La invasión americana de Japón: 1945-46

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Hola Loli, un gusto llamarte por tu nombre.

Si quieres destruir equipo usas explosivos. Si quieres "marcar" el blanco para bombardeo nocturno usas un "farol", hoy se usan infrarrojos, en esa época serían bengalas. En cualquier caso, si quieres "iluminar" y, de paso, destruir, usarías Napalm (barato, poder explosivo, poder incendiario) y sólo en los aviones que señalan el objetivo (en Europa, los Mosquitos, que marcaban los objetivos a baja altura para que los Lancaster bombardearan a gran altura). Nada de esto se condice con bombardeos alfombra con bombas de fósforo, desde los bombarderos pesados, contra centros poblados, no necesariamente cerca de fábricas ...

Puede ser que el argumento haya sido "contra el aparato productivo enemigo"

Si rastreas en este mismo hilo verás que los bombardeos a objetivos civiles (ciudades) comenzaron por parte de los "civilizados" ingleses, con el objetivo psicológico de enfurecer a Hitler, para que desviara los bombardeos de objetivos militares a objetivos civiles también. Así bombardeandose mutuamente contra civiles se le daba tiempo a la RAF a recuperarse. Los bombardeos contra objetivos economico-militares por parte de los ingleses vino después.

Lo que planteas, puesto al lado del comportamiento de Churchill, se parece mucho a una operación de propaganda para justificar el uso de un arma o metodología.

La bomba atómica es como una gran bomba de fósforo, incluso su acción residual (del fósforo). No puedes negar que un arma atómica emite radiación, pero puedes decir "en 48 hs pasan los efectos", el fósforo deja de actuar cuando todo lo combustible se acabó, dos o tres días.

El hecho es que, en 1940, en 1970 y en 1990, sistemáticamente se ocultó que los "daños colaterales" eran en realidad "objetivos psicológicos".

Me encantan tus post. Generalmente son muy amenos y divertidos y, siempre, muy concisos. En sto no estoy a tu altura:(

afarango
Imagen de afarango
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorRedactor MHMSocio MH
Desde: 30 Ago 2009

Excelente articulo, y como hoy en dia la opinion y el periodismo norteamericano era muy sensible a la spérdidas de soldados en campaña, imaginemos la noticia de 600000, 800000 o quizas 1 millon de muertos en el ataque a las islas japonesas hubiese enfriado muy posiblemente el belicismo del momento, al menos en el pueblo estadinense.

La defensa del Japón era favorecida por la topografía y quizás hubiese sido una carnicería por los dos bandos, donde se hubiesen cometido inmerables crímenes de guerra.

Ante semejante espéctaculo e intentando meterme en los zapatos de truman y el staff militar americano, al menos yo si hubiese valorado la opcion de arrojar las bombas atómicas, por un lado la estratgia militar y por otro el coste político eran enormes, como lo siguen siendo hoy en día.

Pero lo que pasó pasó y tenemos un ejemplo, costoso y sangriento, de lo que una guerra nuclear haría sobre el planeta¡¡¡

El_Jonan
Imagen de El_Jonan
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 17 Sep 2009

Hace tiempo colgué en este mismo subforo un articulo en el que se narra la historia de los bombardeos de Japon y con ello el camino que se recorrió hasta la decisión final de las bombas atomicas. Lo que provoca verdadero temor en una bomba nuclear no es tanto su potencia de destrucción sino las terribles secuelas que proboca.

Teniendo en cuenta que estas secuelas eran totalmente desconocidas en 1945, que la campaña de bombardeo ya había provocado más de 300.000 muertos estimados y que los Estados Unidos no estaban dispuestos a enviar más hombres a una carniceria sólo porque Japon no se rendía ante la evidencia de una derrota la elección de utilizar las bombas fué de lo más lógica.

Ondo joan.

xenophon
Imagen de xenophon
Desconectado
Decurión
Desde: 15 Dic 2009

Me parece un asunto interesante este. Los japoneses se rindieron solo ante el poder destructivo inmediato de las bombas atómicas, y eso sin saber de las secuelas que podían dejar en la población civil, y el terreno, con la radiación.