¿Cómo derrotaríais a Julio César y sus legiones?

40 respuestas [Último envío]
Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Igual que los que ahorcaron a Clint Eastwood, Vercingétorix, en Alesia, cometió tres errores, cuando, aun con todo, con dos sólo, habría superado la prueba.

El primero, teniendo en cuenta la testarudez y temeridad del rival, no avituallarse antes de ser cercado, más todavía disponiendo de todos los recursos de la Galia. Eso es como despeñarse en la montaña con los crampones en la mochila.

El segundo error consistió en expulsar a los no combatientes. Esta falta de humanidad, recriminable en sí misma, reafirmó a César en su empeño, ya que con ello se le informó de que el enemigo pasaba más penalidades que él. Aquí se infringe la más elemental de las reglas del arte de la guerra, el engaño. Los defensores de Masada arrojaban agua desde la muralla para desmoralizar a los atacantes.

El tercero demuestra que a Vercingétorix no le interesaban tanto la victoria y la libertad como el salir de allí ileso. Al final lo perdió todo. El gran ejército reclutado entre toda la nación se esforzó más en liberar a los sitiados que en acabar con el sitiador. Si hubiesen hecho un amago de levantar un cuarto muro, aun a riesgo de que su rey muriese de hambre, seguidamente habría caído César con todo el tinglado.

La situación se parece mucho a la de Stalingrado, pero faltaron un Chuikov y un Zhukov. Vercingétorix poseía un gran carisma, más cuando los galos llevaban ya muchos años de guerras civiles con ingerencias extranjeras, deseando que alguien pusiera fin a aquello, pero, por lo demás, como general valía muy poco. Lo de aplicar una política de tierra quemada es lo menos que se podía esperar.

En Alesia se perdió una gran oportunidad, incluso de haber invadido Italia poco después. Los romanos acababan de sufrir una derrota y carecían de víveres. Aquello podía haber supuesto la puntilla. César se lo jugaba todo a una carta. 

 

merlin-satan ha escrito

A lo que iba, mi opinión es que la única opción era atacar a César en su talón de Aquiles: Roma y el Senado. A nadie se le ha ocurrido aflojar la bolsa de lso sobornos en Roma? César ya tenía muchos enemigos, pero moviendo los hilos de la política romana y llenando algunos bolsillos quizá se habría conseguido quitarle legiones, retirarle el mando...

En definitiva, no vencerle en batalla, sino apartarle de ella.

 Yo no lo consideraría el talón de Aquiles, sino su gran acicate. No podía volver a Roma derrotado porque sus enemigos habrían acabado con él. Por eso arriesgaba tanto. Como dije en otro tema, sus soldados las tenían que pasar canutas. No me extraña que los jóvenes patricios llorasen de miedo. En cuanto a lo de quitarle legiones, hasta su vuelta eso era imposible, y después ya tarde. Por algo, además, escribió sus comentarios.

Un saludo.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

merlin-satan ha escrito

Bueno, Bernardo, las fuerzas de rescate galas tampoco es que fuesen para echar cohetes y César las derrotó desde su eprímetro. Si lo que tu dices hubiese podido ser así, masacrarlos en la retirada, también podía haberse hecho una vez rendido Vercingetórix. Pero creo que la resistencia de las legiones socavó la moral de las fuerzas de rescate y les quitó las ganas de emboscarle.

 Interesante argumento, pero, precisamente, lo que unía a aquellos galos era Vercingétorix, igual que les pasaba a los romanos con César. Cualquiera de los dos ejércitos, una vez descabezado, se habría disuelto. Vercingétorix podía haber muerto de hambre en Alesia, su heroicidad incluso habría alentado los ánimos, pero nunca debió rendirse.

Supongo que, junto con él, había también muchos nobles dispuestos a pagar un buen rescate.

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Bernardo Pascual ha escrito

 Igual que los que ahorcaron a Clint Eastwood, Vercingétorix, en Alesia, cometió tres errores, cuando, aun con todo, con dos sólo, habría superado la prueba.

El primero, teniendo en cuenta la testarudez y temeridad del rival, no avituallarse antes de ser cercado, más todavía disponiendo de todos los recursos de la Galia. Eso es como despeñarse en la montaña con los crampones en la mochila.

El segundo error consistió en expulsar a los no combatientes. Esta falta de humanidad, recriminable en sí misma, reafirmó a César en su empeño, ya que con ello se le informó de que el enemigo pasaba más penalidades que él. Aquí se infringe la más elemental de las reglas del arte de la guerra, el engaño. Los defensores de Masada arrojaban agua desde la muralla para desmoralizar a los atacantes.

