Macdonald. El Mariscal "Escocés" de Napoleón

Eljoines (not verified)
Imagen de Eljoines

Enhorabuena chavalote, otra vez he disfrutado con otro de tus relatos napoleónicos.

 

 

saludos

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Flavius

Lamento dos cosas

Que la serie de los Mariscales toque su fin

Que la escala de puntuaciones sólo llegue a diez

¡Excelente trabajo!

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Gracias a los dos.

De momento lo dejaremos aquí, tras haber repasado a aquellos más capaces de operar de forma independiente. Aunque el pobre Macdonald entra muy justo.

Ciertamente quedan por ahí personajes muy interesantes como el bravo Ney, el estrambótico Murat, el traidor Marmont, el supersecretario Berthier o el radical jacobiano Bernadotte que fundó una dinastía real que aun perdura en Suecia.

afarango
Imagen de afarango
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorRedactor MHMSocio MH
Desde: 30 Ago 2009

Excelente descripción de un comandante que era prácticamente desconocido para mi durante las campañas napoleónicas, a excepción de alguna s pocas menciones.

A destacar es su rectitud al final de 1815, de no cambiarse en su servicio y preferir retirarse a su ahcienda, así como luego abogar por sus antiguos camaradas de lucha ...

Felicitaciones

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Gracias afarango.

Hay algunos historiadores que le echan en cara ese retiro diciendo que tomaba la solución fácil al no luchar ni por uno ni otro. Sin embargo nadie en su época parece haberle reprochado su actitud; ni Napoleón ni Luis XVIII.

Curiosamente de los cuatro mariscales que acompañaron a Luis XVIII hasta la frontera cada uno tomó una decisión diferente. Macdonald se retiró a su hacienda en Francia; Mortier, tras despedirse del rey, se consideró libre para unirse a Napoleón; Marmont continuó al lado de Luis XVIII (había traicionada claramente a Napoleón en 1814); Berthier se encontró con que tanto Luis XVIII como Napoleón desconfiaban de él, ya que sabía de los planes de fuga de Napoleón y no había hecho nada ni por apoyarlos ni por hacerlos fracasar, acabó exiliado en las tierras de su familia política en Baviera, donde cayó por una ventana (¿suicidio?, ¿asesinato?, ¿accidente?).

Al final el que pago el pato de los mariscales fue Ney que prometió capturar a Napoleón y después se cambió de bando, para acabar siendo fusilado tras la vuelta de los Borbones.

Saludos.