Napoleónicas

Bruc, el desafio

Cuando te ves ante el desafío de tragar semejante película ya vas con miedo en el cuerpo, ese temblor que nos caracteriza a los amantes y conocedores de la historia ante una película la cual para promocionarse utiliza un marco histórico como excusa atrayente de captación al publico. Una vez dentro y ves lo que han hecho se cumplen tus peores pesadillas que pasó a relatar.La leyenda de la batalla del Bruc, primera derrota francesa tras la declaración de la guerra de la independencia de 1808, se dice que un niño tamborilero ante la no posibilidad de combatir hace repicar tan fuertemente su tambor que junto a los ecos de la montaña de Montserrat hace que las tropas francesas huyan despavoridas.

¡Disparadme!

Nápoles 1815, últimos meses del reinado de Joaquín Murat a quien su cuñado, Napoleón, había coronado en 1808. Los años triunfales han pasado y los napolitanos asisten al trágico epílogo de un rey que levantó pasiones gracias a su sueño, posiblemente prematuro, de una Italia unida e independiente. Tras pasar varios años en Francia y resultar herido en la guerra, el joven Eugenio (Massimiliano Varrese) regresa a su ciudad natal, Nápoles, animado por su querido abuelo, Don Nicola (Omar Sharif), un aristócrata dedicado a escribir su “Diario napolitano”.