Nada nuevo bajo el sol ,anecdotas historicas

36 respuestas [Último envío]
Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Matiere:

Respecto a la anécdota del Once, precisamente hoy hay una huelga en mi país....

Lo que dices del direccionamiento es correcto, lo que puse es el tamaño del "bus", es decir, la cantidad de cables en paralelo que se utilizan para direccionar. Originalmente eran 8, luego se pasó a 16 y luego a dos "paquetes" de 16 (el Ofset que bien mencionas) para poder apuntar 20. El tamaño del bus lo que te condiciona es la cantidad de "patitas" que tiene que tener el circuito para ingresar/emitir datos. Un bus más grande (no emulado) dejaba fuera de mercado todo lo existente, aunque funcionara. Ese fue el "salto" al 80386, no hacìan falta dos paquetes, el bus tenía 32 "bits" de origen.

 

Volviendo a frases históricas:

Mi firma viene de un combate naval, en el que el navío "francés" al mando de John Paul Jones fue casi deshecho por su oponente. En una pausa del combate el Inglès lo conmina a rendirse (tan lamentable estado tenía el barco de Jones) a lo que JP Jones contesta "pero si todavía no he empezado a pelear". El segundo de a bordo llevaba años con Jones y lo admiraba. Lo acompañò cuando estuvo al servicio de Rusia y, a su vuelta a Estados Unidos, publicó la primera biografía de Jones. Este todavía estaba vivo. La frase caló hondo por lo que en un encuentro casual un oficial le preguntó a Jones Cómo se le ocurrió decirla, Jones contestó:

-¿Qué? yo jamás dije eso...

La frase permanece como un modelo a seguir por la Armada Norteamericana

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

 

Talleyrand y Fouchè fueron dos personajes franceses que sobrevivieron desde Luis XVI  hasta Luis XVIII , de Talleyrand ( y es aplicable a Fouchè) dijeron que había traicionado al reino , a la revolución , a la convención , al directorio ,a la iglesia , a la restauración , al imperio … a todos menos a Francia.

 

 

Talleyrand era cojo de nacimiento y a pesar de ser Obispo era un mujeriego de mucho cuidado. Una vez entrando en un salón apoyándose en Fouché , viéndolos Chateaubriand , comentó a un amigo , mira entra el vicio apoyado en la traición .

 

 

En una ocasión , siendo Talleyrand ministro con Napoleón , en una reunión , delante de todos, le amonestó Napoleón a su ministro lanzándole insultos e improperios , de tal manera que todos los presentes quedaron estupefactos , al salir , Talleyrand impasible ,exclamó ante los presentes ,” Que lastima que un hombre tan grande , esté tan mal educado”.

 

 

Comentando la impasibilidad de Talleyrand , Murat comentaba a un amigo , es de rostro tan impasible que si estuvierais hablando con el,y alguien le diera una patada por detrás no lo notaríais en su cara.

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

Leonardo Da Vinci en el tratado de buenas costumbres y de urbanidad en la mesa , no olvidemos que fue el inventor de la servilleta , nos ilustra de algunos "inconveniente" en los convites y como "solventarlo".

 

Leonardo da Vinci, que fue no sólo arquitecto, escultor, pintor y

músico sino también constructor de fortificaciones, de armas y de
toda clase de máquinas, entendía también mucho de cocina y
repostería y escribió un libro de estas materias en el que incluyó
además algunas ‘normas de urbanidad’ para los banquetes del
señor a quien servía.

Algunas de ellas muestran muy a las claras
la crueldad que entonces empleaban los poderosos contra sus
enemigos, envuelta siempre en las buenas formas propias del
Renacimiento. En una de ellas dice Leonardo que ‘si en alguna
ocasión es necesario matar a uno de los comensales, los criados
deberán quitar con presteza al recién asesinado de su asiento en
la mesa.

Y en un cuarto vecino deberá esperar otro invitado el
cual ocupará rápidamente el sitio del muerto, a fin de que el
episodio no cause mala impresión en el ánimo de los comensales’.

 

Un poco brutos , si , pero con educación.

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

Esta anécdota se la tendría que leer algún munícipe y algún presidente de comunidad autónoma.

 

La reina Carolina, esposa de Jorge II de Inglaterra, quiso convertir el parque de Saint James de Londres en jardín privado de su palacio. Para ello era necesario construir un muro que rodease el parque.

Consultó entonces con el primer ministro, Robert Walpole, sobre cuánto podía costar esa obra. Walpole, que conocía muy bien a sus conciudadanos y sabía lo mal que se iban a tomar que la reina les privara de aquel parque público, quiso disuadir a la reina y dio una ingeniosa respuesta a su pregunta:
–Esto, majestad, os costará tan solo tres coronas.
–¿Solamente tres coronas? – preguntó la reina, asombrada.
–Sí, majestad, las coronas de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

 

Cómo mandaban antes los Papas.

 

En el siglo XVIII, Inglaterra y Holanda tenían prácticamente el monopolio del comercio del bacalao y del pescado en salazón. El papa Clemente XIV pensó en un momento dado establecer unos impuestos sobre la entrada de bacalao seco en los puertos de los
dominios pontificios.

Uno de sus consejeros le advirtió del peligro de que los ingleses y los holandeses no viesen con agrado dicha medida. El papa dijo con gracia:
–Pues que se anden con cuidado porque si me enfado suprimo la cuaresma.


 

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

Caso practico.

 

Estando el barón de Montesquieu en Roma cuando acababa de
publicar su obra “El Espíritu de las Leyes”, visitó al papa
Benedicto XIV. Tan encantado quedó el pontífice de la
conversación con el ilustre escritor que quiso obsequiarle con una
dispensa de no observar el ayuno y abstinencia de la cuaresma,
para él y toda su familia. Un funcionario acompañó a
Montesquieu a la oficina donde debían extenderle la bula
correspondiente y al decirle al barón la cantidad que había de
abonar en concepto de derechos, Montesquieu dijo:
–No es necesario el documento. La palabra de Su Santidad es
suficiente y a Dios Nuestro Señor también le bastará.

 

 

 

 

Esta anecdota se refiere a la perspectiva que unos años antes de la Revolución Francesa tenian algunos escritores y filosofos , de que el pueblo llano descendia de los Galos y la nobleza de los Francos.

El mismo Sieyes lo comenta en su libro "¿Que es el tercer estado?"

 

‘El título más respetable de la nobleza francesa -escribe
Chamfort-, estriba en descender por línea directa de alguno de los
treinta mil hombres con casco, coraza, brazal y grebas, que, sobre
gigantescos caballos cubiertos de hierro, pateaban a ocho o nueve
millones de hombres desnudos que constituyen los antepasados
de la actual nación…’.
Y en otra de sus máximas:
‘La nobleza, aseguran los nobles, es un intermediario entre el rey
y el pueblo… En efecto, como el perro de caza es un intermediario
entre el cazador y las liebres.’


 

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)

matiere
Imagen de matiere
Desconectado
Equite
Socio MH
Desde: 2 Oct 2009

Estos si que son de total actualidad.

 

 

Cuando el gobierno de Pitt estableció en Inglaterra el impuesto
sobre la renta llamado “Income Tax”, Napoleón Bonaparte
comentó con algunos de sus consejeros:
–Este impuesto está bien. La gente protesta. Y eso quiere decir
que paga.

 




El barón de La Chaise, siendo prefecto de Arras, pronunciaba en
una ocasión un discurso en presencia del emperador de los
franceses. En un momento dado y poniendo gran énfasis a sus
palabras, el orador dijo:
–Dios hizo a Bonaparte y descansó.
Napoleón debió de quedar muy complacido. Pero cuando la frase
se comentó en círculos de oposición al emperador, alguien dijo:
–Más le habría valido descansar un poco antes.

 




En 1806, Metternich fue designado como enviado del emperador
de Austria en Francia. Pasado algún tiempo, Napoleón comentó:
–Metternich es casi un estadista.
Miente muy bien.
 

 


El dinero no da la felicidad , ¡Hombre ! si hablamos de mucho dinero , ya es otra cosa.

Marx (Groucho)