El tercero demuestra que a Vercingétorix no le interesaban tanto la victoria y la libertad como el salir de allí ileso. Al final lo perdió todo. El gran ejército reclutado entre toda la nación se esforzó más en liberar a los sitiados que en acabar con el sitiador. Si hubiesen hecho un amago de levantar un cuarto muro, aun a riesgo de que su rey muriese de hambre, seguidamente habría caído César con todo el tinglado.

La situación se parece mucho a la de Stalingrado, pero faltaron un Chuikov y un Zhukov. Vercingétorix poseía un gran carisma, más cuando los galos llevaban ya muchos años de guerras civiles con ingerencias extranjeras, deseando que alguien pusiera fin a aquello, pero, por lo demás, como general valía muy poco. Lo de aplicar una política de tierra quemada es lo menos que se podía esperar.

En Alesia se perdió una gran oportunidad, incluso de haber invadido Italia poco después. Los romanos acababan de sufrir una derrota y carecían de víveres. Aquello podía haber supuesto la puntilla. César se lo jugaba todo a una carta. 

Estoy de acuerdo en tu análisis sobre los errores. Podríamos añadir la ausencia de un lugarteniente carismático entre las fuerzas de auxilio.

La política de tierra quemada es problemática porque dada la desunión entre las tribus galas, quién iba a aacoger y compensar a los dueños después? En realidad volvemos al problema principal que plantearon los compañeros durante el debate original, los propios galos no están unidos ni podemso plantearnos sacrificios locales por el bien común porque nos e fiaban unos de otros. Sin contar con lso galos que querían romanizarse y enriquecerse con ello.

 

Bernardo Pascual ha escrito

merlin-satan ha escrito

A lo que iba, mi opinión es que la única opción era atacar a César en su talón de Aquiles: Roma y el Senado. A nadie se le ha ocurrido aflojar la bolsa de lso sobornos en Roma? César ya tenía muchos enemigos, pero moviendo los hilos de la política romana y llenando algunos bolsillos quizá se habría conseguido quitarle legiones, retirarle el mando...

En definitiva, no vencerle en batalla, sino apartarle de ella.

 Yo no lo consideraría el talón de Aquiles, sino su gran acicate. No podía volver a Roma derrotado porque sus enemigos habrían acabado con él. Por eso arriesgaba tanto. Como dije en otro tema, sus soldados las tenían que pasar canutas. No me extraña que los jóvenes patricios llorasen de miedo. En cuanto a lo de quitarle legiones, hasta su vuelta eso era imposible, y después ya tarde. Por algo, además, escribió sus comentarios.

Un saludo.

Como ya dijo Salustio en boca de Yugurta, Roma estaba dispuesta a venderse a sí misma. Qué a César no se lo podían quitar las legiones? Ya le quitaron dos a falta de una (la que Pompeyo le había prestado) poco después de Alesia. Moviendo hilos y lubricando resurtes con oro galo se pudo haber cambiado de bando senatorial a más de uno y quitar apoyos a César en el senado. El tema fue que los galos quizá fuesen demasiado orgullosos y nobles para ello (o incapaces hasta de pensarlo por no tener conocimientos de Roma, como apuntaba Hartman) y que en el rpopio senado los optimates se dieron cuenta tarde del peligro que corrían. O quizá no, pero les costó conseguir separar a Pompeyo de César.

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

Hartman ha escrito

Pues a mí, lo único que se me ocurre es la guerrilla, procurando hacer alianza con los Galos Cisalpinos y organizar revueltas en invierno, cuando Cesar se iba a Roma. Si Cesar hubiese sido obligado a ausentarse de Roma dos años completos, hubiese desistido de la campaña por temor al partido Pompeyano.

Claro. Estoy opinando con conocimientos que Vercingetorix ni soñó con tener.

 

Saludos

 Oh, sí que lo sabían, claro que estaban al corriente de las intrigas del Foro. De hecho, formaban parte de ellas. Diviciaco, sospechosamente, en contra de los intereses de su hermano, pidió ayuda al senado, y el propio Ariovisto le comenta a César que muchos senadores, con los que mantiene contactos, se alegrarían de su derrota. De cualquier modo, no se puede comparar a un rey númida, que competía por el trono con sus primos, con una poderosísima nación que siempre había amenazado Italia. A medida que la guerra de las Galias se complicaba, tornábase cada vez más en una cuestión de Estado. Además, el mismo interesado se encargo desplegar la propaganda pertinente.

