codices nahuas, parte1: escritura y origen

1 respuesta [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Los códices prehispánicos surgen como cualquier otra forma de escritura y por las mismas razones: llevar un registro detallado de lo que preocupa a su cultura creadora; religión, comercio, leyes, mitología, logros militares, etc.

Aunque la comunicación escrita es básica para cualquier cultura, no todas han sido capaces de conseguir desarrollarla, por lo que aquellos que no consiguieron crearla se valieron de otros métodos para dejar un registro, y aunque aceptamos que la escritura es la representación gráfica de sonidos o palabras, esto no significa que todas las imágenes hechas por algún pueblo sean “escrituras”.

Partiendo de este razonamiento es como se cree que los conquistadores españoles llegaron a la conclusión de que los códices Mexicas no eran un “escrito”, sin embargo quizá los misioneros franciscanos fueron los que consiguieron descubrir que estos “dibujos estilizados” en efecto eran un complejo sistema de escritura, sea quien fuere el que vio la verdad sobre los códices ahora podemos estudiar su contenido como palabras “escritas”, tal y como quien levanta un libro y comienza con su lectura.

Entonces si aceptamos que “escritura” es un conjunto de trazos que se utilizan para anotar el acontecer, nos encontramos con que en América existieron algunas más antiguas que las aceptadas (Nahua y Maya), perteneciente a la cultura olmeca que corresponde a la etapa pictográfica e ideográfica de la evolución de la escritura, tales muestras fueron localizadas en las estelas 12 y 13 de Monte Albán, Oaxaca (500 A.C.  aproximadamente), al parecer los dos monumentos forman un solo registro conformado por una fecha escrita en el calendario Mesoamericano, un evento ocurrido y el sujeto que actuó en él. Los mismos signos pueden identificarse en monumentos posteriores tanto en el sitio –Danzantes II--, lapidas del montículo J, como en lugares cercanos.

Cabe señalar que en Mesoamérica, anotaban “todas sus cosas”, y no solo lo concerniente a religión y administración, sino que, por las fuentes coloniales sabemos que se llevaba un registro minucioso y detallado sobre religión, calendario, astronomía y astrología religiosa; hechos bélicos, tributos, pueblos sojuzgados, geografía, costumbres, además de literatura como poemas y cantares;  etc.

Pero lo verdaderamente importante, es que la idea de crear escrituras se transmitió por toda Mesoamérica, quedando plasmado en ella la identidad del pueblo al que se le atribuye la creación de la escritura Americana: los toltecas, y prueba de ello nos lo da el calendario que sobrevivió casi inalterado en culturas tan lejanas y distintas como la maya y la de Xochicalco.

 

(El calendario mesoamericano está formado por la combinación de dos ciclos, o años: uno consiste en 20 signos-días, combinados con 13 numerales para dar 260 días; se le conoce con varios nombres, pero los más comunes son: tonalpohuali y tzolkin (este último que es inventado). El otro se compone de 18 ciclos de 20 días cada uno y 5 días mas; es el año solar llamado: xíhuitl, tun, o haab.)

A pesar de todo no podemos olvidar que en América al igual que en todo el mundo y hasta hace poco la escritura era privilegio de unos cuantos: la clase gobernante y sacerdotal (algunas veces ambos eran el mismo grupo).

El deseo de los gobernantes por demostrar su origen divino y relatar la historia de su reinado dieron origen a los registros históricos, y si a ello le agregamos la conciencia de la repetición cíclica que tenían algunos pueblos como los mayas, el resultado es la necesidad de conocer con precisión la fecha de un suceso para contrarrestar los efectos negativos que pudiera acarrear.

Posiblemente los primeros en adoptar la escritura y calendario de Monte Albán fueron los mayas de Chiapas y Guatemala, pero dieron su aportación al calendario y lograron crear un sistema mas complejo y preciso utilizando como base el antiguo calendario tolteca.

Mas tarde y gracias a este adelanto los mayas no tardaron mucho en desarrollar su propia escritura que, valiéndose de pictogramas e ideogramas, muestra desde sus primeras etapas la relación entre estos signos y el lenguaje hablado. Estos signos corresponden a los llamados “logogramas” otro ejemplo similar de este sistema de escritura son los jeroglíficos egipcios, la escritura del chino actual, incluso el lenguaje occidental actual, principalmente el matemático contiene logogramas (como por ejemplo es el caso del signo de porcentaje %); pero lo interesante ( y único) de esta escritura maya es que los títulos están escritos fonéticamente (en su variante fonética la escritura maya es silábica) poco parecido a como leemos y sumamente similar a la estructura del Kana japonés (hiragana y Katakana).

En base al descubrimiento de la estructura de los escritos mayas, las inscripciones de otras áreas han comenzado a verse con otro enfoque, es decir ya no son vistos como simples petroglifos o inscripciones sin sentido, es decir todos aquellos textos sin sentido aparente pueden ser reestudiados e interpretados ( o “leídos”).

De hecho ahora sabemos que tenemos tres sistemas de registros, que son:

a)      Uno que sí contiene signos gráficos (como las escrituras Zapoteca y Maya) y que incluiría a la cultura mixteca (comprendiendo el estilo Nuiñe y los códices de este grupo), las inscripciones de Xochicalco y la Mexica (incluyendo códices y monumentos).

b)      Otro que solamente registra pictogramas-ideogramas (como los monumentos olmecas) en el que estarían las estelas de Izapa y los grabados del Tajín.

c)       Y un tercero que combina fechas e iconogramas pero carece de signos propios de la escritura; aquí podemos incluir los códices del grupo Borgia (que parecen proceder de de la zona de Puebla-Tlaxcala), las pinturas Tlaxcaltecas (Cacaxtla y Tizatlán) los monumentos de Teotenango y los pocos que se conocen de tula. Las pinturas y monumentos Teotihuacanos son un caso particular. Estos distintos sistemas tuvieron un desarrollo paralelo en el tiempo y quizá algún día entenderemos el porqué de su distribución geográfica.

Por desgracia el celo del misionero nos privó de la mayor parte de la historia y el saqueo disemino por el mundo lo poco que se salvó. Sin embargo el desprecio que algunos personajes como Juan Ginés de Sepulveda sentían por la riqueza cultural de los pueblos que recién habían conquistado y las pésimas interpretaciones por parte de los escribas novohispanos nos dejan documentos prácticamente sin estudiar y nos brindan la posibilidad de ser nosotros quienes descifremos el antiguo código de escritura prehispánico.

MVR30
Imagen de MVR30
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 23 Ene 2011

Excelente el documento, gracias por compartirlo.MVR30

 


Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio