El hundimiento del Kursk

1 respuesta [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

 El Kursk fue un gran submarino construido por la armada rusa que fue botado en 1994. Lleva este nombre en honor a una de las mayores batallas de la II Guerra Mundial en 1943. Tenía una longitud de 155m y cuatro pisos de altura, construido con doble casco y de acero cromo-níquel de 8.5 mm de espesor de suma dureza y anticorrosivo. Este submarino junto a otros más permanecían desde 1990 en sus muelles totalmente abandonados debido a la falta de fondos por parte del Estado. En el año 2000 fue cuando el Estado decidió rescatarlos para algunas misiones de espionaje en la guerra de Kosovo, en donde el Kursk tuvo una exitosa misión.

El 12 de agosto de 2000 el Kursk debía disparar dos torpedos sin explosivo a un crucero de batalla de la clase Kirov. A las 11:28 hora local (7:28 UTC), algo de peróxido de prueba (HTP), una forma muy concentrada de peróxido de hidrógeno usado como propergol para el torpedo, se filtró a través de la herrumbre en la carcasa del torpedo. El HTP reaccionó con cobre y latón en el tubo desde el que se disparó el torpedo, causando una reacción en cadena que ocasionó una explosión.

La onda expansiva de la explosión se propagó a los primeros compartimentos estancos matando inicialmente a unos 7 tripulantes e hiriendo a varias decenas. Supuestamente el capitán frente a semejante situación debió ordenar la ascensión rápida pero, entre el humo y la conmoción interior producida, la situación se le fue de las manos; además la boya de emergencia que actúa en estos casos no se desenganchó ya que había sido asegurada en un misión anterior para evitar que por algún error asomase a la superficie y revelase la posición del submarino.

A los dos minutos de la explosión, se produjo una segunda explosión, más potente que la anterior  equivalente la producida por entre 3 y 7 tn. de TNT. Esta explosión tuvo una intensidad de 3,5 en la escala de Richter. Los reactores nucleares se desactivaron automáticamente para evitar un desastre nuclear. Está explosión se produjo  a la profundidad de 107 m, distancia a la que el Kursk se encontraba en el fondo del Océano.

 

Esta segunda explosión abrió un agujero de 2 m² en el casco del submarino, que había sido diseñado para soportar profundidades de 1 km, y dejó abiertos los compartimentos tercero y cuarto. El agua entró en estos compartimentos a razón de 90.000 litros por segundo, matando a todos los que se encontraban en su interior, incluyendo a 5 oficiales de de la Séptima División que se encontraban en la nave. El quinto compartimiento contenía los reactores nucleares del submarino protegidos por 13 cm. de acero. La mampara del quinto compartimiento resistió la explosión, haciendo que las barras de control nucleares se mantuvieran en su lugar evitando así un desastre incalculable. Todos los expertos occidentales han coincidido en expresar el alto nivel de la ingeniería naval rusa al haber diseñado un submarino capaz de aguantar semejantes explosiones.

Inicialmente la armada rusa intentó mantener en secreto la tragedia pero debido a la presión de los familiares de los tripulantes se vio obligada a solicitar ayuda para rescatar a los sobrevivientes. En un principio se creía que podía haber algún tripulante vivo en la parte posterior del submarino, pero pronto se llegó a la determinación de que era imposible debido a que la nave se encontraba totalmente inundada. En las labores de rescate se permitió la ayuda de misiones de Inglaterra y Noruega y todos concluyeron que todos los tripulantes habrían fallecido tras la segunda explosión. Algunos investigadores creen que algunos tripulantes lograron protegerse en algún compartimento estanco, pero la falta de luz y oxigeno no les dio ninguna oportunidad.

 

El Kursk fue levantado de su tumba marina por un equipo holandés que usó una barcaza Giant4, y se recuperaron 115 de los 118 tripulantes que fueron enterrados en Rusia. Al izar el submarino se temía que se pudiese producir alguna explosión debido a la cantidad de explosivos que transportaba.

Fotos: BBC News

El_Jonan
Imagen de El_Jonan
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 17 Sep 2009

Una catastrofe que merece recordarse sobre todo por parte de la marina rusa, aunque creo que continuan sin desarrollar ningun sistema efectivo de rescate submarino.

Únicamente permiteme una corrección: El Kursk a diferencia de la maroría de los submarinos tuvo una vida muy activa; fué el último submarino de su clase en construirse y lógicamente una de las unidades que merecía la pena cuidar, "mantener" y usar. Incluso durante la guerra de Kosovo salió de puerto para observar la actividad de las flotas occidentales.

Pero aunque no fué víctima del abandono si que lo fué de la falta de un mantenimiento adecuado, un cáncer que afectaba a la práctica totalidad de la flota sovietica en activo. Ojala no vuelva a suceder.

Ondo joan.

 


Los más fuertes conquistaron la tierra. Los más duros dominaron los mares. Encima de todos ellos está el cielo, y solo los más osados tienen derecho a reclamarlo. Yo os concedo el dominio del aire ¡de ustedes depende conservarlo!