La Semana Trágica de Barcelona. El componente anticlerical (1)

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Aquí hay mucho dicho con poco

...pero me inclino más a pensar que en estas posturas anticlericales hay mucho de oportunismo...

 

si un político oportunista puede decir algo y ese algo prende en la sociedad, al punto que el grueso de los políticos termina diciendo lo mismo para mantener su caudal de seguidores, no es culpa de ningún político, es que esconde una realidad social y una necesidad de solución.

Si era tan fácil y generalizado acusar a la Iglesia, y tan creíble, es que el clero era responsable (no se si culpable) de lo que se le acusaba.

La izquierda lo acusaba, la derecha no.
El finadísimo era de derecha (en mi opinión, no se si la compartes Yusuf:)) pues una de las medidas que mi padre recuerda y me comenta es que, terminada la Guerra Civil, se le acercó la jerarquía, a reclamarle "el protagonismo natural" que la institución tenía en España, y el finadísimo les dijo algo así como:

"¿quieren protagonismo? Ahí están los barrios chinos, ¡trabajen!".

Es decir, que él también veía que el desempeño "tradicional" de la Iglesia en España era muy similar a un cáncer (no digo que haya hecho mucho por solucionarlo, simplemente admitió que la izquierda tenía razón). 

Los parámetros para ser cura católico son muy distintos en Europa que en América Latina (en general somos considerados "territorios de misión"), por lo que no soy muy objetivo en el juicio que voy a emitir pero allá va: Los curas católicos que conocí en España (entre los que incluyo un primo segundo) me dan vergüenza ajena. Y eso dicho hoy, no quiero imaginar hace noventa años.

Saludos, como de costumbre, un placer leerte

ámetros 

yusuf
Imagen de yusuf
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorSocio MH
Desde: 16 Dic 2009

Estimado Hartman gracias por tus comentarios, siempre acertados.

El finadísimo no es que fuera de derechas era de ultraderecha.. Sin duda durante los años del franquismo la iglesia volvió a recuperar el protagonismo perdido con la república, había que «pagar» el apoyo que le prestó durante la guerra, recordemos que la sublevación fue considerada como «Cruzada». Pero posiblemente sea cierta la frase que le atribuyes, Franco era ante todo, y sobre todo, franquista, y le molestaba que se le pudiera restar protagonismo.

 

Te doy toda la razón en cuanto a que el clero que ejerce en Latinoamérica -aunque no lo conozco demasiado- no tendrá nada que ver con el de aquí -Monseñor Oscar Romero, teólogos de la liberación, etc.-, porque todo parecido entre lo que aquí hace la jerarquía católica y lo que presuntamente predicó Jesús de Nazaret, es pura coincidencia.

 

En honor a la verdad he de decir que han habido honrosas excepciones, me viene a la cabeza el padre Llanos -al que tuve el honor de conocer- un gran luchador por la libertad durante el franquismo -pasó de ser confesor de Carmen Polo a militar en el PCE -. pero desgraciadamente como él ha habido muy pocos.

En la época a que me refiero en el artículo el poder de la iglesia, en todos los ámbitos, era tremendo. Como sería que cuando se discutió conceder el voto a la mujer, los defensores de negárselo -entre ellos la socialista Victoria Kent- lo hacían basándose en que las mujeres tenían mucha relacion con el clero y éste les aconsejaría votar a la derecha.

Como dijo el gran hidalgo Alonso Quijano, con la iglesia hemos topado Sancho.

Un abrazo

Buenaventura66
Imagen de Buenaventura66
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Mar 2011

El componente anticlerical siempre ha estado muy presente en casi todos acontecimientos que se han dado en España en los siglos XIX y XX. La Iglesia siempre ha estado posicionada a favor de los poderosos, y por eso siempre ha estado en el punto de mira de los distintos levantamientos que se han dado.

Y no solo se trata de este posicionamiento, ni de que fuera una de las mayores propietarias del pais, sino también ha tenido un aspecto ideológico clave. La Iglesia ha sido el componente básico de las ideologías conservadoras en España, por tanto cuando se ha atacado conventos, iglesias y demás no se atacaba una fe, se atacaba una ideología.

