Retirada Del Busto De Juan Carlos En El Ayuntamiento De Barcelona.

41 respuestas [Último envío]
Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Como sabéis, ayer, Ada Colau retiró el busto de Juan Carlos I del salón de plenos del ayuntamiento barcelonés para evitar una sobrerepresentación de la Monarquia, aunque se han mantenido otros retratos, como los del reina regente Mª Cristina y su hijo Alfonso XIII. Hoy, el PP, ha colocado un cuadro de Felipe VI en el lugar que ocupaba el busto retirado. Y todas estas acciones, son realmente noticia? A los ciudadanos les importa si el salón de  plenos está presidido por una foto de Juan Carlos o un busto de Garfield? Estamos ante una nueva riña de patio de colegio, esta vez por el busto de una persona que ya no tiene ninguna función institucional?

Saludos.

Dmitri Donskói
Imagen de Dmitri Donskói
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 20 Ene 2014

Todos los que solemos comentar en los temas de este foro tenemos algo en común: nos apasiona la Historia. Comúnmente se dice que la Historia sirve para darnos lecciones del pasado, como si se tratase de una ciencia analítica, positiva, mensurable. Si nos paramos a pensar un poco más, nos damos cuenta de que esto no es así. De todas formas, la Historia sí es útil para muchas otras cosas, entre ellas, entender por qué estamos aquí y por qué hacemos lo que hacemos, en una palabra: quiénes somos.

Estos partidos de izquierda que se felicitan a sí mismos por su radicalidad, aunque luego niegan la mayor, resulta que hallan divertido jugar con la posibilidad de establecer un orden nuevo mediante la instauración de una tabula rasa, y no se dan cuenta de que esto no es posible. Para lograr eso, sería necesario no sólo asesinar a todos las personas mayores que poseen una cultura y unos valores aprendidos y heredados, sino también eliminar todos los libros, documentos, imágenes que han sido publicadas y que pueden dar una visión diferente de la Historia de la que defienden ellos. En su concepción materialista de la historia, piensan que el devenir humano ha consistido en una lucha por deshacerse de los poderes fácticos y el hallazgo del principio de la libertad, que ha sido perseguido constantemente hasta que han llegado ellos mismos y lo han repartido por el público. 

La cultura no es un lastre, no es un sistema de explotación burgués o aristocrático mediante el cual se controlan a las masas. La religión es necesaria, los idiomas son necesarios, la literatura por el mero hecho de literaturear, es necesaria, todo es necesario. Todos los críticos de arte están de acuerdo en que la corriente pictórica conocida como realismo socialista no tiene ni un ápice de originalidad o creatividad. Es mejor un Kandinsky o un Malevich que un Alexandr Gerasimov, por poco comparables que sean. De la misma forma, si seguimos en el mismo país, no podemos entender cómo después de 80 años de laicismo e incluso, en ocasiones, de anticlericalismo, pudo ser reconstruida la Catedral del Cristo Salvador de Moscú en los años 90 por iniciativa popular y a través de una colecta que tuvo un éxito considerable. Ya digo, para evitar que la religión siguiera estando dentro de los corazones de un número notable de personas, debió haberse asesinado a quienes lo conocían y, en consecuencia, gobernar sólo para niños de 4 años que no hubieran oído hablar nunca de religión. Y quién sabe si incluso así....

 

Ésto es lo que pasó en Cádiz la semana pasada. Yo, que me declaro defensor del municipalismo como razón última del federalismo, puedo hallar en el movimiento cantonalista cierta familiaridad política. En principio, no debería molestarme que el alcalde de Cádiz colocase a uno de sus mayores exponentes, Fermín Salvochea, en la pared de su despacho o no sé qué zona del Ayuntamiento. Lo que ocurre es que, si bien puedo estar de acuerdo en el fondo de una doctina similar, no lo estoy en la forma. Una vez se haya instaurado el arte de convencer con el puño y el garrote, un simple cambio de punto de vista en el mismo dirigente o la asunción del poder de un sucesor suyo que no me convenga o que no esté en consonancia con mis ideales, me será impuesto con el mismo método. Y no estoy dispuesto a ello. 

