Braveheart

Año: 
1995
Género: 
Drama
Época: 
Medieval
Duración: 
177 min.
Nacionalidad: 
USA
Director: 
Mel Gibson
Reparto: 
Mel Gibson
Reparto: 
Sophie Marceau
Reparto: 
Angus McFadyden
Reparto: 
Brendan Gleeson
Reparto: 
Patrick McGoohan

William Wallace (Mel Gibson) es un guerrillero escocés que de niño perdió a su familia a manos de los ingleses, y que lidera a los clanes del norte en una rebelión para expulsar a los invasores de Escocia. A finales del siglo XIII, los escoceses se hallan oprimidos por una dura ocupación del país por los ingleses con el consentimiento de su propia nobleza local, sobornada con prebendas y tierras en Inglaterra.

Wallace, tras perder a su familia en la última rebelión, viaja por toda Europa junto a su tío, quien lo adopta a su cargo, y con quien aprenderá el manejo de las armas y se volverá un hombre muy culto. Cuando regresa a su tierra se establece en su vieja aldea, al norte del país, donde encuentra a su viejo amor infantil: Murron (Catherine McCormack), con quien iniciará una relación que culminará en una boda secreta en plena noche, para evitar la oprobiosa tradición de la Prima Nocte impuesta por los ingleses. La aldea de Wallace se encuentra bajo la vigilancia de una pequeña guarnición inglesa que comienza a cometer ciertos desmanes contra sus habitantes.

La gota que colmará el vaso será el intento de violación que sufre Murron por parte de los soldados. Wallace los descubre a tiempo y da muerte a un soldado. Toda la guarnición inglesa se pone alerta y comienzan a buscar a Wallace, quien cede su caballo a Murron para que huya al bosque, donde deberán reunirse. Wallace lucha con bravura y pensando que su esposa a logrado huir, escapa de la aldea tras ponerla patas arriba. Sin embargo no la encuentra en el bosque.

Murron había sido atrapada por la guarnición inglesa y su comandante la degüella en un poste a la vista de todos sus parientes y aldeanos. Wallace regresa  la aldea con idea de vengarse. Se convierte en un rebelde. Los aldeanos de su clan se unen a él y dan muerte a toda la guarnición e incendian su fuerte. La rebelión prosigue con mucho éxito en el norte mientras van uniéndoseles otros clanes vecinos con deseo de acabar con la ocupación del país. Tras llegar a un acuerdo con los nobles locales, que los lidera el aspirante al trono escocés Robert Bruce (Angus McFadyden), lograrán una gran victoria en la batalla de Stirling Bridge, en parte gracias a una táctica que Wallace había aprendido en Europa y que consiste en el uso de largas picas contra la caballería pesada. Los ingleses son prácticamente expulsados de toda Escocia y llegan inclso a perder su ciudad fronteriza de York. El rey inglés Eduardo Longshanks (Patrick McGoohan) toma cartas en el asunto y reúne un gran ejército para invadir el país. La batalla se desarrolla en Falkirk, pero tras la traición cometida por los nobles escoceses, sobornados por Longshanks, los escoceses son derrotados sufriendo grandes bajas. Wallace consigue escapar junto a unos pocos fieles tras la ayuda que le proporciona Robert Bruce, que combatía en el bando inglés. El grupo de desarrapados, ahora solos, inician una lucha de guerrillas que acabará dando muerte uno a uno a los nobles que los traicionaron. Mientras, Wallace inicia una relación amorosa con la propia princesa Isabelle (Sophie Marceau), de origen francés, y que había conocido en una entrevista tras la toma de York. Su marido, el príncipe inglés Eduardo (Peter Hanly), de clara inclinación homosexual, no siente ningún aprecio por su esposa. Esa relación secreta dará sus frutos en la forma de un hijo. Robert Bruce, arrepentido de la traición cometida contra su país, convoca a Wallace a una entrevista en su castillo de Edimburgo para llegar a una nueva alianza que expulse definitivamente a los ingleses y que lo sitúe en el trono escocés.

Pero Wallace y el propio Bruce son engañados por el viejo y moribundo padre del último, y el rebelde es atrapado por los soldados ingleses escondidos durante la entrevista. Wallace es llevado a Londres donde será torturado y decapitado ante la presencia y los aplausos del pueblo llano. Casi al mismo tiempo fallece en su cama el anciano rey Longhsanks, no sin antes recibir al oído la declaración de la princesa de que el hijo primogénito que espera no es de la estirpe de Longhsanks, sino de su gran enemigo. La batalla decisiva, con todos los escoceses ya unidos bajo el liderazgo de Bruce, y con el recuerdo de la muerte de Wallace fresca en su memoria, se produce en Bannockburn, donde se decidirá el destino de Escocia.

Una excelente película que se han convertido ya en un clásico del cine histórico. Es evidente que el director nos ofrece una visión muy subjetiva de la historia, con unos escoceses liderados por un honorable guerrero heroico, y con unas pérfidos y crueles ingleses cuyo monarca es un auténtico tirano malvado. Pero una vez metidos dentro de ésta historia de ficción, que al fin y al cabo es lo que es, el espectador se ve inmerso en una emotiva y sentimental película donde no faltan todos los alicientes para hacernos disfrutar totalmente e identificarnos con la historia de los protagonistas. En ocasiones triste y emotiva, otras, alegre, y a veces dura y fascinante durante el desarrollo de las batallas, no se puede negar que el filme produce diversos sentimientos en el espectador. Aderezado con una espectacular banda sonora llevada a cabo por el reputado James Horner, que recibió un oscar por ello, y con una buena fotografía producida por John Toll, su visionado nos dejará la sensación de que estamos ante una "gran película".

 

Trailer:

http://www.youtube.com/watch?v=MEFYe_s0jIM