Historia de un Linaje: Los Manuel

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:17 GMT+1:


 

Saludos

Este es un resumen de un trabajo de investigación que presenté en el CSIC como conferencia.

El origen de este linaje ha de remontarse a Fernando III rey de Castilla y de León, San Fernando desde 1671. El rey D. Fernando nació sobre el año 1201 falleciendo en 1252, casó con Dª Beatriz de Suabia que era hija de Felipe de Suabia, rey de Alemania y de Irene Ángelo, nieta, por lo tanto, del famoso emperador Federico Barbarroja de la casa de Hohenstauffen y de Isaac II de la familia Ángelo de Bizancio.
 

El hijo menor de este matrimonio fue el Infante D. Manuel. Según el testimonio de su propio hijo, el conocido D. Juan Manuel, en su TRACTADO QUE FIZO DON JUAN MANUEL SOBRE LAS ARMAS QUE FUERON DADAS A SU PADRE... San Fernando conociendo que ya era tiempo de dar armas a su hijo hizo llamar al Arzobispo de Sevilla D. Ramón de Losana quien en su día bautizara al infante ( este tendría unos dieciséis años de edad a la muerte de San Fernando). Nos cuenta el propio señor de Villena “ el arzobispo devisole estas armas como las que agora traemos, que son cuarterones blancos et bermejos así derechamente como las traen los reyes. Et en el cuarterón bermejo do anda el castiello de oro puso él una ala de oro con una mano de home en que trae una espada sin vaina. Et en el cuarterón blanco en que anda el león puso a ese mismo león. Et así son nuestras armas...”.

 

Mucho se ha hablado y traído sobre el significado y orden de las dichas armas. La mayoría nos muestran el ala con la espada en los cuarteles primero y cuarto dejando los otros para los leones que representan las armas reales del reino de León. Excepción a esto es un sello de un documento de D. Manuel en cuya impronta lo representa a caballo con la espada desnuda. En la dicha impronta las armas están, justo, al revés. Primero los leones y después las alas, tanto en el escudo que porta el caballero como en las gualdrapas del caballo. En el reverso las armas se muestran otra vez en la misma disposición. El sello es del año de 1253 y se encuentra en el Archivo Histórico de Madrid.

 

Sobre el significado de estas armas D. Juan Manuel dio una explicación sobre las virtudes que representan cada una de las piezas, esta explicación muy dentro del simbolismo de la época no tiene visos de realidad. D. Ramón Menéndez Pidal opinó que podía tratarse de una representación de los abuelos maternos los Ángelo y la espada representaría el asesinato del ultimo emperador de esta familia. D. Faustino Menéndez – Pidal confirma el carácter quimérico de esta explicación.
 

Lo más probable sea que los cuarteles representen las familias Castilla /León -                   Ángelo jugando con el sonido de las palabras mano – ala, manu-el. La espada puede tratarse de la famosa “ Lobera “ de san Fernando, la más valiosa reliquia de los Manuel y que a través de la línea de Dª Juana hoy en día se guarda en la Armería Real del Palacio Real de Madrid. Es notorio que el Infante aparte del señorío de Villena hereda la espada del Rey Fernando con una curiosa cláusula y el deseo que... “siempre que entrara en combate la victoria la siguiera”. La cláusula fue que ...“siempre entrara primera en batalla”, de esta forma garantizaba que sus descendientes siempre fueran nombrados en las crónicas pues los heraldos habían de registrar los hechos del combate para hacer luego una relación de los sucesos para los cronistas.

 

Cuanto el nombre de Manuel, es el propio D. Juan Manuel el que vuelve a explicarnos el origen. En su LIBRO DE LAS ARMAS nos relata como había oído a sus ayos y criados que la reina Dª Beatriz tuvo un sueño por el cual un ángel profetizaba que el fruto de su vientre vengaría la muerte de Jesucristo. La reina relató dicho sueño a su marido que a su vez se lo dijo al Obispo de Segovia Ramón de Losana, que más tarde seria el arzobispo de Sevilla antes nombrado. Este tomo los datos del sueño ( Jesús Emmanuel es el nombre de Jesucristo) los junto con el hecho de que un tío de la reina tuvo el nombre de Manuel así como un Emperador de Bizancio y eligió este nombre para el neonato.
 
Casó dos veces D. Manuel y con su segunda mujer, Constanza de Saboya c. 1274, tuvo a D. Juan Manuel ( Escalona 1282 –Córdoba 1348). D. Manuel tuvo tiempo de ampliar enormemente su señorío de Villena por el apoyo que dió a su sobrino Sancho IV contra Alfonso X, siendo además, Adelantado de la Frontera y Adelantado Mayor del reino de Murcia. Se sabe que estuvo en Alemania reclamando los derechos de su hermano. Murió en la navidad del año 1283 dejando un heredero de un año de edad.
 
D. Juan Manuel quedo huérfano niño, su madre Dª Constanza debió de luchar denodadamente para proteger el patrimonio de su hijo hasta su fallecimiento en 1290. Desde esa fecha el niño, de ocho años de edad, estaría bajo la tutela de miembros de su casa como el mayordomo Juan Sánchez de Ayala o el ayo Gómez Fernández.

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:21 GMT+1:


 

 

D. JUAN MANUEL Y DESCENDENCIA DIRECTA.

 
Mucho se ha hablado de D. Juan Manuel, es una de las figuras señeras de la España Medieval y una de sus cimas literarias. La imagen que de él nos ha llegado esta muy influenciada por conceptos y visiones románticas, ideas estas que muchas veces se dan “ de patadas “ con la realidad histórica. No es mi ánimo denigrar su figura pero si me gustaría dejar clara su personalidad. Huérfano de padre al año de edad, pierde a su madre a los ocho años, a los nueve sus territorios son invadidos por enemigos que forman su propia familia, a los once se encuentra guerreando en la frontera de Murcia. Todas estas circunstancias formaran una personalidad compleja, profundamente desconfiada hasta el cinismo, sensible, pragmática hasta la crueldad, leal con quienes se muestran leales a él y rica en mil matices que se mostraran en sus escritos.
 
Solo mencionare tres anécdotas que ilustraran su persona: - la primera es sobre la creación del convento de los predicadores en Peñafiel para la cual cedió su propia casa. Acto noble y desprendido si no fuera por que lo hizo para evitar conflictos con la iglesia ya que había roto el derecho de santuario de la iglesia. Lo poco que se sabe es confuso, parece ser que un hidalgo de Peñafiel provocó el enojo de este poderoso señor hasta tal punto que hubo de salir huyendo para evitar las iras del señor de Villena. Para ello entro en iglesia acogiéndose a santuario, pero D. Juan Manuel irrumpió armado dentro de la iglesia y, hay dos versiones, bien degolló al hidalgo dentro, bien lo arrastro hasta la plaza donde lo acabo, el hecho es que lo mató. Por ello en 1318 funda el dicho convento en la villa de Peñafiel.
 
-         La segunda anécdota nos conduce a su tío D. Enrique llamado “ el senador “ por haberse hecho elegir senador de Roma cuando allá estuvo. Personaje tan inquieto e inquietante como su sobrino, no tenía hijos y viéndose en el lecho de muerte mando mensaje a su sobrino, que era su heredero, para que le visitara en sus postreros momentos. Llegó D. Juan Manuel de Murcia, donde estaba ocupado defendiendo estos territorios contra los aragoneses, para estar presente en los últimos momentos de su tío. Pero pasaban los días y D. Enrique no fallecía, por fin D. Juan Manuel se harto de esperar y decidió llevarse lo que ya era prácticamente suyo.  Desmonto la casa, llevose cuantos muebles y riquezas había y dejo al pobre D. Enrique en el suelo apenas cubierto por una manta. No es difícil imaginar las ultimas palabras que D. Enrique dirigiría a su sobrino. Estas dos anécdotas, con toda seguridad falsas, nos han llegado a través de las crónicas del reinado de Alfonso XI, monarca que hizo cuanto estuvo en su mano para denigrar la memoria del que fue su mas encarnizado contrincante en aquellos revueltos tiempos. Pero el hecho que todos dieran por veraces estas noticias indican que se ajustaban bien a la personalidad del levantisco y enriscado señor de Villena.
 
