La guerra de los seis días

1 respuesta [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

La guerra de los seis días

 La Guerra de los Seis Días, también conocida como Guerra de Junio de 1967 fue un conflicto bélico que enfrentó a Israel con una coalición árabe formada por Egipto, Jordania, Iraq y Siria entre el 5 y el 10 de junio de 1967.

Causas de la guerra:

En diciembre de 1947, la Asamblea General de la ONU aprobó un plan que establecía la partición de Palestina en dos Estados independientes, uno árabe y otro judío, y de una zona internacional en la ciudad de Jerusalén bajo control de las Naciones Unidas, con una unión económica entre las tres entidades. El plan fue inmediatamente aprobado por los judíos y rechazado por los árabes, situación que generó serios enfrentamientos entre ambas comunidades. La creación del Estado judío en tierras palestinas, al causar la expulsión de los pueblos árabes radicados en ellas, creó uno de los más graves conflictos en la política mundial del siglo XX.

Situación en 1949

Como resultado la comunidad arabe atacó Israel en lo que se llamó la guerra árabe-israelí de 1948 que acabó con la victoria de los israelíes, su independencia definitiva y la ampliación del territorio de Israel. Por su parte, Egipto se apropió la Franja de Gaza y Transjordania ocupó Cisjordania y parte de Jerusalén.

Los países árabes no aceptaron el resultado de esta guerra y continuaron con acciones de guerrilla contra Israel, lo que llevó a este país a intervenir junto a Francia y el Reino Unido en la Guerra de Suez (1956). Esta guerra fue una victoria militar, pero una derrota política para los tres aliados, ya que la gran presión diplomática por parte de los Estados Unidos y de la Unión Soviética forzó a Francia, Inglaterra e Israel a retirar sus ejércitos. A cambio de retirar sus ejércitos del Sinaí, Israel obtuvo indirectamente de Egipto el compromiso de detener sus envíos de armamento a las guerrillas que luchaban contra Israel. Como resultado, las relaciones entre Egipto e Israel se tranquilizaron por un tiempo.

Tras la crisis de Suez, cascos azules de la ONU separaron a las tropas egipcias e israelíes en un marco de paz muy inestable. Mientras las dos superpotencias consolidaron sus posiciones en el Oriente Próximo.

Sin embargo, la presión constante de la opinión pública de los países árabes forzaba a sus líderes a continuar la lucha contra Israel. Como parte de esta lucha, Egipto continuó apoyando guerrillas, e impulsó una alianza militar con Siria en 1966. Tanto Siria como Egipto estaban respaldados por la Unión Soviética.

El 18 de mayo de 1967, Egipto pidió al entonces secretario general de la ONU, U Thant, la retirada de las fuerzas de la ONU estacionados en territorio egipcio. En un ambiente de creciente tensión, Egipto recibió el apoyo soviético y de los demás países árabes, mientras que EE.UU. apoyó firmemente a Israel.

Egipto comenzó a remilitarizar el Sinaí y la frontera con Israel. Envió siete divisiones 2ª, 3ª, 4ª, Shazli Force, 6ª, 7ª y 20ª)5 con 100 mil soldados y 1000 Tanques, frente a la frontera israelí. Cinco Divisiones estaban en el Sinaí y dos en Gaza.

El 23 de mayo del mismo año, Egipto bloqueó los estrechos de Tirán, lo que según Israel contradecía las Leyes Marítimas de la ONU y era causa de guerra. El 30 de mayo, la presión popular en Jordania logró apartar al rey Hussein de su tradicional alianza con las potencias occidentales y le obligó a unirse a la alianza egipcio-siria, otorgando el mando de sus fuerzas a un general egipcio. El 4 de junio Iraq se sumó a la coalición.

En consecuencia 17 potencias marítimas declararon que Israel tenía derecho a transitar por el estrecho. Además, el bloqueo violaba la Convención sobre las Aguas Territoriales y la Zona Adyacente, que fue adoptado por la Conferencia sobre Derecho Marítimo el 27 de abril de 1958. El cierre del Estrecho de Tirán fue el casus belli en 1967. El ataque de Israel fue una reacción a esta primera agresión egipcia.

Aunque el gobierno de Israel no quería la guerra y la temía, los militares israelíes consideraban que era necesario atacar inmediatamente porque sin la ventaja de la sorpresa, Israel no podría sobrevivir.

