Los primeros hombres de América del norte fueron Blancos

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015
Autor Wottan
 
Fuente original en ingles:
http://www.natallnews.com/old/firstamericans.htm

Los europeos fueron las "primeras personas" de América del Norte, estableciéndose en el continente hace 17,000 años. La última afirmación a este hecho ha venido con el lanzamiento de un DVD del Discovery Channel titulado "El Colon de la edad del hielo: ¿Quiénes fueron los primeros americanos"?.

El Discovery Channel dice en este DVD:

"La historia tradicional nos dice que colonos europeos descubrieron América aproximadamente durante la epoca del Renacimiento. Pero los nuevos datos arqueológicos y las últimas investigaciones de ADN revelan que los europeos visitaron nuestras orillas mucho antes - unos 17.000 años antes de que Colón incluso hubiese nacido.

"Filmado en alta definición, este drama épico de dos horas sigue a una familia intrépida de cazadores de la edad de piedra cuando ellos viajan de su patria en el sudoeste de Francia, cruzan 3.000 millas de océano y hacen su primer asentamiento en lo que hoy conocemos como el noroeste de los Estados Unidos.

A lo largo del camino ellos superan inanición y tormentas con la ayuda de una tecnología y armas que ellos dejarían después a las gentes nativas de las Américas. Pero a la espera de la llegada de los pioneros, les aguarda un continente severo, vacío, lleno con una plétora de animales raros y letales, todos traídos a la vida por la animación de la computadora. Firmemente demostrado por los últimos descubrimientos científicos, es una fascinante visión de la más grande migración en la historia humana."


La historia de las “primeras naciones” es confusa. La última investigación sobre ADN ha demostrado ahora concluyentemente que el linaje de ADN encontrado predominantemente en Europa llego a los Grandes Lagos por lo menos hace 15,000 años y posiblemente antes, varios miles años antes de que los indios lo hicieran por el estrecho de Bering. Después de todo, los primeros americanos fueron blancos.

Según Douglas Wallace, un genetista en la Universidad de Emory, "la primera migración fue hace 20.000 o 30.000 años". Hablando durante un programa del canal BBC 2 al aire el jueves 21 noviembre a las 9pm GMT, Wallace dijo que el perfil de ADN de los Nativos Ichigua de una tribu americana mostró un linaje que era claramente de origen europeo, demasiado viejo para ser debido a la mezcla genética desde el descubrimiento de Colon del Nuevo Mundo. En cambio fechó a estos entre 20.000 y 30.000 BP (Antes del Presente).

La línea genética de Wallace muestra que la Edad de Hielo incitó varias migraciones de Europa a América. Muy probablemente parece que los “Solutreans” fueran unos de estos pueblos. "La genética, antropología y unos fragmentos de pedernal se combinaron para trastocar los hechos aceptados y apoyar uno de los más grandes cambios tecnológicos, que las Américas han sido visitadas cinco milenios antes de lo que se pensaba," dice la BBC en su website en la preparación para el programa.

La versión aceptada de los primeros americanos empieza con una punta de lanza de pedernal desenterrada en Clovis, Nuevo México, en 1933. Fechada por el esqueleto gigantesco que yacía a su lado hace 11.500 años(11.5kya), era distintivo porque tenía dos caras dónde las cuchillas habían sido trabajados fuera de un pedernal central. Allí parecía no haber asentamientos humanos antes de Clovis. Estos pioneros eran del 9.500BC aproximadamente, y parecían haber tenido un buen comienzo. Y la punta de lanza de Clovis era su icono. La tradicional prehistoria americana dice que la gente de Clovis viajo por tierra desde Asia.

Esta versión fue aceptada, por lo que unos pocos arqueólogos se centraron en buscar artefactos de los periodos antes del 10.000BC. Pero cuando Jim Adavasio continuó excavando debajo de la capa de Clovis en su zona de excavación cerca de Pittsburgh, Pennsylvania, él encontró cuchillos y fabricas de cuchillos muy anteriores a las fechas, de unos 16.000 BC. Sus resultados se tomaron como erróneos; muy asombrosos para ser creíbles. El consenso historico sobre Clovis tenía demasiadas reputaciones detrás de él como para dejarlas evaporar tan fácilmente. Se acusó a algunos de los arqueólogos, que apoyaron las conclusiones de Adavasio, de hacer malas pruebas de radio-carbono o incluso de manipular los hallazgos.

