US Navy Seals en Vietnam

2 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Romm3l

 

US NAVY SEALS
Los hombres de operaciones especiales de los SEAL de la Armada de EEUU eran los más duros del delta del Mekong
Mientras amanecía en un pequeño poblado vietnamita del delta del Mekong, la chica estaba preocupada. El jefe de la aldea aún no se había despertado. Se había cansado mucho la noche anterior, pero en un par de horas tendría que atender una importante reunión a varios kilómetros para coordinar un gran ataque contra el invasor yanqui. Bueno, al menos disfrutaba de un buen sueño sin ser molestado. La muchacha había permanecido de guardia toda la noche y sabía que no había ocurrido nada sospechoso.
Tenía que despertarle, así que se acercó a la puerta de su cabaña. La figura dormida no se movió cuando ella lo llamó en voz baja, por lo que entró y se inclinó sobre él para tocarle el hombro.


Quedó paralizada. Su estómago estaba abierto y el hígado sobresalía por la horrible raja. Faltaba un trozo. Ella lamentó que no pudiese entrar intacto en el Nirvana. Sabía lo que iba a ver antes incluso de mirarle a la cara. Había sido rudamente mutilado y pintado con rayas de color verde. Los "caras verdes" habían efectuado una visita durante la noche.



Esta historia puede ser fingida, pero es un claro ejemplo de las que contaban los Vietcong referentes a los Caras Verdes, nombre que identificaba al destacamento más despiadado, eficiente y temido de las fuerzas norteamericanas: los SEAL de la Armada.

En 1962, el presidente Kennedy había ordenado la formación de los SEAL como grupo de élite. Su nombre es el acrónimo de los diversos elementos en los que desarrollan esta brutal forma de guerrilla: mar (SEa), aire (Air) o tierra (Land).

Los SEAL entraron en servicio como unidad con el fin de ampliar las funciones y aptitudes de la ya existente fuerza de combate de buceadores, los equipos de demoliciones de la Armada (EDS).

Los SEAL eran al principio equipos de infiltración avanzada, se trataba de unidades pequeñas - normalmente de menos de siete hombres, a veces sólo tres - y cada miembro era un especialista en un área específica. Estaba el "volante", el oficial al cargo; un par de exploradores submarinistas, y el "tren de la pólvora", o experto en explosivos, respaldado por un "aparejador" que dirigía el "tren de la pólvora" hacia y desde el objetivo y supervisaba la colocación de las cargas. También había un operador de radio y un hombre de armamento pesado que llevaba el subfusil Stoner.

Los SEAL llevaban un grupo de armas básicas. Entre sus favoritas había una escopeta que disparaba cuatro plomos (balas de plomo) en línea horizontal y producía una amplia lluvia. También convertía en un amasijo a quien cogiese por delante. Otra arma favorita era el cuchillo K-bar de la Armada. Tenía una hoja de 18 cm lo bastante afilada como para afeitarse con ella. Pero no solía emplearse en el cuidado personal de los SEAL.

También disponían de una amplia variedad de vehículos de transporte, según la situación. Estaba el bote Mike, una lancha patrullera fluvial fuertemente armada. Para viajar por canales estrechos utilizaban los Balleneros Boston, botes de fibra de vidrio de 5 cm con muy poco calado y motores fueraborda de 85CV. Esto los hacía muy rápidos, permitiéndoles abandonar apresuradamente la zona después de montar el número. También estaba el IBS (pequeño bote hinchable) para salidas submarinas y, cuando la zona era inaccesible por otros medios (como en los densos pantanos), bajaban con helicópteros a baja cota. Pero sin paracaídas, si no tenían ganas de saltar bajaban a rapel. Los SEAL iban a cualquier parte y hacían cualquier cosa. Mientras más peligroso fuera el lugar y más sucio el trabajo, más les gustaba.

Cuando los SEAL empezaron a llegar a Vietnam en 1966, fueron empleados inicialmente en operaciones de inteligencia, montando puestos de observación en el Delta para ayudar a cartografiar la red de rutas y canales del VC. Cuando identificaban una carretera o una base, ponían manos a la obra. Una de las primeras operaciones importantes fue "Charleston", en diciembre de 1966, durante la cual los SEAL capturaron documentos que indicaban la situación de los pozos del VC en toda la Zona Especial de Rug Sat, justo al norte de Saigón. Gracias a sus conocimientos de demolición, los SEAL volaron estos pozos y privaron a los Vietcong de la mayor parte de su agua fresca, obligándoles a pasar un tiempo precioso buscando nuevos suministros.

En septiembre de 1967, durante la operación "Crimson Tide", los SEAL actuaron como exploradores y guías de una gran operación destinada a destruir fortines enemigos en el Delta. "Bold Dragon III" fue una operación similar que tuvo lugar en marzo de 1968: los SEAL volaron fortines enemigos en Tanh Ding Island y destruyeron una fabrica de armas del Vietcong.

Cuando se infiltraban en una zona, los SEAL no permitían más contacto que entre ellos y con otras fuerzas norteamericanas hasta el término de su misión; solían desconfiar de las redes de abastecimiento, que tendían a hacer mucho ruido y revelar su posición. En lugar de ello desarrollaron un sistema de "silencio y dependencia". Apenas hablaban entre ellos mientras estaban en acción: cuando se ha estado trabajando algún tiempo con un compañero, no hace falta ya hablar para saber lo que piensa el otro. Se confía en que tendrá la intuición de lo que necesita. Si se fallaban uno al otro, morirían. O terminarían en un campo de prisioneros del VC, que era probablemente peor.

