David y Goliat

35 respuestas [Último envío]
Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Muy bien explicado, Hartman, lo del tiro por encima de la cabeza y el latigazo. Ahí sí que se puede usar una honda un poco más larga, de manera que lo que se pierde por un lado se recupera por el otro.

En cuanto a lo del rey David, yo creo que la altura de Goliat suponía una ventaja.

 


La democracia tiene un defecto congénito que se debe corregir desde fuera de ella: se declara la guerra cuando se es el más débil y se firma la paz cuando se es el más fuerte.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

A ver si lo recuerdo bien

 

Si alguien te dice, esto es bueno o malo

y con ello tu parecer ha contrariado

Preguntale, sin parecer airado,

Musitale al oído ¿para quién?

                                                         Anotación en el diario de von Paulus, atribuida a Schiller

 

¿Para quién era ventaja la altura?

Para Goliath, que usaba espada, y un tajo de arriba a abajo es más potente y donde te agarre te parte...

Para David, que usaba honda, y es más fácil tirar hacia arriba que hacia abajo...

Al ser más grandote, Goliath tenía ventaja, ya que toleraba el peso de una armadura...

Al ser más pequeño, David tenía ventaja, ya que los pequeños son más ágiles, por lo que no necesitaba armadura...

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Para David, Hartman, para David.

Yo creo que algunos de estos mitos de la Antigüedad esconden detalles técnicos que hoy se nos escapan, y que, precisamente, muchas veces en ellos se encuentra la clave para resolver el misterio. La gran estatura de Goliat, por ejemplo, favorecía un disparo a sobaquillo con una mayor potencia y puntería. Sólo había que atinar en lo que sobresalía del casco por encima del escudo.

En el caso de Ulises, cuando reta a los pretendientes a tensar el arco, no se trata sin duda de una cuestión de fuerza, algo impropio del maestro en ardides. Para mí que Ulises emplea el método escita para tirar de la cuerda, sujetando ésta con los dedos índice y corazón, como se hace en la actualidad, frente al anticuado método griego en el que se supone que se pellizcaba la flecha con el pulgar y el índice.

Relacionado con esto, el signo inglés de victoria, por lo visto, no responde a dibujar una V, sino a mostrar los dos dedos que los franceses solían amputar a los arqueros galeses cuando los apresaban.

 


La democracia tiene un defecto congénito que se debe corregir desde fuera de ella: se declara la guerra cuando se es el más débil y se firma la paz cuando se es el más fuerte.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

¡Al fin!

¡Tengo un socio!!!!:)

Vengo postulando exactamente eso practicamente desde que me uní a Mundo Historia, sobre todo referido a la Biblia.

 

Pongo un Off Topic, pero que ilustra tu punto.

La lámpara de Tulia

Cicerón tenía una hija muy querida, Tulia, que falleció en el 44 A.C. A fines del sXV se descubrió su sepulcro. Una lámpara seguía brillando desde que le habían dado sepultura. Además, en el sarcófago se encontró el cadáver de Tulia, incorrupto.

 

Esta historia fue puesta en duda, pero los testimonios eran tan abundantes que hubo que aceptarla. Por siglos se habló de un milagro, misterio, alquimia, magia, etc. etc. Hoy en día decimos que alguien vendió al pudiente Cicerón, por un buen precio, alguna solución de Tierras Raras Actínidas. Estos minerales se encuentran escasamente en la naturaleza (de allí lo de Raros) y constituyen la mena de los metales radiactivos, mezclado con fósforo (huesos pulverizados) tenemos luminosidad asegurada, si está lo suficientemente concentrado, matará todo microorganismo, por lo que es una substancia excelente para embalsamar.

Así que hay una explicación de lo más natural y pedestre... desde 1896.

Mi posición es que muchos "milagros" son producto de que el observador desconocía el truco, testificó el hecho que se convirtió en una historia oral, cada cual adornó y glosó el hecho, siendo también ignorante y, finalmente, se plasmó por escrito. Recién hoy podemos entender algunos de esos hechos, otros, quedan para el futuro.

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

Hartman ha escrito

Mi posición es que muchos "milagros" son producto de que el observador desconocía el truco, testificó el hecho que se convirtió en una historia oral, cada cual adornó y glosó el hecho, siendo también ignorante y, finalmente, se plasmó por escrito. Recién hoy podemos entender algunos de esos hechos, otros, quedan para el futuro.

Aquí va otro:

 “Allí acudieron embajadores de Sirmo, rey de los tribalios, y de las demás naciones autónomas de las cercanías del Danubio. Algunos de ellos venían de parte de los celtas que moraban cerca del golfo de Jonia, gentes de gran estatura y maneras arrogantes. Todos ellos anunciaron que venían para obtener la amistad de Alejandro. A todos ellos les hizo promesas de amistad, y recibió las promesas de ellos a su vez. Luego, preguntó a los celtas qué asunto era causa de especial pánico en su mundo, esperando que su gran fama hubiera llegado a los celtas y hubiera penetrado aún más allá, y lo que dirían sería que le temían a él por encima de todo. Pero la respuesta que le dieron los celtas fue contraria a sus expectativas; pues ellos, que vivían en un territorio de difícil acceso, y conocedores de que su rumbo sería en otra dirección, le contestaron que lo que más temían era que en algún momento el cielo cayera sobre sus cabezas. A estos hombres Alejandro los despidió llamándoles amigos suyos, y dándoles el rango de aliados, añadiendo además el comentario de que los celtas eran unos fanfarrones.”

Arriano, Anábasis de Alejandro, Libro I, capítulo IV.

 

Estoy convencido de que el autor de este texto, Arriano, no tiene ni idea del asunto sobre el que trató la conversación entre los embajadores celtas y Alejandro Magno, de manera que interpreta la respuesta de aquellos como una bravuconada. La misma intencionalidad que atribuye a la pregunta del macedonio resulta ridícula. Me atrevería a decir que incluso la coletilla final se la inventa.

Conociendo un poco a Alejandro, discípulo de Aristóteles, la cuestión sobre la que les interrogó no pudo referirse sino a la concepción que éstos tenían del mundo. Sólo así, la célebre frase adquiere sentido, y el hecho mismo de que Arriano no la entienda garantiza su autenticidad. Sin duda estaban debatiendo sobre astronomía, sobre la forma de la Tierra y del lugar que ocupa en el cosmos. 

 


La democracia tiene un defecto congénito que se debe corregir desde fuera de ella: se declara la guerra cuando se es el más débil y se firma la paz cuando se es el más fuerte.