José Antonio.

3 respuestas [Último envío]
Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Últimamente está muy de moda la palabra “fascismo” y con bastante asiduidad, será porque la exhumación de Franco lo ha devuelto al primer plano mediático, se tilda de “fascista” a cualquiera. Fascismo y fascista sirven ya para etiquetar a cualquier persona de derechas, en una deformación negligente de su sentido original. Realmente “sufro” cuando se tacha al PP de fascista; puede ser un partido de derechas, con lo que ello conlleva: reaccionario, conservador, ultra-liberal, pero fascista….yo no lo veo. Por ello me he acordado especialmente de José Antonio en estos últimos días, y también de su FE primigenia. No de aquella surgida tras la unificación con los carlistas en 1937 (un golpe maestro del ladino dictador, sin duda), ni siquiera con la burda copia low cost que representa Ciudadanos, sino con la Falange del José Antonio “presente”. Creo que no estaría mal, si os parece, que él y su organización, se sometiesen a juicio. Dejo solo unas pinceladas para comenzar:

José Antonio: protestón, de mano ligera, antisemita, muy españolista, muy religioso.

Falange: glorificación de la Nación, aversión hacia los nacionalismos (exceptuando el español), justicia social católica y “revolucionaria”, totalitarismo, violencia estructural.

 

Saludos.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

Tienes razón. Y pasa incluso más con el término nazi, muy popularizado en Estados Unidos para tildar a cualquiera que no piense como uno, y que últimamente hemos adoptado en Europa. Recuerdo que incluso a un creador de videojuegos, un checo que hizo una maravilla inspirada en la bohemia medieval y que quería que fuera fiel a la historia, es decir, que no puso caballeros de raza negra, ni mujeres guerreras, ni cosas fantasiosas que meten en todos los juegos basados en la historia, lo tildaron de nazi. En España no le permitieron acudir a un gran evento de videojuegos y toda la prensa le puso ese apelativo. Es alucinante. El juego se llama Kingdom Come Deliverance. Sin embargo el nuevo Assassins Creed saca una grecia clásica con ciudadanos atenienses negros, mujeres hoplitas espartanas y demás cosas policorrectas, y recibe premios por todos lados. 

 

De tanto uso gratuito con afan de insutar muchas palabras están perdiendo la carga que tenía: fascista, nazi, holocausto, genocidio (ahora parece que todas las guerras de la historia son genocidios), e incluso, y en esto tal vez disentimos, con el concepto de agresión sexual, que incluso veo que se aplica a los típicos señores jubilados que le dicen guapa a una chica desconocida.

 


Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Me parece a mi que si le preguntas a alguno de los pocos que hoy en día se auto-denominan fascistas... tampoco te sabrían decir en qué consiste el fascismo. Realmente el fascismo en una ideología muerta. Sus herederos solo son "anti", es decir, tienen un listado de enemigos a los que odiar per se (desde los homosexuales a los separatistas) pero sin que ninguna idea enlace a los distintos elementos entre sí ni tengan más proyecto político que causarles el mayor mal posible.

 

Saludos

 


Lo único seguro es el cambio.

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Yo creo que eso que comentas, Santiago, se aplicaría más bien a la extrema derecha, esa que carece de un programa político más allá de la supuración del odio, el "no" y la intolerancia. Me acuerdo, por ejemplo, de Fuerza Nueva, cuyo "programa político" era: fidelidad al 18 de julio y a Franco y a la Monarquía católica y tradicional. El fascismo, digamos, tiene programa político, y eso lo hace peligroso, porque coge de aquí y de allí para montarles un lío mental a aquellos que no tienen capacidad de discernir. Es difícil de asumir que se puedan conjugar el totalitarismo y ciertas reivindicaciones sociales, son como el agua y el aceite, pues el fascismo no se sonroja....y muchos se lo creen. Hasta qué punto lo ven asumible ya no lo sé.