La terrible historia del Uss Indianápolis ( transportó la carga de las bombas atómicas )

22 respuestas [Último envío]
Sgt. Bartolin
Imagen de Sgt. Bartolin
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 10 Mayo 2011

El_Jonan ha escrito

Esto claro está no justifica en absoluto la masacre nuclear solamente explico que las atrocidades suceden tanto en un bando como en otro.

En efecto, compañero, y creo que estamos desviándonos del tema, pero, para llegar a creernos que estamos en el bando correcto tenemos que empezar a convencernos de que nuestra causa es justa y que es el otro bando el que representa la barbarie. En caso contrario te da igual un bando que otro.

Y si la bomba atómica fue una atrocidad y un crimen de guerra sin resolver, los bombardeos con bombas incendiarias sobre Dresde y Hamburgo no les queda atrás.

Es verdad que muchos criminales de guerra no acudieron a Nuremberg o lo hicieron en los asientos equivocados.

Saludos.


 

El_Jonan
Imagen de El_Jonan
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 17 Sep 2009
Sgt.Bartolin ha dicho:

Para llegar a creernos que estamos en el bando correcto tenemos que empezar a convencernos de que nuestra causa es justa y que es el otro bando el que representa la barbarie. En caso contrario te da igual un bando que otro.

Esta condición es indispensable, de lo contrario la guerra ni siquiera daría inicio. Todas las guerras son santas y si no, nombrame un solo beligerante que no crea que tiene a dios de su parte (no me acuerdo de quién era esta cita famosa).

Y si la bomba atómica fue una atrocidad y un crimen de guerra sin resolver, los bombardeos con bombas incendiarias sobre Dresde y Hamburgo no les queda atrás.

Tampoco se quedan atras los de Colonia, Berlin, Osnabruk, Tokyo, Osaka, Kobe... y asi infinidad de ciudades. La simple autorización de los bombardeos de zona debería de ser juzgada y castigada severamente pues este simple hecho ha destruido muchisimo más que las ya mencionadas bombas.

Ondo joan.

 


Los más fuertes conquistaron la tierra. Los más duros dominaron los mares. Encima de todos ellos está el cielo, y solo los más osados tienen derecho a reclamarlo. Yo os concedo el dominio del aire ¡de ustedes depende conservarlo!