Lo de Barcelona: la señorita Colau piensa instaurar un nuevo sistema político más razonable y democrático. Valga. Pero, ¿para ello es menester deshacer la historia, quitarnos la personalidad o, de alguna forma, lo que somos? Cuando dió el programa de las fiestas de la Mercè, quitó la celebración litúrgica. Muy bien. Precisamente el motivo de las celebraciones, el recuerdo o la glorificación del santo, se esfuma. Sólo queda la fiesta. Veamos. La fiesta era para el Santo, ¿o el Santo para la fiesta? Si quiere quitar el Santo, quite también la fiesta. O haga otra fiesta sin santo. No se puede hacer una fiesta patronal de la Mercè sin la Mercè. O es que, cuando a usted le den el Premio Nobel de la Paz, ¿va a preferir no acudir a recibirlo? El Premio se da porque hay personas brillantes. Si quitamos esas personas, y dejamos sólo el Premio, ¿de qué sirve?

Ha quedado clara cuál es su alternativa para todo: la Nada. ¿Qué iba a poner en lugar del busto? Nada. ¿Qué va a poner cuando acabe con las religiones? Más nada. Qué habrá dentro de las personas cuando se conviertan en máquinas de votar, en personas que protagonizan una Historia lineal perfectamenete predecible, cuando las artes sólo sirvan para exaltar al régimen, porque cualquier cambio de tendencia va contra toda lógica porque el sistema que hay que adorar es el mejor sistema del mundo? Nada, nada y más nada. Exactamente lo mismo que usted conoce de la realidad humana. Deje a dos hombres, con mujeres hermosas, con una finca y un prado riquísimos, que no les falte de nada nunca en la vida. Edúquelos en la tolerancia y en el respeto. En menos de 20 años, uno de ellos habrá matado al otro. El ser humano es espontáneo, la personalidad humana no admite unicidad de matices: los hay a montones. Usted quite el busto, pero nosotros seguiremos recordando a la persona porque forma parte de nuestra vida. Aunque seamos republicanísimos, cuando queramos saber de dónde venimos como pueblo (para ellos no existe el pueblo, todo es proletariado universal) tendremos que ver que hubo una monarquía, y puede que no la consideremos necesariamente mala sólo por colocarnos nosotros detrás de ella en el tiempo. Puede que alguien sienta algún tipo de simpatía por una persona que conoce a su pueblo, que no necesita sacar rédito electoral a todo (venderse) que se puede calificar como moderado en todo, que es el juez imparcial dentro de un sistema necesariamente particionado y enfrentado en sus partes... Puede que alguien sienta que la Monarquía es útil. Por favor, señora Colau; convénzale pero, antes que nada, respétele. No intente borrarle como si nunca hubiera existido. No se pueden olvidar las ex-parejas de una persona. Lo que hemos vivido se va a quedar ahí y, nos puede gustar más o menos, pero al final resulta que somos los herederos, los sucesores. Nuestros padres apoyaron al rey, o no lo apoyaron, pero confiaron en su buena voluntad por la marcha del país. Tal vez no fuera una persona perfecta, pero era mucho más indicada que muchos otros. O quizá no. Pero deje que tengamos la duda. No los esfume sin más.

 


 Vulnerant omnes, ultima necat

Tisner (not verified)
Imagen de Tisner

Una exposiciòn de tu punto de vista excelente Galeazzo.

Otro ejemplo es la ingente cantidad de dinero que utilizó Mao Tse Tung para reparar y mejorar los Increíbles Jardines de Pekin (La Ciudad Prohibida), despues de la marcha forzada del último emperador de China Puyi.

Los jardines imperiales (prohibidos para el pueblo) se abrieron al pueblo, pero no se permitió que desaparecienran bajo ningúna excusa revolucionaria.

Los Palacios y Jardines eran China y ahora es una de las obras del arte antiguo más importantes que se han conservado.

En Santiago de Compostela ha pasado algo parecido con los actos del Apostol Santiago. Se separan los actos religiosos de los civiles y se anulan su unidad, como si la Catedral de Santiago fuera un edificio pagano sin valor histórico, emocional y religioso para los gallegos. 

Espero que todos esos gestos que están haciendo los recienvenidos municipalesn sirvan para algo en concreto y mejoren la vida de los ciudadanos. Si al final de los finales se quedan en actos aparentemente poco reflexivos y de cierta mala educación y mala leche tendrá sus consecuencias.