-         La tercera es por todos bien conocida, D. Juan Manuel decide casar a su hija Dª Constanza, hija de Constanza de Aragón su segunda mujer, con el rey Alfonso XI. Este accede de mala gana y nada mas celebrarse los esponsales encierra a Dª Constanza y declara nulo su matrimonio. D. Juan Manuel indignado por el comportamiento de su sobrino se desnaturaliza, rompe su juramento para con su rey y le declara la guerra. Para ello no dudara en aliarse con el reino moro de Granada para asolar las tierras de Castilla. Alfonso XI se ve obligado ha hacer paces con su levantisco vasallo y poner fin a una guerra que se veía desastrosa para él. Hechas las paces D. Juan Manuel no tiene empacho alguno en volverse contra las tropas moras que le han ayudado y derrotarlas para después quedarse con el botín acumulado.
 
Fue D. Juan Manuel uno de los caballeros más poderosos de su tiempo, se le llego a nombrar como ” tercer rey de Castilla” ya que el segundo seria Don Juan “ el tuerto”, hijo del infante D. Juan sobrino de D. Juan Manuel. Sus posesiones eran enormes y según dejo dicho a su hijo “ podía atravesar de los Pirineos a Granada durmiendo siempre en su casa “.
 
La lista de sus posesiones es como sigue: - en Castilla la Vieja: Ameyugo, Lerma, Lara, Aza, Cuellar, Peñafiel, Torrelobaton, Villafranca.
 
-         en Castilla la Nueva: Isso, La Roda, Jorquera, Yecla, Tobarra, Hellín, Almansa, Villena, Chinchilla, Galbe de Sorbe, Palazuelos, Ledanca, Cifuentes, Val de San García, Trillo, Brihuega, Salmeron, Alcocer, Escalona, Maqueda, Santa Olalla, Castejon, Torralba, Buendía, Villar del Saz, Huete, Montalbo, Zafra de Zancara, La Hinojosa, Puebla de Almenara, Garcimuñoz, Alarcón, Belmonte, El Cañete, Iniesta, El Provencio.
-         En Murcia quitando la capital y la ciudad de Mula, controlaba todo el reino.
El listado arriba mencionado se multiplica por mucho ya que cada una de estas poblaciones eran cabezas de partido o de señorío siendo así que cada uno de ellas tenia dentro de su territorio otras poblaciones. Así el señorío de Villena llegaba a cinco provincias y englobaba a mas de veintisiete poblaciones todas ellas cabezas de partido.
 
D. Juan Manuel nunca fue duque ni conde de Villena como han dicho algunos autores pero si fue príncipe de Villena. El primero que hubo en la península que no fue heredero de la corona real. Después de él serian Manuel Godoy, Príncipe de la Paz, y Baldomero Espartero, Príncipe de Vergara. El título y tratamiento se lo concedió Alfonso IV de Aragón y seria ratificado en cortes en fecha de 1330. Posteriormente seria nombrado duque por el hijo del anterior, el rey Pedro de Aragón, su aliado contra el rey Alfonso XI de Castilla, pero ignoramos con exactitud la denominación. Su tumba, actualmente destruida, tenia una inscripción en la que se leía “ Príncipe de Villena y duque de Peñafiel”.
 
D. Juan Manuel casaría tres veces: - la primera con una infanta de Mallorca el 3 de octubre de 1299, Dª Isabel con quien tendría un hijo, D. Alfonso, que moriría niño. Murió Dª Isabel en 1301.
 
-         la segunda vez caso con Dª Constanza hija de Jaime II de Aragón y con quien tendría a Dª Constanza Manuel que en 1334 partiría a Portugal para contraer matrimonio con el rey Pedro. En el sequito de Dª Constanza irían, además, su medio hermano D. Enrique Manuel del que hablaremos y Dª Inés de Castro, “ Inés cuello de garza” que daría lugar al conocido episodio de “reinar después de muerta”.
 
-         casó por tercera vez D. Juan Manuel con Dª Blanca de la Cerda y Lara, hija de D. Fernando de la Cerda y de Dª Juana Núñez de Lara llamada “ la Palomilla” hermana del señor de Lara y Vizcaya. De este matrimonio nacieron dos hijos D. Fernando y Dª Juana.
 
En 1347 moriría D. Juan Manuel en Córdoba siendo posteriormente trasladados sus restos a Peñafiel para ser enterrados en el convento de los padres predicadores de esa localidad.
 

Sucedió en sus estados D. Fernando. En las crónicas del rey Alfonso XI nos cuentan como acompañó a su señor al sitio de Algeciras. La peste negra que había asolado Europa hizo presa del ejercito sitiador cobrando numerosas victimas entre ellos al propio rey. Rápidamente levantaron el sitio y partieron a la ciudad de Sevilla donde reunieron Cortes ya que el príncipe heredero, D. Pedro, había contraído fiebres y estaba a un paso de la muerte. Las cortes decretan que a la muerte de D. Pedro heredara la corona de Castilla y León D. Juan Núñez de Lara, que era de linaje “ De la Cerda”, y a su muerte esta pase al heredero de sangre más directa de san Fernando que es D. Fernando Manuel que a la sazón estaba casado con Dª Juana de Aragón, hija del conde de Ampurias, y era padre de una niña, Dª Blanca.

 

Recuperado de su enfermedad Pedro, ya Pedro I, manda matar a D. Juan Núñez de Lara y toma como rehén en el alcázar de Sevilla a Dª Blanca Manuel, hija de D. Fernando.
 Para el año de 1352 ha desaparecido toda la descendencia de D. Juan Núñez así como D. Fernando Manuel y su hija Dª Blanca.
 
Juana Manuel, hermana de D. Fernando, había quedado bajo la tutela de Dª Leonor de Guzmán, amante del Alfonso XI y madre de los Tras- támara. Esta enterada de la muerte de su amante en el cerco de Algeciras ve las posibilidades que ofrece la niña y la hace casar con su hijo mayor, Enrique de Trastámara.
 
Con la muerte de los Núñez de Lara y de su hermano y sobrina Dª Juana pasa a ser la heredera de todo el patrimonio de D. Juan Manuel a lo que hay que sumar los señoríos de D. Fernando de la Cerda mas los de Vizcaya y Lara. El total representaba mas de una cuarta parte del reino, D. Pedro de ninguna manera podía permitir que su medio hermano tuviera tan enorme patrimonio que significaba una amenaza directa a la corona por lo que retuvo la herencia de Dª Juana.
 
Es por todos conocido como en los campos de Montiel D. Enrique mató a su hermano convirtiéndose en rey de Castilla y como el mercenario Beltrán de Duglescin influyo en ello al tiempo que acuñaba una frase para la posteridad ( “ ni quito ni pongo rey sino ayudo a mi señor”).
 
Enrique II “ el de las mercedes”, fue rey de hecho en Castilla y León, le asistía el derecho de guerra, pero fue muy consciente que la legitimidad de sangre le venia por su mujer, Dª Juana. Es por ello que durante los primeros años de su reinado el sello rodado ( redondo) que utilizo para confirmar privilegios incluían, junto a las armas de Castilla y León, el brazo alado con la espada de los Manuel.
 
Hijo de ambos seria Juan I de Castilla y León que casaría con su prima Beatriz de Portugal. Vemos así que la jefatura de todos los Manueles es la Casa Real de España siendo los únicos que pueden ostentar él titulo, muy codiciado a lo largo de la historia por el prestigio que representaba, de señor de la casa de los Manueles
 
Peñafiel, castillo construido por d. Juan Manuel, fue reformado por los Giron en el siglo XV.
Alarcon propiedad de D. Juan Manuel.