Ante la situación que se presentaba Israel dudaba sobre las intenciones de las divisiones egipcias en la frontera. Según Menahem Begin, que sería primer ministro de Israel las intenciones eran estas:

Cita:

En junio de 1967 otra vez teníamos una opción. La concentración de tropas egipcias en Sinaí no probaban que Nasser realmente fuera a atacarnos. Debemos ser honestos con nosotros mismos. Nosotros decidimos atacarle a él.

Israel se encontraba en una situación compleja, rodeado por un enorme ejército árabe que le superaba en efectivos, aviones y tanques, no tenía opción a especular sobre si estaban o no dispuestos realmente a atacarles, ya que carecía de "profundidad estratégica" en la que poder desplegarse y, por tanto, de posibilidad de respuesta.

En 1967, cuando se hizo evidente que la guerra estaba a la vuelta de la esquina, el mando israelí llegó a la conclusión de que no debía permitirse que los árabes hicieran el primer movimiento porque, por su propio peso, conseguirían una ventaja inicial que Israel no podría afrontar.

Otra prueba que los árabes se preparaban para una guerra total contra Israel, es que la prensa árabe alentaba al pueblo a la guerra desde el mes de mayo, emisoras de radio árabes preparaban a la opinión pública para la guerra y prometía la muerte y el exterminio de Israel.

Según fuentes soviéticas, se estaban produciendo incursiones israelíes en territorio sirio, incursiones que provocaron en Egipto la impresión de que Israel quería la guerra. Sin embargo, consta que diversos informes de inteligencia egipcia y siria, que conocía Nasser, reconocían semanas antes del inicio de la guerra que no existía movimiento alguno de tropas israelíes.

La guerra:

5 de Junio

La guerra comenzó el 5 de junio, cuando Israel lanzó la Operación Foco, ideada entre otros por Ezer Weizman. Esta operación consistía en una serie de ataques a primera hora de la mañana contra las bases aéreas egipcias, para atrapar a los aviones egipcios en tierra a la vuelta de su tradicional primera ronda al amanecer, alrededor de las 8:00 de la mañana. Israel poseía una información extremadamente detallada de las bases egipcias a atacar, llegando a incluir una lista completa de todos los pilotos egipcios y su rango.

La Operación Foco comenzó a las 7:45am en hora israelí (6:45 en hora egipcia). De los 196 aviones de combate de Israel, sólo doce se quedaron para patrullar el espacio aéreo israelí; el resto tomaron parte de la ofensiva. La primera oleada atacó once bases, tomando a las escuadras egipcias desprevenidas y en tierra. Tras volver a Israel y recargar en un tiempo de tan solo siete minutos, la segunda oleada atacó catorce bases egipcias, volviendo con pérdidas mínimas. Tras la segunda oleada, vino una tercera.

Los pilotos israelíes habían estado ensayando un ataque así durante años. El ataque aéreo sorprendió a los egipcios a primeras horas de la mañana, y a sus líderes inmersos en el tráfico cáotico de El Cairo. En cuestión de horas, el 85 por ciento de la aviación egipcia había sido destruida.

La aviación israelí consiguió destruir la mayor parte del arsenal aéreo egipcio, 319 aviones, que ni siquiera pudieron despegar. Sus perdidas fueron minimas, tan sólo 19 aviones.

La respuesta de Siria, Jordán e Iraq a los ataques israelíes fue poco efectiva, ya que la mayoría de las incursiones que lanzaron se dirigió contra objetivos civiles. En respuesta a estos ataques, algunos de los aviones de la IAF que participaban en la tercera oleada contra Egipto, cambiaron sus objetivos en medio de la operación para ir contra objetivos sirios y jordanos. Como resultado, tras el primer día de guerra, las fuerzas israelíes contaban con el dominio del aire y una gran superioridad aérea.

Simultáneamente, Israel lanzaba una ofensiva terrestre sobre el Desierto del Sinaí con 3 divisiones comandadas por Ariel Sharón, Abraham Yoffe e Israel Tal que invadieron la península del Sinaí defendida por 7 divisiones egipcias, incluidos unos 1.000 tanques. Tal no encontró resistencia en el norte del Sinaí, ocupando así la Franja de Gaza. Sin embargo, Sharon y Yoffe encontraron una fuerte resistencia por parte de las tropas del general Sa'di Nagib en Umm Qatef.

El ejército jordano, alrededor de las 11:15 de la mañana, lanzó una serie de bombardeos sobre la parte israelí de Jerusalén y un ataque sobre algunos de los principales edificios, entre ellos, la Casa de Gobierno. En primer lugar, Israel no respondió, con la esperanza de que Jordania acepte su propuesta de paz. Al no aceptarla, a las 12:30 del mismo día, las fuerzas aéreas israelíes atacaron a las fuerzas aéreas jordanas, atrapándolas en tierra y destruyéndolas en gran medida. Según se cuenta, el Rey Hussein recibió informes erróneos que indicaban que en el Sinaí el ejercito israelí estaba siendo derrotado y decide sumarse a las hostilidades.

