La Coronación de Jorge V

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 02:54 GMT+1:


 

 
 
 

PROLOGO

 

 
Las coronaciones reales, sus ceremonias y significados, son antiguos como la noche de los tiempos. Es por ello que su simbolismo esta en continua mutación adaptándose a las nuevas circunstancias políticas que son aquellas que condicionan la historia de un país.

Por ello no debe de extrañarnos que las ceremonias y elementos de uno de los actos más tradicionales y que unen el presente y pasado de una nación, puedan, al tiempo ser innovadores e inmutables, antiguos y modernos, rígidos y flexibles, en definitiva la esencia misma del protocolo. Esta esencia sé ira enriqueciendo con nuevos añadidos y  a veces, tendrá que amputar elementos ya no necesarios por su simbolismo o, mas pragmáticamente, inadecuados por las circunstancias del momento, completamente diferentes de aquellas en las que se creo el dicho ceremonial.

De todas las ceremonias de coronación del último siglo existen tres que destacan por el elaborado simbolismo y por ser claro exponente del cambio de un mundo. Esto es, en si mismas fueron un detallado elemento representativo de un país; Su historia, política, tradición, dinastía, etc. Por otro lado lo que las singulariza es que fueron las últimas que se hicieron, esto es que la elaboración del protocolo y el objetivo de la ceremonia desde ese momento cambiará. No es función de este trabajo opinar si el cambio es para algo mejor o peor, el hecho innegable es que el cambio fue para algo diferente y que vemos él porque y motivos de dicha evolución en nuestro entorno cotidiano.

La primera de las dichas ceremonias fue la de  S. M. Católica  D. Alfonso XIII de España. Una de las tres únicas personas a lo largo de la historia, junto con Juan I el póstumo de Francia y Cosroes de Persia  que han nacido reyes.

Su ceremonia de coronación, por así llamarlo ya que en España los reyes no son coronados, son proclamados, fue la última que se hizo siguiendo el elaborado y estricto protocolo borgoñón que imperaba en la corte española. Algunas ceremonias que se suprimirían con la  Republica para no volver jamás se remontaban al reinado del rey San Fernando y habían permanecido inalterables desde entonces como era el caso del lavado de pies a doce pobres por parte de los monarcas españoles el día de navidad.

El tiempo transcurrido desde entonces hasta la reinstauración junto con el poco gusto por las letras y por las cosas poco practicas de nuestros compatriotas hace que la documentación existente se encuentre repartida entre el Palacio Real y los archivos privados de cortesanos y ministros. Suelta, inconexa excepto en casos concretos de archivos de maestros de protocolo durante un par de generaciones. Pero, ! ay son tan pocos y tan desconocidos¡.

La siguiente ceremonia que cerró un capitulo de la historia fue la de Carlos, Archiduque de Austria y Rey ungido de Austria y Hungría, heredero del longevo Francisco José de Austria y último de su linaje en las tierras patrimoniales de los Habsburgo y sus territorios. Su ceremonia en plena guerra mundial y patéticamente solo da un triste punto final a una de las dinastías más importantes y que más han marcado la historia de Europa y cuyas ceremonias de coronación son más ricas en simbologías y tradición.
El tercero y del que tratara el presente trabajo, fue la coronación de Jorge V de Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte, Emperador de la India, etc.
En su caso nos encontraremos la elaborada ceremonia inglesa con tradiciones del Liber Regalis, tradiciones que se apartan por falta de uso y el muy complejo resultado del largo y fructífero gobierno de su abuela la Reina Victoria representado por el nutrido grupo de representantes de dominios y la aglutinación de cargos nuevos y antiguos. El ejemplo mejor es la separación de la nobleza en función del origen de sus títulos. Así nos encontraremos Pares de Inglaterra, de Escocia, del Reino Unido, de Irlanda y del Imperio. Juntos, pero no revueltos.
Anteriormente he mencionado el Liber Regalis, la antigua ordenación de la coronación de Ricardo II, el más completo documento explicativo de las costumbres, tradiciones y significados de las diferentes fases de la ceremonia de coronación.
En él encontraremos curiosas coincidencias como la de la antigua costumbre del recorrido del Rey desde la torre a la catedral. Originalmente ello era debido a motivos de seguridad. Muerto el Rey, su inmediato heredero era rey, pero no estaba consagrado. Por ello, y por lo peligroso que eran aquellos tiempos revueltos, buscaba la protección de las murallas de la Torre, solo saliendo para ser debidamente consagrado. Esta necesidad dio lugar a costumbre y este trayecto se mantendría en todas las ceremonias de coronación hasta Jacobo II.
Curiosamente el trayecto seguido tras la ceremonia de coronación de Jorge V seria, prácticamente el mismo.
Otra costumbre que con el paso del tiempo desaparecería seria la tradicional investidura de caballeros de la Orden del Baño ( Bath ) el día antes de la ceremonia de coronación. Enrique VIII, el día previo nombro cincuenta nuevos caballeros que al día siguiente le darían escolta en el trayecto desde la Torre a la catedral de Westminster. Así mismo, con el tiempo desaparecerán las costumbres del desafío lanzado por el campeón real a todos aquellos que opinaran que la dicha coronación era contra derecho o el privilegio de ciertos barones y señores de quedarse con parte de la vajilla utilizada por el rey tras la comida.
Jorge V mantendrá la mayoría de las tradiciones reflejadas en el Liber Regalis pero será el último monarca ingles en hacerlo. El presente estudio se limitara ha enumerar y explicar el complicado ceremonial ( hasta tres vestidos diferentes usara Jorge V durante la ceremonia) junto con la simbología del mismo y del utillaje ( las regalías) utilizadas durante la ceremonia de coronación.   Tratara de explicar el simbolismo de cada una de sus partes y una breve explicación histórica de la mismo en la medida de lo posible, una exhaustiva explicación y relato daría lugar a un trabajo que excedería de sobra la extensión del presente trabajo.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
INTRODUCCIÓN
 
Este día 22 de junio de 1911, Jorge de Sajonia – Coburgo – Gotha, príncipe del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, príncipe de Sajonia – Coburgo – Gotha del linaje de los Wettin, cambiara por tercera vez en su vida de nombre y títulos. Al terminar la jornada la lista de estos solo seria superada por el Rey de España o por el Zar de todas las Rusias.
Jorge V, por la Gracia de Dios, Rey del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, de los Dominios Británicos en Ultramar, Defensor de la Fe, Emperador de la India, Majestad Real e Imperial. Soberano de la Mas Noble Orden de la Jarretera de Inglaterra, de la Mas Antigua y Noble Orden del Cardo de Escocia, de la Mas Ilustre Orden de San Patricio en Irlanda, de la Mas Soberana Orden del Baño, de la Exaltada Orden de la Estrella de la India, de la Mas Distinguida de San Miguel y San Jorge, de la Mas Eminente del Imperio Indio, de la Orden del Merito, de la de Alberto y Victoria, de la Orden Imperial de la Corona India. Soberano y Protector de la Orden de San Juan de Jerusalén de Inglaterra, Caballero del Toisón de Oro Español ( 1885), del Águila Negra de Prusia, de San Andrés de Rusia, de la Anunciación de Italia, del Elefante de Dinamarca ( 1885), del Serafín de Suecia, de San Huberto de Baviera, de la Calle de la Corona de Sajonia, Gran Cruz de la Legión de Honor de Francia, de San Esteban de Hungría ( 1902), de Carlos I de Rumania, del Cristo de Portugal. Doctor en Leyes por las Universidades de Cambridge, Oxford, Melbourne, Sydney, Adelaida, McGill, Laval y Toronto etc... . Guardián de los Cinco Puertos, Castellano del Castillo de Dover. Coronel Honorario o por derecho propio de una pléyade de regimientos a lo largo de todo el mundo. Además seguía siendo depositario de los títulos que su padre le había concedido anteriormente. Estos son: Duque de York, Earl de Inverness, barón de Killarney par del Reino Unido. Duque de Cornwall, Duque de Rothesay par de Escocia, Earl de Carrick, Barón de Renfrew. Gran Senescal del Reino de Escocia y Señor de las Islas. Por último fue creado Príncipe de Gales y Earl de Chester.
 
