosechará en esta batalla. En un primer momento los Heike lo ignoran y algunos hasta lanzan flechas que caen en los pastos, pero el samurai no cesa en sus acusaciones, la paciencia de algunos defensores se colma y piden salir fuera a castigar al samurai. El guerrero dice “soy Kumagai no Naozane, ¿no hay nadie entre los Taira que ose hacerme frente?”.

Entonces Tadanori da la orden de que cien jinetes capturen al guerrero y se abren las puertas del castillo para dar paso a los jinetes, en ese momento las fuerzas de Noriyori brotan del bosque y masacran a los jinetes taira. Las flechas silban de un bando a otro y  Tadanori intenta cerrar el acceso, Atsumori también esta en combate, con el resto de los guardias.

De pronto se escucha el grito desesperado de un centinela -"¡Yoshitsune!"-, lo que significa que yoshitsune se une a la batalla

Tadanori ordena la retirada a los guardias y a atsumori le ordena que se lleve a Koremori. Atsumori se dirige a los barcos en la playa para el escape y aqui es donde comenzamos Naozane Kumagai cabalga con rapidez, seguido de Yoshitsune y un centenar de jinetes. Atsumori al escuchar el reto del enemigo corre hacia el guerrero señalando con su espada y desafiándolo, Naozane acepta gustoso y baja del caballo. La voz del joven queda amortiguada por el yelmo y solicita al general enemigo que mientras dure el duelo, no se les ataque a sus compañeros, petición que es aceptada. La lucha es magnífica de contemplar, pero en unos pocos golpes ha terminado y con ella la vida de Atsumori.

¿Quién eres? —le preguntó—. Dime tu nombre pues te perdonaré la vida. 

 "Primero dime quién eres tú", respondió el joven. 

 "Soy Kumagai Naozane de Musashi, una persona sin importancia". 

 "Entonces has hecho una buena captura —dijo el joven—. Toma mi cabeza y muéstrasela a los de mi bando, que te dirán quién soy". 

 "Aunque sea uno de sus jefes —reflexionó Kumagai—, con matarle no convertiré la victoria en derrota y con perdonarle no convertiré la derrota en victoria. Cuando mi hijo Kojiro fue levemente herido en Ichi no tani esta mañana, ¿no me apenó? ¡Cómo sufrirá el padre de este joven cuando sepa que ha sido muerto! Le perdonaré". 

 Entonces miró detrás suyo y vio que Doi y Kajiwara llegaban con cincuenta jinetes. "¡Ay! Mira allí —exclamó mientras las lágrimas le resbalaban por las mejillas—. Aunque yo te perdonara la vida, nuestros hombres pululan por todo el campo y no podrás escapar. Si debes morir, que sea por mi mano y me ocuparé de que se digan plegarias por tu reencarnación en el Paraiso"

 "Que así sea —dijo el joven guerrero—. Córtame la cabeza sin más demora". 

 Kumagai estaba tan lleno de compasión que apenas podía blandir la espada. Sus ojos estaban anegados en lágrimas y no se daba cuenta de lo que hacía, pero no quedaba otro remedio; llorando amargamente cortó la cabeza al muchacho."¿Qué vida es tan dura como la del soldado? ¡Sólo porque he nacido en una familia de guerreros he de sufrir esta aflicción! ¡Qué deplorable es cometer estos actos crueles! se lamento Naozane" 

 Se cubrió la cara con el brazal de la armadura y lloró amargamente. Más tarde, al envolver la cabeza, estaba despojando al muchacho de la armadura cuando descubrió una flauta en una bolsa de brocado. 

 Cuando llevó la flauta al comandante, hizo llorar a todos los que la vieron; se enteró de que el muchacho era Atsumori, el hijo más joven de Tsunemori, de dieciseis años.


Fuente: Heike Monogatari (historia de Heike)


unas aclaraciones

en el texto original pone Benken en donde puse guardias, pero la razon de este cambio fue por que benken significa perro guardian, que es el rango de un samurai novato o en entrenemiento, tambien se refiere a los personajes con sus rangos, pero me parecio mejor poner los nombres de a quien se refiere para evitar confusiones, los rangos van desde perro, oso, lobo, rinoceronte, etc.


cualquier otra duda me gustaria responderla saludos =)

Sgt. Bartolin
Imagen de Sgt. Bartolin
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 10 Mayo 2011

Muy bonito, pero hay una parte en la que me he perdido. Cuando el padre de Atsumori le habla de los ladrones de sueños, menciona las tres armas de las que dispone su hijo: el entusiasmo, el empuje y... ahí se acaba todo. ¿Cuál es la tercera?

Gracias.

AzteK_2412
Imagen de AzteK_2412
Desconectado
Centurion
Redactor MHMSocio MH
Desde: 24 Feb 2010

su katana; que le fue entregada antes de los consejos de su padre, no lo puse por que no es muy reelevante, pero olvide mencionarla; una disculpa =)

 


This is the way the world ends. Not with a bang but a whimper -- T.S. Elliot "The hollow men". Asi es como termina el mundo. No con una explosion sino con un lamento

 

Sgt. Bartolin
Imagen de Sgt. Bartolin
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 10 Mayo 2011

Gracias por la aclaración... es que uno ya había empezado a pensar mal acerca de su oculta "tercera arma"...