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:27 GMT+1:


 

DESCENDENCIA ILEGITIMA.
 
Tuvo D. Juan Manuel otros hijos fuera de matrimonio con una dama noble llamada Inés de Castañeda. Poco se sabe de esta persona pero es notorio que tuvo dos hijos al menos con ella: D. Sancho y D. Fernando.
 

D. SANCHO MANUEL.

 

Algunos autores ponen como fecha de nacimiento de D. Sancho el año de 1283, esto no puede ser posible ya que su padre D. Juan Manuel tenia un año de vida. Este error es debido a la confusión con otro D. Sancho Manuel que fue hermano de D. Juan Manuel e hijo natural del infante D. Manuel. El dicho Don Sancho Manuel fue señor de Carcelen y Montealegre y su hermano le casó con Beatriz de Castañeda, hermana completa de Inés. Con ella tuvo al menos tres hijos: Sancho, Beatriz y Rodrigo.

 

Se sabe que su padre lo nombra alcaide de Murcia y que estaba en dicha villa como representante suyo en 1320.
A la muerte de D. Juan Manuel, D. Sancho es señor de Guarromán, Dos Hermanas y Carrión. Y que además controlaba grandes extensiones en el reino de Murcia dando su nombre a poblaciones como es el caso de Torre de Sancho Manuel. Fue enterrado en el convento de la orden de predicadores que fundó su padre en Peñafiel. Su hijo Manuel Sánchez se encargo de la decoración de la capilla del príncipe según consta la leyenda que decora la dicha capilla.
 
Hermano mayor de D. Manuel Sánchez fue D. Juan Sánchez Manuel que heredo el señorío de Carrión siendo creado conde del dicho lugar. El título no continuo y en épocas recientes se intento rehabilitar por parte de la casa de Osuna sin éxito.
 
La descendencia de D. Sancho se repartió por Murcia creando una red de alianzas familiares que en el siglo XV chocaría contra otra familia poderosa en el reino de Murcia: los Fajardo. Las guerras entre los Manueles y Fajardos ensangrentarían estas tierras llevándolas a la despoblación lo que obligaría, en el siglo XVI, a Carlos I ha establecer una política de repoblación en el reino de Murcia.
 
La guerra termina con el exterminio de los Manueles. Los supervivientes se dispersaron por la Andalucía y por ello se encuentran restos de casas con las alas de esta familia en: Úbeda, Baeza, Córdoba y Sevilla. Importantes en estos últimos sitios son los numerosos caballeros Veinticuatro y Alcaldes mayores por el estado Noble que encontramos en estas ciudades. En Sevilla nos encontramos con el Monasterio de Monte Sión fundado por una Dª Mencia Manuel, la capilla de Dª Guiomar Manuel en la Catedral enfrente de la capilla de los reyes y los enterramientos en la iglesia del Salvador.
 
Otro miembro de este linaje contrajo matrimonio con un Ruiz de Lando que trocó sus armas acolando las alas y leones en bordura sobre sus propias armas y cambiando su apellido por Manuel de Lando o Manuel Ruiz de Lando. Con el tiempo recibirían la merced del titulo de conde eligiendo la denominación de Condes de Santa Cruz de los Manueles.
 
No todas las personas con el apellido Manuel proceden de este D. Sancho. Tras el Infante D. Manuel que fue el primero de tal nombre en castilla, el dicho nombre de pila se popularizo por lo que entro en composición de patronímico sin la terminación –ez característica de estos. En otro caso tomaron el nombre del lugar de procedencia, por venir de las tierras de los Manuel o por haber nacido en el pueblo de Manuel en la Comunidad Valenciana. Por cierto que las armas municipales de este pueblo son las propias de la familia Manuel.
 
D. ENRIQUE MANUEL.

 

Fue hermano de doble vinculo de D. Sancho y medio hermano de Dª Constanza a quien acompaño a Portugal en el año de 1334. Debía ser mozo de pocos años de edad.

 

En 1367, reinando D. Fernando I de Portugal, ya lo encontramos como uno de los principales caballeros de este reino. Es conde de Cea o Seia y de Sintra, señor de Cascais, casado con Dª Margarita de Meneses hermana de Dª Leonor casada con el rey de Portugal. Por ello nos encontramos que es tío del rey de Portugal y su cuñado. Tío del rey de Castilla, D. Juan I, por parte de madre y tío político, ya que D. Juan I esta casado con Dª Beatriz de Portugal, hija de D. Fernando y Dª Leonor.
 
A la muerte de Fernando I, su yerno Juan I de Castilla reclama la corona de Portugal en nombre de su mujer Dª Beatriz. D. Enrique apoya los derechos de su sobrina y crea una coalición de nobles que capitanea llegando a juntar dos mil lanzas, lo que parece una cifra algo exagerada pues su padre D. Juan Manuel en la época de máximo poder pudo llegar a tener la mitad sin ayuda del rey y ya parecía mucho. Durante dos años, de 1383 a 1385, mantiene sujeto el reino a la corona castellana pero la batalla de Aljubarrota (1385) deshace definitivamente cualquier reclamación sobre este reino.
 
D. Enrique lo pierde absolutamente todo y así se presenta ante su sobrino el cual le concede los señoríos de Montealegre, Meneses, Belmonte y otros lugares. Pero todo ello no llega a compensar las perdidas por él sufridas en Portugal.
 
 Morirá D. Enrique en 1390 y se hizo enterrar en el convento de predicadores de Peñafiel.
 
Su primogénito Pedro Manuel y Meneses, II señor de Montealegre, le acompañaría a la tumba al año siguiente ( 1391).
 
Le sucedió su hermano Enrique Manuel y Meneses y este es el origen de las confusiones que se crearan en siglos posteriores.
 
La mayoría de los nobiliarios que se escribirán después de estos hechos confundirán un Enrique Manuel por otro, confusión aumentada por el hecho de no ser dos, ¡ si no tres los Enriques ¡.
 
Este Enrique Manuel confirma diferentes privilegios reales durante los años de 1393 a 1406 siendo nombrado como tío del rey Enrique III en todos ellos. Caso con su sobrina Elvira de Souza y Manuel, esta era hija de Dª Inés Manuel y Vasco Martínez de Souza, y tuvo a otro Enrique que sucedería en los estados de su padre.
 
En diciembre de 1406, Enrique Manuel de Souza se convierte en el IV señor de Montealegre por muerte de su padre en diciembre de ese año. En el mismo mes es creado en Cortes conde de Montealegre, uno de los últimos actos de Enrique III de Castilla pues moriría ese mismo mes debido a una caída de su caballo.
 

Enrique Manuel es noble destacado en su tiempo. Toma juramento y homenaje al infante D. Fernando “ el de Antequera” y será ayo y tutor del rey Juan II hasta 1412 tal como lo encontramos en las crónicas de Pérez de Guzmán.

Estuvo casado con Dª Beatriz de Souza de Silva y tuvo varios hijos en los que marcaría línea y serian origen de la sucesión de los Manuel de Villena en la historia de España.
 
Casó a su hermana Blanca con Ruy Vázquez Coutiño y serán cabeza del linaje de los Marqueses de Ferreyra en Portugal.
 
También terminó el castillo de Montealegre de Campos cuya construcción había iniciado su abuelo. Castillo que tiene la particularidad de ser el único que jamás ha sido tomado en combate en la historia de España, motivo por el que ha llegado en tan buen estado al día de hoy. Según los entendidos dicho castillo es de planta muy parecida, sino igual, al celebre castel del Monte que construyo Federico II de Hohenstaufen en el reino de Nápoles.
 
Moriría D. Enrique en 1418, pero antes decidió marcar líneas con sus sucesivos hijos.
 
 
1ª LINEA – MONTEALEGRE Y MENESES
 
Fue V señor de Montealegre D. Pedro Manuel Souza da Silva. La primera referencia que de él tenemos es la de haber estado en la coronación de D. Fernando de Antequera como rey de Aragón. Después lo encontraremos ratificando diferentes privilegios hasta el año de 1442.
 