Riesgo de perder el mando por supuesto que existía. No te lo discuto. César siempre bailó en la cuerda floja. Por eso mismo estalló la guerra civil, pero antes ya se había pacificado la Galia. Y, ojo, que también César, como Coriolano, podía haber cambiado de bando o, como Sertorio, suplantar a Vercingétorix. Igual le habría bastado con proponer la invasión de Italia, aunque aquí ya nos vamos por los cerros de Úbeda. Al calvo rijoso, en todo caso, no le habría amilanado cruzar el Rubicón al frente únicamente de la décima.

El senado podía quitarle legiones, pero no se podía permitir el lujo de perder la guerra. Por otro lado, sustituirlo por otro general también habría resultado muy arriesgado. Recordemos el caso de Sila. En aquel tiempo, los soldados ya eran más fieles a su patrón que a la República. Catón el Joven, me parece, llevaba años previniendo de lo que iba a pasar.

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Bernardo Pascual ha escrito

Hartman ha escrito

Pues a mí, lo único que se me ocurre es la guerrilla, procurando hacer alianza con los Galos Cisalpinos y organizar revueltas en invierno, cuando Cesar se iba a Roma. Si Cesar hubiese sido obligado a ausentarse de Roma dos años completos, hubiese desistido de la campaña por temor al partido Pompeyano.

Claro. Estoy opinando con conocimientos que Vercingetorix ni soñó con tener.

 

Saludos

 Oh, sí que lo sabían, claro que estaban al corriente de las intrigas del Foro. De hecho, formaban parte de ellas. Diviciaco, sospechosamente, en contra de los intereses de su hermano, pidió ayuda al senado, y el propio Ariovisto le comenta a César que muchos senadores, con los que mantiene contactos, se alegrarían de su derrota. De cualquier modo, no se puede comparar a un rey númida, que competía por el trono con sus primos, con una poderosísima nación que siempre había amenazado Italia. A medida que la guerra de las Galias se complicaba, tornábase cada vez más en una cuestión de Estado. Además, el mismo interesado se encargo desplegar la propaganda pertinente.

No estoy en absoluto de acuerdo contigo, Bernardo.

Que Diviciaco pidiera ayuda al senado no demuestra que conociera al detalle la política romana. Quizá todo lo contrario. A quién iba a pedirle ayuda? Al senado, que era el encargado de las relaciones internacionales. A quién acudieron los numantinos un siglo antes? Al senado. 

En cuanto a Ariovisto, los mercaderes portan muchos rumores en sus carretas, seguro que tenía conocimientos de Roma, pero de ahí a conocer los entresijos hay mucho.

Yugurta, en mi opinión, como ladino y capaz de manejarse entre bastidores, disculpa la grosería, pero se mea en los bigotes de Diviciaco (si es que como todos los galos de Astérix y Obélix los lleva). Yugurta supo manejar a los senadores necesarios para salir indemne de Roma en la acusación de su primo y una vez en el trono y al frente de sus tropas númidas mantuvo a raya a los romanos, priemro a Metelo y después al propio Cayo Mario, que no venció hasta que Yugurta fue traicionado por un familiar y posteriormente apresado por Sila.

Yugurta aguantó tanto en Numidia como toda la Galia de los Diviciaco, Dumnorix, Vercingetorix, Edadepiedrix y Asuranceturix (;)), incluyendo las distracciones de César en Britania y Germania (una campaña completa en cada una y algo más). Que el interés de la plebe romana fuese inferior en Numidia (recordemos que los cimbrios estaban haciendo de las suyas en paralelo) que en la Galiano  implica que los dirigentes galos fuesen más capacitados. Los galos daban miedo, sí, pero de poderosa nación nada, conglomerado de tribus cada vez menos salvajes y más romanizados. Jamás toda la Galia se había unido contra Roma en el pasado y de eso se supo aprovechar César.

 

La conquista de las Galias fue un puro acto de rapiña, calculado por el amigo Julio que se quedó con la Cisalpina e Iliria. Ya lo tenía todo pensado desde que se creó el triunvirato. Parece que su objetivo iniial eran los ilirios y sus minas de oro, pero una vez que los Eduos vinieron a pedirle ayuda y los Helvecios le presentaron la ocasión no esperó ni un poco. Se cargó a los helvecios y los mandó de vuelta a su casa y esto lo usaron en su contra sus enemigos por iniciar una guerra sin casus belli. De ser la conquista de las Galias una guerra de estado nadia habría negado el casus belli, no?

