Carlomagno

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: xxinter45, 03/Jun/2007 04:23 GMT+1:


 

EL IMPERIO DE CARLOMAGNO

 
 
El reino de los francos fue el más estable y duradero de los fundados por los pueblos germánicos en Europa.
A partir del siglo VIII, una nueva dinastía de reyes, descendientes de la familia de los Heristal, le dio su mayor esplendor, y extendió su poder a todos los países de Occidente, en la misma época en que los árabes consolidaban su dominio en la península ibérica. Carlos Martel que, como vimos, detuvo a los árabes en su avance sobre Europa en la memorable batalla de Poitiers (732), tuvo dos hijos:  Carlomán, que profesó como monje, y Pipino, apodado el Breve por su baja estatura, que depuso a Childerico III y se apoderó del trono en el año 751 y reinó hasta el 768, inaugurando la dinastía de los carolingios.  A su muerte, sus dos hijos, Carlomán y Carlos, fueron elegidos reyes de los francos, pero, como era de prever, no lograron coordinar sus acciones y se enfrentaron entre sí.
La solución de esta difícil situación se vió facilitada por el fallecimiento de Carlomán en el año 771, con lo que quedó Carlos en posesión total de los dominios de su familia, pues los hijos de Carlomán lo eligieron como jefe.
CARLOMAGNO
Carlos ya era conocido por sus condiciones personales como El Grande (Magno), por lo cual fue llamado Carlomagno.  Una vez en ejercicio del poder, Carlomagno se dirigió a combatir a los lombardos en Italia, para proteger al papa Adriano IV. En el año 774 venció a Desiderio, rey de los lombardos, y dos años después deshizo por completo su reino. Desde entonces Italia quedó repartida, entre ti-es soberanos: el papa, Carlomagno y el emperador bizantino.
Carlomagno se proclamó rey de los longobardos y ciñó la corona de hierro, así llamada porque su aro interior había sido hecho con un clavo utilizado en la crucifixión de Jesucristo.
Poco tiempo más tarde, fue llamado a España (778) por un jefe árabe sublevado contra el emir de Córdoba. En consecuencia, atravesó los Pirineos y venció a los moros, obligándolos a retroceder en el territorio conquistado hasta la línea del río Ebro. A su regreso la retaguardia de su ejército fue sorprendida por los vascos o gascones y derrotada en el paso de Roncesvalles, donde murió su sobrino Rolando o Roldán, episodio que dio lugar a una famosa composición en verso.
Con posterioridad, los francos organizaron seis expediciones, con resultado de las cuales Carlomagno fundó dos marcas o provincias fronterizas, la de Barcelona y la de Gascuna.
Carlomagno culminó luego una larga guerra (772-785) contra los sajones, eficazmente conducidos por Widukindo, los que, a pesar de una enconada resistencia, fueron finalmente vencidos y sometidos, convirtiéndose al cristianismo.
Estos triunfos le permitieron extender sus dominios hasta el río Oder. Los bávaros fueron también vencidos y la misma suerte corrieron los ávaros, descendiente de los hunos (788-796), establecidos sobre las costas  del Danubio. Finalizada esta campaña, Carlomagno creó la marca del Este (Ostereich), que más tarde constituyó el reino de Austria.
EL IMPERIO
Una vez Finalizadas estas campañas, las posesiones de Carlomagno comprendían la Galia, Italia, Germania y una parte de España, con lo cual quedó restablecido el antiguo Imperio romano de Occidente.
Fue en estas circunstancias que el 25 de diciembre del año 800, mientras Carlomagno oraba en la basílica de los apóstoles San Pedro y San Pablo, en Roma, el papa León III ciñó su cabeza con la corona imperial, a semejanza de lo que ocurría con los emperadores de Bizancio. De esta manera se consolidó la unión de la Iglesia y el estado.
Para mejorar la administración de su vasto imperio, Carlomagno acrecentó el número de duques y condes, cuyos subalternos fueron los vicarios y los centenarios. La labor de éstos se complementaba con la de otros funcionarios de confianza llamados missi dominici (enviados del señor), que recorrían el territorio en cada estación, de dos en dos un conde y un obispo—, para verificar el buen desempeño de sus súbditos.
Dos veces al año se celebraban las asambleas nacionales en las que participaban solamente los obispos, los duques y los condes. Durante su transcurso Carlomagno publicaba sus ordenanzas conocidas con el  nombre de capitulares, por estar enunciadas en capítulos, que no siempre tenían el carácter de leyes. En ocasiones se trataba de normas o preceptos morales.  Carlomagno prestó principal atención a la organización militar, a cuyo efecto las provincias fronterizas, llamadas marcas, estuvieron a cargo de jefes que recibieron el nombre de Margraves en Alemania y marqueses en los países latinos. El ejército se componía de hombres libres, que debían aportar sus elementos de combate, cuya cantidad y calidad variaba de acuerdo con el patrimonio de cada combatiente.  También tuvo especial preocupación por la organización eclesiástica, de la cual se sentía responsable. Con tal objeto creó nuevos obispados y obligó al pago del diezmo, que consistía en el aporte de la décima parte de las cosechas, para el mantenimiento de la Iglesia. Durante el reinado de Carlomagno se llevaron a cabo numerosas obras públicas, entre las que sobresalieron los puentes de madera levantados sobre el Rin y el Danubio; el comienzo de la construcción de un canal entre ambos ríos y la edificación de palacios.