Estuvo casado con Juana Manrique de Rojas, hija del Adelantado Mayor de Castilla Gómez Manrique y de Sancha de Rojas.

 

De esta  unión procrearon tres hijas: - la mayor, Maria, caso con Lorenzo Suárez de Figueroa I conde de Feria y de este enlace encontraremos sus armas en el castillo y alcázar de Feria y en el castillo de Novales. A través de ellos pasarían los derechos hasta el día de hoy que tienen la jefatura de esta línea de los Manueles de Montealegre, los duques de Medinaceli a través de los duques de Feria, marqueses de Priego.
 
-         La segunda hija se llamó también Maria pero, para diferenciarla de la primera, con el apellido “ de Montealegre”. Fue señora de Obierna y casó con Juan Sarmiento hijo de Pedro Sarmiento, conde de Salinas, y Maria de Mendoza.
 
-         Catalina  Manuel se llamó la tercera y casó con Juan de Tobar, señor de Torre Cívico, señorío que con el tiempo adquiriría otro Manuel de la línea de Belmonte de Campos.
 
Salió el señorío de Montealegre fuera del núcleo de la casa de Feria y en 1625 se concedió él titulo de Marques de Montealegre a Martín de Guzmán y Rojas.
 
Tuvo dos hermanas y dos hermanos D. Pedro, la mayor, Margarita caso con Diego García de Toledo y tuvo descendencia que seria la línea de los marqueses de Montemayor. Pero ya viuda levanto pasión con D. Álvaro de Luna, el poderoso valido del rey Juan II, con quien tuvo a Pedro de Luna, señor de Fuentidueña, que con el tiempo se elevaría a condado que hoy en día es uno de los títulos de la casa de Alba de Tormes.
 
Blanca Manuel y Souza fue la menor de ellas y casó con Antonio de Foces de quien tuvo descendencia llegando esta hasta los duques de Hijar.
 
2ª LINEA- BELMONTE DE CAMPOS.
 

Fue D. Fernando Manuel hermano de D. Pedro Manuel de Montealegre y consta en crónicas que acompaño a su hermano y padre a la coronación de Fernando I de Aragón en 1414 y que estuvo presente en la guerra contra el conde de Urgel.. En 1418 a la muerte de su padre lo encontramos como señor de Belmonte de Campos y su castillo.

 

Caso D. Fernando con Mencia de Fonseca ( +1455), hija de Juan Pedro de Fonseca e Inés Díaz de Bootello, y tuvieron dos hijos: -  Dª Juana Manuel la cual se “ liaría” con Juan de Braganza Obispo de Ceuta y Guardián y Capellán Mayor de Alfonso V de Portugal, su descendencia la encontraremos en la línea de los condes de las Atalayas en Portugal.
 
-         y D. Juan Manuel, II señor de Belmonte de Campos, este aparece citado varias veces en la Crónica de Álvaro de Luna. Su tío Pedro de Montealegre le organizó matrimonio con la hermana de su yerno el conde de Feria. Así lo encontramos casado con Aldonza de la Vega hermana de doble vinculo del anteriormente mencionado Lorenzo Suárez de Figueroa.
 
Tuvieron dos hijos vivos: Dª Elvira que fue camarera mayor  de la reina Catalina de Inglaterra y que casaría con Pedro Gómez Manrique, señor de Valdezcaray y D. Juan Manuel que seria el III señor de Belmonte y II de ese nombre. Este señor casaría con su prima Juana de la Vega Figueroa o Juana de la Vega Manuel, hija del conde de Feria.
 
También tuvieron dos hijos, un niño y una niña. Marina, que llamaron a la niña, se caso en 1489 con Balduino de Borgoña, hijo ilegitimo de Felipe de Borgoña, duque de Borgoña y conde de Flandes y padre de Dª Maria de Borgoña esposa de Maximiliano de Austria y madre de Felipe de Austria. Para cuya embajada había venido Balduino para organizar el matrimonio entre Felipe y la infanta Juana hija de los Reyes Católicos. De este matrimonio vienen todas las líneas de los condes de la Falaise, Breda y Zomeldic y los entronques con los condes de Lanoy.
 
Fue hermano completo de Dª Marina D. Juan Manuel de Villena, IV señor de Belmonte de Campos. Este por el conocimiento del idioma y por la proximidad debida al matrimonio de su hermana con un tío de D. Felipe, pronto se encuentra en el círculo inmediato de este ganándose su confianza.
Mando labrar D. Juan Manuel de Villena la torre de homenaje de su castillo de Belmonte, llegándonos hasta hoy como ejemplo de torre renacentista.
 
Trabajó en ganarse la voluntad de los nobles castellanos en apoyo de su señor D. Felipe atrayendo a su causa a figuras prominentes como el duque de Najera, el conde de Benavente y el marques de Villena. Fue su guía siempre el arrojo en las acciones y fue de la opinión que ...” en los tiempos revueltos se facen los hombres.” Por eso cuando en la entrevista entre Fernando el Católico y Felipe el Hermoso, el primero le ganó la jornada al segundo presentándose desarmando y con la única compañía de un paje frente a todos los caballeros de Felipe completamente armados. D. Juan siempre pensó que se perdió una oportunidad maravillosa de ganar todo el reino si se hubiera echado mano de un anciano indefenso.
 
Por cierto durante esta entrevista fue famoso que percatándose D. Fernando que el conde de Benavente tenia una cota de malla debajo del jubón le comento a su leal entre leales, hoy con sus enemigos. – “ Habéis engordado, conde.”
-“ Señor”- contestó este colorado como una amapola- “ son los tiempos que nos engordan.”
 
Fue el primer caballero español de la orden del Toison de Oro.
 
Llovieron las dignidades sobre D. Juan Manuel, contador mayor de Castilla, alcaide de Burgos, Segovia, Plasencia, Jaén y Atienza y otros muchos castillos reales. Pero un día tras un partido de pelota en el alcázar de Burgos, D. Felipe, acalorado, bebió un vaso de agua demasiado fría. Esa noche llegó noticia desde la casa del Cordón, donde se alojaba D. Felipe que este estaba muy enfermo, con fiebre alta. A los pocos día murió.
 
Sabia muy bien qué podía esperar el señor de Belmonte del rey Fernando de Aragón. Y tuvo suerte de pasarse solo unos cuantos años pudriéndose en un calabozo en Flandes.
 
En 1519 acordose Carlos I de un amigo de su padre que era un hábil intrigante y negociador y en atención a la amistad que su padre le tuvo y a sus evidentes aptitudes le nombro embajador ante la santa Sede en 1520. Su misión; manejarse para que el favorito del Cesar fuera nombrado Papa.
 
Y así lo hizo y lo hizo muy bien pues ese mismo año salió elegido Adriano de Utrecht que reinaría como Adriano V. Pero el nuevo Papa no era todo lo dúctil que se quería y el de Villena perdiendo la paciencia recordó al Santo Padre que si estaba sentado en la silla de san Pedro era gracias a él y a su señor. En 1522 estaba de vuelta en España listo para poner en orden sus asuntos y elegir lugar para enterrarse en el convento de predicadores de Peñafiel, donde mando labrar una capilla.
 

Caso con Dª Catalina de Castilla o de Rojas y Castilla como también se la menciona, hija de los señores de Poza y en 1523 adquiere por autorización real el señorío de Cívico de la Torre, propiedad de un primo suyo. En 1524 con facultad real crea mayorazgo sobre sus señoríos de Belmonte y Cívico de la Torre.

 

Tuvo numerosa descendencia:- D. Lorenzo que fue V señor de Belmonte y II de Cívico, muerto sin descendencia.
 
-         Rodrigo Manuel de Villena, VI señor de Belmonte de Campos, III de Cívico de la Torre, Capitán de la compañía española de la guardia del Rey Felipe II. D. Rodrigo seria conocido en la historia por dos motivos completamente diferentes.
 

