Sacrificios humanos en Cartago?

36 respuestas [Último envío]
Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 En aquel tiempo el aborto ponía en grave riesgo la vida de la madre, y muchos hijos, por lo que fuese, no llegaban en el momento más oportuno. La cuestión está en quien detentaba la propiedad sobre esas criaturas ¿la madre, la familia, el Estado? Dependiendo de esas circunstancias y otras muchas serían eliminadas de un modo u otro.

Si una esclava, por ejemplo, mataba a su hijo se consideraba un robo, no obstante el pater familias en Roma gozaba de ese derecho. No creo, aun así, que pudiera ejercerlo sin más ni más. Tenía que haber unas normas religiosas, una aceptación social, y a medida que el Estado fue haciéndose cada vez más fuerte se iría arrogando también tal derecho.

Por lo demás, una sociedad estatal puede soportar ciertos niveles de pobreza que no puede soportar una sociedad gentilicia, y matar siempre a los hijos de los pobres no cohesiona mucho. Lo que para una familia supone una carga insoportable, un Estado, sin embargo, puede asumirlo como un excedente almacenable. Yo creo que Cartago estaba ahí, entre Pinto y Valdemoro.

El sacrificio infantil vendría a ser incluso como una forma de reivindicar ciertas libertades que se estaban perdiendo. Hoy en día la Iglesia hace lo mismo pero al revés. Imaginemos que pasaría si la Iglesia, la sociedad civil, al enfrentarse al Estado defendiese el aborto, en este caso la inmolación del neonato.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

merlin-satan ha escrito

Caronte ha escrito

merlin-satan ha escrito

 

Según el texto, nada de linchamiento popular pero sí de "excederse en sus funciones" pro decirlo de alguna manera y dictar la orden de ejecución.

Es evidente que en la forma de ejecución se reflejan tradiciones que probablemente vengan de los sacrificios humanos y que siguieron manteniéndose de forma puntual, como cuando se estranguló a Vercingetorix (ahora no recuerdo bien, puede alguien confirmar si también estrangularon a Jugurta?).

 

 

Según J. Negrete a Yugurta lo dejarón pudrirse en una prisión encharcada donde murió en pocos días...

Salustio en "La guerra de Jugurta" no dice nada. He buscado en varias webs y he visto diferentes versiones: que si lo amtaron, que si murio un año más tarde de hambre, que si a los pocos días... No tengo nada claro!

 Esto es lo que he encontrado. Estremece el relato de Plutarco. Los romanos tenían un sentido del humor muy macabro.

 

"[104 adC] Durante el triunfo de Cayo Mario, Yugurta marchó delante del carro con sus dos hijos, y se le ejecutó en prisión.  Mario entró en el Senado con ropaje triunfal, lo que nadie había hecho antes, y su consulado fue prolongado por el miedo producido por la Guerra Cimbria. Él estaba fuera [de Roma] cuando fue elegido cónsul por segunda y tercera vez, y obtuvo un cuarto consulado fingiendo que no lo quería.”

Tito Livio, Periódicas.

 

“Mario llegó de África con su ejército en las calendas de enero, día que marca el comienzo del año para los romanos, asumió el consulado y celebró su triunfo, ofreciendo a los romanos el increíble espectáculo de ver a Jugurta prisionero, pues nadie habría imaginado que con él vivo se pudiera vencer al enemigo, tal era la capacidad de adaptación de este hombre a las situaciones de la fortuna y tan capaz de combinar su coraje con sus amplios recursos. Sin embargo, cuando fue conducido en triunfo, dicen que perdió la razón, y que cuando, tras el desfile, fue arrojado a prisión, unos le despojaron violentamente de su túnica, mientras que otros, con las prisas de quitarle por la fuerza sus aretes de oro, le arrancaron a la vez el lóbulo de la oreja; después de dejarle desnudo, le arrojaron al pozo, completamente turbado, entonces con una mueca amarga, dijo: “¡Por Hércules, qué frías son vuestras termas!” Allí, luchando durante seis días contra el hambre y aferrado hasta el último momento a su voluntad de vivir, acabó recibiendo el castigo que sus crímenes merecían.”

Plutarco, Mario, 12, 3-5.

