Modo de producción estepario: mongoles y otros pueblo nómadas

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: Altrane_Nahuir, 22/Ene/2007 18:30 GMT+1:


 

Bueno, viendo que hay ahora mismo numerosos temas sobre Gengis Khan y sus hordas de mongoles, he decidido publicar un post sobre el ciclo invasor de estos pueblos de las estepas.

 

Los mongoles no son más que el último de los pueblos esteparios que sacudieron el Este de Europa durante mil años, desde Atila en el s. IV hasta Tamerlán en el XIV. Estas invasiones eran súbitas y extremadamente violentas. En unos pocos años, conquistaban y sometían enormes territorios (el ejemplo más extremo, el imperio mongol de Gengis Khan, el más grande que ha existido jamás). Sin embargo, la duración de estos imperios fue siempre efímera. Salvo unas pocas excepciones, estos pueblos desaparecieron sin dejar estructuras perdurables en los territorios conquistados. La vida tras su desaparición siguió sin más.

 

Al parecer, estos pueblos tenían dificultades para formar estructuras estatales. Perry Anderson habla del modo de producción estepario, característico de estos pueblos. La estructura social de estos pueblos es clánica, con una economía basada en el pastoreo nómada. La tierra es propiedad colectiva del clan,  y la riqueza se mide en cabezas de ganado. La aristocracia, por tanto, es poseedora de grandes rebaños. Tiene un marcado carácter guerrero; la guerra es un elemento de prestigio, y una forma completamente legítima de aumentar la riqueza personal, robando el ganado del enemigo. Así, estos pueblos tienen una gran tradición guerrera, son expertos jinetes y arqueros, probablemente los mejores del mundo.

 

El porque de las invasiones de Europa hay que buscarlo en la geografía y la economía de estos pueblos. Los pueblos esteparios se ubican en las estepas del centro de Asia. Este territorio es mucho más adecuado para el pastoreo que para la agricultura. Hacia el norte, se encuentran con la taiga; hacia el este, las montañas (los montes Altai); hacia el sur, el desierto. Sin embargo, hacia el oeste se extienden las ricas praderas de Europa Oriental, ideales para los grandes rebaños de las estepas, capaces de mantener muchas más cabezas de ganado.

 

Además, los pueblos esteparios tienen un problema a la hora de aumentar su población. La única forma de conseguir este aumento es aumentar la cantidad de ganado. Alimentar a más ganado necesita más territorio. La producción sólo puede crecer cuantitativamente, al contrario que en la agricultura, donde mejores técnicas proporcionan más recursos en el mismo espacio. Así, la única forma de crecer que tienen estos pueblos es la extensión. Y la mejor ruta para hacerlo es la occidental.

 

La habilidad guerrera de estos pueblos se deja sentir, así como su velocidad. Ahí está la clave de su éxito inicial. Sin embargo, son incapaces de administrar los territorios conquistados. Establecen un estado tributario, con una clase superior formada por los conquistadores, y una clase inferior formada por la población sometida. La clase sometida debe pagar un fuerte tributo sin ningún tipo de compensación, pues este es absorbido por entero por la casta gobernante.

 

Los pueblos esteparios conquistadores en este momento sólo tienen dos opciones. La primera es mantener sus tradiciones nómadas, incompatibles con la formación de un estado con estructuras estables; en este caso acaban siendo rechazados por las poblaciones sometidas, muy superiores en número; la segunda opción es sedentarizarse, asimilándose poco a poco a la población sometida.  En el caso de estados tan vastos como el mongol, se producen rápidamente diferencias entre las tribus “puras”, las que han permanecido en el territorio original y mantienen las costumbres, y las que ocupan nuevos territorios, que se van sedentarizando y acaban mezclándose con la población nativa y adquiriendo sus costumbres. Así, se produce la división del estado en diversos grupos, ya demasiado diferenciados para compartir intereses.

 

En conclusión, las conquistas de los pueblos esteparios responden a ciclos expansivos, muy violentos, pero de pocos efectos a la larga. La principal consecuencia es el atraso en que sumen a los pueblos conquistados, al actuar los conquistadores como parásitos en los territorios ocupados, absorbiendo toda la riqueza que pueden, sin aportar nada a los pueblos sometidos.

 

Saludos.