Revolucion juliana de Ecuador

2 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Contexto socio-histórico y hechos que llevaron a la Revolución

Desde 1895 se instala en el Ecuador una feroz dictadura jacobina pluto-oligárquica-usuraria, -que reemplaza y extermina a la antigua, respetada y respetable aristocracia de la sangre y del espíritu- auspiciada por la banca costeña, la finanza internacional -no olvidemos que a partir de esta fecha el capitalismo hace su entrada triunfal a nuestras tierras- y las fuerzas ocultas detrás del telón de la "historia oficial". (Nunca olvidar, que la historia la escriben los que vencen).

La dominación liberal radical tuvo todos los caracteres de un régimen totalitario: se vivió prácticamente el absolutismo del Estado al servicio de una oligarquía doctrinaria de tipo masónica, anticlerical y anticatólica, copia del viejo jacobinismo francés. La oligarquía creo una fuerza pública del mismo espíritu que impedía de hecho y con medidas frecuentemente sangrientas toda reacción, no solo de los elementos no liberales, sino aún de los liberales que no estaban con la línea de la camarilla dominante. Las elecciones eran un mito; los electores eran disueltos con cargas de caballería o con la intervención de garroteros más o menos remunerados; quienes votaban eran los policías y soldados, multiplicando el sufragio hasta el número ordenado y colaboraban con los miembros de las juntas electorales, designadas por el Ejecutivo, para destruir u ocultar los votos que ingenuos ciudadanos, irreductibles al desaliento, depositaban, desafiando el fraude o la violencia. Las reuniones de carácter político eran perseguidas como si se tratara de delitos de conspiración y la prensa no podía vivir sino cuando seguí las directivas del régimen imperante. Era una verdadera dictadura de partido, sostenida por la fuerza de las armas y del dinero.

Todo este sistema de política sectaria, agravado por el odioso control de la economía y la administración que beneficiaban sólo a quiénes rendían pleitesía al grupo dominante –léase los banqueros apátridas de la costa, como Urvina Jado-, acabó por poner frente a frente al régimen y a la enorme mayoría del país.

Podía sostenerse un estado de cosas así a cambio de ciertas obras o actuaciones de carácter fundamental. Pero al terminar el primer cuarto del siglo XIX se había agotado y todo el contenido creador, bueno o malo, del liberalismo radical ecuatoriano. Su laicismo empezaba a producir socialistas antes que liberales y el sentido católico reaccionaba pese a 30 años de campaña totalitaria hostil.

Para financiar el presupuesto nacional, los gobernantes recurrían a la banca privada a la que exigían empréstitos so pena de ser clausurados o sus fondos confiscados. Y esto tenía una razón de "gran peso": en esa época no existían instituciones financieras como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, la Corporación Andina de Fomento y muchas otras que en la actualidad financian al Estado ecuatoriano y que hacen las veces de la añeja y también usurera plutocracia local. Así hoy en día el poder del dinero internacional directo reemplazo al de sus testaferros locales. En esos años, para poder "construir" carreteras, puentes, hospitales, etc. los gobernantes ecuatorianos debían recurrir a los bancos privados, que fueron, en definitiva, quienes aportaron con sus capitales para empezar a "construir" la infraestructura del país.

Con esos antecedentes, al llegar 1925 las deudas que el Estado había adquirido con la banca costeña -y especialmente con el Banco Comercial y Agrícola que presidía Francisco Urvina Jado- se habían convertido en impagables. Con dineros de la banca privada se financiaba la obra pública, se pagaba los sueldos de la burocracia, y se cubrían todos los gastos que el Estado realizaba o debía realizar. Y ese dinero, en su mayor parte, era dinero de Guayaquil. La situación económica del Estado se agravaba entonces por la gran emisión de billetes sin respaldo "en oro", ni en culalquier otra cosa, que -para poder cubrir estos empréstitos- había emitido dicho banco con autorización del gobierno de turno, contando para el caso con una ley monetaria que lo favorecía en todos los aspectos. Situación similar a la que se viviría posteriormente con las emisiones inorgánicas que de tanto en tanto haría -con el mismo propósito- el Banco Central del Ecuador, que nacería precisamente de la revolución Juliana –ironías de la vida-.

El ejemplo del Banco Comercial y Agrícola fue seguido por otras instituciones bancarias del país, que comprendieron que no había negocio más lucrativo que emitir billetes y concedérselos en préstamo, inmediatamente, al gobierno. Se abrieron entonces las llaves crediticias de la banca privada de todo el país que empezó a emitir sus propios billetes, desde el valor de un sucre en adelante.

Pero esta situación de financiamiento económico también le había dado a Guayaquil -y especialmente a Francisco Urvina Jado- un gran poder político que se reflejaba en el hecho que, desde las candidaturas para Presidente de la República, para senadores y diputados, hasta los nombramientos de los Ministros de Estado, generalmente impuestos desde las altas esferas del gobierno, debían ser conocidos y aprobados previamente por el poderoso banco.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

Traslado el tema a la sección de historia americana.

Un saludo

 


Juan Diego Pére...
Imagen de Juan Diego Pérez Ponce
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Oct 2010

Hay cosas que no comparto

 

iza karina ha escrito

Contexto socio-histórico y hechos que llevaron a la Revolución

Desde 1895 se instala en el Ecuador una feroz dictadura jacobina pluto-oligárquica-usuraria, -que reemplaza y extermina a la antigua, respetada y respetable aristocracia de la sangre y del espíritu- auspiciada por la banca costeña, la finanza internacional -no olvidemos que a partir de esta fecha el capitalismo hace su entrada triunfal a nuestras tierras- y las fuerzas ocultas detrás del telón de la "historia oficial". (Nunca olvidar, que la historia la escriben los que vencen).