Para el primero habrá que acordarse de la disputa y conspiración que hubo en la corte de Felipe II entre su secretario Antonio Pérez y el secretario de D. Juan de Austria, Escobedo. Como termino con el asesinato de este ultimo y que se acusó a Antonio Pérez y a la princesa de Eboli, Dª Ana de Mendoza y la Cerda,  de estar en inteligencia con este. En los papeles Zabalburu, archivo Heredia Espinola y citados por D. Gregorio Marañon en su magnifica obra “ Antonio Pérez “, menciona una carta de D. Rodrigo que como capitán de la compañía española de la guardia del Rey ha de tomar juramento a Antonio Pérez en su casa de que este dejara en paz a Escobedo. Como mencione antes esto no fue así por lo que D. Rodrigo fue comisionado para tomar preso a Antonio Pérez que huyó y a la princesa de Eboli. Pasando luego a ser nombrado alcaide de la torre de Pinto donde fue confinada la dicha señora.

 

No debió de ser este encargo agradable a D. Rodrigo el cual estaba mas acostumbrado a tratar con militares en el campo de batalla que con señoras algo desequilibradas. Así el mismo nos le cuenta en carta dirigida a Felipe II con fecha de 27 de Noviembre de 1579. – “ Y, por cierto, la princesa y sus criadas bastan para hacer perder el juicio a cualquiera que con ellas tratare.”
 
Este debió ser un mal día para D. Rodrigo pues con la misma fecha dirige otra carta al secretario de Felipe II, Mateo Vázquez: – “Cierto, me traen perdido y desatinado, en lo que creo como en lo que no creo, de la princesa sus criadas y criados. ¡ Dios me libre de ellos¡.
 
El segundo motivo es algo mas alegre. En 1588 Gonzalo Argote de Molina manda imprimir por vez primera  “ El Conde Lucanor” de D. Juan Manuel. En el prólogo presenta una breve historia de los Manueles plagadas de errores que con el tiempo continuaran otros autores. Gonzalo Argote de Molina dedica este libro a D. Rodrigo Manuel.
 
Murió D. Rodrigo sin hijos y se hizo enterrar en el convento de Peñafiel.
 
-         D. Pedro Manuel, fue obispo de León y Arzobispo de Santiago muriendo antes de ocupar este lugar. Esta enterrado en el convento de Peñafiel. Nos dejo dos ejemplos interesantes de su persona. Unas actas sinodales de cuando se hizo cargo del obispado de León. Y por como son las actas debió encontrarlo mas que revuelto todo. Y luego protegió a un joven artista y arquitecto llamado Juan de Badajoz  “ el mozo”, el cual le construyó una magnifica escalera decorada con las armas de los Manueles en el palacio obispal y decoró con estas la catedral.
 
-         Aldonza Manuel, VII señora de Belmonte y IV de Cívico de la Torre caso con Juan Enríquez de Acuña IV conde de Valencia de D. Juan, tuvieron una única hija Luisa Manuel de Acuña y Portugal que casó con Juan Estobañez Manrique, duque de Najera, pasando desde este momento la jefatura de la casa de los Manueles de Belmonte a los duques de Najera que es donde esta hoy en día.
 
En 1620 se crea el título de marques de Belmonte en un miembro de la familia Manrique constando en la carta de creación que el título se da sobre un señorío de su abuelo don Juan Manuel de Villena.
 
Tras esto vemos que la línea directa y legitima de los Manueles pasa a ser la línea de la casa real española por el matrimonio de Dª Juana Manuel con Enrique II “ el de las mercedes”. 
Batalla de Aljubarrota.
Castillo de Belmonte de Campos.
 

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:34 GMT+1:


 

La línea ilegitima de Sancho Manuel se extingue en hembras y el resto de sus líneas son dispersadas por la península tras el desastroso resultado de la guerra de Murcia.
 

La otra línea ilegitima, la portuguesa, retorna a España y se abre en tres :    -    Montealegre que se extingue en mujeres y son los actuales jefes de esta línea los duques de Medinaceli como herederos de la casa de Feria.

-         Belmonte de Campos que también se extinguirá y son los actuales jefes de la casa de los Manueles de Belmonte los duques de Najera.
-         Cheles tercera y ultima línea que se extinguirá en mujeres a finales del siglo XIX y cuya cabeza de linaje son actualmente el conde de Vía Manuel, duque de Arévalo del Rey.
 
 
 
3ª LINEA- CHELES.
 
 
 
El tercer y menor de los hijos del conde de Montealegre fue Juan Manuel de Villena y se sabe por  aparecer como tal en la partición de bienes que su hermano Pedro hace con su mujer en la villa de Frómista con fecha del 3 de marzo de 1440. Casó con Dª Mayor de Portocarrero que aporto como dote la villa de Cheles en la frontera con Portugal en la provincia de Badajoz.
 
Solicitó y obtuvo licencia de Juan II, según consta en el archivo de Simancas, para crear mayorazgo con su patrimonio.
 
Hijo suyo fue D. Diego Manuel de Villena que tomo partido por Juana “ La Beltraneja” durante la guerra civil. En 1479 combatio en la batalla de Albuhera con las tropas de la condesa de Medellín que había levantado tropas para defender los derechos de esta señora. La batalla fue muy sangrienta y del campo recogieron a D. Diego gravemente herido siendo trasladado a Lobon donde murió a los pocos días.
 
D. Diego había casado con Mayor de Silva que viéndose viuda tomo los hábitos en el convento de las monjas Franciscas de Jerez de los Caballeros que había fundado, dejando el patronato de este a sus herederos.
 
Fue III señor de la Villa de Cheles Juan Manuel de Villena que trasladaría la villa unos kilómetros mas al interior, a la llamada dehesa de san Blas, para facilitar su defensa. Así mismo construyo el castillo en 1508. En Simancas se encuentra un documento firmado por la reina Juana pidiendo que se investigue este hecho pues ella no ha dado autorización para esta construcción. Debió considerar Dª Juana que era adecuada para la defensa de la frontera ya que no vuelve a mencionarse este asunto.
 
D. Juan además dotaría la iglesia de la villa en 1532.
 
Caso D. Juan con Dª Isabel de Mendoza, hija del alcaide y señor de la villa de Morón en Portugal y hermana completa de la duquesa de Braganza según consta en el Nobiliario de Portugal escrito por Antonio de Lima.
 
Tuvieron dos hijos. El menor de ellos D. Cristóbal marchó a Portugal donde fue señor de la villa de Alcarrapiña  donde dejo descendencia. Uno de sus descendientes, pasado el tiempo, lo encontraremos fundando la ciudad de Arequipa en el reino del Perú, fue D. Juan Manuel de Carvajal, cuyos descendientes usarían en adelante el apellido Carvajal.
 
El mayor D. Francisco casó con su prima hermana Elena de Mendoza y Lima. Levantó una compañía para la defensa de la frontera y fortifico su villa de Cheles.
 
Fue hijo suyo y V señor de Cheles D. Pedro que caso con Leonor de Portocarrero.
 
Su único hijo y VI señor de la Villa de Cheles fue D. Francisco  que en la relación que el duque de Alba escribe a Felipe II sobre su entrada en Portugal para reclamar este reino para la corona de Castilla hace mención de este señor. Por esta relación sabemos que D. Francisco levantó, armó y pagó una compañía a su costa para unirla al Tercio de la frontera de Portugal que mandaba su primo Alonso de Portocarrero.
 
Casó con su prima Teresa Hurtado de Mendoza, hija del señor de Morón en Portugal y tuvieron a Juan Manuel de Villena y Mendoza
 
Juan Manuel de Villena y Mendoza fue VII señor de Cheles, defensor de la frontera. En 1617 contrajo nupcias con Maria de Montoya y Luna, heredera del mayorazgo de Montoya en Los Santos de Maimona. De este matrimonio hubo dos hijos.
 