LAS REGALIAS
 
Se conocen como regalías el utillaje que será utilizado por el Rey o presentado ante él y que se considera indispensable para la realización de la coronación bien por su significado bien por su tradición.
La Corona de San Eduardo. – Es la primera de las regalías, consiste en un circulo de oro estolado de armiño adornado de pedrería con flores de lis del mismo metal con diamantes, sur montado de cuatro arcos cuajados de perlas que rematan en un orbe con meridiano y semiparalelo coronado con una cruz con tres pendientes de perlas. Encima del circulo tiene una cubierta de terciopelo carmesí. Esta corona representa la antigua corona de San Eduardo que se utilizó para coronar a todos los reyes de Inglaterra y que se perdió durante la Commonwealth de Oliverio Cromwell. Mandada fundir por Carlos II se utiliza desde entonces en representación de la primitiva, perdida para siempre.
La Corona Imperial. -   Mandada hacer en 1838 para la reina Victoria. Se trata de un circulo de plata surmontado de cuatro barras del mismo metal que convergen en un orbe con meridiano y semiparalelo rematado con una cruz. Del arranque de las barras, sobre el círculo, alternan flores de lis con cruces como decoración. Todo ello esta cuajado por cientos de piedras preciosas, especialmente diamante. Son de destacar el carbunclo regalo de Pedro I de Castilla al Príncipe Negro y el diamante “Estrella de África “. Como la anterior el interior esta forrado de terciopelo pero esta vez púrpura. La base inferior del circulo esta forrado con una línea de armiño.
El Cetro Real o Cetro de la Cruz. – Durante la coronación se pondrá en la mano derecha del monarca. Esta hecho de oro y lleva un diamante “ Estrella de África “ mayor que el de la corona Imperial junto con una enorme amatista. Esta rematada por una cruz paté cuajada de diamantes.
Algunas partes de este cetro son las originales que fabricó Sir Robert Vyner para la coronación de Carlos II.
La Vara con la Paloma. – Se pondrá en la mano izquierda del monarca. La paloma representa el poder del Espíritu Santo el cual descenderá sobre el monarca en el momento de su unción. La vara ha de ayudar al monarca durante mandato como ayudaría a un caminante en una larga peregrinación. Esta ayuda estará guiada por el Espíritu Santo que remata a la vara. La vara esta recubierta de esmalte blanco y ricamente adornada con pedrería.
La Reina consorte tendrá, asimismo, otro cetro y otra vara rematada con el Espíritu Santo.
La Ampolla o el Águila de Oro y la Cuchara. – Consiste en un recipiente de oro en forma de águila con las alas abiertas y una cuchara de plata sobredorada, las dos son trabajo del siglo XIII. Según la leyenda cuando Santo Tomas Beckett estaba exiliado en Sens, Francia. Una noche mientras rezaba a la Virgen, esta se le apareció. Portaba un águila de oro que le entregó y le comunico que la dicha águila era el recipiente de un óleo sin igual solo para consagrar reyes. Santo Tomas lo escondió en un refugio en Pointier. Allí permaneció hasta que en tiempos del rey Eduardo III un hombre santo lo encontró y lo entregó al duque de Lancaster. Este, a su vez, se lo dio al Príncipe Negro, su hermano, que lo envió a Londres para que fuera guardado en un fuerte cofre en la Torre. Allí permaneció hasta que Ricardo III lo reclamó para usarlo en su coronación. El obispo de Westminster le denegó el uso del mismo. El óleo se utilizó por primera vez para ungir a un rey con Enrique IV y desde entonces a estado presente en todas las coronaciones.
El Orbe o Globo. – Símbolo del poder “ Imperium orbes terrarum “ en época de los romanos, al abrazar el cristianismo se remato de una cruz. Fue utilizado como símbolo de poder por los reyes sajones como podemos comprobarlo en la representación de la coronación de Harold II en el tapiz de Bayeux.
El orbe tiene un diámetro de dieciocho cm, esta hecho de oro y decorado de perlas y “cloisone “ de gemas. Se remata por una cruz que esta sobre una magnifica amatista. El Orbe no se pone, jamás, en otras manos que las de un rey o reina consagrados.
Para la ceremonia se encargara un modelo más pequeño y de no tanta riqueza y calidad para la nueva reina Maria de Teck.
 
Piezas menores de las regalías: los brazaletes. -  Estos son de oro macizo y se abren por un gozne o bisagra. Esta decorados con símbolos del poder de los tres reinos que más adelante explicare en relación con las espadas. Son elementos sancionadores de la autoridad de la que esta investido, no consagradores de ella. La explicación la hallamos en la Biblia, Samuel 1; 10 “ La corona se puso sobre su cabeza y en sus brazos los brazaletes “.
Las espuelas de San Jorge: - El rey al ser ungido también adquiere categoría de caballero, es por ello que se le imponen las espuelas de tal. Las espuelas no se le atan sino que se hace acto de colocárselas. Durante la ceremonia los encargados de portarlas serán el Lord Grey de Rhutyn y el Earl de Loudoun.
El anillo o la sortija: - Símbolo de la unión entre el rey y su estado. Según la leyenda San Eduardo el confesor dio una sortija como limosna a un anciano. Años después unos peregrinos se encontraron con un anciano que les dio cobijo y posada. Tras preguntarles estos le hablaron del buen gobierno del rey Eduardo, satisfecho de lo escuchado el anciano se revelo como san Juan Bautista y les encargó que fueran ha ver al rey y le devolvieran el anillo que una vez le dio como limosna.
El hecho histórico es que la sortija fue destruida durante la republica de Cromwell y lo único que se conserva es el zafiro azul que actualmente esta engastado en la corona de San Eduardo.
 
LAS ESPADAS
 
Cinco son las espadas que aparecerán durante la ceremonia la primera de ellas la Comprada o la Espada del Estado de la Ofrenda. Esta la portará al entrar en la catedral, en su momento será ofrecida a Dios y entregada al altar como ofrenda. Inmediatamente se ofrecerá un precio de rescate de la misma de 100 shillings. Es un mal negocio ya que la comprada es una magnifica espada con su váina y empuñadura cuajadas de diamantes y una magnifica esmeralda en la empuñadura.
La Espada del Estado, este es un mandoble con gavilanes invertidos, la váina es de terciopelo carmesí con bandas de oro. La empuñadura y los gavilanes de oro. Representa el poder sobre el estado. En época medieval cuando un rey entraba en otro reino su heraldo portaba una espada apuntando al suelo. Ello significaba que no hacia ninguna reclamación sobre territorio. La presentación ante el rey de la espada del estado con la punta hacia el cielo representa la reclamación de todo el reino bajo su soberanía.
La Espada del Poder Temporal, es la espada que representa el poder del soberano sobre todas las cosas temporales de su reino. Es de oro con váina de cuero carmesí repujada de oro.
La Espada del Poder Eclesiástico, es gemela de la anterior, representa la jurisdicción del rey sobre la iglesia de Inglaterra y la capacidad de juzgar a los integrantes de esta.
La Curtana o la Espada de la Misericordia, con una longitud de 96 centímetros y ancha hoja es un magnifico ejemplo de forja medieval. Llamada también la espada de San Eduardo, representa la misericordia que ha de guiar los juicios de las espadas anteriores. La primera referencia sobre ella la encontramos en la relación de la coronación de Enrique III por Mathew Paris. Hay datos que confirman que estuvo en las coronaciones de Eduardo II, Ricardo II y Carlos II. Se la menciona de nombre en las ceremonias de Enrique IV, Ricardo III, Enrique VII y Eduardo VI. El privilegio de portar la Curtana originalmente recayó en los Earls de Chester. Al recaer el título en la corona paso luego a los Earls de Oxford.
Por último la Vara de Eduardo el Confesor, de oro y pedrería es un largo bastón rematado en una bola con la cruz. Representa el apoyo que necesitará el rey para su gobierno. Esta pieza de la regalía se le entregara cuando este sentado en la silla de Eduardo I.
La Silla de Eduardo I Plantagenet. De madera de roble estará situada en la intersección del transepto con la nave, lo parte que los ingleses llaman “ the theatre”. Mandada construir por Eduardo I para contener la piedra de Scope o “ la piedra del destino “. Esta es una piedra sobre la cual, según la tradición, sobre ella se coronaban los antiguos reyes de Irlanda, proviene de la colina sagrada de  Tara. Sobre ella se coronaron todos los reyes de Escocia hasta John Balliol o “ toom tabard “ ( “casaca hueca”, así llamado por que el rey Eduardo I le arranco las armas de Escocia de su sobrevesta) . Eduardo la trajo después de tomar Edimburgo y ha permanecido en esta silla, encajada hasta que John Major la devolvió ha Edimburgo en 1996 y allí permanecerá hasta que sea traída para futuras coronaciones. Con respaldo de decoración gótica, en su reverso hay una pintura que representa al rey Eduardo. Los leones de la base son una adición del s. XVIII que sustituyó a otra anterior del siglo XVI. Las marcas y grabaduras son producto de miembros del colegio de la escolanía en su mayor parte, hechos a lo largo de los siglos.
Catedral de Westminster.
 
 
 
Los asistentes a la ceremonia se clasificaran en: - Clérigos que tomaran parte en la ceremonia. Como será el caso del Arzobispo de Canterbury, el Obispo de Durham, de York, el deán de la catedral y otros.
-         El Rey y la Reina: figuras esenciales de la ceremonia, es por ellos por quien se hace esto.
-         La Familia Real y los miembros de la Real Casa.
-         Quienes tomaran parte en la ceremonia: portadores del palio, de las regalías, heraldos, campeón del Rey, portadores de los estandartes de los distintos reinos, Lord Canciller, etc...
-         Gobierno, gabinete y exchequer.
-         Ejercito.
-         Marina.
-         Miembros de familias reales asistentes a la ceremonia.
-         Lores de la Cámara de Justicia.
-         Representantes de Gobiernos extranjeros.
-         Representantes de los diferentes dominios de la Commomwealth y del imperio.
-         Pares del reino agrupados por clase, antigüedad y procedencia.
-         Invitados particulares.
-         Representantes de los diferentes regimientos, organismos, colegios, universidades en el que el Rey es miembro o comandante.
-         Miembros del cuerpo diplomático.
-         Cuerpo del Real Colegio Medico.
Y un largo etcétera de organismos menores e individualidades que aislada o colegiadamente asistirán, bien por motivo de su cargo bien por tradición bien por adaptación a los nuevos tiempos.
 
LA CEREMONIA; PARTES.

La ceremonia, según el Liber Regalis en su versión actualizada, se dividirá en cinco partes susceptibles de otras subdivisiones.

·        La entrada, reconocimiento por parte del público del inicio de la ceremonia y toma del juramento real.

·        Consagración del nuevo monarca tras ser este ungido.

·        Investidura y coronación en su versión doble; una con la corona de San Eduardo y la otra con la corona imperial.

·        Entronización, recepción de homenaje por parte de los poderes espirituales y temporales ( representados por los pares del reino según su categoría antigüedad y procedencia, por el gobierno y por el representante de la orden de la jarretera).

·        Santa Comunión y procesión de salida. Fin de la ceremonia.

Esta será la versión simplificada de toda la ceremonia, aun así contendrá dentro de cada una de sus partes muchas de las cincuenta y cinco partes originales que se reflejan en el Liber Regalis en su versión del manuscrito de Arundel.

 

 


Autor: Hasting, 30/Jun/2007 03:09 GMT+1:


 

 

ASISTENTES Y ACTORES: SITUACIÓN Y FUNCIONES.

