La Biblioteca De Alejandría Y Las Grandes Obras De La Antigüedad.

5 respuestas [Último envío]
Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

La legendaria Biblioteca de Alejandría debe su existencia a Ptolomeo I, quien decidió construir un santuario consagrado a la sabiduría en el siglo IV a.C. Ptolomeo I y sus descendientes ptolemaicos dedicaron grandes esfuerzos hasta convertir a la biblioteca en uno de los templos del saber más importantes, si no el más, de la Historia. Ya solo en la época de Ptolomeo I, y con el filósofo Calímaco como bibliotecario, se llegaron a custodiar 500000 obras, cifra que, como digo, se aumentaría en los reinados sucesivos. En el 48 a.C, durante la guerra entre Roma y Egipto y con Julio César como desgraciado protagonista, la biblioteca fue destruida; no está muy claro si sus soldados prendieron fuego deliberadamente o si éste se propagó tras ser incendiada la flota egipcia. Sea como fuere, la pérdida fue incalculable: originales de las grandes obras de la antigüedad y cientos de miles de obras de las que solo conservamos los nombres, perecieron bajo el fuego no purificador de la guerra alejandrina. Entre sus muros trabajaron Arquímedes, Euclides, Aristarco de Samos, Hiparco, etc.

Un anexo a la biblioteca sobrevivió a la devastación y gozó de la protección de los emperadores romanos hasta el s. III d.C. Diocleciano primero, ordenando la destrucción de los escritos sobre alquimia, y Teófilo, el patriarca de Alejandría, después, y siguiendo órdenes del intransigente Teodosio, arrasaron con este segundo templo del saber conocido como Serapeo.

No está claro si el golpe de gracia que se le atribuye a los árabes es leyenda o realidad, pero algunos autores dan por bueno el relato que sitúa a Amr ibn al-As al frente de un ejército árabe que remató este holocausto cultural sin parangón en el s. VII d.C.

Como digo, en ella se custodiaron las grandes obras de la antigüedad, pero me resulta difícil elaborar un listado del material custodiado en la biblioteca, o bibliotecas, y arrasado. Si no lo han conseguido los investigadores, que de todos modos parten casi más de suposiciones que de hechos ciertos, menos lo voy a lograr yo, pero me gustaría intentar componer un catálogo de lo que se perdió en Alejandría. Pocas referencias he encontrado, esto es todo lo que tengo:

-Las obras completas de Aristóteles.

-Veinte versiones de “La Odisea”, de Homero.

-“La esfera y el movimiento”, de Autólico de Pitano.

-“Los elementos”, de Hipócrates de Quíos.

-“Historia del mundo”, de Beroso.

-Los manuscritos de Esquilo, Sofocles y Eurípedes.

Y, a mayores, por pedir que no quede, podéis situar otras grandes obras originales en sus emplazamientos actuales o su recorrido hasta llegar al punto en el que se encuentren? Suele decirse, por ejemplo, que se conservan muchas obras de Platón, pero dónde?? Creo que pido un imposible….

CARLOS ALVAREZ MOTA
Imagen de CARLOS ALVAREZ MOTA
Desconectado
Ciudadano
Desde: 12 Abr 2020

Contribuyo con mi granito de arena.....

En sus albores es probable que la biblioteca acogiese a Euclides (325-265 a.C.), por invitación de Demetrio de Falero (348-282 a.C). Después de la muerte o retiro del primer bibliotecario, Zenódoto, Ptolomeo II nombró como segundo bibliotecario y tutor de su hijo, el futuro Ptolomeo III Evergetes, a Apolonio de Rodas que convivió probablemente con el matemático e inventor Arquímedes de Siracusa (287–212 a.C.). Su tercer bibliotecario, Eratóstenes de Cirene (276-194 a.C.), a pesar de haber sido un destacado hombre de letras, es más conocido por su trabajo científico al ser el primer erudito en aplicar las matemáticas a la geografía y la cartografía, hito que quedó plasmado en el tratado de geografía general Geographica. En su tratado Sobre la medida de la Tierra, calculó con gran precisión la circunferencia de nuestro planeta. Durante su mandato otros eruditos de la Biblioteca se interesaron en temas científicos: Baqueo de Tanagra editó y comentó los Tratados hipocráticos; Herófilo de Calcedonia (335-280 a.C.) abandonó la tradición aristotélica al afirmar que el cerebro era el centro de la inteligencia, describió los sistemas nervioso y digestivo y diferenció los músculos de los tendones y las venas de las arterias; Erasístrato (304-250 a.C.) describió detalladamente el sistema circulatorio y el corazón humano (incluidas sus válvulas y su funcionamiento). Ambos médicos estudiaron la anatomía y la fisiología humanas, aunque sus estudios se vieron obstaculizados por las protestas en contra de la disección de cadáveres humanos.