Es curioso también como se ha atacado a la República por estos hechos, mientras que siendo mas graves en este sentido los que sucedieron en la Semana Trágica, el gobierno monarquico no ha recibido el mismo trato.

SALUDOS.

marvel77
Imagen de marvel77
Desconectado
Guardia Pretoriano
Exstaff
Desde: 30 Ago 2009

Interesante trabajo Yusuf.

Pregunto ¿cual fue el disparador o detonante? ¿como comenzaron los incendios?

Buenaventura66
Imagen de Buenaventura66
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Mar 2011

El detonante de la protesta fue el embarque de reclutas con destino a la impopular guerra de Marruecos. Cuando los reclutas estaban embarcando, los familiares y personas que se encontraban en el puerto empezaron a protestar e incluso a animar a que desertaran, derivando esto en protestas, represión y mas protestas que terminaron en un conflicto generalizado en Barcelona.

La quema de conventos, como dije, forma parte de la asunción que hacían las masas populares de la Iglesia con el poder que se llevaba a sus  hijos a un guerra absurda.

SALUDOS.

yusuf
Imagen de yusuf
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorSocio MH
Desde: 16 Dic 2009

 Marvel , aunque Buenaventura ya ha indicado algo al respecto paso a ampliar los detalles.

Los días 17 y 18 de julio el Consejo de Solidaridad Obrera vota ir a la huelga como protesta por la guerra de Marruecos, para dirigir esta se formó una comisión de tres miembros: un representante de Solidaridad, un socialista y un anarquista. Esta idea fue apoyada desde las páginas de el periódico radical El Progreso.

El domingo 18, embarcó en el puerto de Barcelona un batallón de reservistas. Cuando los soldados estaban a punto de embarcar -en buques propiedad de un conocido personaje del mundo católico -Claudio López y Bru, al parecer hombre de paja de los verdaderos propietarios que eran los jesuitas-, varias señoras de la aristocracia intentaron entregarles escapularios, medallas y tabaco.

Esta acción de las «caritativas» señoras provocó la indignación de la gente allí congregada, sobre todo las mujeres, que veían como sus hijos, maridos, padres, eran obligados a ir hacia la muerte, mientras que los hijos de estas señoras de la alta sociedad se quedaban en sus casas al haber podido pagar la redención en metálico del servicio militar.

El 26 comenzó en Barcelona y otras localidades catalanas una huelga general de protesta en contra de la guerra. El 17 comenzaron a arder los conventos, iglesias y las escuelas religiosas, ante la pasividad del ejército. Se había pasado de una protesta antimilitarista a una anticlerical.

Entre las 1,30 y las 3,30 de la tarde del martes comenzaron a arder los conventos. Esto exige una muy buena coordinación, más si se conoce el entorno geográfico de Barcelona y su extensión, y esta premisa me lleva a una reflexión -que a lo mejor algún compañero de Mundo Historia me aclara-: no hay duda que hubo parte de espontaneidad, de que hubo participación de socialistas y anarquistas, pero no es menos cierto que todo indica a que hubio una eficaz organización por parte de miembros del Partido Radical de Alejandro Lerroux; y tampoco parece improbable que actuaran agentes provocadores del Gobierno para así justificar la terrible represión que se ejerció posteriormente.

Sea como fuere, son los edificios religiosos el mayor objetivo de los incendiarios, quizás el motivo de esta elección fuera, junto a los que ya expuse en el artículo, a que estos centros tenían menos capacidad de defensa. Es paradójico que en una revuelta que comienza por motivos antimilitaristas no se atacara ningún acuartelamiento.

Estimado Marvel espero haber resuelto tus dudas.

SALUDOS

matabishos
Imagen de matabishos
Desconectado
Decurión
Socio MH
Desde: 19 Sep 2009

En el centro de una población catalana, hicimos una cena en la calle empresarios y trabajadores, muchos de los propietarios de estos comercios pertenecen a la burguesía del pueblo “de toda la vida” Uno de ellos (burgués) comentaba el daño que hacía la localización de un convento (en pleno centro) para el comercio de la ciudad, <<a ver si se quema>> comentó. Y es que lo llevan en la sangre.

Eso sí, la cerilla siempre la prende el último mono.