1.      Clérigos.

 

Desde los tiempos de Guillermo el Conquistador el Arzobispo de Canterbury goza del privilegio de coronar a los reyes de Inglaterra. Este privilegio fue sancionado por la interdicción del Papa Alejandro III al Arzobispo de York por haber coronado el Príncipe Enrique en ausencia de Stº Tomas Beckett. Algunas veces, por motivos políticos,  por enfermedad, o por ausencia este papel ha sido desempeñado por otros. Eduardo II fue coronado por el Obispo de Winchester y su esposa la reina Alejandra por el Arzobispo de York, ello debido a que el Arzobispo de Canterbury se hallaba en el extranjero.
El rey será asistido durante la ceremonia por los Obispos de  Durham, Bath y Wells. Estos puestos son tradicionalmente reclamados por estos Obispos desde los tiempos de Ricardo I. El Deán de Westminster al hallarse en su iglesia y como heredero de la antigua agrupación benedictina de monjes allí situada, hace suyas las funciones a ellos encomendadas por la tradición. Así se encargara de la preparación espiritual del Rey y de la Reina los días previos a la ceremonia. Durante la ceremonia asistirá al Arzobispo de Canterbury. Además de ello se encargara de la recepción de las regalías que se traerán de la Torre el día anterior. Se guardaran en la capilla de Jersulalen y al día siguiente. ÉL será el encargado de distribuirlas a los diferentes asistentes autorizados a portarlas. Para ello se situara una mesa a lado de la puerta oeste y a medida que vayan entrando los grandes dignatarios, el deán les ira haciendo entrega de la acreditada regalía.
El grupo eclesiástico junto con ayudantes y acólitos esperaran a las reales personas fuera del la catedral y a su llegada iniciaran la procesión precediéndoles. Tras ello se situaran en el altar mayor por orden de importancia. Sus funciones en detalle serán descritas mas adelante.
2.      El Earl Marshall y el colegio de Heraldos.
 
Es con diferencia el grupo más pintoresco de la ceremonia. El título de Earl Marshall recae de forma hereditaria en el primer par de Inglaterra: el duque de Norfolk. Sobre él recaerá el deber de la realización de todas las ceremonias estatales del reino. Entre otras funciones supervisara el adecuado uso de la heráldica en el reino y aprobara la de los nuevos creados caballeros. El duque de Norfolk será ayudado por  el Colegio de Heráldica compuesto por:
·        El rey de Armas de la Orden de la Jarretera; Sir A. Scott- Gatty.
·        El rey de Armas de Norroy; Mr. Willian Henry Weldon.
·        El rey de Armas de Clarenceux; Mr. George Edward Cokayne.
·        El rey de Armas de Lyon; Sir James B. Paul
·        El heraldo de York; Gordon Ambrose de Lisle Lee.
·        El heraldo de Somerset ; Mr. Henry Farshaw Burke.
·        El heraldo de Winsor ; Mr. William Alexander Linsay.
·        El heraldo de Richmond ; Mr. Charles Harold Athill.
·        El heraldo de Lancaste; Mr. Edward Bellasis.
·        El Pursuivant del Manto Azul; Mr Gerald Woods Bollaston.
·        El Pursuivant  del Portcullis; Mr. Thomas Morgan Joseph-Watkin.
·        El Pursuivant del Dragon Rojo ; Mr. Everard Green.
·        El Pursuivant de la Cruz Roja; Mr. Arthur Willian Stuard-Cocrane.
Durante el acto estarán asistidos por el secretario del Earl Marshall y el encargado del registro.
Durante el acto se situaran en el ala norte del transepto, teniendo en frente suyo a los portadores de las regalías y a su izquierda y enfrente suyo a los portaestandartes de los reinos y al campeón del rey. Cada uno estará ataviado con sobrevestas con los distintivos heráldicos propios de su cargo junto con las armas reales así como las condecoraciones, collares y distintivos de las ordenes a las que pertenezcan.

         REGALIAS

 

 

 

                          TRANSEPTO                    NAVE                        TRANSEPTO

 

 

       COLEGIO DE HERÁLDICA

 

 

 
 
 
 
 
 

 

Aunque ya en desuso, las funciones de los reyes de armas y heraldos fue muy importante. Ellos eran los encargados del correcto nombre de cada uno de los nobles y linajes del reino, de forma que nadie pudiera hacerse pasar por quien no era o reclamar herencias, derechos o tenencias que no le pertenecían. Así mismo eran la voz del rey en cualquier gran acontecimiento. Señalaban campo para las batallas y debían estar presentes no solo para transmitir la voluntad del rey al adversario sino también para señalar a los nobles de ambos campos por sus distintivos para que todo quedara fielmente reflejado en las crónicas de la época. Esto constituía uno de los máximos honores ya que aparecer en crónicas haciendo buen papel en la batalla aseguraba el perpetuar la memoria y por lo tanto la honra. En Castilla el rey San Fernando queriendo distinguir a su hijo el Infante D. Manuel le regalo a este su espada “Lobera” fijando que esta fuera siempre la primera que entrara en combate y así que siempre se reflejara en las crónicas de las grandes jornadas.
3.      Los Portaestandartes y el Campeón del Rey.
 
A la izquierda de los heraldos y junto con los portadores del las regalías se situara otro pintoresco grupo. Este estará encabezado por el Lord Gran Cancilller del Reino, el earl de Halsbury; el earl de Carrington asumiendo las funciones del Lord Gran Canciller y portando la vara de San Eduardo. Ambos flanquearan al earl de Crewe que portara la Gran espada del Estado o del Reino.
Tras ellos se situaran de izquierda a derecha:
·        Mr. Frank S. Dymoke, campeón del Rey que portara el gran estandarte de Inglaterra.
·        Sir Samuel Walker, como gran Canciller del Reino de Irlanda.
·        Sir Henry S. Weddemburn, portador del gran estandarte de Escocia.
·        El Don de O´connor, portador del gran estandarte de Irlanda y
·        El Duque de Wellington, que portara la Union Jack o el gran estandarte de la Unión.
Cada uno de ellos vestirá las ropas de ceremonia, esto es, el manto rojo con armiño aquellos que sean pares del reino, sobre sus uniformes y los collares, condecoraciones e insignias del cargo que ostenten o del rango al que pertenezcan.
La presencia de los estandartes de los diferentes reinos es vital ya que así se hallan representados cada uno de ellos en el acto de consagración de sus soberanos, tomando estos posesión “ longi manu et longissima manu “ de estos por representación de los estandartes de los mismos.
La figura del campeón del rey ha quedado oscurecida al suprimirse las partes 44 a la 47 del la ceremonia representada en el manuscrito de Arundel. Esto es; aquellas que representaban la entrada de los estandartes para rendir pleitesía al rey tras la ceremonia de coronación y el desafío del campeón del rey a todos aquellos que dudaran del legitimo derecho del monarca a serlo para dirimir las diferencias en combate singular.
4.      Los Pares del Reino.
Se situaran en la nave a la altura del coro y ocuparan tantos bancos como sea necesario para alojarlos a todos. Al referirnos a los pares se tiene en cuanta todos los títulos desde la categoría de duques hasta los señores ( lord ) no incluyéndose la categoría de baronet ( creada por Carlos I con los dieciséis baronet originales ) ni los caballeros, ni los pequeños nobles propietarios ( squires ).
Los títulos asistirán bien de uniforme bien de frac y sobre sus ropas el manto de par del reino y la corona de su título.
Se ordenaran por su antigüedad, así en las primeras filas los duques de Ing- laterra del mas antiguo al mas moderno, siempre que no ocupen función en la ceremonia.
A su vez se ordenaran por reinos o por creación de categoría distinguiendo:
·        Pares del reino de Inglaterra.
·        Pares del reino de Escocia.
·        Pares del reino de Irlanda.
·        Pares de la Gran Bretaña.
·        Pares del Imperio Británico.
Esta ordenación esta en relación directa con la incorporación de los nobles de los diferentes reinos y categorías en sucesivas épocas de la historia. Los mas antiguos no tienen por que ser los de Inglaterra necesariamente.
Como he dicho antes los pares se situaran en los bancos de izquierda a derecha en antigüedad. En su momento desfilaran de uno en uno para rendir pleito de homenaje de fidelidad al monarca volviendo a ocupar su sitio. Así el recorrido será desde la izquierda del banco del lado izquierdo hasta la tarima elevada donde estará situado el trono del monarca para pasar por su derecha y volver a ocupar el sitio designado a través del pasillo central.
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                            

 


                                                                          

 

 


                                                                                                                                                    

     

 


                                                                           

 

 


                                                                           

 

 

En el esquema, mal dibujado, de arriba se aprecia el recorrido que ha de realizarse. El cuadrado amarillo mayor representa al monarca que recibirá el juramento de homenaje el menor a la izquierda del monarca representa el sitial de la consorte del soberano.
Los pares permanecerán bien de pie o sentados, según los diferentes estados e la ceremonia y la misa, pero no podrán cubrirse hasta que no haya sido coronado el monarca. Pues siendo su privilegio el permanecer cubiertos frente al rey, no pueden ejercer el dicho derecho sino tienen rey consagrado y coronado.
5.      El Gobierno y Exchequer de S. M.
 