En el frente norte, Siria usó su artillería ubicada en los Altos del Golán para bombardear los asentamientos israelíes de Galilea, mientras que la aviación israelí destruía más del 60% de la fuerza aérea siria.

6 de Junio

Durante el segundo día de la guerra la IAF controlaba totalmente el espacio aéreo, por lo que pudo dedicarse a dar soporte y apoyo total a las fuerzas terrestres de Israel.

Mientras tanto, la división de Sharon efectuó una operación de descubierta, en plena noche, atacando las principales posiciones egipcias de Umm Kataf y tomando el cruce de Abu Ageila.

En la mañana del 6 de junio, la divisiones de Sharon y Tal conquistaron Umm Qatef y El-Arish, mientras que Yoffe avanzó por el centro de la península del Sinaí en una carrera por ocupar los principales pasos antes que las tropas egipcias y lograr así su captura. En Gaza, por el contrario, tras cruentos combates que provocaron la mitad de las bajas israelíes en todo el frente sur, los principales centros de mando egipcios se rindieron, permitiendo a Israel ocupar totalmente la Franja.

La guerra alcanzó ese día también a las tropas de tierra de Israel en el frente central, que ocuparon Latrún, Ramala y Yenín, a la vez que se completaba el cerco de Jerusalén y las unidades de paracaidistas se preparaban para el asalto al centro histórico, la Ciudad Vieja. Las fuerzas aéreas israelíes realizaron ataques contra la base iraquí H-3, probablemente la última esperanza jordana de recibir cobertura aérea para el resto de la guerra.

En el norte, Siria continuó con sus ataques contra los núcleos israelíes, pero se negó a enviar tropas en auxilio de Jordania.

Ya durante el segundo día de guerra Jordania lanzó un fallido ataque en territorio israelí, debiendo retirarse ante la contraofensiva con la que este respondió. Además, esto provocó que se debilitasen las defensas del país árabe y que los israelíes decidieran penetrar en Jordania, ocupando una amplia franja.

7 de Junio

Con la captura de Sharm el-Sheij el 7 de junio por parte de unidades de la marina y de paracaidistas, Israel logró reabrir los estrechos de Tirán, e inmediatamente declaró un estatuto de agua internacional de libre paso para los barcos mercantes. Al mismo tiempo, las tres divisiones israelíes del frente sur apresuraron su marcha, llegando a alcanzar el Canal de Suez. Al acabar el día, toda la península del Sinaí,excepto parte de la costa occidental, estaba bajo control israelí.

En el frente central se produjo uno de los hechos más significativos de toda la guerra, cuando la brigada de paracaidistas del general Mordejai "Mota" Gur ocupó la Ciudad Vieja de Jerusalén, incluyendo el Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas. Asimismo, las divisiones israelíes en Cisjordania ocuparon Nablús, Judea y Hebrón entre otras ciudades, llegando incluso a cruzar el río Jordán.

Se eligió como punto de ruptura la Puerta del León, conocida también con el nombre de Puerta de San Esteban. Allí se entablaron duros combates.

A pesar de que las fuerzas de Israel habían evitado atacar los Santos Lugares, los árabes utilizaron la mezquita de El Aksa como puesto de tiro y toda la zona perteneciente al Monte del Templo como lugar de municionamiento, haciendo caso omiso a las protestas que en tal sentido hicieron el gobernador jordano de Jerusalén y las autoridades religiosas musulmanas. La zona quedó liberada rápidamente con mínimos daños en los Santos Lugares, y a las diez y cuarto de la mañana se izó la bandera de Israel sobre el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones, poniendo fin a la división de Jerusalén; una vez más, estaba en manos judías.

Las fuerzas blindadas que habían tomado Ramallah continuaron su avance hacia Jericó, mientras que la columna que progresaba en su marcha desde Nablus enlazó con las que llegaban desde Ramallah para, a continuación, desplegarse en dirección al río Jordán. Al mismo tiempo, la brigada Jerusalén siguió su marcha hacia el Sur, tomando Belén y Hebrón, que se rindieron sin disparar un sólo tiro, y asimismo volvieron a ocupar Kfar Etzion, el grupo de colonias judías que había caído anta la Legión Árabe en 1948. Toda la Ribera Occidental se hallaba en manos judías.

