Japón: de la katana al manga