Se situaran en los primeros bancos del lado izquierdo de la nave. La ordenación por importancia será de mayor a menor de izquierda a derecha. Situándose de este modo el primero de la izquierda:
·        El Hon. H. H. Asquith Primer Ministro del Gobierno.
·        El Hon. D. Loyd George Canciller del Exchequer
·        Mr. Winston S. Churchill, secretario del Interior.
·        Mr Jonh Burns, Presidente del Consejo de Gobierno.
·        Mr Reginald Mackena, Primer Lord del Almirantazgo.
·        El Earl de Beauchamp, Primer comisionado de obras.
·        Mr. Sydney Buxton, Presidente del Consejo de Comercio.
·        Mr. Joseph A. Pease, Canciller del Ducado de Láncaster.
·        Mr. Hebert Samuel, Correo Mayor del Reino.
·        Lord Pentland, Secretario por Escocia.
·        Sir Edward  Grey, Secretario de Asuntos Exteriores.
·        Vizconde Morley, Lord Presidente del Consejo.
·        Lord Maldane, Secretario de la Guerra.
·        Mr. Walter Ruciman, Presidente del Consejo de Educación.
·        Mr Augustine Birrel, Secretario de Irlanda
 
6 . Militares representando al ejercito.
Se situaran inmediatamente detrás de los miembros del gobierno entre su grupo destacar a:
·        El Duque de Connaught, Mariscal de Campo
·        Lord Wolseley, Mariscal de Campo
·        Lord H. Evelyn Wood, Mariscal de Campo.
·        Lord Grenfell, Mariscal de Campo.
·        Sir G. S. White, Mariscal de Campo.
·        Sir C. H. Brownlow, Mariscal de Campo.
·        Lord Kitchener, Mariscal de Campo.
·        Tte. Gral. Sir  H. L. Smith-Dorien, Comandante de Aldershot.
·        Tte. Gral. Sir A. H. Paget, Comandante del sector Oriental.
·        Cmte. Gral. A. L. Codrington, Comandante del sector de Londres.
·        Tte. Gral. Sir L. J. Oliphant, Comandante del sector Norte.
·        Tte. Gral. Sir C. W. H. Douglas, Comandante del sector Sur.
·        Tte. Gral. Sir W. H. Mackinnon, Comandante del sector Occidental.
·        Cmte. Gral. S.A.R. El Maharajá de Gawlior, Ayudante de Campo de Su Majestad Imperial.
·        Cmte. Gral. S.A.R. El Maharaja de Bickaner, Ayudante de Campo de Su Majestad Imperial.
·        Cmte. Gral. S.A.R. El Maharajá de Idar, Ayudante de Su Majestad Imperial.
Con estos se termina la lista de miembros del ejercito del gabinete militar y casa militar del rey. Otros militares representando diferentes unidades de los dominios o los diferentes regimientos propios del rey o de la reina, los llamados “ King´s Own “ y “ Queen´s Own “, se hallaran presentes en la ceremonia o durante la procesión al Palacio.
7.      Marina
 
Tradicionalmente detrás del ejercito, aunque han tenido sus mas y sus menos , representados por :
·        Almirante Sir C. F. Motham, Almirante de la Flota en activo.
·        Almirante Sir G. H. V. Noel, Almirante de la Flota en activo.
·        Almirante A. D. Fanshowe, Almirante de la Flota en activo.
·        Almirante Sir A. K. Wilson, Almirante de la Flota en activo.
·        Príncipe Luis de Battemberg, Ayudante personal de S. M.
·        Vicealmirante Sir G. Le E. Egerton , Lord del Mar.
·        Contralmirante Sir C. J. Briggs, Lord del Mar.
·        Cmte. De Navío  C. E. Madden, Lord del Mar.
·        Almirante Sir E. S. Poe, Comandante de la Flota del Mediterráneo.
·        Vicealmirante Sir J. C. Jellicoe, Comandante del la Flota del Atlántico.
·        Almirante Sir F. C. B. Bridgeman, Comandante de la Home Flete.
·        Sir P. Watts, Director de los Reales Astilleros.

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 03:10 GMT+1:


 

 
7.      Representantes extranjeros acreditados ante la corte de san Jaime.
 
Se situaran por orden de antigüedad en la presentación de credenciales ante la corte. A Dios gracias en esa época no había tantos países que pudieran acreditar embajada por lo que la lista es reducida, de todas maneras por el escaso interés de los nombres de los representantes diplomáticos acreditados esta vez no enumerare la lista de asistentes. Baste saber que se acreditaron :
·        Austria – Hungría.
·        Portugal.
·        Rusia.
·        Argentina.
·        Noruega.
·        Suecia.
·        Servia.
·        Imperio Alemán.
·        China.
·        Japón.
·        Estados Unidos.
·        Francia.
·        Bélgica.
·        Grecia.
·        España.
·        Suiza.
·        Chile.
·        Holanda.
·        Turquía.
·        Rumania y
·        Dinamarca.
Mucho mas interesante será la descripción de los representantes enviados por cada país para representar en la ceremonia.
 
8.      Representantes de las Colonias.
 
Hay que recordar que el estatuto de que disfrutaban entonces las colonias era diferentes de la idea que ahora tenemos. Las colonias estaban en grado superior en autonomía y autogobierno con respecto, por ejemplo, a los Dominios. Por ello en muy poco tiempo la mayoría de las colonias se agruparan formando naciones que dependerán de la Commonwealht, las primeras. El listado de representantes de las colonias ante la corte nos muestra esto muy bien:
·        Hon. Sir. J. Taverner, representante por Victoria.
·        Hon. Jonh H. Turner, representante de la Columbia Británica.
·        Hon. Sir H. J. Reid, representante por Australia.
·        Mr. Augustus Bowder, representante por Nueva Brunswick.
·        Cmte. Sir Thomas Robinson, representante por Queensland.
·        Hon. John M. Call, representante por Tasmania.
·        Hon. Sir W. Hall – Jones, representante por Nueva Zelanda.
·        Sir Newton Moore, representante por Australia Occidental.
·        Lord Strathcona, representante por Canadá.
·        Mr John Howard, representante por Nueva Escocia.
·        Mr Harrison Watson, representante por las Islas del Príncipe Eduardo.
·        Sir Jonh Richard Solomon, representante por Sudáfrica.
 
La mayoría de ellas agrupadas nos darán las tres naciones actuales de Canadá , Australia y Sudáfrica.
9.       Representantes de la Corte Suprema y Justicia.
 
·        Lord Alverstone, Lord Jefe de la Justicia de Inglaterra.
·        Lord Macnaugten, Lord de la corte de apelaciones.
·        Lord Atkinson, Lord de la corte de apelaciones.
·        Lord Shaw, Lord de la corte de apelaciones.
·        Lord Robson, Lord de la corte de apelaciones.
·        Sir Hebert H. Cozens – Hardy, Master of the Rolls.
·        Sir Rowland Vaugham Williams, Lord Justicia de la corte de apelación.
·        Sir John Fletcher Moulton, Lord Justicia de la corte de apelación.
·        Sir George Farwell, Lord Justicia de la corte de apelación.
·        Sir V. Rahn Kennedy, Lord Justicia de la corte de apelación.
·        Sir Samuel T. Evans, defensor del vinculo en la corte de divorcios.
·        Lord Dunedin, Lord Justicia Gral. Del Alto Tribunal de Escocia.
·        Lord Kingsburgh, Lord Justicia del Alto Tribunal de Escocia.
·        Lord O´Brien, Tribunal del Rey en Irlanda.
 
Traducido a nuestros conceptos, ya que muchos de los títulos que aparecen en este trabajo tienen sus orígenes en la edad media, seria primero el Presidente del Tribunal Supremo y los jueces de este, después el Protonotario del Tribunal Supremo y después los Fiscales Generales del Estado. Los tres últimos cargos son el equivalente al Presidente del Supremo y Fiscal General del Estado en Escocia y al Presidente del Tribunal Supremo en Irlanda.
10. Otros distinguidos invitados por cargo o relación con el acto.
 
Para terminar con este grupo que forma la nave central daremos una relación somera de diferentes personalidades.
·        Lord Rayleigh, canciller de la Universidad de Cambridge.
·        Mr. R. F. Scott, Vice canciller de la Universidad de Cambridge.
·        Lord Curzon de Kelstone, Canciller de la Universidad de Oxford.
·        Lord Esher, Primer comisionado de obras publicas.
·        Mr. E A. Nutt, Arquitecto de las obras del anexo del claustro.
·        Reverendo James E. Well, Moderador de al Iglesia Unificada de Escocia.
·        El Muy Reverendo F. J. Robberds, Primado episcopaliano de la iglesia de Escocia.
·        Sir Edward Edgar, compositor del nuevo ofertorio.
·        Sir Hubert Parry, compositor del nuevo “ Te Deum “.
·        Sir Frederick Bridge, compositor del nuevo himno de homenaje.
·        Dr. W. G. Alcock, compositor del nuevo “ Santus “.
·        Sir Charles Stanford, compositor del nuevo “ Gloria “.
·        Sir E. J. Poynter, Presidente de la Real Academia.
·        Lord Desborough, Presidente de la Cámara de Comercio.
·        Cmte. Leonard Darwin, Presidente de la Real Sociedad Geográfica.
·        Mr. Geo A. Berry, Presidente del Real Colegio de cirujanos de Edinburgo.
·        Dr. Chas. A. Read, Presidente de la Sociedad de Anticuarios.
·        Mr. Henry T. Butlin, Presidente del Real Colegio de cirujanos de Inglaterra.
·        Mr. Frank W. Dyson, astronomo real.
·        Sir Archibald Geikie, Presidente de la Sociedad Real.
·        Sir Herbert Tree, Presidente de la Asociación de actores.
·        Cptan. N. R. Wilkinson, rey de armas del Ulster.
·        Mr. Leonard Stokes, Presidente del Real Instituto de Arquitectos Británicos.
·        Lord Lovat, Presidente de la Sociedad de Estudios Agrarios de Escocia,
·        Mr. Alexander Siemens, Presidente del Real Instituto de Ingenieros de Inglaterra.
·        Sir William Turner, Presidente de la Sociedad Real de Edimburgo.
·        Lord Brassey, Lord Guardián de los Cinco Puertos.
Con este listado en el que destacan como curiosos el astrónomo real o el arquitecto de las obras de anexo al claustro de la catedral terminamos la nave central de la catedral.
Una única aclaración y es por la figura del Guardián de los Cinco Puertos. Este personaje de vital importancia en la edad media perdió funciones durante las diferentes reformas llegando a perder incluso sus funciones durante la ceremonia de coronación. En antiguas épocas el Lord Guardián de los cinco puertos, acompañado por los diez barones de los cinco puertos, dos barones por cada puerto, llevando sus bastones azules con campanillas doradas como distintivo eran los que abrían la marcha de la comitiva real, por delante del arzobispo de Canterbury. En esta ceremonia se situaran detrás de la marina a menos que su titular ostente cargo o dignidad mas importante. Recuerden el caso de Winston Churchill que cuando murió además de otras dignidades era Lord Guardián de los Cinco Puertos, por ello el barco que le traslado por el Támesis enarbolaba la bandera de dicho cargo.
 