8 de Junio

En el cuarto día de lucha, las fuerzas del general Tal llegaron a Kantara, en el Norte, e Ismailia, en el centro, y enlazaron a lo largo de la orilla del Canal de Suez, parte de las tropas de Yoffe avanzaron en dos puntas de lanza hacia la ciudad de Suez y en dirección al Lago Amargo, mientras que otra parte de sus tropas partía hacia el Sur hacia Ras Sudat, en el golfo de Suez. Las fuerzas de Israel se desplegaron en abanico hacia el Sur, a lo largo del golfo de Suez, en dirección a Abu Zenima, donde enlazaron con los paracaidistas que se habían lanzado sobre Sharm el-Sheij y proseguían su marcha hacia el Norte.

Los desesperados intentos egipcios para romper el frente quedaron anulados por el ataque de las fuerzas acorazadas y, sobre todo, a causa de las operaciones magistrales llevadas a cabo por las Fuerzas Aéreas judías, con lo cual el Paso de Mitla se convirtió en un inmenso cementerio militar egipcio.

Se izó la bandera de Israel en todo el Canal de Suez, y las fuerzas egipcias, que sólo cuatro días antes habían amenazado con destruir a Israel, se encontraban en desordenada retirada.

Habían perdido los dos tercios de sus 450 aviones de combate y dejado atrás enormes cantidades de equipo entre el que figuraba unos 800 tanques.

El 8 de junio no se produjeron combates de importancia en ningún frente, destacando sólo la ocupación de algunas pequeñas localidades en Cisjordania y el Sinaí. Sin embargo, debido probablemente a un error de identificación, las fuerzas aéreas y navales de Israel atacaron el barco estadounidense Liberty, provocando 34 muertos y 173 heridos. Las 13 comisiones oficiales de investigación han concluido que el ataque se debió a un error israelí, aunque algunas fuentes mantienen que el ataque fue intencionado.

Ese mismo día la IAF destruyó cientos de vehículos egipcios que trataban de cruzar el Sinaí en convoys. A estas alturas, las fuerzas aéreas jordanas, compuestas de 34 aviones de combate, prácticamente había desaparecido y con ella la presencia militar de Jordania en la guerra.

Asimismo, el 8 de junio se realizó una propuesta de tregua que fue aceptada por Egipto pero no por Siria, lo que llevó a Israel a lanzar la campaña contra Siria de los días 9 y 10 de junio. A partir de este día, casi no hay actividad en los frentes sur y central de la guerra.

El 8 de junio, Egipto y Jordania estaban ya derrotadas. Sin embargo, Siria aún no había movido pieza. La artillería siria se colocó en una posición fortificada en las alturas del Golán, y fue el mayor obstáculo que se encontró el ejército israelí. Sin embargo Israel tomó una posición estratégica en el Golán y lanzó un asalto contra la colina. La lucha fue feroz y duró dos días, pero el 10 de junio, las fuerzas sirias se batieron en retirada.

Nasser dijo ante la derrota egipcia:

Cita:

"Carecíamos de defensas en el lado Oeste del Canal de Suez. Ni un sólo soldado se hallaba entre el enemigo y la capital. Estaba totalmente abierta la carretera de El Cairo. La situación egipcia era como la de los ingleses en Dunkerque.

9 de Julio

Apoyadas por continuos ataques de las fuerzas aéreas israelíes, las tres divisiones del frente norte y una división de refuerzo traída desde Cisjordania lanzaron un ataque contra los Altos del Golán. Aunque las fuerzas aéreas fueron incapaces de destruir la atrincherada artillería siria, consiguieron provocar la huida de un importante número de combatientes sirios, permitiendo a Israel ocupar Qala', Tel 'Azziziat y otras localidades cercanas. Creyendo que las pérdidas eran mayores de las reales, el ejército sirio emprendió la retirada la noche del 9 de junio.

 
Apoyadas por continuos ataques de las fuerzas aéreas israelíes, las tres divisiones del frente norte y una división de refuerzo traída desde Cisjordania lanzaron un ataque contra los Altos del Golán. Aunque las fuerzas aéreas fueron incapaces de destruir la atrincherada artillería siria, consiguieron provocar la huida de un importante número de combatientes sirios, permitiendo a Israel ocupar Qala', Tel 'Azziziat y otras localidades cercanas. Creyendo que las pérdidas eran mayores de las reales, el ejército sirio emprendió la retirada la noche del 9 de junio.
 