 

 Tanto J. Negrete como Colleen Mccullough siguen al pie de la letra la versión de Plutarco, la cual, por la abundancia de detalles, resulta bastante verosímil. La escueta descripción de Tito Livio, sin embargo, precisamente por su brevedad, en principio no tiene porqué implicar contradicción, ya que no especifica el modo en que fue ajusticiado el reo. Mommsen, en todo caso, deja abiertas las dos opciones.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

Azu ha escrito

Buenas amigos dela historia!

Este tema me provoca gran curiosidad. Incluso en mi carrera siempre se ha dado por hecho que los sacrificios humanos en Cartago existieron y yo lo comparto basandome en las culturas y religiones dela época de ls que no voy a hablar porque ya lo habeis hecho vosotros. Sin embargo me gustaría saber más sobre esto. Es cierto que las unicas fuentes que hablan de los sacrificios cartagineses son romanas o tenemos alguna fuente alternativa? 

 Hay muchas citas, incluidas fuentes fenicias. La tradición cartaginesa procedía de allí. Las más críticas y sensacionalistas, por supuesto, son las bíblicas y las romanas, por su vecindad y enemistad. Por parte de los propios cartagineses, aunque los textos escasean, abundan los restos arqueológicos que apuntan a ello. Los que niegan este horrendo ritual lo tienen bastante difícil.

Voy a mencionar algunos autores romanos que se refieren al asunto en cuestión: Diodoro Sículo, Plutarco, Filón de Biblos, Justino, Eusebio de Cesarea, Orosio, Cleitarchus.

Los siguientes fragmentos los he copiado del blog El Lado Oscuro de la Historia, @porJo.AdRi.Juan. La entrada se titula Dom.-Moloch; asesinato de niños. Por lo que he estado viendo además, en Internet hay artículos muy buenos sobre este tema. Os los recomiendo.

 

"Y no des hijo tuyo para ofrecerlo por fuego a Moloc; no contamines así el nombre de tu Dios. Yo soy Yavhe."
Levítico 18:21

"Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará. Y yo pondré mi rostro contra el tal varón, y lo cortaré de entre su pueblo, por cuanto dio de sus hijos a Moloc, contaminando mi santuario y profanando mi santo nombre. Si el pueblo de la tierra cerrare sus ojos respecto de aquel varón que hubiere dado de sus hijos a Moloc, para no matarle, entonces yo pondré mi rostro contra aquel varón y contra su familia, y le cortaré de entre su pueblo, con todos los que fornicaron en pos de él prostituyéndose con Moloc."
Levítico 20:2-5

"No harás así a Yavhe tu Dios; porque toda cosa abominable que Yavhe aborrece, hicieron ellos a sus dioses; pues aun a sus hijos y a sus hijas quemaban en el fuego a sus dioses."
Deuteronomio 12:31

"No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero"
Deuteronomio 18:10

"Ellos construyeron altares para Baal en el valle de Ben Hinnom a sacrificar a sus hijos e hijas a Moloc"
Jeremías 32:35

"... pero con el conocimiento y la comprensión total que ellos mismos ofrecen a sus propios hijos, y los que no tenían hijos comprarían más pequeños a los pobres y cortar la garganta, como si fueran tantos corderos o aves jóvenes, mientras que la madre se quedó sin un desgarro o gemido, pero habría de pronunciar una sola queja o dejar caer una sola lágrima, tuvieron que perder el dinero, y su hijo fue sacrificado, sin embargo, antes de que la estatua fuese llenada se inundaba la zona con un fuerte ruido de flautas y tambores, de modo que los gritos y lamentos no alcanzaban los oídos de la multitud."
Plutarco relata (De Superstitiones, 171)

"Había en la ciudad una imagen de bronce de Cronos con las manos extendidas, las palmas hacia arriba y cada niño que era colocado en ellas era subido y caía por la boca abierta dentro del fuego."
Diodoro Sículo (Diodorus Siculus) (20.14)

"Al ver venir al Sumo Sacerdote de Moloch vestido de túnica púrpura, color de pureza, le pregunte cual es el origen del culto. Me contesto que en los tiempos primordiales hubo una gran catástrofe y hoy en día sino fuera por los sacrificios para fertilizar la tierra, serian piedras lo que encuentren. Entonces, en medio de una plataforma había una estatua de Cronos, con las manos extendidas sobre un brasero de bronce, las llamas que engullen a los niños. Cuando las llamas alcanzan el cuerpo, sus miembros se contraen y la boca abierta casi parece reír, hasta que el cuerpo contraído se desliza resbalando al fondo del brasero. Así es que esta mueca se conoce como risa sardónica, puesto que ríen al morir."
Cleitarchus en un comentario sobre la República de Platón.