Demos un margen de confianza,  pero me temo que esto será como los nuevos directivos de las empresas,  que lo primero que hacen  es criticar a los antecesores y cambiar los logotipos de los impresos para dar una nueva imagen más moderna... pero con el tiempo ni mejoran el servicio ni aumentan la facturación.  Ya veremos...


Un saludo.

 

 

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Creo que en el sentir de Colau, a la hora de retirar el busto, no está despojarnos de un trozo de Historia. Juan Carlos I, sea alguien republicano o monárquico, guste o no guste, es parte de ella, y no desaparece de un plumazo porque alguien retire su busto o su retrato. La Historia, la real, lo pondrá en su sitio, no un abanico de gestos en uno u otro sentido. Pienso que, con esa iniciativa, simplemente ha pretendido ser fiel a la filosofía que defiende: el republicanismo. Ese punto es conocido, o debería serlo, por quienes la votaron, y por lo tanto defenderán una postura que es congruente con ese ideario. Probablemente, el sitio del busto de Juan Carlos ya no sea el pleno del Ayuntamiento. La que a mí me rechina es la importancia que se le da a ese simple gesto, y la contra-réplica que produce, cuando deberíamos ceñirnos a evaluar la acción de gobierno. Y, en ese sentido, todavía está dentro de los 100 días de cortesía que, gentilmente, se le concede a todo aquel, del signo que sea, que accede a un puesto de tamaña responsabilidad. Extrapolar el incidente del busto al resto de su gestión, me parece demagógico.

Saludos.

TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

En mi opinión no se trata de que esté o no el busto, cosa que a mí personalmente me da igual. Sino creo que se trata de que hay unas leyes que indican que en los ayuntamientos tiene que estar determinados símbolos del país y sencillamente la señora Colau se la está saltando. Y lo que tiene que quedarle caro a Colau, es que no está por encima de la ley. Por lo tanto entiendo que si es necesario que se actúe contra ella.

 

La otra opción sería darnos al resto de los ciudadanos, un carnet en el que ponga simplemente “Este ciudadano está autorizado para hacer lo que le dé la gana” Una vez dispongamos el resto de los ciudadanos un papel así que nos permita saltarnos la ley cuando nos venga en gana, no tengo ningún problema en permitir que el político de turno se la salte.

 

Que a mí los límites de velocidad de algunas carreteras no me gustan y con un papel así la voy a gozar.

 

Saludos.


 

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Dmitri Donskói
Imagen de Dmitri Donskói
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 20 Ene 2014

Como diría Jordi Pujol: "Avui, això no toca" (Hoy, esto no toca)

Está bien que haya partidos republicanos, partidos indepdendentistas, revolucionarios, populares, socialistas, de unión, de dispersión etc etc. Pero para un país con una política tan inestable y con una sociedad tan voluble (en esto no sé si constituimos un caso particular o muy común), deberíamos hacer lo de Jack el Destripador e ir por partes. Porque si no, esto se puede convertir en el juego de la cuerda donde cada uno tira para su lado y lo único que se consigue es desollarse las manos y alguna que otra lesión muscular. 

Ocurre una cosa, y es que los partidos van por packs: si compras democracia, justicia social, etc te regalamos: república, independencia / federalismo (o derecho a decidir; en definitiva, reforma de la constitución) y medio ambiente. Está bien que todos los partidos tengan un programa y una finalidad política más allá de los asuntos realmente candentes. Lo que no es normal es que para un momento dado, y para más de un tema candente y no candente, haya un fárrago de partidos que defienden lo mismo o van en una misma dirección: que si Compromís, Podemos, PSV, IU, que si ERC, ICV, IU, Podemos, PSC y CUP, que si Mareas, BNGA, PSG, Podemos e IU (dentro de las mareas, menos mal) y tantos y tantos otros. Al final tienes fragmentación política en la que todos van a una para dejar fuera a un enemigo común: así siempre ganan. La cuestión es que, si de verdad defiednen lo mismo, deberían presentarse en una lista única. Así marearían menos, irían mucho más de cara y la gente se enteraría de algo y, en consecuencia, podría opinar. ¿Qué es la democracia cuando no sabes lo que estás decidiendo? ¿Es democrático no saber lo que votas? Vale, es problema tuyo: pero tampoco te lo ponen fácil.