La evidencia firme tendría que venir de una arena independiente. Douglas Wallace estudia el ADN mitocondrial, la parte de los cromosomas humanos que se pasan inalterados de la madre a la hija. Sólo varía cuando los errores ocurren en la repetición del código genético. Convenientemente para el trabajo de Wallace (fragmentando la historia global de la migración de los pueblos nativos) estos errores siegan a una proporción bastante regular. La técnica le ha permitido a Wallace trazar el linaje geográfico de todas las gentes americanas Nativas entre Siberia y noreste de Asia.

La ruta de la hipótesis de Clovis era correcta. La fecha, sin embargo, estaba equivocada en 20.000 años. La historia de las migraciones de Wallace mostró varias olas de inmigrantes. Las personas de Clovis no fueron claramente los primeros humanos en poner un pie por América del Norte. Dennis Stanford tubo que prepararse para investigar en Clovis de nuevo, mirando las herramientas del periodo de Clovis, se asumió que se habían traído desde Siberia, por el estrecho de bering, hasta Alaska. La hoja de dos caras de Clovis no estaba en el registro arqueológico. En cambio las herramientas usadas, los micro-cuchillos, las numerosas hojas de pedernal pequeñas se alinearon a lo largo de la lanza para hacer su cabeza.

El trabajo de ADN de Wallace le ha hecho pensar en la migración de Asia a América, pero el sendero de Clovis lo contradijo. Bruce Bradley se encaminó en ayudar a resolver esta dicotomía, trayendo con él una habilidad particular: la fabricación de pedernales y la habilidad de leer las herramientas de pedernal y sus secretos más íntimos. Él descubrió la similitud en el método de la producción de herramientas entre la punta de lanza de Clovis y las herramientas de la Edad de la Piedra del pueblo de Francia de esta época. En esta fase su idea era solo una hipótesis, pero ¿los primeros americanos podrían ser europeos?.

El pueblo Solutrean fue una notable sociedad, la más innovadora y adaptable de ese tiempo. Ellos estaban entre los primeros en descubrir las propiedades del calor para tratar a los pedernales y así aumentar su fuerza. Bradley fue perspicaz al descubrir si las técnicas de fabricación de pedernales de los Solutreans emparejaran con las técnicas de Clovis. Un repaso a través de fragmentos de pedernal en los almacenes de un museo francés lo convenció de las similitudes, aunque cinco mil kilómetros separaban sus territorios.

La división era mucho mas que la distancia; habia una diferencia de cinco mil años también. No importa las similitudes entre las dos culturas, la posibilidad de una tecnología paralela que fuera desarrolla por casualidad tendría que ser considerada. Más evidencia surgió de una zona de excavación arqueológica en la Colina del Cactus, Virginia. Una punta de lanza que fue encontrada allí se fechó a 16kya, más viejo que la de Clovis.

Su estilo era más sobresaliente. Para el ojo de Bruce Bradley, el pedernal de la Colina del Cactus era un punto medio tecnológico entre el estilo del Solutrean francés y el de Clovis fechándolo cinco milenios después. No parecía una gran distancia de tiempo. Los métodos de pedernal de los Solutrean evolucionaron en Clovis. Si el tiempo pudiera descontarse, los críticos de Bradley apuntaron a un obstáculo que apenas iba a tenerse en cuenta: cruzar el Océano Atlántico en pequeños barcos. ¿Cómo pudieron las personas de la edad de piedra hacer tal viaje épico, sobre todo cuando la edad de hielo habría llenado el Atlántico de icebergs?.

Dennis Stanford volvió a su presentimiento inicial, buscando pistas entre las gentes esquimales del ártico. A pesar de la entrada de las tecnologias modernas, él fue alentado para descubrir esas técnicas tradicionales. Los fabricantes de ropa en Barrow, Alaska, reconocieron algunas agujas de hueso de los Solutrean que él les mostró como de su propiedad. La ropa de caribú que los Inuit todavía usan podría ser igualmente hecho por las personas hace 16.000BC. Y para las gentes Esquimales, el Ártico no es un desierto, pero si una abundante fuente de comida del mar. Si los Solutreans tenían la punta de lanza de Clovis, esta habría hecho un arpón formidable para asegurar un suministro de comida. ¿El esquimal moderno soportaría una jornada de cinco mil kilómetros por el Atlántico?.

