La religión y la guerra en la historia

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Hola Gonzalo:

Aun no termino de leer tu artículo, voy a seguir con él cuando tenga un poco más de tiempo y pueda hacerle los honores.

Una observación (por la altura que he llegado), el cristianismo no estuvo en el ejército romano a partir de ser declarado religión oficial sino mucho antes.

Excepto la primera persecución (Nerón) las demás exigían una base más o menos legal para la misma. Esa base legal fue un edicto Imperial destinada, paradójicamente, a terminar con las persecuciones. Como César es un dios menor y Justicia es una diosa, la base para demostrar subordinación al Emperador y a las leyes Romanas era quemar incienso (rendir culto) a los dioses. En el concepto de la época se podía adorar a dioses de distintas religiones a la vez (las religiones no cristianas eran, habitualmente, totémicas. Una caracteristica es que el tótem tiene un territorio de acción, así que puedes venerar a tu tótem en tu territorio y considerar que hay otro tótem más abarcativo aunque más distante) de modo que la solución de "quemar incienso a los dioses" era una forma práctica de declarar la subordinación total a Roma. Huelga decir que los cristianos se negaron en redondo, siendo esta la base de las demás persecuciones hasta Constantino. Ahora bien, los legionarios no quemaban incienso a nadie, el representante de la legión era el oficial de la misma, él era el encargado del culto, él quemaba el incienso y, automáticamente, se consideraba que toda la tropa era adicta a Roma (como la tropa era adicta a su jefe, esto tenía sentido). Esta práctica redundó en que, mientras los cristianos civiles morían, los cristianos enrolados prosperaban. La práctica saliente de esos primeros años de la Iglesia era que la persona de mayor prestigio moral era el "anciano" (presbítero) que los dirigía. En las legiones los hombres con mayor ascendente moral eran los centuriones y el más íntegro y confiable era el opción, el segundo en la línea de mando en caso de ausencia del general. Esto se fue extendiendo hasta que Constancio Cloro desposó a la hija de su opción, Santa Helena. Constancio y su hijo Constantino eran paganos. Constantino le dió a los cristianos la "custodia" de las basílicas (templos de la diosa Justicia = juzgados de 1a instancia) a los cristianos porque sabía (por su familia materna) de la práctica de seleccionar al más íntegro de la comunidad, una forma práctica y sencilla de acabar con la corrupción judicial y devolver la confianza en el Derecho Romano. Esto lo hizo antes de cualquier referencia a su conversión (la versión más extendida es que se convirtió a la versión arriana en su lecho de muerte, paradójicamente, la versión que él combatió a partir del concilio de Nicea, que él convocó).

Esta sería (más o menos) la base de por qué siendo la cristiana una religión pacifista tiene tantas tradiciones castrenses (bendición de las armas, capellán, órdenes militares, etc., etc.) simplemente los sobrevivientes a las persecuciones que formaron la Iglesia a partir del sIV eran mayormente militares en activo.

Saludos y, hasta pronto (que me falta más de la mitad del artículo).

Filiko
Imagen de Filiko
Desconectado
Centurion
Exstaff
Desde: 15 Ago 2009

Hay tantas cosas que comentar que creo que nunca acabaría. Pero, evidentemente, es una síntesis de una historia interminable y así ha de ser valorada. Por ello quiero recalcar que, como síntesis, está bien, además de las citas que el autor se ha molestado en incluir, que ya hablan por sí mismas del buen trabajo realizado en su redacción. Aún así, jamás hemos de olvidar el peligro que se corre al hacer un pequeño resumen de un tan largo e intenso periodo de historia. Hay tantas cosas que matizar, que no sé por cual empezar. Sólo esbozaré unas pocas, a fin de abrir un debate sobre tan sugerente artículo.

Antes, señalarle a Hartman que revise su correo privado. ¡Lo que me pediste no pude enviártelo!

Y hablando de Hartman, quiero citarle una frase.