 

De todas formas, el escrito que más me ha impresionado aparece en carta de un romano a su esposa. La frialdad con que lo aborda, de puertas adentro y como algo de lo más normal, me resulta más cruel e inhumana que toda la parafernalia púnica.

 "Has de saber que sigo enAlejandría. [...] Te pido y ruego que te hagas de buen cargo de nuestro hijo bebé, y tan pronto como reciba el pago te lo enviaré. Si das a luz [antes de que regrese a casa], si es varón, mantenlo; si es una niña, deséchala."

Naphtali, Lewis, ed. (1985), «Papyrus Oxyrhynchus 744», Life in Egypt Under Roman Rule, Oxford: Oxford University Press, p. 54.

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

 Imaginemos Roma, con su repentino millón de habitantes en el cambio de era, la mayoría proletarios, sin recursos siquiera para mantener dicha prole. Si el infanticidio además es selectivo, ya está indicando que no se trata de algo casual, sino de una auténtica planificación familiar: quiero tener dos niños y una niña; el resto a la basura. Como mucho puedo criarlos para venderlos como esclavos, a los cinco o a los doce años, lo cual no sería mal negocio, aunque bastante retorcido. Uno se acaba encariñando. Tampoco puedo dejar el cadáver en medio de la calle; o lo vierto directamente a las cloacas, o lo entierro. Así además evito mancharme las manos de sangre. Es la cruda realidad.

Una sociedad que se precie, con todo, y en especial con tal densidad de población, tiene que intervenir al respecto, en conjunto; si carece de una institución estatal lo suficientemente sólida, mediante normas religiosas. Roma, aun así, gozaba de una ventaja, su expansionismo. Hacían falta soldados. El Estado se encargaba de la annona. Hasta el siglo IV el infanticidio no se empieza a considerar delito. Pocas ciudades además, y éste constituye otro valor añadido, han dispuesto de un saneamiento tan eficiente.

Pero pongamos el caso de Cartago, mucho más aristocrática u oligárquica y cuyo ejército lo componen principalmente mercenarios, con una población similar si no superior y desde mucho antes. La inmolación de los bebés se convierte en una necesidad pública, y además se trata de eliminar todo carácter selectivo que cree disensión. Sólo en una última etapa se aprecia una mayor discriminación social. La víctima se sustituye por un chivo expiatorio, el que pueda pagarlo, o por el hijo de un esclavo. Aquí las cosas ya van mal, pero no por el hecho en sí, sino por la señal de estancamiento que revela.

A lo largo y ancho del mundo, existe una relación proporcional entre la densidad de población e índice de desarrollo y la complejidad del ritual infanticida. Las sociedades menos densas practican la exposición ocasional, principalmente con aquellos que muestran alguna anomalía; las siguientes, el enterramiento selectivo de las niñas, como es el caso de la propia Roma o la Meca en el siglo V, sociedades grandes pero todavía en expansión; después, a continuación, la ofrenda pública a los dioses, algo habitual en los imperios de la Antigüedad muy poblados o ya en decadencia, los cartagineses o los incas, por ejemplo; y finalmente, en el extremo opuesto del dial, la eliminación quirúrgica e industrializada, el aborto. Como dice Marx, la cantidad en sí también es una cualidad.

Hay algo que me gustó al leer Mi Lucha, la oposición al aborto, pero no por motivos sentimentales, algo que dudo mucho que el autor dejase traslucir, sino, como dice, porque una raza que se come a sus propios hijos está condenada a la extinción; entra en un bucle fatal. En todo caso, hay que comerse a los del vecino. Los neandertales, por lo visto, se aplicaban bien el cuento, también los romanos respecto a los cartagineses, aunque en sentido figurado. Alguien podrá replicar que así, a nivel planetario al menos, como especie, no vamos a ninguna parte. Tiene razón. ¡Cuánta falta nos hacen los marcianos!