La respuesta que parece es sí. Ellos han realizado empresas similares muchas veces. Aun poseen técnicas de construcción de barcos tradicionales. Los plásticos irrompibles frenan las temperaturas frías incesantes mientras que los barcos de madera, la piel de foca y el aceite de la ballena son elásticos y fácilmente asequibles. Los mismos materiales habrían estado disponibles para los constructores de botes europeos. Aun cuando los europeos de la Edad de Piedra pudieran hacer esos barcos, ¿sobrevivirían un cruce por el Atlántico?.

Stanford cree que la debilidad de los barcos es engañosa. Con el Atlántico lleno de hielo sería bastante posible para los remeros de los barcos viajar a lo largo de los bordes de témpanos de hielo, teniendo siempre un lugar seguro donde aferrarse si el clima empeora.

Toda esta evidencia era esencialmente circunstancial, haciendo al viaje de los Solutrean posible pero no demostrado. Sin embargo, el ADN analizado de Douglas Wallace ha demostrado que es correcto. "El impacto de esta nueva prehistoria para los americanos Nativos podría ser grave. Ellos normalmente se consideran de origen asiático; y haber sido subyugados por los europeos después de 1492. Si ellos también fueran en parte europeos, las líneas de división serian instantáneamente desdibujadas," le escribe a la BBC.
 
Los primeros humanos que se expandieron a través de Norteamérica podrían haber sido cazadores de focas de Francia y España. Estos viajes van en contra de la larga y extendida creencia de que los primeros humanos que entraron en América lo hicieron cruzando un extenso puente de hielo que abarcaba el estrecho de Bering hace aproximadamente 13.500 años. La nueva hipotesis fue resumida el domingo en el encuentro anual de la asociación americana para el adelanto de la ciencia.

Las herramientas no coinciden

Recientes estudios han sugerido que los glaciares que ayudaron a formar el puente conectando Siberia y Alaska empezaron a hundirse hace alrededor de 17.000 a 13.000 años, dejando muy pequeñas posibilidades de que esa gente caminara de un continente al otro. Ademas, cuando el arqueólogo Dennis Stanford del “Smithsonian Institution” colocara puntas de lanzas americanas, llamadas puntas de Clovis, a la par con las puntas siberianas, observó una divergencia de muchas características.

Sin embargo, asegura Stanford hoy en dia, las puntas de Clovis coinciden mucho con los estilos de herramientas 'Solutreanos', que los investigadores datan de alrededor de 19.000 años. Esto sugiere que la población americana que hacia las puntas de Clovis, ya realizaba puntas de tipo 'solutreano'. Existe solamente un problema con esta hipótesis: los fabricantes de herramientas solutreanas vivían en Francia y España. Los científicos no conocen un puente de hielo que abarcara por co,pleto todo ese espacio.

Los cazadores perdidos

Standford tiene una idea de cómo los humanos cruzaron el atlántico a través de botes. El arte de esa era indica que la población solutreana en el norte de España era cazadora de animales marinos, como focas, walrus, y atún. Ellos alguna vez pudieron hacerse una ruta sobre los trozos flotantes de hielo que reunían inmensas manadas de focas en Canadá y Europa cada año. Cuatro millones de focas, afirma Standford, debieron parecer un buen alimento para los hambrientos cazadores europeos, quienes pudieron aventurarse en los hielos flotantes de la misma manera que los Inuit en Alaska y Greenland lo hacen hoy en dia.

Los Inuits usan grandes botes de caza construidos con esqueletos de animales para largos viajes o grandes cacerías. Esos botes, llamados Umiag, pueden llevar una docena de adultos, así como numerosos niños, focas muertas o walruzes, e incluso equipos de perros para trineos. Los Inuit han construido esos botes durante miles de años, y Stanford cree que la gente solutreana puede haber usado un diseño similar. Es posible que algunos grupos de esos cazadores se aventuraran tan lejos hasta llegar a Islandia, donde pudieron haber quedado atrapados en las corrientes que prevalecen ahí y fueron traídos a Norte América.

“Con tres botes cargados como estos podrías tener una población viable y estable,” afirma Stanford. “Podrías tener realmente un grupo completo de personas integro en Nueva Escocia.” Algunos científicos creen que los solutreanos fueron responsables de la mayoría de las pinturas en cavernas en Europa. Los oponentes del trabajo de Stanford preguntan porque, entonces, esos individuos dejaron de realizar ese arte una vez que llegaron a Norte América. “No lo se,” afirma Stanford. “Pero ustedes buscaban a grandes distancias en el interior del pais, a mas de 100 millas, antes que ellos encontraran cavernas para hacer arte en ellas.”