Dilav Hutagt ¿Mito o realidad?

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Pappoe, 23/Ago/2006 13:32 GMT+1:


 

DILAV HUTAGT ¿MITO O REALIDAD?

La historia de Mongolia esta llena de leyendas y mitos, de personajes misteriosos de los que no se llegó a saber mucho, por eso, la historia de Mongolia, es una de las mas desconocidas, pero a la vez una de las más interesantes.

A finales del S. IXX, en Mongolia se creó una extensa red de monasterios y templos, dirigidos por abades y lamas de gran prestigio en el país. Esta red se conocía con el nombre de Hubilgan. Algunos de estos Hubilgan recibieron también él titulo de Hutagt, que daba derechos especiales sobre los territorios adyacentes a sus monasterios; significando que gobernaban pequeñas provincias de forma autónoma. A principios del S. XX, había trece Hutagt, que tenían 206.000 súbditos, para una población total de 650.000 personas. Se calcula que, en esos tiempos, existían alrededor de 115.000 monjes en Mongolia.

Entre los lamas más importantes de esta época destaco el Dilav Hutagt, personaje enigmático y ejemplo de las sombras que se cernieron sobra la estepa de Mongolia en ese período. El lama mongol fue continuador de un anciano linaje que se remonta al gran maestro tántrico indio Tilopa, de donde procede Dilav, en mongol. En el budismo, el tantra es el tercer ciclo de enseñanzas del Buda. Son las enseñanzas esotéricas y constituyen la base del Vajrayana y sus prácticas de meditación. Por su parte, las enseñanzas del Vajrayana, o “vehículo del diamante”, constituyeron una tradición esotérica que combinaba elementos de yoga y de la antigua religión india de la naturaleza con el pensamiento budista original. Inicialmente, el Vajrayana, se transmitió solo en forma oral, de maestro a estudiante. Sin embargo, entre los siglos sexto y décimo se desarrollaron sistemas doctrinales.  Mientras, el tantra, se transfiere telepáticamente de maestro a estudiante. Entre las obras más importantes del Vajrayana, se incluyen el tantra Guhyasamaja y el tantra Kalachakra, que significa “rueda del tiempo” y es el último y más complejo tantra budista. Este fue introducido en el Tibet en el año 1027 y es considerado la base del calendario tibetano.

                                                           
El Dilav Hutagt procedía del antiguo linaje Karma Kagyu que se remonta a más de 200 años antes del primer Karmapa. La fuente de su conocimiento es el hindú Tilopa, un brahmin de India oriental, que era tan solo un muchacho cuando encontró al famoso maestro Nagarjuna. Las habilidades sobrenaturales del joven Tilopa, hicieron que un oráculo lo escogiera como gobernante de un pequeño reino hindú. Unos años después, desencantado del poder mundano, se hizo monje en el templo tántrico de Somapuri en Bengala. Se dice que un día, una dakini (fuente de sabiduría) vino a él en una visión y le ofreció su conocimiento del camino a la iluminación. Aprovechando esta oportunidad, Tilopa le pidió enseñanzas y recibió la iniciación del tantra de Chakrasamvara. Su habilidad era tal, que rápidamente pudo comprenderlo todo. También recibió transmisión directa de         l Mahamudra y otras enseñanzas del BudaVajradhara, quién fue su gurú raíz.
Supuestamente, el Dilav Hutagt era poseedor de los secretos más enigmáticos de los grandes maestros del budismo tántrico, que le permitían desplazarse bajo tierra y volar, entre otras muchas cosas. El Dilav residía en el monasterio de Narvanchin, en una remota región del sur-oeste de Mongolia.
Tras el triunfo de la revolución comunista, el Dilav Hutagt fue detenido y encarcelado, pero salvó su vida al escapar de prisión, primero hacia Mongolia interior, entonces bajo control del Kuomintang, partido político nacionalista chino, fundado tras la Revolución de Xinhai en 1911 que derrocó a la dinastía Qing o manchú y estableció una república en China. Después huyó a Lhasa, la capital de un Tibet todavía independiente. En un momento político en que los tibetanos se sentían amenazados por el gobierno chino, el Dilav Hutagt medió por ellos ante el presidente Chiang Kai-shek, líder del partido nacionalista chino Kuomintang. Poco después, el Dilav, emprendió el camino al exilio en Estados Unidos.
Actualmente, todavía hay numerosos mongoles que creen en los sobrenaturales poderes del Dilav Hutagt, y achacándoles a ellos su fuga de prisión cuando fue detenido en la revolución comunista. También hay algunos nómadas que sostienen que el Dilav, viajó en secreto a Mongolia, en 1960, para visitar las ruinas de su monasterio, cosa que nunca se llegó a saber con seguridad. Poco después, en 1965 moría en los Estados Unidos.
Por otra parte, los nómadas que viven cerca de las ruinas del monasterio de Narvanchin, afirman que el Shambhala, el enigmático paraíso budista, y de acuerdo con las leyendas, un lugar de paz y prosperidad, regido por gobernantes prudentes y compasivos, se encuentra bajo tierra, en sus alrededores.
El linaje del Dilav es uno de los pocos que consiguió sobrevivir a los trágicos acontecimientos que martirizaron Mongolia durante muchas décadas. La tradición budista reconoció su supuesto renacimiento en un mongol kalmuk.
Pero toda esta historia sobre el Dilav Hutagt y sus poderes sobrenaturales, no son mas que puras teorías y especulaciones, ya que nunca se supo, y difícilmente se sabrá, si todo es una leyenda o realmente existió, y quizás, esto es lo que lo hace más mágico.