Quisiera resaltar en este sentido la importancia del cristianismo como resorte de la civilización occidental. Por supuesto, va unido a otros condicionantes geográficos e históricos, pero si el Imperio Romano cuando entró en recesión hubiese aplicado métodos más púnicos y menos punitivos, seguramente se habría quedado ahí, en la Antigüedad para siempre. No se habría desmoronado. Por eso mismo no se debe tomar tan a la ligera el problema del aborto. En un caso excepcional, desde mi punto de vista, es preferible la guerra y que se vaya todo al carajo.

Un saludo.

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

Bernardo Pascual ha escrito

A lo largo y ancho del mundo, existe una relación proporcional entre la densidad de población e índice de desarrollo y la complejidad del ritual infanticida. Las sociedades menos densas practican la exposición ocasional, principalmente con aquellos que muestran alguna anomalía; las siguientes, el enterramiento selectivo de las niñas, como es el caso de la propia Roma o la Meca en el siglo V, sociedades grandes pero todavía en expansión; después, a continuación, la ofrenda pública a los dioses, algo habitual en los imperios de la Antigüedad muy poblados o ya en decadencia, los cartagineses o los incas, por ejemplo; y finalmente, en el extremo opuesto del dial, la eliminación quirúrgica e industrializada, el aborto. Como dice Marx, la cantidad en sí también es una cualidad.

Interesante y contundente reflexión. Según esto, como tantas otras veces, detrás de una costumbre aparentemente religiosa hay un motivo de supervivencia de la comunidad.

Entonces Bernardo, tú crees que en Cartago hubo sacrificios porque esa es la norma general y que los historiadores romanos hicieron leña del árbol caído en su propio beneficio para "barbarizar" al enemigo.

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Bernardo Pascual
Imagen de Bernardo Pascual
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ene 2016

merlin-satan ha escrito

Interesante y contundente reflexión. Según esto, como tantas otras veces, detrás de una costumbre aparentemente religiosa hay un motivo de supervivencia de la comunidad.

Entonces Bernardo, tú crees que en Cartago hubo sacrificios porque esa es la norma general y que los historiadores romanos hicieron leña del árbol caído en su propio beneficio para "barbarizar" al enemigo.

 En lo primero, totalmente de acuerdo, la religión impone normas ecológicas, en la mayoría de las veces fruto no del raciocinio sino de la tradición, y que además no conviene descifrar, para que no se haga un uso interesado de ellas, de ahí las continuas revelaciones y renovaciones a las que se somete, y de ahí también la adaptación en forma de diversas religiones o cismas a los distintos ámbitos culturales. En este sentido es muy interesante el artículo de Santiago Pitarch sobre “las religiones de Ley Natural”, aunque en sus conclusiones creo que peca de racionalista, pero el racionalismo, según él mismo, no deja de constituir otra religión, otro sesgo.

En lo segundo, no. En Cartago el sacrificio infantil había alcanzado unos niveles exagerados respecto a Roma y, por supuesto, a causa de unos condicionantes ecológicos e históricos, pero no incurro en el determinismo o el fatalismo. El propio Aníbal, predicando la guerra contra sus enemigos, fue un profeta para su pueblo, un profeta al que no escucharon o que llegó demasiado tarde. Compiten las voluntades, las almas libres de los pueblos, no la materia inerte (a esto le vengo dando muchas vueltas, y las disputas en este foro me han ayudado mucho a definir mis ideas). Los cartagineses, pensando un poco, para eso tenemos conciencia, o siendo un poco más valientes, que diría el otro, también el valor procede de la conciencia, podrían haber cambiado su destino.

Por esto último precisamente resalto al final la importancia del cristianismo para Occidente, porque supuso un cambio de rumbo drástico, que lo salvó del abismo al que estaba abocado. Si todos siguiéramos el camino dictado, no chocaríamos entre nosotros. Puede sonar atractivo, pero no seríamos más que piedras muertas girando en un mundo muerto. Por eso estoy ahora desarrollando la teoría, y no soy el primero que lo dice, de que la vida no surgió en la Tierra, un geocentrismo por lo demás bastante sospechoso, sino que, por el contrario, en sus distintas manifestaciones, siempre ha existido y lo ocupa todo.

Un saludo.