Por tanto, dado que los gobiernos duran sólo 4 años (y no 5 ó 6 como en otros países) y, en consecuencia, no da tiempo a desarrollar determinadas políticas en determinado tiempo (de suerte que en el tercer año de mandato ya están prometiendo cosas para la próxima legislatura, y el cuarto sólo se emplea en preparar elecciones), debería haber una coalición con una única candidatura para solucionar el debate que tiene la sociedad durante esos 4 años. En estos 4, por ejemplo, una coalición neo-liberal (si no faltan partidos), otra socialista, y una alternativa, por decir algo. ¿Próximos 4 años? República-sí, república-no. ¿Otros 4 años? Pues medidas de otro tipo, por ejemplo relación Iglesia-Estado, u homosexualidad, etc. O consultas de vez en cuando. Pero que quede claro qué vota cada uno. Y para política exterior: el Rey o el Presidente de la República, con un cargo de mínimo 5 años en este último caso. Lo que no se puede hacer es precisamente lo que estamos haciendo: disparar a todo lo que se mueve. ¿Que surge un tema candente y vamos por el 2º año de legislatura, y corre mucha mucha prisa resolverlo? Se disuelven las cámaras y se anticipan las elecciones. Y si no corre prisa, nos esperamos. Que al final es lo mismo que estamos haciendo, pero sin decidir absolutamente nada cada 4 años. Porque elegimos packs. En Catalunya, si quieres votar izquierdas, tienes que votar república y en 4/5 también independentismo. Y si quieres votar derechas, tienes que votar independentismo o unidad. Bueno, en este caso es más racional, pero en el de las izquierdas no. 

Lo que hace la señora Colau es gobernar para su electorado (en realidad lo hacen todos), pensndo que tiene mayoría (en realidad está empatada con CiU y sólo gobierna gracias a la coalición con otros partidos que son independentistas, comunistas, otro "pack") y de espaldas a quien no la votó. Y así no se puede llevar un país, un ayuntamiento, un hogar.

 


 Vulnerant omnes, ultima necat

Dmitri Donskói
Imagen de Dmitri Donskói
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 20 Ene 2014

Tisner:

 como si la Catedral de Santiago fuera un edificio pagano sin valor histórico, emocional y religioso para los gallegos

 

Se quejan de que el capitalismo aliena, unifica las naciones y los pueblos... pero ellos hacen lo mismo. Nos encaminamos hacia la nación universal (en Europa, norteamérica y algunas zonas de Asia y Oceanía) donde la originalidad se pierde. Si hacemos caso a algún filósofo, nos está pasando algo parecido a lo que ocurrió en la época romana, cuando todo el mundo conocido hablaba o se expresaba en latín, las artes y cualidades propias de los pueblos quedaban asfixiadas por un clasicismo excesivamente rígido, sin alma ya, y las personas se agrupaban solamente ya según criterios económicos, sin que tribus, ciudadanía, cargos religiosos (que eran oficiados por civiles) tuvieran ya nada que ver con lo que habían sido. Lo civil como aniquilador de todo. Tal vez esta idea se pueda emparentar con lo que apareció en otro hilo sobre la Razón de Estado.

 

Lu:

 La que a mí me rechina es la importancia que se le da a ese simple gesto, y la contra-réplica que produce, cuando deberíamos ceñirnos a evaluar la acción de gobierno

 

Tal vez si empezásemos por definir qué cosas son y cuáles no son propias de la acción de gobierno esclareceríamos una gran parte de los conflictos políticos. Si sólo se trata de ser eficaz en economía y en gestión de recursos (incluyo el reparto de esos recursos y la financiación de proyectos públicos), no tenemos que pedirle pedagogía. O tampoco laicismo o equidad con las leyes. Se supondría entonces que, mientras fluya el dinero, a nadie le importa si hay mucha demanda de plazas en escuelas religiosas o si el Gobierno no explica lo que hace. En realidad, podría ser así, y obraríamos con más libertad. Pero lo cierto es que existe la prensa, la opinión pública, los programas de educación, etc. y, de forma consciente o sin reparar en ello, le pedimos al Estado mucho más de lo que en realidad le toca. Por poner un ejemplo: dado que el matrimonio es una institución jurídica, con implicaciones económicas y sociales (sociales en el sentido de que organizan la estructura social a través de la familia), debería competer solamente a los jueces el hecho de que el matrimonio homosexual sea o no legal. Cada juez debería estudiar, para cada caso, si un matrimonio de estas características es posible dentro de la comunidad donde éste vive, si existe "viabilidad" económica, si se da algún tipo de conflicto con la libertad en caso de no aprobarlo, etc. En vez de eso, le pedimos al Estado que lo apruebe sin más. ¿Le compete al Estado? Al menos sí se lo pedimos. 