La antigua aristocracia nunca fue eliminada, de hecho muchos de los liberales que entran al poder en 1895 se casan y pactan con aquellos aristócratas, tal es el cazo de Leonidas Plaza que se casa con Avelina Lasso; Borjas casados con Lavayen, Ribadeneiras con Montúfar, etc.

 

iza karina ha escrito

La dominación liberal radical tuvo todos los caracteres de un régimen totalitario: se vivió prácticamente el absolutismo del Estado al servicio de una oligarquía doctrinaria de tipo masónica, anticlerical y anticatólica, copia del viejo jacobinismo francés. La oligarquía creo una fuerza pública del mismo espíritu que impedía de hecho y con medidas frecuentemente sangrientas toda reacción, no solo de los elementos no liberales, sino aún de los liberales que no estaban con la línea de la camarilla dominante. Las elecciones eran un mito; los electores eran disueltos con cargas de caballería o con la intervención de garroteros más o menos remunerados; quienes votaban eran los policías y soldados, multiplicando el sufragio hasta el número ordenado y colaboraban con los miembros de las juntas electorales, designadas por el Ejecutivo, para destruir u ocultar los votos que ingenuos ciudadanos, irreductibles al desaliento, depositaban, desafiando el fraude o la violencia. Las reuniones de carácter político eran perseguidas como si se tratara de delitos de conspiración y la prensa no podía vivir sino cuando seguí las directivas del régimen imperante. Era una verdadera dictadura de partido, sostenida por la fuerza de las armas y del dinero.


No era anticatólica, aunque sí anticlerical, Alfaro, por ejemplo era muy devoto y empezó los trámites de beatificación de Mariana de Jesús.  De los garroteros era cierto pero se usaban entre facciones liberales, Plaza (liberal) agarraba las mesas electorales con garroteros contra Alfaro, Alfaro contra Plaza, y Zaldumbide.  Estrada contra Plaza y luego contra Alfaro

 

iza karina ha escrito

Todo este sistema de política sectaria, agravado por el odioso control de la economía y la administración que beneficiaban sólo a quiénes rendían pleitesía al grupo dominante –léase los banqueros apátridas de la costa, como Urvina Jado-, acabó por poner frente a frente al régimen y a la enorme mayoría del país.

Podía sostenerse un estado de cosas así a cambio de ciertas obras o actuaciones de carácter fundamental. Pero al terminar el primer cuarto del siglo XIX se había agotado y todo el contenido creador, bueno o malo, del liberalismo radical ecuatoriano. Su laicismo empezaba a producir socialistas antes que liberales y el sentido católico reaccionaba pese a 30 años de campaña totalitaria hostil.

Es verdad el control de la economía pero era el de la economía agroexportadora que permitió que se concluyera la obra del tren de Guayaquil a Quito.

 

iza karina ha escrito

Con esos antecedentes, al llegar 1925 las deudas que el Estado había adquirido con la banca costeña -y especialmente con el Banco Comercial y Agrícola que presidía Francisco Urvina Jado- se habían convertido en impagables. Con dineros de la banca privada se financiaba la obra pública, se pagaba los sueldos de la burocracia, y se cubrían todos los gastos que el Estado realizaba o debía realizar. Y ese dinero, en su mayor parte, era dinero de Guayaquil. La situación económica del Estado se agravaba entonces por la gran emisión de billetes sin respaldo "en oro", ni en culalquier otra cosa, que -para poder cubrir estos empréstitos- había emitido dicho banco con autorización del gobierno de turno, contando para el caso con una ley monetaria que lo favorecía en todos los aspectos. Situación similar a la que se viviría posteriormente con las emisiones inorgánicas que de tanto en tanto haría -con el mismo propósito- el Banco Central del Ecuador, que nacería precisamente de la revolución Juliana –ironías de la vida-.

A eso hay que añadir que cae el precio del cacao (la oligarquía agroexportadora) y que era el sostén del Ecuador.  A eso juntemos cosas como que Guayaquil prefería importar lentejas de Alemania que comprarlas a la producción de Quito. Eso trajo problemas sociales serios como la masacre del noviembre 15 de 1922 y la masacre de Riobamba.

El Banco Central se hace con la Misión Kemmerer, misión norteamericana que fue por toda Latinoamérica a imponer la emisión centralizada de moneda.  Las emisiones inorgánicas del Banco Central sucedieron luego, ya a finales del S XX

 

iza karina ha escrito

El ejemplo del Banco Comercial y Agrícola fue seguido por otras instituciones bancarias del país, que comprendieron que no había negocio más lucrativo que emitir billetes y concedérselos en préstamo, inmediatamente, al gobierno. Se abrieron entonces las llaves crediticias de la banca privada de todo el país que empezó a emitir sus propios billetes, desde el valor de un sucre en adelante.

Pero esta situación de financiamiento económico también le había dado a Guayaquil -y especialmente a Francisco Urvina Jado- un gran poder político que se reflejaba en el hecho que, desde las candidaturas para Presidente de la República, para senadores y diputados, hasta los nombramientos de los Ministros de Estado, generalmente impuestos desde las altas esferas del gobierno, debían ser conocidos y aprobados previamente por el poderoso banco.

 

Es cierto a medias, La plutocracia costeña no solo emitía billetes, sino que controlaba su uso. El Banco del Pichincha
 también emitía billetes pero esos no salían de Quito, mientras que en la capital habían los billetes del Banco Comercial y Agrícola y del Ecuador (dos bancos guayaquileños).

 

En síntesis, la Rev. Juliana, detiene la emisión irresponsable y permite una salida negociada de productos serranos y la inversión industrial en la Sierra (nace la Internacional, por ejemplo).

 


Mejor que escribir la historia es hacerla.

Gabriel García Moreno