El Imperio Carolingio
El Renacimiento Carolingio
En materia cultural, Carlomagno procuro estimular el desarrollo de las letras y de las ciencias, decaídas por efecto de las luchas, a través de su propio ejemplo. A tal efecto, aprendió el latín y estudió la lengua germánica. Fundó escuelas y se rodeó de sabios, entre los cuales sobresalieron el teólogo Alcuino, nacido en Inglaterra, el lombardo Diácono y el germano Eginardo. Carlomagno asistió a la escuela que funcionó en su propio palacio de Aquisgrán, que mas bien tenía el carácter de una academia, donde se trataban y discutían temas de carácter científico y literario, basados en el estudio de las denominadas artes liberales, que comprendían el trivium (gramática, retórica y dialéctica) y el quadriuium (geometría, aritmética, astrología y música), según el método de lectura y comentario de textos. Paralelamente funcionaba una escuela para niños, que visitaba con frecuencia.
Hasta entonces eran pocos los que tenían una cultura clásica. Entre ellos sobresalían los monjes benedictinos, quienes fueron los más celosos custodios de esa valiosa herencia.  Este resurgimiento cultural ha sido llamado el renacimiento carolingio.
División del imperio
Rodeado del cariño de su pueblo y de la admiración de los extranjeros, Carlomagno falleció en su palacio de Aquisgrán (Aix-la-Chapelle>, el 28 de enero de 814. A su muerte, los pueblos sometidos trataron de recobrar su independencia y la estructura del imperio se resquebrajó hasta partirse.
Su hijo Luis el Benigno o Ludovico Pío, que ie sucedió en el trono. dividió el imperio en el año 817 entre sus tres hijos: Lotario, Pipino y Luis. Disconforme con este reparto, su sobrino Bernardo, que era el rey de Italia, se sublevó, pero fue vencido.
Posteriormente, Ludovico se casó en segundas nupcias con una hija del rey de Baviera (819) con la que tuvo otro hijo, Carlos, a quien quiso hacer partícipe del reparto y entregarle un reino, pero sus otros hijos se sublevaron y Ludovico fue depuesto, aunque más tarde fue restablecido en el trono por la asamblea de Nimega (830).
Esta resolución dio lugar a que sus hijos se sublevaran nuevamente en el año 833. Abandonado por su ejército, fue degradado públicamente, pero poco después fue restaurado por segunda vez en el trono (834).
Tiempo más tarde, su hijo menor, Luis el Germánico, quitó sus dominios a los hijos de Pipino, rey de Aquitania, que murió en el año 838 y además, convenció a su hermano Lotario que le cediera sus posesiones; con lo cual unificó las fuerzas para luchar contra su padre, que falleció en 840, cuando se dirigía a enfrentar al vástago rebelde.
Con la muerte de Ludovico Pío, sus dos hijos menores , Luis y Carlos, se unieron contra Lotario, que reclamé la 3ucesión de su padre y el título de emperador. El entredicho derivé en un enfrentamiento militar, que tuvo lugar en Fontenoy, el 25 de junio de 841. La batalla se prolongó durante todo un día, hasta que el ejército de Lotario se retiro del campo, sin estar definitivamente derrotado.
En esas circunstancias, Luis y Carlos ratificaron su unión con el famoso juramento de Estrasburgo. prestado en presencia de los dos ejércitos (842).
Tratado de Verdún
Al año siguiente (843), Lotario se avino a firmar un tratado en Verdún, por el cual se llevó a cabo otro reparto, de tal manera que Carlos, apodado el Calvo, se quedó con la Galia, aunque con una superficie más reducida, comprendida por los ríos Escalda, Mosa, Saona, los montes Cevenes y la desembocadura del Ródano. A este territorio se lo llamó Francia. Luis el Germánico obtuvo la extensión situada al Este del Rin, que se llamó Germania (Alemania). Por último, Lotario recibió Italia y una franja de territorio separada de la Galia. que comprendía parte de Suiza, la Borgoña, Provenza y Austrasia (Alcasia y Lorena). Todo el conjunto recibió el nombre de Lotaringia.
Con esta división, desapareció el imperio de Carlomagno y surgieron tres incipientes estados que, con algunas variantes en su integración territorial, perduraran hasta nuestros días.
No obstante, la desmembración no se contuvo con esta división, sino que cada una de las tres partes continué fraccionándose en pequeños estados.
En Francia, Carlos el Calvo no pudo mantener su autoridad sobre los duques, marqueses y condes, que fueron emancipándose gradualmente. Estas divisiones fueron favorecidas por el famoso edicto de Mersen (847), del propio Carlos el Calvo, por el cual se establecía que los hombres libres debían reunirse en tomo de un señor, y luego por el edicto de Krersy del Oise (877), que admitió que el título de conde fuera hereditario.

