Godofredo de Bouillón

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015
   
   
   
   
   
   
   

Autor: MHistoria, 01/Oct/2005 11:24 GMT+1:



Caballero de la primera Cruzada, creador del Reino de Jerusalén (Baisy, Brabante, h. 1061 - Jerusalén, 1100). Era duque de la Baja Lorena (Países Bajos) y fiel aliado del emperador Enrique IV, a quien había ayudado en sus luchas contra Rodolfo de Suabia y contra el papa Gregorio VII. Cuando el papa Urbano II hizo un llamamiento a la Cristiandad para una Cruzada que liberara los «Santos Lugares» de manos del Islam, Godofredo fue uno de los primeros en acudir (1095). Vendió la mayor parte de sus dominios para financiar un ejército propio, con el que llegó a Constantinopla en 1096. Prestó vasallaje al emperador bizantino a cambio de que le aportara víveres y tropas. Y, tras su destacada participación en varias batallas victoriosas contra los musulmanes (Nicea, Dorilea, Antioquía), se convirtió en jefe de los cruzados. Éstos le nombraron rey de Jerusalén una vez tomada la ciudad en 1099; pero Godofredo no admitió el título, alegando humildad cristiana, y lo cambió por el de «protector del Santo Sepulcro». Organizó como una teocracia el nuevo Estado, que se extendía por el territorio actual de Israel, sur del Líbano y partes de Siria y Jordania. Muerto al año siguiente, le sucedió su hermano Balduino, ya con el título de rey

 

La primera expedición militar o CRUZADA fue predicada por Pedro el Ermitaño, un sacerdote quién en el año 1096 logró reunir 10.000 cruzados entre hombres, mujeres y niños, pero fueron aniquilados por los turcos. Entretanto los duques, barones y condes de Europa reclutaron ejércitos de cruzados (70.000 hombres) Entre los principales caballeros o señores feudales se destacaban Raimundo de Tolosa, Edmundo de Tarento, Balduino y su hermano GODOFREDO DE BOUILLÓN Duque de Lorena, el más piadoso y desinteresado de todos.
En el año 1097 cruzaron el mediterráneo y pusieron sitio a Antioquía en el norte de Siria donde obtuvieron un gran triunfo y fue considerada la acción más brillante de todas las cruzadas. En junio de 1099 los cruzados contemplaron Jerusalén, a la que asediaron, construyendo torres móviles, máquinas especiales y arietes. Finalmente lograron conquistar la ciudad, dirigiéndose todos al SANTO SEPULCRO. Los cruzados ofrecieron a Godofredo de Bouillón el trono de Jerusalén, pero este se negó a "LLEVAR LA CORONA DE ORO DONDE CRISTO LA LLEVÓ DE ESPINAS". De ello se contentó con el título de Gobernador y defensor del santo Sepulcro.