Shah Jahan, la gloria de una dinastía