11.  Representantes extranjeros para la ceremonia.
 
Las representaciones y representantes  extranjeros se situaran en el transepto sur, detrás de las filas destinadas a los miembros de la familia real. Se sentaran los jefes de las representaciones antecediendo los reyes reinantes a los presidentes de republica, los príncipes herederos a los primeros ministros y los príncipes reales a los ministros. El resto del sequito de las representaciones se acomodara colegiadamente en los bancos finales.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Alemana.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Danesa.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Griega.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Rumana.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Sueca.
·        Príncipe y Princesa Herederos de la Corona Serbia.
·        Gran Duque Karl Franz Joseph de Austria – Hungría.
·        El Duque de Aosta de Italia.
·        Príncipe Henry de los Países Bajos.
·        Infante Don Fernando de Baviera de España.
·        Príncipe Yussuf Izzed – Din de Turquía.
·        Gran Duque Miguel de Rusia.
·        Príncipe y Princesa Johan Georg de Sajonia.
·        Príncipe y Princesa Higashi Fushimi del Japón.
·        Mr John Hays Hammond por los Estados Unidos de Norte América.
·        Mr. Gastón Carlín por la Republica Helvética.
·        Mr. Agustín Edward por la Republica de Chile.
·        Mr. Irgens Ministro de Asuntos Exteriores de Noruega.
·        El General Conde Dor de Lastour jefe de la representación francesa compuesta ademas por:
·        Capitan Langier.
·        Vicealmirante Fauque de Jonquieres.
·        Mr. Maurice Herbiete.
La representación japonesa destaco por los dos integrantes militares de la comitiva : - El General Nogi vencedor de los rusos en Port Arthur y de los chinos en Mukden en una reciente guerra que había sido fatal para ambas potencia y en donde Japón había emergido como potencia militar.
-         El Almirante Togo brillante táctico y estratega, reformador de la marina japonesa a la que condujo a la aplastante victoria naval de Shimonoseki frente a los rusos y más tarde con sus tácticas de flotillas acabo de destruir la flota rusa en Port Arthur.
Ambos eran mirados con la curiosidad y admiración propia de los vencedores, esos momentos nadie pensaba que tres años después el mundo estaría envuelto en una guerra aun mayor que cambiaria la faz de Europa.
 

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 03:16 GMT+1:


 

Los trompeteros.
 
Serán tres con las armas reales del reino en sus casacas, calzón, zapatos con lazo y gualdrapas con las armas reales en las trompetas de plata bruñida. Harán sonar sus instrumentos cuando así lo decrete el ceremonial a lo largo de este.
 
Con esto damos por terminado la enumeración de los principales asistentes y de los cargos presentes en la ceremonia ya que no haremos mención de los miembros de la familia real inglesa.
Los miembros de las comitivas, portadores de los palios, camareras de honor, pajes de honor, damas de cola de la reina y pajes de cola del rey serán mencionados mas adelante a medida que vayan surgiendo en el desempeño de las funciones. Baste saber de momento que todos ellos se colocaran en el transepto sur en la zona del coro estando listos para el desempeño de sus funciones cuando el caso lo requiera. 
 
 
 
 
La ceremonia.
 
Ese día a primera hora de la mañana las regalías serán conducidas a la abadía. La ampolla se rellenara con óleo lista para la unción lo mismo que la cuchara que se limpiara con óleo no bendecido. Ambos objetos se situaran en al altar mayor listos para ser utilizados.
Serán cantadas las letanías y el Deán acompañado por los miembros eclesiásticos junto con el los directores del coro saldrán en procesión por la puerta oeste  para esperar la real comitiva fuera de la abadía. Fuera se reunirán con los arzobispos y los obispos que estarán revestidos con las casullas y ropajes de su grado y distintivos.
Los invitados que permanecen en el interior junto con los nobles y gobierno permanecerán en pie hasta el inicio del servicio de la comunión.
 
1-ENTRADA, RECONOCIMIENTO Y JURAMENTO.
 
INICIO Y PRESENTACIÓN: ENTRADA Y JURAMENTO
 
El futuro rey será recibido al entrar en la catedral con el himno 122; “ Que alegría cuando me dijeron, -¡ Vamos a la casa del Señor¡.
El rey y la reina atravesaran la iglesia al llegar a la intersección del transepto, donde han montado el teatro, el cual consiste en una tarima de tres estratos en cuya cúspide del tercero, situado a la derecha según se entra y frente a los evangelios, se sitúa el asiento del rey, a la izquierda de este en un estrato inferior un trono más pequeño para la reina. Los monarcas atravesaran el coro y se dirigirán al lado derecho donde les han instalado unos reclinatorios con sus respectivos asientos. Llegados allí, se reclinaran en humilde actitud y dedicaran un tiempo a sus oraciones privadas, terminadas estas tomaran asiento.
Entretanto y mientras suena el himno, los obispos con sus ayudantes habrán llevado al altar mayor, la Biblia, el cáliz y la patena.
Tras esto los nobles lores que portan las regalías, excepto aquellos que portan las espadas, las presentaran en su debido orden y una a una al Arzobispo, el cual a su vez se las pasara al Deán de Westminster el cual las depositara sobre el altar.
Después de ello el Arzobispo junto con el lord Canciller,  el lord gran Chambelán, el high Constable y el earl Condestable, precedidos por el rey de Armas de la Jarretera, se dirigirán al lado este del teatro para a su vez ir luego al sur oeste y norte. Y en cada uno de los lados pararan y el Arzobispo hablara a los presentes.
Mientras el rey Jorge se habrá desplazado al trono, situado en el centro del llamado teatro, en el cruce del transepto con la nave donde permanecerá de pie volviéndose hacia el punto cardinal donde se halle en ese momento el Arzobispo con sus acompañantes y siguiendo el mismo orden que estos; este, sur oeste y norte.
En cada punto cardinal el Arzobispo hará la presentación:
Señores, aquí ante vosotros esta el rey Jorge, vuestro rey
indiscutido. Habéis venido a prestar pleito de homenaje y
servicio. ¿ Estáis dispuestos a ello?.
El público asistente contestara a cada una de estas con un: Dios salve al Rey. Mostrando así su aprobación. Entonces sonaran las trompetas.
 
JURAMENTO, PRESENTACÓN DE LA BIBLIA E INICIO DE LA SANTA MISA.
Tras la aclamación por el publico y el sonido de las trompetas el soberano volverá a ocupar su puesto frente al trono de Eduardo I. El arzobispo, frente a él, iniciara el rito de la toma de juramento.
•          Señor, esta Su Majestad deseoso de prestar juramento.
•          Si, lo estoy.
A continuación el arzobispo pasa a proceder ha hacer las preguntas de ritual. Jorge V permanecerá todo el tiempo de pie con un libro de oraciones entre las manos.
•          Señor, ¿solemnemente prometéis y juráis gobernar a las gentes del Reino Unido de la Gran Bretaña, Irlanda y la India y sus Posesiones y Territorios cualesquiera que posean o les pertenezcan, de acuerdo con sus propias leyes y costumbres?.
•          Solemnemente prometo así hacerlo.
•          ¿ Pondrás todo tu empeño en que la causa de la Ley y la Justicia, en la Misericordia, se ejecute y lleve a cabo en todas tus decisiones?.
•          Lo haré.
•          ¿Mantendrás con todas tus fuerzas la Ley de Dios y la profesión de su sagrado Evangelio?.¿ Mantendrás con todas tus fuerzas la Religión Reformada Protestante establecida por Ley?. ¿ Mantendrás y perseveraras la inviolabilidad establecida de la Iglesia de Inglaterra, la doctrina, adoración, disciplina y gobierno propio, como por ley se estableció en Inglaterra?. ¿ Y preservaras a los Obispos y clérigos de Inglaterra, y a las iglesias encomendadas a su cargo, en todos sus derechos y privilegios, como por ley se hallan o se encuentren en el futuro unidas a ellas o a cualquiera de ellas?.
•          Todo ello, prometo hacer.
 
Entonces el monarca se levanta del trono y, precedido por la Espada del Estado se dirige al altar para proceder al solemne Juramento a la vista de todos.
El Arzobispo mientras se ha dirigido al altar donde el Deán le ha hecho entrega de la Biblia llevada durante la procesión. El Arzobispo, con la Biblia abierta por los Evangelios la acercara al rey que estará arrodillado en el penúltimo peldaño del altar. Este aproximara su diestra poniéndola sobre la Biblia y dirá las palabras de la formula.
•          Aquellas cosas que aquí he prometido, así las cumpliré y guardaré. Con la ayuda de Dios
Después el rey besará los Sagrados Evangelios sellando así su juramento.
Cumplido el ceremonial de la jura, el rey volverá a la silla de Eduardo. El Arzobispo de Canterbury entregará la Biblia al Deán de la catedral. Dirigiéndose hacia el trono donde ya se halla sentado Jorge, tras él, el Deán entregará la Biblia al Moderador de la Asamblea General de la Iglesia de Escocia. Este se aproximara al soberano y le presentara las escrituras, en ese momento el Arzobispo declarará:-  Nuestro gracioso Señor, para manteneros siempre vigilante de la Ley y de los Evangelios de Dios así como regla de la completa vida y gobierno de los príncipes cristianos nos presentamos ante ti con este libro, no encontraras en el mundo nada de mas valor.
El moderar continuará:- Aquí esta la Sabiduría, esta es la Ley Real, aquí se hallan los vivos designios de nuestro Señor.
Tras estas palabras el rey devolverá la Biblia al Moderador que a su vez la pasara al Deán que la depositara reverentemente sobre el altar.
Hecho esto el arzobispo se encaminara hacia el altar.
 
