Monarquía en la actualidad

4 respuestas [Último envío]
Renatus
Imagen de Renatus
Desconectado
Auxilia
Desde: 8 Oct 2014

Hola buenas, 

soy un estudiante de filosofía y en la asignatura de historia contemporánea el profesor nos ha pedido que hagamos un ensayo para la semana que viene en el que comparemos la monarquía con la monarquía actual y que hablemos de como se han adaptado a los tiempos modernos.  Bien, eso es todo lo que nos ha dicho el profesor, así que estoy un poco perdido (tan sólo hemos dado 3 clases aún y no ha hablado nada de la monarquía, lo único que nos dijo es que viéramos una película titulada "The Queen", la cual he visto atentamente).

De forma que os escribo, para que en lo posible me orientéis sobre que puedo leer, qué vídeos puedo ver o lo que creáis que me convendría hacer.  

En cualquier caso, gracias adelantadas por vuestra atención. 

 

Un saludo 

Renatus :)

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Decurión
Desde: 22 Ene 2016

 La monarquía, en un sentido estricto, supone la fase de transición hacia el Estado. En un lenguaje aristotélico, articularía el paso de un régimen aristocrático o preestatal a otro ya plenamente estatal o republicano.

El rey se relaciona con el poder de un modo privado y público a la vez, a diferencia del aristócrata, que sólo es un privado, y del magistrado, un mero sirviente del Estado. Por eso precisamente, Polibio califica al senado romano de una asamblea de reyes.

En España, en este aspecto, la figura más decisiva se encuentra en Fernando VII. Sin su mediación, o mejor dicho, sin su ausencia, resulta imposible entender la nación española. Si no se hubiera idealizado su persona nadie se habría levantado en armas el Dos de Mayo. Desde entonces somos una república.

En las monarquías constitucionales, en vez de matar al rey se le extirpa la privacidad. Deja de encarnar al Estado para convertirse en su representante, únicamente en un símbolo. Carece incluso de capacidad de arbitrio, por más que se le quiera adornar con ella. De lo contrario, estaríamos hablando de un imperator, un magistrado dotado con imperio.

Con todo, en un país centralista como Francia puede que no haga falta, pero en el Reino Unido o España es sin duda una pieza muy importante. La abolición de la monarquía posiblemente conduciría a una guerra civil o a una anexión por parte de Europa.

 

Sobre la bibliografía, para empezar, Renatus, yo te recomendaría la Política de Aristóteles, y te retaría a que descifrases la siguiente frase de dicho libro:

“Entre los bárbaros la mujer y el esclavo ocupan el mismo rango.”

Ahí está precisamente la clave de la monarquía, su carácter sacro.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Decurión
Desde: 22 Ene 2016

 ...Bueno, en realidad no se le extirpa la privacidad, sino que sigue siendo rey, a riesgo de perder la cabeza. La Constitución, en el fondo, declarándolo irresponsable, se protege a sí misma. El valor es lo único que no nos da Dios. Que se lo digan si no a Caupolicán.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Decurión
Desde: 22 Ene 2016

 Una sociedad, por así decirlo, se compone de células, individuos, familias y otras agrupaciones. Cuando éstas actúan por su cuenta, lo hacen a título privado. Cuando el asunto, sin embargo, afecta a toda ella, entonces, por el contrario, adquiere una dimensión pública. Tal dimensión, aunque se manifieste escasas veces, subyace siempre, pues si no, no se estaría hablando de una sociedad concreta.

Hoy en día, por ejemplo, al existir ciertos problemas vitales que incumben a toda la humanidad, se puede dar por hecho una sociedad global, la cual, en esos problemas en cuestión, dispone de soberanía legítima para gestionarlos.

Ahora bien, en principio, en un proceso de agrupación, la iniciativa ha de partir siempre desde el ámbito privado. De ese reconocimiento de una entidad particular para aunar al conjunto o solucionar por su cuenta un conflicto público es de donde surge la monarquía. La cuestión está en quién la sanciona.

No puede sancionarla la propia sociedad porque ésta todavía no se ha constituido como tal. Todas sus partes se mueven todavía independientemente, es decir, sin una legislación previa. Lo que legitima por tanto la monarquía es la causa misma que impone su institución. Se puede llamar victoria, justicia, bien común, razón o Dios, incluso fortuna o destino. Aunque la soberanía en una democracia reside en el pueblo, al igual que en una monarquía reside en el rey, en ningún caso emana de ellos.

 

Hay que tener mucho cuidado, no obstante, al catalogar un régimen concreto de forma simplista, pues los tres tipos de gobierno que establece Aristóteles muy pocas veces, por no decir ninguna, se dan en estado puro. Lo normal es que cualquier Estado posea rasgos tanto aristocráticos como monárquicos y republicanos, en mayor o menor medida.

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

Que tu profe os haya invitado a ver "The Queen" me desconcierta un poco, no sé si quiere un artículo amarillista del tipo "The Sun" o un trabajo fundamentado y articulado. A fin de cuentas, aunque Helen Mirren interpreta bastante bien a Elizabeth II, no deja de ser una historia de sobremesa en la que se analizan más mal que bien los días posteriores a la muerte de Diana de Gales y la insuficiente y aempática reacción de la Royal Family.

 

En fin, salvando esto, creo que el cambio definitivo entre una monarquía de corte tradicional y una de corte moderna es el rol asumido por el monarca. El monarca absolutista ha dado paso al monarca constitucional; el rey (se supone, al margen de ingerencias más o menos graves) que reina, pero no gobierna. Quizás podrías hacer una comparativa entre un monarca absolutista de pata negra, como Fernando VII, y un supuesto monarca constitucional, como Felipe VI. Una comparativa, me refiero, a sus poderes regios.

 

A mayor abundamiento puedes hablar de la humanización de la monarquía; para ello, podrías comparar las Leyes Antiguas de la monarquía, aquellas que prohibían, por ejemplo, el matrimonio morganático, con una relajación absoluta de las costumbres, al punto de que una plebeya pase de gastar sangre roja rojísima a sangre azul azulísima sin sonrojarse. Si la monarquía, que se basa en la pureza del linaje y en la mayor altura de éste en todos los órdenes, se "rebaja" a intercambiar fluidos con súbditos, plebeyos, vasallos, dónde queda la esencia de la monarquía? Qué sentido tiene? Hoy en día, y gracias a la evolución de los valores y al poder de los creadores de opinión, esa relajación en las costumbres está hasta bien vista.

 

Un repasito por la influencia de los mass media en la vida de los royals, y la utilización que hacen de ellos, también te puede servir para trazar un perfil de esta nueva monarquía.

 

De todos modos, yo no dejaría de recordar que por muchos cambios que existan entre ambas formas de ejercer el poder regio, la monarquía tradicional y la actual mantienen un punto en común que las iguala: la obsesiva premisa de mantener el poder intacto (el que se tenga en cada momento) y transmitirlo a sus descendientes en aras del principio de "superioridad" que implicitamente reproducen atávicamente quienes pertenecen al lobby royal.

 

Saludos.