"Puedes convertirte en un matorral"
Moviéndose entre los canales de irrigación del Delta, vadeando con el agua hasta el cuello (los SEAL solían desplazarse descalzos para no dejar huellas de botas), montaban puestos de observación y puestos de escuchas en toda la zona.

Una vez localizado al enemigo, tendían una emboscada y colocaban varias minas Claymore a lo largo de las posible rutas de escape desde la zona de tiro para coger a cualquier guerrillero que hubiese tenido la suerte de salir vivo. Después los SEAL quedaban a la espera. A veces durante horas, ningún movimiento, ningún sonido. Tenían la destreza necesaria para fundirse con el decorado. Según explicó un antiguo SEAL: "Es imposible explicar en que te conviertes, la visión que los demás pueden tener de ti. Puedes convertirte en un matorral, en un tronco, si te concentras en ello. Durante el entrenamiento nos decían que si creias lo suficiente en la ilusión podías llegar a ser un maestro del ilusionismo. Y funciona. Yo no podía creerlo. También el poder de tus ojos es importante; no hay que mirar directamente a algo, sino de reojo, porque si miras a algo demasiado tiempo, ello te mirará a ti, y uno no desea que ellos se vuelvan y te vean allí".

Duro con "D" mayúscula
A menudo los SEAL trabajaban conjuntamente con Unidades de Reconocimiento Provinciales (URP), que incluían todo tipo de duros mercenarios, desertores del VC y hasta proscritos convictos. Hombres que no tenían nada que perder. Entre las misiones en la que los SEAL y las URP trabajaron juntos estaban la emboscada y muerte de recaudadores de impuestos del Vietcong en la Zona Especial de Rung Sat: el bien llamado "Bosque de los asesinos" en el sur de Saigón. Curiosamente, los SEAL decían a menudo que el dinero que llevaba el recaudador había sido destruido durante el combate. Y la verdad es que nadie quería discutir con un SEAL.

Otros trabajos exigían localizar y destruir armas y almacenes de alimentos. (La misión de las URP consistía en traer pruebas del éxito de una misión, ya fuesen armas, o en el caso de los "trabajos húmedos" -asesinatos - orejas .) A veces los SEAL tenían que matar muchachos dentro de sus chozas, a menudo con las familias en el interior. Para facilitar su salida, ataban una granada de fragmentación a un alambre a través de la puerta. Mientras se marchaban del objetivo, oían el estampido de la granada.

Las misiones de los SEAL eran numerosas y variadas. Ayudaban a seleccionar y entrenar a la versión vietnamita de los SEAL, el LDNN (Lin Dei Nugel Nghai). Los SEAL norteamericanos realizaron muchas operaciones con el LDNN durante las últimas etapas de la participación norteamericana en Vietnam, incluidas muchas incursiones en los campos de prisioneros del VC en el Delta para liberar a los presos. También se rumoreaba que solían visitar regularmente el puerto de Haiphong en Vietnam del Norte para importar armas y suministros de Rusia y China. Mediante explosivos abrían pequeños riachuelos para facilitar el paso de embarcaciones. Incluso se les empleaba para recuperar los cadáveres de los aviadores que habían caído al agua. Pero tanto si realizaban acciones contra el VC o si utilizaban sus aptitudes submarinas para garantizar la seguridad de los buques norteamericanos en los puertos, colocando cargas para eliminar obstáculos bajo el agua, siempre permanecía fieles a su lema personal: "Sat Cong" -matar comunistas-.

Cuando estaban de permiso, los SEAL no alternaban. Sentían poco respeto por los soldados y oficiales que no eran del SEAL, y después de unas pocas cervezas para relajarse, vagabundeaban por doquier provocando disturbios. Uno de sus juegos favoritos era quitar la ropa interior a los hombres rana y colgarla de los ventiladores del techo ondeando con el aire. Se suponía que los hombres rana no tenían ropa interior, según los SEAL.

Pero, según dijo un antiguo SEAL: "Yo causaba problemas y ellos decían: "Se supone que los SEAL están locos, así que déjalo sólo. Mañana va a morir". Y creo que nuestra postura era "Si nos jodes, te reventamos". Pero una y otra vez, ya sabes, todo se reducía a un solo negocio, y ese negocio era terrorismo


Saludooooss!.

FUENTE: "NAM, crónica de la guerra de Vietnam"

Fuente incorporada. Tito


 

Pedro A. Cruz
Imagen de Pedro A. Cruz
Desconectado
Ciudadano
Desde: 22 Ago 2012

Muy buen artículo, te felicito.

Fidelio
Imagen de Fidelio
Desconectado
Expulsado
Usuario Expulsado
Desde: 7 Dic 2012

 En definitiva lo mismo que cualquier cuerpo entrenado para matar, deshumanizado con técnicas de lavado de cerebro que anulan el instinto de repulsión que siente un ser humano ante la idea de matar a otro. Unos pobres desgraciados, robotizados, convertidos en asesinos al servicio de los intereses económicos y de poder de la clase dominante, luego arrojados al cubo de la basura cuando ya no son necesarios.