Autor: GaetanoLaSpina, 03/Jun/2007 06:27 GMT+1:



Al empezar a dividi el imperio entre sus Hijos, comenzaría la decadencia del imperio, y posteriormente el feudalismo


Autor: canal22, 03/Jun/2007 17:06 GMT+1:



 Más qe entre sus hijos, serian sus nietos qienes acabarian por dividir el Imperio y con ello la Europa cristiana.


Autor: eljoines, 03/Jun/2007 18:47 GMT+1:


 

¿Alguien sabe algo sobre la composición de su ejército?, ¡mira que he buscado y no encuentra nada!, ni siquiera su número.

saludos


Autor: TlTO, 03/Jun/2007 19:30 GMT+1:


 

La verdad no se sabe mucho eljolines, hace poco leí un artículo muy completo en una revista de historia basado en un ensayo de A. Barbero.

Al parecer no existía un ejército profesional, y todos los hombres libres estaban obligados al servicio militar, tanto francos como los descendientes de los galorromanos. A ésta obligación la llamaban "heribán" (de "heri", ejército en germano). En las zonas fronterizas el servicio de vigilancia lo llevaban unidades estables. Algunos se libraban de la obligación militar mediante el pago de conmutas como suministro de ganado o cereal para alimentar las tropas. Estos soldados de leva llamados "conscripti" percibían una pequeña soldada pero a cambio debían procurarse su propio equipo militar, siendo el único beneficio la posible obtención de botín. Según la capitular del 806 se reglamentó oficialmente un sistema que ya se venía practicando: por cada hombre que partía a la guerra (llamado partant, participante), había un cierto número de hombres de su aldea que a cambio de librarse del servicio contribuían a sus sostenimiento y al pago de su equipo (llamados aidants, colaboradores). Además la capitular del 808 permitió a los condes reclutar tropas privadas para proteger sus tierras pero los abusos que ello generó obligó a ciertas investigaciónes por parte de Carlomagno. Nos hallamos ante la eclosión de los ejércitos de tipo feudal. 

Los efectivos de su ejército son difíciles de calcular. Existen datos que calculan cantidades aproximadas a partir del número de vasallos. Si el Imperio tenía 100 obispos, 200 abades, 500 condes y unos 1000 vasallos reales o caballeros particulares del rey (señores feudatarios), todos susceptibles de contribuir con tropas, daría un número muy grande de tropas, que sin embargo nunca debía reunirse en su totalidad. Así, si cada uno aportaba unos 20 milites a pie o a caballo bien armados y con armaduras, se llega a un ejército de 36.000 hombres, sin contar a la infantería de leva campesina que ocasionalmente podría ser de 3 a 5 veces mayor. 