La conquista d ela Galia no fue nunca una cuestión de estado, más bien una rapiña deseada y hasta ese momento no osada por nadie. Sí que sería una guerra "populista" en la que César aprovechó el miedo de la plebe a los galos, acumulado durante siglos. pero de cuestión de estado nada. Y de guerra como tal tampoco. Saqueo, conquista y expansión, si quieres. Si ni siquiera en la Narbonense había tensión digna de mención desde las migraciones de los cimbrios. Los galos de la frontera estaban más que romanizados y apaciguados, por no decir "apichonados" ante el poder de Roma, pensando que si le robaban una simple res a un romano iban a arder por los cuatro costados. Querrían mantener su orgullosa libertad, pero bajo la tutela de Roma. Mira lo que tardaron los Eduos.

 

Bernardo Pascual ha escrito

Riesgo de perder el mando por supuesto que existía. No te lo discuto. César siempre bailó en la cuerda floja. Por eso mismo estalló la guerra civil, pero antes ya se había pacificado la Galia. Y, ojo, que también César, como Coriolano, podía haber cambiado de bando o, como Sertorio, suplantar a Vercingétorix. Igual le habría bastado con proponer la invasión de Italia, aunque aquí ya nos vamos por los cerros de Úbeda. Al calvo rijoso, en todo caso, no le habría amilanado cruzar el Rubicón al frente únicamente de la décima.

El senado podía quitarle legiones, pero no se podía permitir el lujo de perder la guerra. Por otro lado, sustituirlo por otro general también habría resultado muy arriesgado. Recordemos el caso de Sila. En aquel tiempo, los soldados ya eran más fieles a su patrón que a la República. Catón el Joven, me parece, llevaba años previniendo de lo que iba a pasar.

Bernardo, te centras en lo que pasó y cómo paso, pero imagínate que consigues sobornar a Labieno para que deje su puesto de legado. Dejas a César sin su mano derecha. Imagínate que consigues envenenar los oídos de Pompeyo un par de años antes. O a cualquier otro. O a varios subalternos de segunda fila. Que consigues que el senado ordene a César volver a casa o al menos no renovarle el proconsulado por los segundos cinco años. Te cargas a César. El problema es que en la Galia mucha gente se hizo rica y en Roma el oro era el que movía todo. Los que acompañaron a César lo hicieron por enriquecerse, no por venganza ante los galos ni por engrandecer a Roma. Y mientras hubiese botín para repartir unos en el senado querrían que césar volviera (para poder ir ellos) y otros acompañarle.

El senado se podía permitir perder cualquier guerra (te recuerdo la cagada en Aqua-Sextiae por culpa de un patricio demasiado orgulloso? Qué pasó? nada). Más aún la "Guerra de las Galias" que era una expedición de conquista, no una acción defensiva. En ese momento de la historia ya hacía años que no había rival para Roma. Los galos eran incapaces de amenazar a Roma. Una coalición total de galos con un líder absoluto quizá, pero eso era imposible dadas las disensiones entre tribus, recordemos que los galos no eran un imperio/nación/estado/"ente político unitario" sino una serie de tribus con misma religión e idioma, pero políticamente eran inconexos más alla de alianzas puntuales.

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

merlin-satan ha escrito

Que Diviciaco pidiera ayuda al senado no demuestra que conociera al detalle la política romana. Quizá todo lo contrario. A quién iba a pedirle ayuda? Al senado, que era el encargado de las relaciones internacionales. A quién acudieron los numantinos un siglo antes? Al senado. 

 Diviciaco acude al senado a instancias de César, lo cual significa que entre ellos había asuntos bastante turbios.

 Los numantinos, o mejor dicho, los arévacos, eran aliados de Roma y, seguramente, también clientes o huéspedes de importantes patricios.

merlin-satan ha escrito

En cuanto a Ariovisto, los mercaderes portan muchos rumores en sus carretas, seguro que tenía conocimientos de Roma, pero de ahí a conocer los entresijos hay mucho.

Ariovisto acusa a César de sacarse de la manga la alianza con los eduos. También dice lo siguiente:

"Y si logra él matarle, complacerá con ello a muchos caballeros y señores principales de Roma, que así se lo tienen asegurado por sus expresos; y con su muerte se ganará la gracia y amistad de todos éstos."