 
D. FRANCISCO MANUEL DE VILLENA.
 

D. Francisco que fue VIII señor de Cheles y que en 1660 escribió un memorial que nos ha dejado amplia información. Sabemos que debió nacer sobre 1620-3. Que sobre 1640 ya era señor de la villa y que se vio obligado a tomar armas muy joven para defender la villa de los ataques de los portugueses. Así esta fue asaltada en 1641, que en 1642 fue arrasada y su castillo destruido, en 1643 los restos de la villa vueltos a ser asaltados. Que hubo otro ataque en 1644 y que para 1648 se menciona que “ya nada queda de la villa” cuando un ejercito portugués pasa por allí.

 

En 1660 escribe un memorial que eleva al rey donde hace mención de su linaje, con errores, y de los servicios que su familia a prestado a los reyes. Refiere su hoja de servicios con mas de veinte años de servicio activo y como ha perdido absolutamente todo por la guerra hasta el punto que su madre vive en Portugal en el castillo de Morón por no tener casa en España. Como es capitán de caballos corazas y gobernador de Jerez de los Caballeros y que como tal le corresponde el grado efectivo de Maestre de Campo. Además es caballero del habito de la orden de Santiago.
 
Hago un inciso para recordar que estamos en el siglo XVII, la monarquía española sigue siendo una potencia militar de primer orden, pero no puede mantener a sus hijos. La real hacienda esta siempre escasa de dinero cuando no quebrada. Lo último que quería esta es la reclamación de alguien que alega perdidas sufridas en la defensa de su rey y a las que tendría derecho de compensación o de recompensa. Perdidas que se cifran en mas de 80.000 ducados mas otros 120.000 de rentas que no se perciben desde hace veinte años. Por ello en todos los documentos que emita a nombre de D. Francisco o a su hermano D. Cristóbal siempre se referirá a ellos como “... que se hace llamar señor de Cheles”, nunca reconociendo este carácter.
 
En 1666 varios oficiales y comandantes del Tercio de Portugal escriben certificaciones de los servicios de D. Francisco y su hermano haciendo ver la apurada situación económica de ambos. En 1668 se expide célula de nombramiento de Maestre de Campo para D. Francisco para que pueda cobrar los sueldos prescritos para este grado pues lleva ocho años como tal pero con el sueldo de capitán de caballos corazas. Al año siguiente morirá en combate al asalto de la muralla de la villa de Burguillos.
 
CONDES DE VIA MANUEL.
 
 

D. Cristóbal fue hermano de D. Francisco, debió nacer sobre 1625, siguió los mismos pasos que su hermano. Soldado, alférez, capitán de infantería, de caballería, capitán de caballos corazas. En 1676 eleva un memorial por el que sabemos que su hermano Francisco ha muerto en combate, que es caballero del habito de Santiago, y que, como a su hermano, lo tienen de gobernador de plaza militar pero por debajo de su grado a efectos de cobrar sueldo y esté tarde y mal.

Algo mejor le fueron las cosas a D. Cristóbal, pero no demasiado por que en 1689 su primo el conde de Montijo eleva una carta al rey donde explica que el general de artillería D. Cristóbal Manuel de Villena ha tenido que retirarse a su casa al no poder seguir haciendo frente a los gastos que debía soportar por su cargo de Gobernador de Badajoz. Termina la carta con una suplica tremendamente patética recordando los servicios que han hecho los hermanos a lo largo de su vida y como lo han perdido todo en la defensa de su rey.
 
El 25 de noviembre de 1689 Carlos II concede el título de conde de Vía Manuel a D. Cristóbal Manuel de Villena. Por real disposición de época de su padre no se podía tener titulo de conde o de marques sin haber sido previamente vizconde y no se expedía la Real carta hasta después de haber satisfecho a la Hacienda Real los impuestos de Media Annata con los que estaban gravados.
 
En 1695 D. Cristóbal satisfizo los 562.500 maravedíes a los que ascendía el pago de impuestos por el título de Vizconde de la Villa de Cheles, que quedaba roto y sin uso y por el de conde de Vía Manuel.
 
Todavía le quedarían unos cuantos años de no mucha tranquilidad a D. Cristóbal.
 
A la muerte de Carlos II, la guerra civil asola la península, D. Cristóbal apoya al pretendiente francés, futuro Felipe V, por él levanta una compañía a su costa, armándola y vistiéndola. Se arrastra junto a su hijo para ponerse a las ordenes de su señor y morir el día antes de la batalla de Almansa delante de su rey el año de 1711.
 
Casó en 1675, D. Cristóbal con Dª Leonor Botello de Mendoza, heredera del mayorazgo de los Botello, con quien tuvo una única hija Maria Manuel Portocarrero Botello Mendoza. La cual casó con Luis Ponce de León y Córdoba, hijo de D. Nicolás Fernández de Córdoba y Ponce de León, marques de la Granja y nieto del Duque de Arcos.
 
Contrajo segundas nupcias con Dª Josefa de Florez y Barrantes (+1724) con quien tuvo a Juan Manuel de Villena y Florez, II conde de Vía Manuel y X señor de Cheles.
 
Este D. Juan tuvo muchas dificultades en la repoblación de su señorío y en terminar la casa fortificada que había construido su padre en el pueblo y que hoy en día se conserva.
 
Casó con Juana Sánchez de Figueroa o Sánchez de Badajoz, que de las dos formas se la llama, la cual aportó como herencia junto a su dote el señorío del lugar de la Pizarra en el reino de Sevilla.
 
Murió D. Juan en 1754 por lo que le sucedió su hijo José Cristóbal Manuel de Villena y Sánchez de Badajoz.
Torre y palacio de los manuel en Cheles. El castillo fue destruido en la guerra con Portugal.
 Felipe V. Por apoyar su causa se volvió a hipotecar una hacienda destruida por la guerra.

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:40 GMT+1:


 

Este nació el 6 de julio de 1727, fue III conde de Vía Manuel, XI señor de Cheles y señor de la Pizarra. Estudió en el seminario de Nobles de Madrid.
 
Debió ser persona de espíritu violento pues en documento de la Real Chancillería de Granada, un sacerdote ecónomo del pueblo de Cheles de apellido Prado le acusa de “ hombre malvado”, “ persona terrible”, “ anticristo”, etc. El documento nos cuenta como el dicho señor descontento con las actividades propias del sacerdote y muy enfadado con las que considera impropias, lo condujo hasta el final del termino municipal de la villa a punta de rehala de perros y allí le hizo una breve pero muy colorista descripción de lo que pensaba hacer al sacerdote si volvía a aparecer por sus tierras.
 
La Real Chancillería decidió dar una mano de cal y otra de arena; el sacerdote no volvió por Cheles pero el conde debía pagar una multa por el maltrato al sacerdote.
 
En la contabilidad del conde aparece una breve nota sobre el dicho pago:..” se pagó en menudo”. Esto es en calderilla.
 
Otra referencia a el la encontramos en el diario de viaje que escribió Enrique José de Carvallo y Mello, II marqués de Pombal e hijo del famoso ministro del rey José I de Portugal. Este diario se encuentra en la colección Pombalina de la Biblioteca de Lisboa, manuscrito 692, folio 175 al 178. Entresaco párrafos...” después de saludar al canónigo le pedimos que nos condujera a la casa del conde de Cheles, a donde nos dirigimos inmediatamente y entrando en la casa hallamos al conde y a la condesa y un oficial español D. Cristóbal de Villena el cual hacia unos días se encontraba en plaza con su hermano D. Juan Manuel de Villena alojados en casa del marques de Camarena”.
 
Este D. Cristóbal de Villena es Cristóbal Manuel de Villena, señor de Zibreira, alcaide mayor de Alegrete, comendador de la Orden del Cristo y que alcanzo el grado de Teniente General. Casó con la hermana de Enrique José de Carvallo, por lo que será cuñado del marques de Pombal que relata el encuentro. Este D. Cristóbal y su hermano eran hijos de D. Sancho Manuel de Villena, señor de Zibreira y Alcaide Mayor de Alegrete que fue el heredero del Gran Maestre de la Orden de Malta D. Antonio Manuel de Villena.
 