Estos 35 o 36.000 milites constituirían el núcleo del ejército de Carlomagno, constituyendo principalmente una poderosa caballería pesada cuyos hombres estaban dotados de una cara coraza o cota llamada "brunia", además de lanza, espada, daga, casco y escudo. 

Pero era el avituallamiento de las tropas lo que condicionaba el número de hombres que podían acudir a una campaña. Según el historiador Alessandro Barbero, en el momento en que un ejército carolingio de 7.000 hombres de infantería y 3.000 de caballería, penetrara en territorio enemigo, y dejase de ser aprovisionado voluntariamente por las zonas donde pasaba, deberia necesitar para una campaña de tres meses: 6.000 carros tirados por 12.000 bueyes, los cuales sólo podrían ser alimentados por la hierba de los prados (la avena o el heno se reservaba para los caballos de guerra). Por ello, según Barbero, la necesidad de prados y agua podía condicionar la habitual estrategia carolingia de dividir su ejército en más de una columna, y también los lugares por donde transitaban (por ejemplo durante la fracasada campaña de Zaragoza). La logística, sumada a la afamada caballería de carlomagno, sería clave en el éxito de sus campañas. 

Todos estos datos y muchos más podéis encontrarlos en la obra de:
Alessandro Barbero: "Carlomagno"; ed. Ariel, Barcelona, 2001.


Autor: eljoines, 04/Jun/2007 20:06 GMT+1:


 

Gracias Tito-Labieno, es realmente interesante, yo tenía entendido que cuando iva a una campaña Carlomagno, los efectivos eran de unos miles de hombres, así que me quede extrañado  cuando lei en Wikipedia, que cuando Carlomagno cruza el valle del Roncal después de la fracasada expedición a Zaragoza en el 778, su retaguardia formada por 20.000 hombres, es aniquilada por los montañeses de valle que les tendieron una emboscada, mientras el grueso de su ejército ya a cruzado el valle,me dije, ¡coño!, si la retaguardia son 20.000, más el grueso, son más que los pocos miles que yo pensaba.

También uno en un foro me dijo que la cabllería de Carlomagno estaba formada por 35.000 jinetes, lo cual me parecía una barbaridad, pero se ratifcó en su respuesta, lo cual me dejo pensativo  , no se, quizá se refería a que estaban acantonados a lo largo de todo el imperio, (al fin y al cabo, ¡era grande de narices!) y no utilizados para una sola campaña, pero aun así estaba dudoso, no se que opinas tu.

saludos


Autor: TlTO, 05/Jun/2007 14:02 GMT+1:


 

Claro, debían ser las fuerzas de que disponía a lo largo del imperio. Además las fuentes antiguas suelen tender a exagerar los efectivos. Porque si hablamos del éjército romano en época de la guerra civil entre octavio y marco antonio sabemos que llegaron a existir la cifra record de hasta medio millón de soldados, pero en una campaña era dificil que sobrepasaran los 40-50 mil.  

Creo que para una campaña importante un ejército de carlomagno entre 10.000 y 30.000 hombres (sumando caballería e infantería), sería un número más correcto, y no deja de ser impresionante. Pero como hemos visto la capacidad movilizadora de todo el imperio era enorme en comparación con otros reinos como el de Asturias que sólo podía movilizar centenares de hombres.


Autor: eljoines, 05/Jun/2007 19:55 GMT+1:


 

¡Debe ser eso Tito!, aun en el hipotético caso de que fueran 35.000 jinetes y la infantería 3 o 5 veces más, entan repartidos por las numerosas guarniciones francas a lo lago de todo el imperio, y concentrarles a todos no se podía, porque logisticamente era imposible, aunque si lo hubiese hecho, habría tenido que saquear literalmente muchisimos pueblo para encontrar alimiento con que abastecer a tan gran ejército, y creo que Carlomagno no se huiera atrevido a airar a tantos sudbitos suyos.

