La Sucesión de Carlomagno

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: dudailo, 10/Ene/2008 22:26 GMT+1:


 

Hola a todos! Después de estar escribiendo en el post de moderna, vuelvo de nuevo al de medieval para poneros el tema de la sucesión de Carlomagno que resulta interesantísimo. Espero que os guste el resumen y lo comenteis si quereis.


LA SUCESIÓN DE CARLOMAGNO
:


Mucho más culto que su padre. Luis el Piadoso sucedió a Carlomagno como único heredero del Imperio a la muerte de éste, en el 814. sus consejeros, el abad Wala de Corbie y los meridionales Agobardo de Lyon y Benito de Aniano, fueron no sólo los promotores de una profunda reforma eclesiástica, sino también los dignificadores de la idea unitaria de Imperio por encima de los síntomas de descomposición que estaban apuntando, favorecidos por la debilidad de carácter del nuevo soberano. Esta opción de mantenimiento de la unidad, que el alto clero aspiraba a tutelar en provecho de la propia cohesión de la Iglesia, fue la que se impuso en la Ordinatio Imperii, del 817.


Luis el Piadoso (Ludovico Pío)

En los años sucesivos, sin embargo, Luis el Piadoso vio desaparecer a algunos de sus más directos colaboradores y fue incapaz de controlar una situación en la que las distintas fuerzas disolventes trataban de sacar partido. En el 822, el emperador hizo una humillante penitencia pública en Attigny, en reconocimiento de sus errores y envió a su primogénito Lotario, a Italia, a la par que sus otros dos hijos, Luis el Germánico y Pipino, se instalaban, respectivamente, en Baviera y Aquitania. Era la repetición de las decisiones tomadas por Carlomagno en el 781, aunque por obra de un emperador carente de sus dotes políticas.

La situación se agravó cuando Luis el Piadoso tuvo un nuevo vástago de su segunda mujer, Judit (el futuro Carlos el Calvo), a quien quiso dotar con algunos territorios en pleno corazón del Imperio. Ello prendió la mecha de la inquietud: en el 829, Lotario, Luis y Pipino se lanzaron a la rebelión abierta contra su padre. Durante diez años la anarquía se apoderó del territorio franco en un tejer y destejer de sistemas de alianzas.

En el 833, Luis el Piadoso era obligado de nuevo a hacer penitencia pública en San Medardo de Soissons, y Lotario se hacía con el control de la situación. Por poco tiempo, ya que al año siguiente se enfrentaba con sus hermanos Pipino y Luis, que restablecieron en su autoridad al viejo emperador.

Estracto de los Juramentos de Estrasburgo

En el 839, sin embargo, moría Pipino de Aquitania. Frente a su heredero del mismo nombre a quien apoyaba buena parte de la nobleza del territorio, Judit logró arrancar del emperador el que fuese entregado éste a su hijo Carlos. La situación amenazaba en degenerar en una nueva guerra civil abierta, cuando, en el 840, se produjo la muerte de Luis el Piadoso.En tal situación, Lotario invocó frente a sus hermanos, Carlos y Luis, la Ordinatio Imperii, que le había de otorgar no sólo una superioridad moral, por heredar la corona imperial, sino también territorial, ya que reduciría a éstos a la simple posesión de algunas marcas fronterizas.

Carlos el Calvo y Luis el Germánico unieron sus fuerzas suscribiendo el Juramento de Estrasburgo (842), redactado en alemán y en lengua francesa romance, tras el cual obtuvieron la victoria de Fontenay. Tras una serie de conversaciones, Lotario se vio obligado a ceder en el acuerdo de Verdún (843). El territorio del Imperio era dividido en tres partes prácticamente iguales en extensión. Lotario conservaría el título imperial y una franja territorial (la Lotaringia) desde el Mar del Norte al centro de Italia, en la que se encontraban las dos capitales: Roma y Aquisgrán. Carlos el Calvo recibía la "Francia Occidentalis" al oeste del Mosa, Saona y Ródano. Luis el Germánico, la "Francia Orientalis" al este del Rin y de los Alpes.


Disgregación del Imperio Carolingio tras el Tratado de Verdún (843)

El tratado de Verdún consagraba de forma irreversible la división del Imperio y, por añadidura, no resolvía los problemas de las relaciones entre los tres beneficiados, ni los conflictos internos que, desde hacía años se venían suscitando en el seno de cada uno de los lotes territoriales. En el 846, los tres hermanos para suavizar fricciones suscribieron un acuerdo en la asamblea de Mersen con el fin de prohibir las deserciones de vasallos de un señor a otro.

En el 855, moría Lotario, que procedió al reparto de sus territorios entre sus hijos, Luis II, Carlos y Lotario II. Era el primer paso para que desde el este y el oeste, Luis el Germánico y Carlos el Calvo se aprestaran a sacar el oportuno provecho territorial contribuyendo a la creación de lo que en el futuro serían Alemania y Francia. Pero para entonces, también las incursiones de normandos, magiares y sarracenos estaban alcanzando sobre la Europa carolingia unas dimensiones realmente alarmantes.