El hermano pequeño, D. Juan Manuel será caballero comendador de la Orden de Malta y en 1782 Brigadier de Caballería. Pero continuo citando...
...” Dicha señora condesa no es nada bella, de pequeña estatura, desdentada y mala figura; con todo es muy viva, muy agradable con las personas, tiene bonita voz y seria capaz de estar cantando un año seguido. Estaba esta noche, sin embargo, más triste por hallarse molesta de la garganta. Del marido nada debo de decir, por que nos hizo todos los obsequios posibles. Dicen sus paisanos que es muy bruto y su figura no es nada recomendable”.
Ya le ven al pobre, feo, bruto y con mal aspecto. Sin embargo casó dos veces, la primera con Maria Paz Mendoza de Ribera con quien tuvo varios hijos y la segunda; Francisca de Paula Guadalfajara, hija de los condes de Castroterreño con quien tuvo a otro hijo.
 
Tuvieron a José Manuel de Villena Mendoza que sucederá en los señoríos.
 
Fernando Manuel de Villena y Mendoza, que nació el 3 de febrero de 1764. Fue caballero del habito de Santiago y comandante del escuadrón del Regimiento de caballería del Rey. Caso con Ana Joaquina de Barrantes y no tuvieron hijos.
 
Juan José Manuel de Villena y Mendoza, nacido el 26 de julio de 1766, fue Teniente General de los Reales Ejércitos, caballero de Santiago y caso con Dª Manuela de Sagarra dejando una hija, Milagros que murió sin descendencia.
 
Joaquín Maria Manuel de Villena y Mendoza, nacido el 13 de abril de 1769, fue Mariscal de Campo, caballero del habito de Santiago, Tesorero de las Ordenes Militares, Primer caballerizo de Su Majestad, comendador de Mérida, caballero Gran Cruz de Carlos III. Caso con Maria del Carmen Álvarez de Faria, Marquesa de Gracia Real y marquesa viuda de la Constancia.
 
Maria Dolores Manuel de Villena que casó con Mariano Fernández de Córdoba y Sánchez de Argote, conde de Torres Cabrera.
 
Beatriz Manuel de Villena y Mendoza casada con Juan Arias de Saavedra Carvajal.
 
Del segundo matrimonio tuvo a Francisco de Paula Manuel de Villena Guadalfajara, Brigadier de los Reales Ejércitos, caballero de Santiago y comendador de Bienvenida.
 
Fue heredero y sucesor D. José Manuel de Villena y Mendoza, nacido en Jerez de los Caballeros en 1752, fue Maestre de Campo y estudio junto a sus hermanos en el seminario de nobles de Madrid. Casó en 1771 con Dª Teresa Fernández de Córdoba y Argote, hermana entera del conde de Torres Cabrera que se había casado con Mª de los Dolores en matrimonio cruzado.
 
En 1789 se le concede la dignidad de Grande de España de 1ª categoría expidiéndose la dicha carta de concesión de Grandeza al año siguiente. Será en este momento que los Manuel de Villena cambian sus armas. Hasta la fecha habían usado las primitivas: alas en cuartel 1º y 4º y leones en 2º y 3º. Ahora será al revés los leones en el 1º y 4º y las alas en el 2º y 3º. Estas armas ya se habían visto y usado por diferentes ramas a lo largo de la historia, pero desde este momento se toman como propias e identificativas. Además añadirán a las armas un lema “CONTER ET CONTRARIA VIRTUS “ cuya traducción seria algo así como “ VIRTUD ADVERSA Y DESDICHADA”, lema muy bien elegido teniendo en cuenta los antecedentes y casi profético como veremos.
 
D. José Manuel de Villena Fernández de Córdoba, V conde de Vía Manuel, XIII señor de la villa de Cheles. Estudio en el seminario de nobles de Madrid ingresando después en el ejército con dispensa de edad. Destacó en la campaña del Rosellon contra las tropas francesas en el año de 1792. Durante la Guerra de Independencia formó como brigadier del ejercito de Extremadura en el año 1808 donde prestó servicios hasta darse de baja por enfermedad con el grado de Mariscal de Campo en 1810 pasando a ocuparse de la remonta de la brigada de caballería del duque de Alburquerque asignada al ejercito de Wellington.
 
Casó D. José Manuel de Villena con Maria del Pilar Melo de Portugal, marquesa del Rafal, baronesa del Monte y señora de las baronias de Benferri y  Puebla de Rocamora.
 
La guerra de independencia destrozó completamente el país, se calcula que una décima parte de la población pereció, bien por el hambre, bien por las enfermedades que se cebaron en una población mal alimentada, bien por los combates y las heridas sufridas en él. Las Cortes de Cádiz suprimieron los señoríos, aunque luego volvieran a reinstituirse para fenecer definitivamente. Pero para reclamar las tierras en propiedad se hizo necesario la prueba documental de la propiedad de la misma. El peso de la prueba recayó en el propietario frente al arrendatario. La prueba de propiedad no tenía mucho problema si esta había sido adquirida en un periodo razonable de tiempo. Pero cuando ha sido por concesión hace quinientos o seiscientos años se volvía mas complicado. Para mas complicarlo, parte de las posesiones en la provincia de Alicante estaban no en propiedad sino en tenetura. Esto es que el rey daba esas tierras para explotación perpetua de una familia, cuasi en propiedad, pero la propiedad última de la misma estaba en manos del rey de donde partió la merced y donde seguía vinculada.
 
De esta forma la mayor parte del patrimonio que se hallaba en la provincia de Alicante se perdió. En Cheles la tierra estaba arruinada, lo mismo que las casas. No había gentes para trabajar las tierras.
 
Por ello en 1817, cuando Cristóbal Manuel de Villena y Melo de Portugal ( 1800 – 1834) hereda a su padre se encontró con un patrimonio destruido. La situación se agravaba por las carencias de educación que tenia el heredero al no haberse podido formar adecuadamente debido a los rigores de la guerra, a pesar de los esfuerzos que luego se tomó para suplir tales faltas.
 
El inicio de D. Cristóbal no pudo ser peor, en 1821, estrenando su mayoría de edad decide casarse. La elegida es una señorita Esperanza Bambelere y Olmos que debía ser un autentico “bellezón”.
 
La mitad del legajo de Vía Manuel existente en el archivo del Ministerio de Justicia consiste en las cartas que se cruzan madre e hijo, uno empeñado en casarse, la otra horrorizada y tirandose del moño de indignación. Esta alegaba que no tenía absolutamente nada contra la señorita Bambelere, pero que siendo su hijo heredero de dos grandezas de España y varios títulos mas y emparentado como estaba con todas las casas grandes de España, se negaba en rotundo que se casara con la hija de un tendero y que la desigualdad era tan notoria que eso no podía terminar bien.
 
Este tipo de escándalos eran los que más le podían divertir a Fernando VII, rey  a la sazón de España y persona que debía autorizar el dicho matrimonio. Durante unos meses disfrutó de la lucha entre madre e hijo, que como he dicho engordó el legajo del Ministerio de Justicia, para finalmente dar su autorización a este. Casó D. Cristóbal a los 22 años de edad en 1822. En 1830 el matrimonio estaba roto.
 
Fallece Fernando VII en 1833 y le sucede su hija, asumiendo su madre Maria Cristina la regencia por minoría de edad de Isabel II. Entre las reformas que siguieron estaba la creación de unas cortes bicamerales. La cámara alta se llamaría “de próceres” y estaría para los grandes de España, dignidades eclesiásticas, designación directa, etc. D. Cristóbal fue llamado a ocupar su escaño como prócer del reino. Esto era caro, tanto que se dieron casos como el duque de Abrantes que se negaron por el desembolso que les suponía el abrir casa en Madrid, amen de uniformes, criados, etc.
 