 

TKTC: 

No sólo ejemplaridad, también respeto. Si los representantes públicos respetaran a quienes no piensan igual, ya serían ejemplarísimos. Se supone que todas las leyes están hechas para que haya respeto y armonía entre todos. Que necesitemos leyes escritas para poder respetarnos habla muy mal de nosotros. "Mientras la ley no me obligue, hago lo que me da la gana" Sí y no. Seguro que hasta cierto momento histórico, ninguna ley prohibía quemar bosques o traer animales preligrosos a un pueblo donde vivieran más personas. Sin embargo, un día se tuvieron que redactar esas leyes. Lo mismo con la señora Colau: hay cosas que van más allá del simple cumplimiento, más allá de obrar hasta donde lo escrito te permite (si es corrupción en el caso de los ladrones, también lo es en el de los prevaricadores y otros personajes públicos); se trata de vivir y dejar vivir.

 


 Vulnerant omnes, ultima necat

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Dmitri Donskói ha escrito

Se supondría entonces que, mientras fluya el dinero, a nadie le importa si hay mucha demanda de plazas en escuelas religiosas o si el Gobierno no explica lo que hace. En realidad, podría ser así, y obraríamos con más libertad. 

Es que, para bien o para mal, las cosas ya funcionan así; ha pasado siempre, en todos los gobiernos democráticos. Mientras las cosas van bien nadie pide explicaciones y el nivel de tolerancia aumenta exponencialmente con el nivel de bienestar alcanzado. Es cuando las cosas se tuercen, en la época de las vacas flacas, cuando se enrarece el ambiente y se agudiza la presión y la grieta social. Es en ese momento cuando se pide ejemplaridad en todos los sentidos, en el primero de ellos, en el ámbito de la actuación política más básica. Y el ambiente se crispa no solo de puertas para adentro, si no también en los poderosísimos mass media; o igual es que sus recriminaciones tienen más eco por esa caída en el nivel de tolerancia de la sociedad.

Ahora mismo, estamos en un momento en el que todo se cuestiona y por todo se piden explicaciones. Hasta la retirada de un simple busto encabeza las cabeceras de los periódicos de tirada nacional durante un par de días, se abren debates y éstos se polarizan. 

Saludos.

Tisner (not verified)
Imagen de Tisner

Dice Lu:


Ahora mismo, estamos en un momento en el que todo se cuestiona y por todo se piden explicaciones. Hasta la retirada de un simple busto encabeza las cabeceras de los periódicos de tirada nacional durante un par de días, se abren debates y éstos se polarizan. 


Eso es responsabilidad de los políiticos, pues acaban estresando a la sociedad. Cuando por motivos electorales o estrategias de poder vas llevando a los ciudadaos de un extremo a otro, de un proyecto a otro, de una situación a otra en tan poco tiempo, la propia sociedad se estresa. El resultado es una radicalización a todos los niveles. (La confusión siempre lleva a radicalización).  No se dan cuenta (y la historia lo demuestra continuamente) que ese estres acaba liquidando a los que por sus propias conveniencias lo alimentaron.

Ahora es el momento de que aparezcan auténticos hombres de Estado. 

Por cierto y sobre el estres, es como si de pronto un Duque Italiano se nos convirtiera por arte de magia en un príncipe moscovita. Raro Raro.

Un saludo Lu y Dmitri o lo que sea... :)


Dmitri Donskói
Imagen de Dmitri Donskói
Desconectado
Legionario Inmunis
Desde: 20 Ene 2014

 La falla de nuestra época consiste en que sus hombres no quieren ser útiles sino importantes

                                                                                                                                   

Statesman said. Un hombre que tampoco renunciaba a un buen baño de masas, pero un Statesman al fin y al cabo. Probablemente nuestro último Statesman fue Suárez ( Yo no solo no soy comunista, sino que rechazo firmemente su ideología como la rechazan los demás miembros del gabinete que presido ) Antes, Cánovas, como nuestro máximo exponente, y para encontrar otro deberíamos irnos hasta... hasta la época del Conde de Aranda y el Marqués de la Ensenada. No sé si en esa época se puede hablar de hombres de Estado, pero nuestra lista sólo puede remontarse hasta ahí. Ni rastro de los PItt, Turgot, Walpole...

