La Batalla de Bailén (1808): el orgullo de un país derrotado