Ibarreta, el último descubridor