2 - CONSAGRACION.
 
INICIO DE LA COMUNIÓN.
El coro cantara el salmo 84: Se siempre, Señor, nuestro defensor y mira sobre la cara del ungido. Pues un día en tu corte es mejor que mil.
Tras esto el rey y todos los presentes se arrodillaran en ese momento el Arzobispo dirá:- Dios Todopoderoso ante quien todos los corazones se abren y todos los deseos son conocidos, ante quien no hay secreto oculto. Libera de penas nuestros corazones y por inspiración del Espíritu Santo permite que alcancemos el perfecto amor hacia ti y de esa forma nos hagamos dignos de tu santo Nombre, por Cristo Nuestro Señor, Amen.
Arzobispo: - Señor, ten piedad de nosotros.
Todos:- Cristo ten piedad de nosotros.
Arzobispo:- Señor ten piedad de nosotros.  Oremos. O Señor tu que provees a tu gente por tu poder y gobiernas sobre todos en el amor, concede a este tu siervo JORGE, nuestro rey, el espíritu de la sabiduría y el gobierno, que presentándose devoto ante ti, pueda gobernar con sabiduría, que en su tiempo Tú Iglesia permanezca segura, que la Devoción Cristiana continúe en paz, y así perseveren en el buen trabajo hasta el final. Pueda él por tu divina misericordia, alcanzar tu reino Eterno. Por Jesucristo Nuestro Señor que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un Dios por siempre y para siempre. Amen.
 
LA EPISTOLA.
1 San Pedro 2,13, será leído por uno de los obispos que auxilien en los oficios.
Tras el como gradual se procederá al salmo 141,2 – “ Deja que mi plegaria llegue a ti como incienso...”
Tras ellos y con los reyes y todos los presentes de pie se procederá a la lectura de los Evangelios eligiéndose para este caso san Mateo 22, 15 .
Terminado el evangelio y con todos los presentes de pie se procederá a cantar el Credo. – Creo en Dios Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra...”.
 
LA UNCIÓN
Una vez terminado el Credo, el rey se arrodillara en su reclinatorio mientras el resto de los asistentes hacen lo mismo en sus lugares. El Arzobispo entonara el inicio del himno VENI CREATOR SPIRITUS que inmediatamente será retomado por el coro que estará listo para continuarlo.
Terminado el himno el Arzobispo tomara la palabra:- Oremos
¡ Oh Señor, Padre celestial tu que exaltas al humilde y fortaleces a tus elegidos. Tú quien con el ungimiento de antiguos oleos consagras Reyes, sacerdotes y profetas para enseñar y gobernar a tu pueblo de Israel.
Bendice y santifica a este por ti elegido siervo: JORGE, quien por nuestro oficio y ministerio será ahora ungido con este Óleo.
 Al llegar a esta parte el Arzobispo pondrá sus manos sobre la Ampulla o Äguila Dorada que le habrán presentado.
... y conságrale REY- continua el Arzobispo- Dale fuerzas, Oh Dios, y confórtale con el Espíritu Santo, confirma y establece en el, con tu generosa y justa mano, el Espíritu de la Sabiduría y el Gobierno, el Espíritu del Consejo y el Animo en la Fuerza, el Espíritu del Conocimiento para que así sea verdaderamente grato a ti, y llénale  con el espíritu de reverencia a Ti, ahora y siempre. Por Jesucristo nuestro Señor. Amen.
Terminada la oración se permanecerá en su lugar mientras el coro cantara el salmo: 1 Reyes 1, 39, 40 “ Zadok el sacerdote.
Zadok el sacerdote y Nataliel ungieron al rey Salomón y todo el mundo se regocijo y gritaron: - Dios Salve al rey, larga vida al rey. Pueda el rey vivir por siempre. Amen Aleluya.
Entretanto el rey ha sido ayudado a despojarse de la túnica carmesí, ayudado por el lord Gran Chambelán y el asistente de la túnica y descubierto se acercará al altar ayudado y acompañado por los mismos. Allí se encuentra la silla del rey Eduardo donde tomara asiento frente al altar, un reclinatorio frente a él. Cuatro caballeros de la Jarretera sostendrán las cuatro varas del palio de tela dorada sobre su cabeza.
El Deán tomara la Ampulla y la Cuchara que estarán listas sobre el altar y derramando un poco del Óleo en la Cuchara y junto al Arzobispo procederá a la Unción en forma de cruz sobre el rey.
Empezara por las manos las cuales ungirá con el óleo mientras dice:- Sean estas manos ungidas con este santo óleo.
Luego el pecho:- sea este pecho ungido con este santo óleo.
Luego sobre la cabeza en la parte alta de la misma, mientras dice:-  Sea esta cabeza ungida por este santo óleo como reyes , sacerdotes y profetas fueron ungidos. Y así como Salomón fue ungido por Zadok el sacerdote y por Nataliel el profeta, así tu seas ungido, consagrado y bendecido Rey sobre las gentes, al as cuales Dios Nuestro Señor te ha dado para que las rijas y gobiernes. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.
El Deán devolverá la Ampulla y la Cuchara al altar mientras el rey de rodillas y apoyado en el reclinatorio recibirá la bendición del Arzobispo
-         Nuestro señor Jesucristo, hijo de Dios, quien por su Padre fue ungido con el óleo de la dicha sobre todos los demás. Por su santa unción se derrame sobre ti la bendición del Espíritu Santo. Que el trabajo prospere en tus manos y que asistido por la gracia celestial, puedas gobernar y preservar a la gente confiada a tu cargo en la riqueza, la paz y el temor de Dios. Y tras un largo y glorioso discurso del gobierno de un reino terrenal; sabia, justa y religiosamente, puedas al final alcanzar a compartir el reino eterno . A través de Nuestro Señor Jesucristo. Amen.
 
Terminada la bendición el rey Jorge se incorporará, los caballeros de la Jarretera plegarán y retirarán el palio dorado que habían extendido sobre el monarca. Este volverá hacia la silla del rey Eduardo y se sentara en ella.
Antes ayudado por el Deán y por su asistente habrá vestido la Colobium Sindonis junto con la dalmática dorada.
En el momento que el rey se siente en la silla, con las doradas ropas, el público asistente tomara asiento.

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 03:17 GMT+1:


 

 
PRESENTACIÓN DE LAS ESPUELAS Y LA ESPADA: OBLACIÓN DE LA “ COMPRADA “.
 
Las espuelas se llevaran del altar al deán, el cual se las pasara al Lord Gran Chambelán.  Este las presentara de rodillas a su monarca el cual hará un gesto para que sean devueltas al altar.
Entonces el lord portador de la espada del Estado, se aproximara al altar, hará entrega de la espada al lord Gran Chambelán, el cual, a su vez, la depositará en la capilla de San Eduardo. Tras esto recibirá del lord Gran Chambelán otra espada envainada, , la comprada, la cual portara en adelante. Esta espada la entregara al arzobispo, el cual la depositara sobre el altar.
Arzobispo: - Escucha nuestras plegarias, Oh Dios , para que asistas y dirijas a tu siervo el rey Jorge, para que no porte las espada en vano, si no como ministro de Dios sea terror y castigo para aquellos que cometan las malas acciones y para la protección y aliento de los que obran bien. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amen.
 
Tras esto el Arzobispo tomara la espada y asistido por el Arzobispo de York y los obispos de Londres y Winchester se aproximara al rey y depositara la espada en sus manos, y mientras este la tenga en las mismas, bendecirá de la siguiente manera:
-         Recibe esta espada de Reyes traída del altar de Dios y entregada a ti por mano de nosotros obispos servidores de Dios. Haz justicia con ella, detén el crecimiento de la iniquidad y protege la Santa Iglesia de Dios. Ayuda y defiende a la viudas y huérfanos, restaura aquello que decaiga y protege aquello que este restaurado, castiga y reforma el caos y confirma aquello que este en buen orden: que haciendo estas cosas puedas ser glorioso en toda virtud y así servir fielmente a Nuestro Señor Jesucristo en esta vida para que puedas reinar por siempre con El en la venidera. Amen.
Tras estas palabras el rey se acercara al altar donde depositara la espada junto con su funda como ofrenda volviendo a la silla a continuación para sentarse en ella. Tras estos el par del reino que al principio la portaba se acercara al altar solicitando redimir la misma por el precio de cien shilling, la recibirá de manos del Deán, será desenvainada y la portara por delante del rey con la punta en alto a lo largo de toda la ceremonia.
 
LA ENTREGA DE LOS BRAZALETES, LA INVESTIDURA CON LA ESTOLA Y LOS ROPAJES REALES Y LA ENTREGA DEL ORBE.
 