Durante el consulado de César, como nota anecdótica, se había concedido a Ariovisto el título de amigo del pueblo romano.

merlin-satan ha escrito

Yugurta, en mi opinión, como ladino y capaz de manejarse entre bastidores, disculpa la grosería, pero se mea en los bigotes de Diviciaco (si es que como todos los galos de Astérix y Obélix los lleva). Yugurta supo manejar a los senadores necesarios para salir indemne de Roma en la acusación de su primo y una vez en el trono y al frente de sus tropas númidas mantuvo a raya a los romanos, priemro a Metelo y después al propio Cayo Mario, que no venció hasta que Yugurta fue traicionado por un familiar y posteriormente apresado por Sila.

 Sin duda, Yugurta era muchísimo mejor general que cualquiera de los galos, pero no me refería a eso, sino a que esta guerra de África no ponía en un peligro inminente a Roma, o no tanto como la de la Galia. Se trataba sólo de sustituir un rey por otro, así que por aceptar un dinerillo no pasaba nada. Aun así, también aquí se impuso a la postre la razón de Estado, mantener dividida Numidia, sobre las venalidades de sus miembros. Al final, Yugurta, como estuvimos investigando en el tema sobre los sacrificios humanos, lo pagó caro. No pudo sobornar ni al verdugo para que acortara sus sufrimientos. 

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Bernardo Pascual ha escrito

merlin-satan ha escrito

En cuanto a Ariovisto, los mercaderes portan muchos rumores en sus carretas, seguro que tenía conocimientos de Roma, pero de ahí a conocer los entresijos hay mucho.

Ariovisto acusa a César de sacarse de la manga la alianza con los eduos. También dice lo siguiente:

"Y si logra él matarle, complacerá con ello a muchos caballeros y señores principales de Roma, que así se lo tienen asegurado por sus expresos; y con su muerte se ganará la gracia y amistad de todos éstos."

Durante el consulado de César, como nota anecdótica, se había concedido a Ariovisto el título de amigo del pueblo romano.

Ojo con las palabras de Ariovisto, que las escribe el propio César!

No niego que Ariovisto tuviera conocimientos, lo que digo es que el conocimiento implícito en esa frase (si realmente es suya) es superficial. Cualquier político coetáneo un poco espabilado debía conocer la existencia de facciones en Roma y su rivalidad, pero de ahí a conocer a los senadores, saber de las debilidades de tal o cuál, sus afiliaciones y contactos familiares,e tc. hay un mundo. Recuerda que el propio Pompeyo tuvo que pedir a un senador veterano que le hiciese un "manual" para manejarse en el senado, que sin duda además incluiría informes relativos a las afinidades, puntos fuertes y debilididades de los senadores.

 

merlin-satan ha escrito

Yugurta, en mi opinión, como ladino y capaz de manejarse entre bastidores, disculpa la grosería, pero se mea en los bigotes de Diviciaco (si es que como todos los galos de Astérix y Obélix los lleva). Yugurta supo manejar a los senadores necesarios para salir indemne de Roma en la acusación de su primo y una vez en el trono y al frente de sus tropas númidas mantuvo a raya a los romanos, priemro a Metelo y después al propio Cayo Mario, que no venció hasta que Yugurta fue traicionado por un familiar y posteriormente apresado por Sila.

 Sin duda, Yugurta era muchísimo mejor general que cualquiera de los galos, pero no me refería a eso, sino a que esta guerra de África no ponía en un peligro inminente a Roma, o no tanto como la de la Galia. Se trataba sólo de sustituir un rey por otro, así que por aceptar un dinerillo no pasaba nada. Aun así, también aquí se impuso a la postre la razón de Estado, mantener dividida Numidia, sobre las venalidades de sus miembros. Al final, Yugurta, como estuvimos investigando en el tema sobre los sacrificios humanos, lo pagó caro. No pudo sobornar ni al verdugo para que acortara sus sufrimientos. 

[/quote]

Pero es que la guerra de las Galias tampoco ponía en peligro a Roma excepto en el imaginario de la plebe más asustadiza. Estoy de acuerdo en las razones de estado tipo expansión y enriquecimiento, pero creo que en esa última época de la república lo que imperaba no eran los motivos de estado (podemos discutir esto en cuanto a la destrucción de Carthago) sino las ambiciones de los senadores que se asiganaban cargos entre sí para poder aumentar su riqueza y clientela. Sólo tienes que ver la cantidad de pequeñas guerras que se declararon en ese periodo bajo pretexto de pacificar regiones fronterizas o represaliar a "bandidos". César va más allá con su ambición y aumenta la apuesta a ir cazando las diferentes regiones de la Galia, pero el resto de procónsules no se quedan a la zaga, empezando por Pompeyo y su aventura oriental, Craso y la suya, Cicerón haciendo el ridículo en Cilicia reclutando tropas y llamando a su hermano para aplastar una rebelión local (pero claro, cómo el que escribió sobre el tema fue él...) o el propio César en Hispania como propretor.