Ante la imposibilidad momentánea D. Cristóbal decide hacer carrera política, para ello, primero quiere ganarse una cierta fama de armas que le ayudaría en la futura carrera. Siendo como es coronel de milicias solicita su equiparación en el ejército para así poder ir voluntario a luchar contra las partidas del pretendiente D. Carlos que andan montaraces por el norte.
 
Le conceden el grado de Coronel del Ejercito, “sin sueldo“, y parte hacia Aragón donde se está formando una columna, que comandada por el barón de Carondelet, sobrino del gran Castaños, el de la batalla de Bailen, se adentrará dentro de la Navarra sublevada.
 
Pero Carondelet no es Castaños y D. Tomas de Zumalacarregui en un sitio llamado las Peñas de San Fausto destroza la columna. D. Cristóbal se portó bien, le mataron un caballo y el otro que tenia lo dio a su comandante para que se salvara. A D. Tomas le cayo simpático este coronel prisionero y le ofreció liberarlo bajo palabra. D. Cristóbal no podría volver a levantar armas contra D. Carlos, esta era una practica muy habitual en la época. Ocho días después, durante la cena, llega la contestación de D. Carlos, esta era muy escueta. “ Los cristinos han fusilado al coronel Díaz, no veo por que se ha de respetar a este por que sea Grande de España”.
 
No pudo el pobre D. Cristóbal ni terminarse el postre, el tiempo justo para buscar a un cura, una absolución rápida y el pago para unas misas. Así consta en el informe del cura párroco de Aranaz, valle de Labaun, que envía a requerimiento del tutor del hijo y que se encuentra actualmente en el archivo del Palacio Real. Tenia 34 años.
Duque de Wellington. Via Manuel tras ser declarado inútil por enfrmedad se encargó de la remonta de la caballería del duque de Alburquerque adjunta a las tropas ingleses.
Tomas de Zumalacarregui tras ordenar el fusilamiento de Via Manuel abandonó el campamento para no escuchar la descarga que acababa con la vida del que ya era su amigo.

Autor: Hasting, 30/Oct/2007 13:46 GMT+1:


 

Dejó D. Cristóbal tres hijos menores a los que tutelar.
 
El mayor José Casimiro ( 3- VII- 1823, + 2–XI-1855) seria VII conde de Vía Manuel, marques de Rafal, barón del Monte, XIV señor de Cheles, de la Pizarra, de las baronias de Benferri, Puebla de Rocamora y la Granja. Pero también tendría problemas y el primero fue con el tutor. Para nombrar o revocar tutores a los Grandes de España el rey era la única persona que tenia facultad y una vez nombrado uno era engorroso el trámite de revocación.
 
 Se le cambió el tutor y a los 16 años de edad cumplió con la ceremonia de cubrirse de Grande frente a la Reina. Esta frente al pobre huérfano del que había abusado un mal administrador, el hijo del desdichado héroe muerto en su defensa, se emocionó y le concedió el grado de capitán de caballería, “ sin sueldo”.
 
El joven capitán de caballería, sin sueldo, entró en política saliendo elegido diputado por la provincia de Alicante distrito de Elche.
 
Casó el año 1850 con Maria Josefa Álvarez de las Asturias – Bohórquez y Giraldez, hija de los duques de Gor.
 
En 1855 volvía el conde de Vía Manuel de un viaje a Francia cuando fue muerto por un criado que sufrió un ataque de locura. La versión de los sucesos están de acuerdo que murió por acuchillamiento en el cuello, difieren en el detalle de sí el arma homicida fue un cuchillo o un tenedor.
 
Contaba 32 años de edad.
 
Dejo tres hijos: Enrique, Isabel y Esperanza Manuel de Villena Álvarez de las Asturias – Bohórquez.
 
D. Enrique, que había nacido el 13 de julio de 1852, sucedió a su padre en los títulos de su casa y tuvo como tutor a su tío el duque de Gor, durante su minoría de edad. Tuvo una corta pero fulgurante carrera ya que fue representante en Cortes por la Maestranza de Sevilla junto al duque de Osuna. Como  secretario de la Diputación de la Grandeza dictaminó en los pleitos de precedencias entre el duque de Medinaceli y el marques de Astorga, fallando a favor del primero. Acompañó al conde de Heredia Spinola a Paris, al hotel de Castilla, para organizar el retorno de la monarquía en la persona de Alfonso XII a España. A la vuelta, se desconoce por que motivo y con quien, tuvo un duelo a pistola en Carabanchel Bajo el 13 de julio de 1874 muriendo a consecuencias de este el mismo día.
Tenia 22 años de edad.
 
Tenia el conde de Vía Manuel una tía, Dª Ernestina Manuel de Villena Dreyer, hija de los marqueses de Gracia Real y nieta de D. Joaquín Maria Manuel de Villena Mendoza, que fue primer caballerizo del rey Carlos IV. Esta señora fue persona de gran virtud, dedicando toda su vida al servicio de los necesitados. Creo la Fundación Villena como fondo de ayuda y el Colegio de Huérfanos de la calle Juan Bravo de Madrid, cuyo edificio construyó el marqués de Cubas.
 
D. Benito Pérez Galdos, persona nada beata, mas bien lo contrario, admiraba profundamente la labor de esta persona y así la retrato en su novela “ Fortunata y Jacinta “ en el personaje de Clementina Pacheco. Seria el propio escritor quien hiciera la necrologica de Dª Ernestina. El mes de Diciembre pasado se cerró el proceso de beatificación y su causa ya esta pendiente de resolución.
 
Así termina este linaje que empezó con un santo. Su final es con otra futura santa y un duelo. No es mal final.
 
Bibliografía y documentación:
 
-Archivo de Palacio Real.
-Archivo Histórico Nacional.
-Archivo Real Chancillería de Granada.
-Archivo Duques de Medinaceli.
-Archivo Duques de Nájera.
-Archivo Nacional Torre o Tombo, Lisboa, Papeles Pombalinos.
-Archivo Condes de Vía Manuel.
-Archivo Militar de Segovia.
-Archivo de Simancas.
 -Ministerio de Justicia, Legajo Vía Manuel.
-         “Cheles villa fronteriza”, José Antonio Torrado, Diputación de Badajoz, 1999.
-         “Gran Crónica de Alfonso XI, Diego Catalán, editorial Gredos, 1977.
-         Crónica de Joao I, Porto Libraría civil, 1945-49.
-         “Don Juan Manuel: obras completas” , editorial Gredos, 1982.
-         “Don Juan Manuel, biografía y estudio critico”. A. Giménez Soler, Zaragoza, Real Academia Española, 1932.
-         “Los Dominios de Don Juan Manuel”, A.L. Molina. Don Juan Manuel VII centenario. Universidad de Murcia, 1982.
-         “Estudio Histórico sobre algunas familias españolas”, Alfonso de Figueroa, Dawson and Fry, 1965-70.
-         Historia de Castilla y León. Julio Valdeón Baruque. Ámbito ediciones S.A.,1985.
-         “Los Dominios del Infante D. Manuel”, Julio Baldeón Baruque, VII centenario. Universidad de Murcia, 1982.
-         “Antonio Pérez”, Gregorio Marañón, Espasa Calpe, Barcelona, 1948.
-         “Ernestina Manuel de Villena, La santa de Galdos”. Miguel Lamet Pedro. Trotta. 2000.
-         “Historia Genealógica y Heráldica de la monarquía española”. Francisco Fernández de Bethencourt. Establecimiento tipográfico Enrique Teodoro, Madrid. 1897-1920.
 
 
Isabel II por cuyos derechos lucharon y murieron españoles en dos guerras carlistas.
Ernestina Manuel de Villena, llamada "madre de los pobres" beatificada por Juan Pablo II. Pérez Galdos se inspiró en ella para su personaje de Clementina Pacheco de la obra "Fortunata y Jacinta".