El  Deán entregará los brazaletes al Arzobispo y este poniéndolos en las muñecas del soberano dirá las siguientes palabras:
-         Recibe los brazaletes de la integridad y la sabiduría, muestras ambas de la protección que Nuestro señor te concede en todos los sentidos: también como símbolos y prendas del vinculo que te une con tu pueblo para que al final puedan fortalecerte en tus trabajos y te defiendan de tus enemigos tanto en cuerpo como en espíritu, por Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
Terminado esto el monarca se incorporará y ayudado por el portador de la ropa se pondrá el ropaje y la estola dorada. El Gran Chambelán de cerrara los herretes, tras ello el monarca volverá a tomar asiento momento en el que el Arzobispo dirá:
-         Recibe estos ropajes Imperiales y que El Señor Nuestro Dios conceda sobre ti conocimiento y sabiduría con el poder y la majestad de lo alto. El señor te vista con ropajes de rectitud y adornos de salvación. Amen.
Tras estas palabras el Deán de la catedral tomará del altar el orbe rematado por la cruz y dándosela al Arzobispo se retirará dos pasos. El Arzobispo pondrá el orbe en la mano derecha del monarca.
-         Recibe este orbe que se remata por la cruz y recuerda que todo el mundo esta sujeto al Poder y al Imperio  de Cristo nuestro redentor.
Tras esto el monarca entregara el orbe al Deán de la catedral que lo depositara sobre el altar.
Después el Guardián de Las Joyas depositara en manos del Arzobispo la sortija del rey consistente en un zafiro sobre una cruz de rubíes. El arzobispo lo pondrá en el dedo índice de la mano derecha del monarca diciendo estas palabras.
-         Recibe el anillo de la dignidad regia y sello de la Fe Católica y como desde este día estas consagrado a ser nuestra cabeza y Príncipe permítase mantenerte firme como Defensor de la Religión de Cristo; permaneciendo así rico en la fe y bendecido en todas tus acciones y puedas reinar con él que es Rey de Reyes para quien la gloria es por siempre y para siempre. Amen.
Después de estas palabras el Deán se acercara al Arzobispo portando el Cetro con la cruz y la vara de la Paloma. Antes se habrá presentado al monarca el guante que habrá ceñido para empuñar el cetro.
El Arzobispo pondrá en la mano diestra del Rey el cetro al tiempo que pronunciará las palabras.
-         Recibe el Cetro símbolo del poder real y de su justicia.
 Tras estas palabras le hará entrega de la vara de la Paloma poniéndosela en la mano izquierda al tiempo que le dirá las siguientes palabras.
-         Recibe la vara de la equidad y la misericordia, se tan misericordioso que no se te pueda reprochar falta, haz justicia con misericordia siempre presente. Castiga al malvado, protege y alienta al justo y dirige a tu gente por el camino por el que deban ir.
 
LA CORONACIÓN CON LA CORONA DE SAN EDUARDO EL CONFESOR.

 

Todos los asistentes se pondrán en pie y Arzobispo tomando la corona de san Eduardo el Confesor la pondrá sobre el altar frente a él.
-         Oh Señor corona de los fieles: derrama tus bendiciones sobre esta corona y santifica a tu siervo Jorge sobre cuya cabeza en este día se ceñirá como símbolo de majestad real. Pueda ser el lleno de gracia por Ti con todas las virtudes de los príncipes, por el rey Eterno Jesucristo Nuestro Señor. Amen.
Tras ello el Arzobispo se dirigirá al altar seguido por todos los obispos, en el altar el deán de la catedral le dará la corona de san Eduardo. Recibiéndola de manos del deán el Arzobispo se volverá al rey que seguirá sentado en la silla del rey Eduardo le ceñirá en las sienes la dicha corona. En ese momento todo el público asistente gritara: DIOS SALVE AL REY. Muchas y repetidas veces.
En ese momento los príncipes y princesas, pares de todos los reinos se cubrirán con los bonetes de su rango. Los reyes de Armas con sus coronas, las trompetas sonaran dentro de la catedral y por medio de una señal dada empezaran a disparar los cañones de la Torre de Londres.
Terminadas las aclamaciones del público el Arzobispo continuará:
-         Dios te a coronado con corona de justicia y gloria que con la correcta fe fructificara muchas obras buenas, así de esta forma alcances el reino eterno por concesión de aquel que reina para siempre. Amen.
El coro tras estas palabras empezara a cantar.
-         Se fuerte y de buen coraje, cuida los Mandamientos del señor tu Dios y transita sus caminos.
Desde este momento en adelante todo el mundo permanecerá en pie hasta el fin del HOMENAJE.
 
Tras esto y estando el rey ya ungido y coronado y habiendo recibido los atributos de su real condición, recibirá las solemnes bendiciones por parte del Arzobispo, y el Arzobispo de York y el resto de los obispos, los príncipes, princesas, pares e invitados de diverso tipo, excepto los representantes de otros países, repetirán: Amen, al final de cada bendición.
-         Que el Señor te bendiga y cuide, que proteja tus caminos y que prosperen todos tus trabajos. Amen
-         Que el Señor te conceda un Parlamento fiel y unos tranquilos reinos; defensas seguras contra todos tus enemigos; tierras fructíferas e industrias prosperas; sabios consejeros y rectos magistrados; lideres con integridad  en sus aprendizajes y trabajos; un clero devoto ilustrado y útil; y unos ciudadanos honestos pacíficos y cumplidores de sus deberes. Amen.
-         Pueda el Conocimiento y la Sabiduría ser la estabilidad de tus tiempos y el temor a Dios tu Tesoro. Amen.
-         El Dios que te ha hecho rey de estas gentes acreciente tu gracia, honor y felicidad en este mundo y te haga participe de la felicidad eterna en el mundo venidero .Amen.
Y volviéndose hacia el público asistente el arzobispo pronunciara las siguientes palabras:
-         Y que el mismo Dios Todopoderoso conceda a los Clérigos y Nobles aquí reunidos para su total y solemne servicio y con ellos todas las gentes de sus reinos e Imperio, temerosos de Dios, y honrando a su rey pueda por la infinita bondad de Dios y por medio de su asistencia y por el vigilante cuidado de sus devotos siervos, Nuestro Gracioso Soberano, disfrutar de una paz continuada, completa y prospera por Jesucristo Nuestro Señor, quien junto con el Padre Eterno y el Espíritu Santo cuya gloria vive en la Iglesia en un mundo sin final. Amen.
 
LA ENTRONIZACIÓN.
 
Tras esto el rey se desplazara al trono situado en la tarima de varios niveles sita en la zona del teatro en la intersección del transepto de la catedral. Acompañado por los Arzobispos, obispos, pares y representantes se entronizara en el trono para el dispuesto. Los grandes oficiales de la ceremonia que  porten las diferentes regalías; cetros, varas, espuelas, espadas: comprada, estado, de la misericordia, etc..., se colocaran alrededor del trono en los diferentes escalones dando guardia y honor a la real persona.
Situándose frente al rey el Arzobispo le exhortará:
-         Manteneros firme y empuñar con firmeza de aquí en adelante el estado y condición de vuestra dignidad Real e Imperial que en este día se te entrega en nombre y por autoridad de Dios Todopoderoso a través de las manos indignas de los obispos y servidores de Dios. Y que el Señor Todopoderoso cuyos ministros somos y guardianes de sus misterios, establezca tu trono en justicia para que pueda permanecer por siempre. Amen.
 

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 03:18 GMT+1:


 

 
HOMENAJE DE LOS PRINCIPES Y PARES DE LOS DIFERENTES REINOS.
 
Terminada la exhortación los príncipes y pares se aproximaran para pronunciar los públicos y solemnes votos del homenaje vasallal. El rey sentado en el trono entregara las regalías que porta: cetro de la cruz y vara de la paloma o del espíritu santo a aquellas personas que el halla designado, pudiendo ser en defecto miembros de la familia real, pares del reino o los portadores previos de las mismas. Estos, situados a los lados del rey en el lado en que estaba cada uno de los símbolos, permanecerán allí hasta el final de la ceremonia.
Los Arzobispo y obispos que habían asistido al rey a lo largo de toda la ceremonia se aproximaran a él, se arrodillaran y poniendo su mano derecha entre las de su monarca pronunciaran el pleito de homenaje simplificado tal y como sigue:
-Yo, Fulano, Arzobispo de Canterbury ( luego los diferentes obispos con el preámbulo de – Yo Mengano Obispo de tal sitio...) te seré fiel y leal y esta fidelidad y lealtad recaerá sobre ti como Señor Soberano, Rey de estos Reinos y Defensor de la Fe y sobre tus herederos y sucesores según la Ley. Que Dios me ayude.
Tras besarle la mano derecha se retiran a sus posiciones en el lado del altar
Los miembros de la familia real harán en pleito de homenaje a continuación seguidos por los pares empezando por el mas antiguo de los duques y terminando por el mas moderno de los barones en el orden de: duques, marqueses, condes, vizcondes y barones.
-         Yo Fulano, duque, conde, barón de tal sitio, seré tu vasallo jurado en cuerpo y alma, depositando mi lealtad y confianza en ti, en la vida y en la muerte contra todo pueblo, con la ayuda de Dios.
Hecho este juramento cada uno de los pares se alzara y con la mano derecha tocara la corona que ciñe las sienes del monarca para después besar su mano derecha.
Mientras el coro cantara el himno: Alegraros siempre ante Dios, de Jonh Besford , Juntar vuestras manos , pueblo de Dios, de Orlando Gibbons, No quedaras sin consuelo, de William  Wyrd, Oh Dios nuestro Señor, de Healey Willan y Tu estarás en la paz perfecta de Samuel Sebastián Wesley.
 