Dices

En el concepto de la época se podía adorar a dioses de distintas religiones a la vez

Es indispensable remarcar que, si estamos hablando de las provincias judías del Imperio, principalmente Judea, esto no ocurrió en ninguna época. Y según comentas, hablamos de ese territorio, que siempre fue revuelto y convulso, probablemente hasta "Las guerras judias" del 67, e incluso hasta medio siglo más tarde (Bar Kojba). 

Que fuera una norma general en el desarrollo político-religioso del Imperio (tolerancia religiosa si se aceptaba a los dioses romanos), no quiere decir que funcionase en todos los sitios de igual forma. Aquí fue tan mal que surgieron insurgentes como Juan el Bautista (hacia 30 dc), Jesús, el mismo Flavio Josefo o Simon Bar Kojba (hacia 130 dc)  y varias docenas más en el corto espacio de tiempo de un siglo.

 

Sé que debes saber esto, querido Hartman, pero hay que matizarlo para no dar una falsa sensación de estabilidad que nunca existió en este sitio.

 

Sobre el artículo, quería matizar el punto 3, sobre los aspectos del pacifismo del cristianismo. Evidentemente, de una lectura desapasionada y global se extrae esta conclusión, como también se extrae del islam. Otra cosa es la interpretación que se le quiera dar, que es donde radica el problema. El cristianismo fue tan despiadado como el Islam, aniquilando tanto a infieles de otras religiones como de la propia (templarios, cátaros, protestantes, etc, etc). Si fuese tan claro que es una religión pacifista, nadie podría interpretarla mal, como por ejemplo el budismo.

Bueno, ya me he enrollado demasiado.

Si tengo otro día tiempo y ganas, seguiré con el tema

Saludos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Llevas razón Filiko, hay que puntualizar que hubo excepciones al modelo totémico de religión, y la religión judía cuando tomó contacto con Griegos y Romanos ya había abandonado totalmente el formato tótem y se declaraba incompatible con cualquier otra religión.

Lo que ponía era la norma general, por lo que en la practiquísima mente romana, nada más fácil que quemar incienso a los dioses, para detener las persecusiones. Jamás previeron la reacción Cristiana. Era totalmente fuera de lo habitual.


Y en cuanto a que las religiones son pacifistas y tolerantes y los religiosos cerrados, cerriles y brutos, ya hemos coincidido más de una vez.

Ya leí tu mensaje. Gracias y, como este post, la respuesta va en dos partes:).

Saludos 

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Perdón, me quedó en el tintero.

Eso de que la religión budista es pacifista más allá de toda interpretación, no reza para el budismo Zen (monjes Shaolín). Fueron el equivalente budista a los Templarios.

Y el Bushido está enraizado con el Shitoismo, que es una versión sincrética del budismo (con la diosa Sol y el Emperador como su hijo).

Lo que sucede, amigo mío, es que lo que nos llegó a Occidente son los monjes misioneros, esforzados, sacrificados y completamente convencidos a predicar con el ejemplo. No sabes la huella de bondad, amor y beneficio para los guaraníes que dejaron los jesuítas por mi tierra. Comparandolo con el "matadlos a todos, Dios reconocerá a los suyos" parece increíble que hayan sido hechos de una misma orden religiosa...

Los misioneros son una raza aparte Filiko. Son como deberían ser los religiosos. Por eso hay tan pocos;(

Saludos

joseSalvador
Imagen de joseSalvador
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 22 Oct 2012

Me ha gustado mucho el artículo de Gonzalo.

Quisiera añadir que en pleno siglo XXI las cosas no han cambiado mucho. Un ejemplo fue el lenguaje religioso que utilizara Bush para justificar sus ataques a afganistan e Irak. Son muchos los casos en la actualidad de cómo la religión sigue siendo la excusa o arma dialéctica de quienes quieren manipular la opinión de las masas a favor de sus atrocidades infundadas, que sólo apuntan a intereses propios.

Y lo que me preocupa es que en cierto grado sigue teniendo efectividad este método tan bajo en mi opinión de justificar las guerras y la violencia.