En mi opinión, de razones de estado, nada. Conquista para expolio y enriquecimiento. Roma no necesitaba defenderse de los galos en esa época, para eso con una política comercial que expandiera la cultura romana y serie de puestos defensivos fronterizos habría sido suficiente. La conquista d ela Galia fue una rapiña personal de Julio César que necesitaba dinero para poder ascender a Primer Hombre de Roma, su verdadero objetivo. Luego ya, visto lso derrotero dio el golpe de timón definitivo y como el senado no le iba a permitir ser el primero de ellos y maniobró arteramente en su contra, cruzó el Rubicón.

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Digamos que César manipula pero no miente. No puede mentir, porque muchos de los testigos, muchos de sus legados, se alinean en el otro bando. Cuando da una cifra de los germanos que han cruzado el Rin, ésta ha de ser verídica. Incluso, cuando se entrevista en privado con un reyezuelo celta, debe matizar que el traductor habitual fue sustituido en esta ocasión por uno de mayor confianza, advirtiendo de este modo que era lógico que no se supiese nada sobre aquella reunión.

Un método que utiliza para manipular la verdad consiste, por ejemplo, en la metonimia de llamar a los suevos germanos. No miente, lo eran, pero así exagera la amenaza. Otra de sus técnicas es la de atribuir al senado la responsabilidad en situaciones peligrosas: Ariovisto, amigo del pueblo romano, ha invadido la Galia y exige derechos sobre ella, unos derechos supuestamente reconocidos con anterioridad, sin embargo, César, aquí está la gracia, se presenta a sí mismo como el infractor. Él está allí en contra de las órdenes del senado, simplemente para aumentar su riqueza personal. ¿Se entiende la artimaña?

De todas formas, a mi modo de ver, su mayor éxito propagandístico fue la construcción del puente sobre el Rin, y también, por supuesto, aunque no tanto, el cruce del canal de la Mancha. ¡Se inventa las fronteras! Igual que lo hace, con gran sutileza, dándole la razón a Ariovisto.

A todo esto, ahora nos podemos preguntar si la amenaza era verdaderamente real, pero poniéndonos, claro está, en el lugar de los propios romanos.

Un saludo.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

 los propios galos no están unidos ni podemso plantearnos sacrificios locales por el bien común porque nos e fiaban unos de otros. Sin contar con lso galos que querían romanizarse y enriquecerse con ello.

 

Creo que ésta es una cuestión clave. Los galos hostíles no estaban tan unidos como se presupone frente a la invasión romana, ni muchos probablemente la rechazaban tanto, o al menos no la temían más que la expansión de los arvernos o de los germanos. Bueno, no hay más que ver como funcionaron los eduos, entre otros, de la misma manera que funcionaron los tlaxcaltecas para los españoles cuando conquistan méxico. La rendición de Vercingétorix parece indicar que los demás caudillos galos de su bando, aún los cercados con él, no estaba nada dispuestos a morir por una idea que probablemente ni existía en sus mentes: la de una Galia unida. Su idea de confederación parece que se limitaba a rechazar la invasión romana para preservar su poder y libertad ya está. En roma las divisiones y peleas políticas están tambbién a la orden del día, pero hay que tener en cuenta que es un estado político consolidado, no un conglomerado de tribus, y que sus caudillos y generales priman el interés de Roma antes que su parcialidad política. ¿Os imagináis, por ejemplo, a Tito Labieno o al jóven Cicerón tomando su legión y aliándose con Vercingétorix para atacar a César por la espalda? Jamás. Sin embargo estas practicas eran mucho más comunes en este mundo celta o germano sin un estado consolidado. Roma se aprovechaba, desde luego.

 


Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Lo que dices, Tito; puede que fueran el resto de nobles cercados junto a Vercingétorix, en Alesia, quienes presionaran a éste para rendirse. No le dio tiempo a consolidar su mando. Eso parece bastante evidente. Tenía que haberlos arrojado a ellos al foso, en vez de a las mujeres y los niños.

Muy interesante. Tal vez César ya contara con esta baza. De hecho, nada indica que tomase medidas contra ellos; creo.

Un saludo.