Cuando hayan terminado todos los pares de rendir pleitesía y juramento de homenaje, sonaran los tambores y las trompetas y todos los asistentes gritaran:
-         Dios salve al rey Jorge.
-         Larga vida al rey Jorge.
-         Pueda el rey vivir por siempre.
Tras ello el Arzobispo se dirigirá al altar para dar principio a la comunión.
El coro iniciara el himno- Toda la gente que vive en la tierra.
El alzándose del trono recibirá de sus asistentes el cetro y la vara del espíritu santo o de la paloma y descendiendo del estrado se acercara al altar para recibir la comunión. Previo a arrodillarse entregara el cetro, la corona y la vara al Gran Chambelán que las dará a su vez a los portadores de las regalías, después le ayudara con los ropajes para arrodillarse ante el altar.
Traerán de la capilla de san Eduardo el pan y el vino que será bendecido por el Arzobispo y se presentaran al rey. El pan sobre una patena de oro portado por el obispo que haya leído la Epístola, el vino en su cáliz portado por el obispo que haya leído los Evangelios. El rey los devolverá y el Arzobispo tomándolos los depositara sobre el altar para dar lugar a la misa.
-         Bendice Señor estos dones que presentamos ante ti y santifícalos para su uso, de manera que podamos compartir el Cuerpo y la Sangre de tu hijo Jesucristo y por medio de su cuerpo y espíritu alcanzar la vida eterna. Permite que tu siervo el rey Jorge pueda soportar el peso de su cargo quien por medio de tu gran bondad ha sido llamado y nombrado. Concédeselo Oh Señor por intercesión de Nuestro Señor Jesucristo, nuestro único Abogado y Mediador. Amen
 Tras estas palabras el rey se arrodillará para hacer la ofrenda. El asistente de los ropajes se aproximara y dara al Gran Chambelán el paño dorado. Esta a su vez lo entregara al rey para que haga la ofrenda a Dios por medio del arzobispo que lo recibirá de manos del rey. Después el Tesorero de la Real Casa se aproximara y entregara un lingote de oro de una libra de peso al Gran Chambelán que lo pondrá, a su vez, en manos del monarca para que repita el proceso anterior.
-         Oh Dios Todopoderoso y eterno, cuya santa palabras nos trasmitiste para nuestras suplicas y oraciones y gracias de todos los hombres. Humildemente ante ti nos presentamos, acepta estas ofrendas y recibe nuestras plegarias a tu santa majestad, concede que por tu intercesión la iglesia universal continúe con el espíritu de la verdad, la unidad y la concordia y concede que todos aquellos que profesamos tu santo nombre podamos acordar en la verdad de la Palabra Divina y vivir en la unidad del amor de Dios.
-         Te suplicamos que salves y protejas a todos los Príncipes de la Cristiandad, Reyes y Gobernantes y especialmente a tu siervo Jorge, nuestro rey; que bajo el podamos ser divina y justamente gobernados; concede a todo su Consejo y  a quienes se conceda autoridad bajo el puedan administrar autentica e imparcial justicia, castigar el vicio y la maldad y mantener en tu verdadera religión y virtud.
-         Danos gracia, Oh Padre Celestial, para que todos los Obispos y sacerdotes puedan, por medio de su vida y su doctrina, mostrar la verdad y la Palabra Eterna y recta y debidamente administrar los sacramentos y especialmente a esta congregación aquí presente, la cual con manso corazón y debida reverencia puedan ser oídos y recibir tu palabra santa y así servirte debidamente en la santidad y rectitud todos los días de su vida.
-         Nosotros humildemente te solicitamos, de tu bondad, Oh Señor que confortes y socorras a aquellos que a lo largo de esta vida transitoria se hallen en necesidad, pena, enfermedad, tribulación o cualquier otro tipo de adversidad.
-         También bendecimos tu Santo Nombre por aquellos tus siervos que abandonaron esta vida en tu fe y temor, concédenos la gracia de poder seguir su ejemplo y compartir tu Reino Eterno.
-         Concédenoslo Oh Señor por intercesión de Jesucristo, nuestro único Mediador y Abogado. Amen.
A continuación toda la congregación pasara a rezar en alto el Credo Nicenoconstantinopolitano
-         Oh Dios Todopoderoso por quien en su gran misericordia se nos prometió el perdón de todos los pecados, ten misericordia de nosotros y perdona todos nuestros pecados, confirma y fortalecenos en la bondad y llevanos a la vida eterna.
-         Por Jesucristo Nuestro Señor.
-         Oid que confortantes palabras dijo nuestro Salvador Jesucristo y como toda verdad mira  a él.
A continuación se leerán los evangelios en concreto; Mateo 11,28; Juan 3, 16; 1 Timoteo 1, 15; 1 Juan 2,1.
Tras lo cual el Arzobispo procederá con las siguientes palabras:
-         Elevemos nuestro corazón
-         Todos: Lo tenemos levantado ante el señor
-         Demos gracias al Señor Nuestro Dios.
-         Todos: Es justo y necesario.
-         En verdad es justo y necesario darte gracias en todo lugar Señor Padre Santo Dios Todopoderoso y Eternos. A quien hoy consagramos a tu siervo Jorge como nuestro rey, que por la unción de tu gracia pueda ser Defensor de la Fé y Protector de tu Iglesia y tu Pueblo. Que con tus Ángeles y Arcángeles y con todos los coros celestiales podamos por siempre adorar y gratificar tu Santo Nombre diciendo: santo, santo, santo es el Señor nuestro Dios, llenos están el cielo y la tierra de tu gloria, Gloria a ti oh Señor. Amen.
 
Tras esta oración vendrán las diferentes oraciones que componen la consagración del pan y del vino.
Cuando hayan terminado la consagración y el Arzobispo y el Deán hayan comulgado bajo las dos especies entonces el rey Jorge y la reina Maria de Teck se alzaran de sus reclinatorios y acercándose al altar recibirán la comunión bajo las dos especies.
El coro atacara el salmo 34, 8 Comprueba y mira que Misericordioso es el Señor.
Tras esto el Arzobispo se dirigirá al público asistente y tras el Padre Nuestro y la declaración de fe recitará el Gloria.
En este momento se alzaran el rey, la reina y todo el público de sus reclinatorios y recibiendo el rey la corona, el cetro y la vara y la reina la corona menor volverán a sus tronos en el centro del teatro.
El Arzobispo continuara con los ritos del final de la misa momento en el que con todos los presentes de pie el coro cantará el TEDEUM LAUDAMUS.
Los reyes se alzaran de sus tronos y precedidos por las espadas portadas por los nobles elegidos se encaminaran hacia la capilla de san Eduardo a la derecha del altar. Les acompañaran el Gran Chambelán y el ayudante de los ropajes y los nobles que portan las regalías las cuales serán recogidas de manos del Deán que las tomara de encima del altar. Tras ellos el Deán les seguirá a la capilla.
Terminado el Tedeum el público permanecerá en su sitio hasta la salida del rey con la reina Maria de Teck de la capilla de san Eduardo.
Mientras en la capilla se ayudara al rey ha cambiarse de ropa quitándose los dorados ropajes reales por la túnica púrpura.
El cetro y la vara de la paloma, junto con la corona real los tomara el Arzobispo de manos del rey y los depositará de uno en uno sobre el altar de la capilla de san Eduardo.
Entretanto el Deán colocara sobre el altar el Orbe, la Vara de san Eduardo, las espuelas que habrá tomado de manos de los portadores de las regalías. Estos saldrán de la capilla precedidos de las cuatro espadas y sus portadores tornaran a ocupar su puesto en la procesión.
Estando el rey listo, el Arzobispo colocara sobre las sienes de este la corona imperial, después pondrá el cetro con la cruz en la diestra y en la siniestra colocara el Orbe. Después hará una reverencia y acompañado por el gran Chambelán saldrá para ocupar su sitio en la procesión.
Completado el arreglo de los ropajes imperiales los reyes abandonaran la capilla. Ocuparán su sitio al inicio de la comitiva y atravesarán toda la catedral hasta la entrada mientras el Himno Nacional suena tocado por los músicos y cantado por el coro y todos los presentes.
 
 
 
De seta forma termina el complicado ceremonial de la coronación que siguen los reyes y reinas de Inglaterra. En su forma básica se sigue utilizando hoy en día con pequeñas variaciones. La última vez que se llevo acabo fue hace cincuenta años en la coronación de la reina Isabel II, esta coronación siguió el mismo ceremonial con ligeras variantes ya que para entonces el imperio había dejado de existir, había una entidad política internacional llamada la Commonwealth y algunos de los integrantes del entonces imperio habían desparecido como tales siendo incluso independientes de la dicha commonwealth.
El resultado que se saca del estudio del ceremonial de estado aquí representado es el de una enorme riqueza simbólica no solo por las diferentes fases de la misma sino también por los elementos utilizados y aquellos otros que no son utilizados pero han de estar presentes.
Todo ello supone una acumulación de diferentes simbolismos de diversas procedencias y con simbología superpuesta que refleja de forma magistral la capacidad de simbiosis de la cultura inglesa y el amor a todo aquello que represente la permanencia de una idea, en definitiva su amor a la historia y a lo que esta representa.
 

Autor: Hasting, 30/Jun/2007 19:56 GMT+1:


 

BIBLIOGRAFÍA
- The Ilustrated London News, edición especial Mayo de 1911.
- The Funcion of Ceremonial in the Reign of Henry VIII, por Jennifer Loach publicado en la revista Past and Present nº 142 Febrero 1994, Oxford University.
- The Coronation Record, Leggs, edición 1902 y 1911.
- The Coronation Ceremonial, Thurston, Herbert. Londres 1902.
- Bibliography of British History, Robbins Keith, 1996 Toronto Law .
El trabajo lo hice hace más de siete años como examen final de un Master sobre Protocolo y Relaciones Empresariales, empezado en Londres y terminado en Madrid.

Autor: GaetanoLaSpina, 01/Jul/2007 06:10 GMT+1:


 

felicitaciones hasting por tremendo trabajo?

estudias historia en universidad? o es iniciativa personal?

saludos!


Autor: Hasting, 01/Jul/2007 12:11 GMT+1:


 

Saludos Gaetano:

Este trabajo lo inicié en Inglaterra hace muchos años y lo terminé en España como trabajo final de un Master de Protocolo y Relaciones Empresariales. Soy investigador, especialista en Genealogía, Heraldica y Nobiliaria lo que me obliga a un conocimiento profundo de la sociedad en sus diversas epocas ya que tengo que leer documentación de archivos de diferentes fechas. Esta semana que termina impartí un curso de Master en el CEU de Madrid, el título del curso eran "Los Conflictos Internacionales" y el temario que expliqué fue : La Guerra Zulú, Las Guerras Boers y la Revuelta de los Cipayos. La historia militar, los vikingos y algún que otro tema son aficiones que cultivo.

Espero que te guste y te sea útil el trabajo sobre la Coronación de Jorge V pero comprendo que hay que leerlo poco a poco para no empacharse.

Saludos