¡Ay, ama, que nos quitan el Lehendakari!