Por otro lado, los montañeses que emboscaron en Roncesvalles a la retaguaradia del ejército de Carlomagno, lei que además de tirarles dardos( digo yo que seran lanzas o parecidos objetos arrojadizos) aprovechando los riscos y lo concentrado de los franceses les arrojaron rocas, dada la concentración, devieron aplastar a unos cuantos y no fallar con las lanzas.

saludos


Autor: pablo_44, 05/Jun/2007 20:57 GMT+1:


 

Hola amigos;

La simple visita a Roncesvalles, da una idea del volumen del ejercito agresor, debieron de ser muy pocos pues de ser muchos mas, hubiesen retrocedido, y si consiguieron  bloquearlos  en el desfiladero, pues no debieron ser muchos, y viendo el desfiladero, los defensores tampoco podían ser muchos.

Esto que pienso es totalmente coherente con las dificultades logísticas que apunta y yo comparto con eljoines, ¿de donde comida y forraje ?

Saludos


Autor: TlTO, 05/Jun/2007 21:56 GMT+1:


 

esos famosos montañeses eran vascones, mis atepasados, y en el colegio nos enseñaban en los libros de texto esa imagen típica de vascones apostados en los desfiladeros arrojandoles rocas, una imágen para acercar el suceso a niños, pero no hay ninguna prueba de ello, fue simplemente un ataque a la retaguardia, tal vez a alguna unidad franca bastante retrasada al mando del afamado caballero Roland, porque en caso de intervención de la vanguardia los vascones hubieran sido exterminados. Lo que si sabemos es que hacia el siglo VIII los vascones, al igual que los cantabros y otros montañeses, poseían una caballería ligera muy avezada, por los relatos de los visigodos, y es más probable el empleo de ésta. 

El ataque se debió no porque trataran de apoyar a los árabes, sino porque en su paso los francos derribaron las murallas de Pamplona y forrajearon y saquearon toda la región en busca de ese sustento que mencionáis. Seguramente la lideraría algún cacique local pero no hay ninguna prueba de que intervinieran los árabes como relata la chason de roland. Fue un traspiés para los francos pero más por la muete de Roldán que por otra cosa, ya que no debió ser una batalla importante como tal, aunque si una derrota moral. Conozco la zona y el paso actualmente es muy extenso, tal vez hace 13 siglos fuera más extrecho ya que con el paso de los años la erosión hace mella en los desfiladeros. Roncesvalles sería bonito tema para un apartado especial.


Autor: eljoines, 09/Jun/2007 21:10 GMT+1:


 

También tengo la reseña que discrepa con lo que puse de Wikipedia, sobre el volumen del la retaguardia aniquilada de 20.000 hombres de Carlomagno, pone que la acción fue una mera escaramuza y no las grandes bajas que pone Wikipedia. ¿ A quién hacer caso?. es posible que este último dato sea el correcto.

saludos


Autor: pablo_44, 10/Jun/2007 20:43 GMT+1:


 

Hola amigos;

Estoy de acuerdo contigo eljoines, wikipedia deja mucho que desear, no se puede tener ninguna fe en sus afirmaciones, y además ratifico lo que dije antes, la visita al desfiladero de Roncesvalles creo que me  da la razón.

Saludos


Autor: eljoines, 11/Jun/2007 16:56 GMT+1:


 

Entre las bajas de la retaguardia, hubo muchas de gente de la nobleza francesa, algunos dicen que la flor y nata, es posible que el hecho fuera magnificado a mayor gloria de Francia, similar a los americanos cuando hacen referencia a el sitio del Alamo o la muerte del general Custer a manos de los indios el 25 de Junio de 1876, en Little Big Horn.

¿Quién dice que una derrota no puede volverse propagandisticamente en una victoria?.

saludos


Autor: eljoines, 17/Jul/2008 16:24 GMT+1:




Yo en un documental oi que efectivamente, ¡ni leer ni escribir!, pero se sobrepuso, y dado que era muy inteligente logró dominar ambas materias, pero en edad adulta, y no de manera perfecta. Esto sin contar conque hablaba varios idiomas, su pasión por la cultura, algo que quizá le influyó por no saber leer ni escribir, le hizo más tarde ser un hombre de una basta cultura, ¡al menos tenía las ganas por aprender!.