 
 
 
El principal punto de ruptura se eligió en el sector Norte del frente sirio, en la zona de Tel Azaziyat, el punto más septentrional del sistema sirio de fortificaciones. Una brigada de infantería y otra acorazada de reserva se encargaron de la parte más peligrosa del ataque. La infantería tuvo que avanzar combatiendo de una a otra posición, casi siempre cuerpo a cuerpo. El choque más fuerte tuvo lugar en Tel Fakhr. Las bajas fueron numerosas por ambos bandos. Las fuerzas acorazadas, finalmente, alcanzaron su objetivo con los dos únicos tanques intactos de todo un batallón.
 
 
 
 
10 de Junio
 
 
El peligro que entrañaban los bombardeos sirios contra los poblados de Israel había sido eliminado. Las fuerzas del Norte, al mando del general Elazar, suspendieron las operaciones cuando los sirios; oyendo los estampidos de las piezas artilleras israelíes, ya desde Damasco; aceptaron al fin el alto el fuego ordenado por las Naciones Unidas, que se estableció inmediatamente a todo lo largo de las líneas alcanzadas por las fuerzas de vanguardia. Precisamente entonces, las fuerzas de las I.D.F. se encontraban ya en la carretera de Damasco.
 
 
Sin embargo, ante la inmensa presión diplomática, Israel aceptó el alto al fuego sugerido por el Consejo de Seguridad, terminando así la guerra.
 
 
Final de la guerra:
 
 
En menos de seis días; a un coste para Israel de 777 muertos y 2.586 heridos, muchos de ellos oficiales, y 17 prisioneros, en su mayoría pilotos que más tarde fueron canjeados, y a un precio para los Ejércitos árabes de unos 15.000 muertos y 6.000 prisioneros, más un gran número de desaparecidos había terminado la guerra.
 
 
Israel dio por finalizada la Guerra de los Seis Días habiendo aumentado su territorio considerablemente, con la incorporación de los Altos del Golán, Cisjordania (incluyendo Jerusalén Oriental), la Franja de Gaza y la península del Sinaí. Desde el punto de vista militar, tras dos décadas de fragilidad estratégica, Israel obtuvo por primera vez en su historia profundidad territorial, que le concedería capacidad defensiva para defenderse de la artillería árabe lejos de las ciudades israelíes y para evitarse en adelante la obligación de realizar ataques preventivos ante cada amenaza, con el coste que ello supone a efectos de opinión pública.
 
 
Israel actuando sola, había derrotado a tres de sus vecinos, apoyados por numerosos países árabes en lo que se recordaría como una de las campañas militares más rápidas y de mayor éxito de la época actual. Habían sido destruidos más de 400 aviones árabes, de éstos unos 60 en el aire, y capturados unos 800 tanques, algunos de ellos completamente destruidos.
 
 
El valor del equipo militar perdido por los árabes durante la Guerra de los Seis Días ascendía a más de 1.000 millones de dólares, valor que constituía aproximadamente el 70% del equipo pesado de tres Ejércitos árabes. La unidad, cohesión, disciplina y decisión del pueblo de Israel se unieron en perfecta simbiosis con la explosión sin precedentes de identificación y simpatía de los judíos del mundo entero, así como la ayuda de los no judíos de otros muchos países.
 
 
Hubo otro efecto político muy importante y es el hecho de que el conflicto árabe-israelí quedó plenamente encajado en los esquemas de la Guerra Fría: la URSS, junto al bloque socialista, rompió relaciones diplomáticas con Tel Aviv e Israel se convirtió a los ojos de una buena parte de la opinión pública internacional en agresor y potencia ocupante y perdió su prestigio de pequeño país en lucha por su supervivencia.
 
 
Israel, al final de la corta guerra, poseía 68.672 km2 de territorio que antes se hallaban en manos de los árabes o lo que era igual a unos 1.115 km2 en los Altos del Golán, 5.870 en Judea y Samaria (Cisjordania), 360 en la franja de Gaza, y 61.175 en la península del Sinaí.
 
 
Israel después de la guerra

La guerra, sin embargo, no llevó la paz a la región. La humillante derrota enfureció a las naciones árabes y profundizó su determinación de recuperar el orgullo nacional destruido por Israel. Aunque las Naciones Unidas fueron capaces de mediar con un alto el fuego en 1967, sólo seis años más tarde se originó otro conflicto árabe-israelí.
 
 
Fuentes:
 
historiageneral.com
wikipedia
Flavium
Imagen de Flavium
Desconectado
Auxilia
Desde: 5 Sep 2012

Tremenda chapuza la realizada por la ONU y el mandato britanico.

 

De aquellos barros... estos lodos.