Y todo esto por una razón muy sencilla, que es que nunca hemos ido todos a una. España no es una nación, sino un país de nacionalidades. Aquí, cada uno ha mirado sólo por su interés y que se encargue del futuro quien venga después. Cualquier tipo de polarización política encuentra aquí su máximo estado de virulencia dialéctica, y es en este punto donde la prensa no hace más que marear. Si en otro post dije que The Sun era uno de los mayores exponentes de amarillismo periodístico, creo que no podríamos señalar como más amarillista que otro a ninguno de nuestros periódicos en su sección política. La ridiculización del adversario, la asignación de epítetos y calificativos despectivos entre unos a otros (que si chavistas, que si franquistas, que si revolucionarios...) y el sentido patrimonialista de las instituciones cuyo último objetivo consiste en la eliminación física del adversario (no os quiero en mis instituciones, no tenéis derecho a sentaros aquí, etc etc) son el pan de cada día de nuestra singular prensa escrtia. 

El pueblo español, o la comunidad social que lo encarna (dividida a su vez en grupos, tanto regionales como de opinión) no se caracteriza precisamente por su efusividad o por lo que podríamos llamar espontaneidad. Y creo que de esto sólo pueden salir dos tipos de gobierno distintos: uno más racional, más participativo, más de consenso, o un gobierno alejado del resto de la comunidad, que es lo que tenemos. Aquí no valen las grandes políticas de Estado que tanto éxito tienen en otros países, aquí nunca va a haber un gobierno de concentración para sacar adelante el país. Ya lo hubo durante la Transición y, en cuestión de pocos años, el eje cardinal de este tipo de gobierno (la UCD) murió políticamente.

Entonces, sí, compro lo que dice Tisner sobre las épocas de estrés y las de tranquilidad, pero con una reserva: el caldo de cultivo ha estado siempre activo. Republicanos, antisistema y filocomunistas, así como falangistas, franquistas y otros de similar calaña han permanecido siempre más o menos activos y han atraído a un sector de la población que los apoyaba tácitamente, sin hacer ruido. En época de estrés, lo único que ha pasado es que esos grupos se han puesto a hacer ruido y han ganado adeptos, además de los que ya tenían. Yo sé de mucha gente que podríamos calificar de "rebelde" o de "activista social" que votaba socialista, que ahora resulta que es casta. Pero antes lo votaba. Y no dejaba de ser rebelde.

Ahora no es que se cuestionen las cosas que hace ese Gobierno, es que se buscan los tres pies al gato para quejarse tanto del Gobierno como del sistema en general. Apoyar al Gobierno es demasiado mainstream como dicen los modernos. Si quieres convencer a alguien, no puedes apoyar lo que hay, ni siquiera con cambios. Una coca-cola sin gas no deja de ser una coca-cola, aunque pierde mucho.

 

PD. En su día debí ponerme un nick de esos asépticos (aunque ponerse el nombre de un señor no muy conocido no deja de ser aséptico), pero elegí ese por su elegancia jaja. Lo que pasa es que no cabe en el casillero y en vez de ponerme simplemente Galeazzo, decidí cambiar de aires. Concretamente unos aires más frescos (que nunca vienen mal en verano). Pensaba que Tisner era un nombre que te habías inventado, pero no. No coneixia pas aquest noi. No suelo leer revistas satíricas, aunque admito que muchas de estas de antaño tenían su gracia. Las de ahora no.

 


 Vulnerant omnes, ultima necat

Tisner (not verified)
Imagen de Tisner

Bueno, también quiero pensar que si no hubiesen asesinado a Prim, y con un Rey nuevo como Amadeo de Saboya , quizá (sólo quizá) hubiésemos ido evolucionando hacia un país más interesante, acabando con las estúpidas guerras carlistas y modernizando el campo y controlando los privilegios de monárquicos y eclesiásticos. Pero eso es ya política ficción.

Me da la sensación (totalmente objetiva) que somos un gran país , con grandes posibilidades, pero con mala suerte.

 

PD. Si me costó tres meses de prácticas nocturnas escribir correctamente Hartman, imagínate lo que me costará escribir en el futuro Dmitri Donskói ;(


Saludos.