También se supone que la Biblioteca fue el principal repositorio de obras de los autores que trabajaron allí, como por ejemplo Aristarco de Samos (310–230 a.C.), discípulo de Estratón de Lampsaco (359-260 a.C.) que fue director del Liceo fundado por Aristóteles. Aristarco rescató la hipótesis heliocéntrica de Filolao (470–390 a.C.), discípulo de Pitágoras. Consideró que el Sol era una estrella más con un tamaño 20 veces mayor que el de la Luna, situado 20 veces más lejos que ésta (actualmente se sabe que es 400 veces más grande y está 400 veces más lejos). Postuló la rotación de la Tierra sobre su propio eje y que las estrellas eran soles muy lejanos, hecho que justificaba la falta de paralaje visible pero no precisó a que distancia se encontraban. Arquímedes en su obra El contador de arena, haciendo uso del modelo heliocéntrico de Aristarco, calculó un diámetro para el universo de 1014 estadios o 2 años/luz aproximadamente. Resulta curiosa esta cifra ya que el límite externo de la nube de Oort se sitúa a 150.000 UA o algo más de 2 años/luz del Sol. De los pocos defensores de Aristarco destacar a Seleuco de Seleucia que según el físico, matemático e historiador de la ciencia, el italiano Lucio Russo, pudo justificar la teoría heliocéntrica a partir del estudio del ciclo anual de las mareas que difícilmente podía ser explicado por la teoría geocéntrica. Eratóstenes mejoró el cálculo de Aristarco al establecer, según Plutarco, una distancia al Sol de 804.000.000 estadios o 148.740.000 Km (un 0,6% inferior al real) y de 780.000 estadios para la Luna o 144.300 Km (un 62,5% inferior al real), además de determinar la longitud de la circunferencia de la Tierra calculando un valor de 252.000 estadios o 46.620 Km (un 16,6% superior al real) asimilando su forma geométrica a la de una esfera perfecta.

 Otros autores a destacar fueron: Herón de Alejandría en cuyas obras sienta las bases para la construcción de turbinas y motores; Hiparco de Nicea (190 – 120 a. C.), fundador de la trigonometría y posiblemente el astrónomo más importante de la Antigüedad; Eudemo de Rodas en cuyos volúmenes se recoge la historia de la geometría y la aritmética; Filón de Bizancio, precursor del campo de la balística; Ctesibio autor de numerosas obras de ingeniería. Prueba indiscutible del extraordinario grado de conocimiento y sofistificación alcanzado en el mundo helénico del siglo II a C. lo constituye el mecanismo de Anticitera (200–100 a.C.), recuperado entre 1900 y 1901 de un antiguo naufragio. Esta antigua computadora analógica compuesta por al menos 30 engranajes de bronce, estaba diseñada para predecir posiciones astronómicas y eclipses con propósitos astrológicos y de calendario fundamentalmente, y su complejidad no fue igualada hasta la aparición de los reloges mecánicos en el siglo XIV.

MarcoAntonio
Imagen de MarcoAntonio
Desconectado
Auxilia
Desde: 4 Mayo 2015

Muy interesante, la verdad es que desconozco casi toda la historia de la ciencia y soy totalmente un neofito en la materia. Pero me llama mucho la atención Herón De alejandria y sus trabajos, lo poco que se es que inventó una rudimentaria maquina de vapor que le servía para abrir las puertas de los templos de forma automática, y que claro fue un autentico visionario. Y dejo una pregunta por si alguien conoce si las obras de Herón se perdieron o alguien continuo sus trabajos... ¿Porque en la antiguedad no se siguió investigando en esa linea, y experimentando sobre maquinas de vapor, turbinas o calderas?

 


Gens Antonia.

Cursus honorum: Augur, Cuestor, Tribuno de la plebe, Magíster Equitum, Cónsul y Triunviro de la República de Roma.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

La investigación sobre maquinaria o, más en general, sobre ciencias aplicadas era despreciada por los griegos, quienes sostenían que el trabajo era algo para los esclavos y que "el trabajo deforma al hombre". Siguiendo esa línea de pensamiento, investigar en una máquina que sólo podía ser aprovechada por los esclavos, no era una ocupación en la que una "persona de bien" eligiera gastar el tiempo.

Arquímedes, el inventor de la antigüedad del que se tiene más documentación, era visto como un excentrico, es decir un lelo, pero como era el primo del mandamás de Siracusa se lo toleraba. Cuando su ingenio le salvó las castañas del fuego a su primo, entonces fue visto como un gran.. excentrico (bueno, material para hablar daba, ¿quién corre desnudo por las calles para ir al palacio a comunicar que resolvió un problema?)

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Prefecto de Legión
Desde: 22 Ago 2010

Es que la máquina de vapor de Herón, que lo convierte en un precursor de la robótoca, solo se utilizó para la propulsión de algunos juguetes. No fue éste, no obstante, el único descubrimiento de este estilo, pues también vio la luz el tornillo sin fin, que aún se sigue utilizando. 

historico
Imagen de historico
Desconectado
Ciudadano
Desde: 25 Ago 2020

En verdad que es una pena que nos perdamos de ese precioso y invaluable tesoro para la humanidad por esa guerra. Es seguro que hoy tendríamos más dominio de la historia y quizás algunos conocimientos sobre ciertos temas de no haber sido quemada esa biblioteca.

 


Sólo alguien dispuesto a seguir aprendiendo más sobre nuestra historia y fechas importantes.