Wifredo El Velloso.

2 respuestas [Último envío]
Lu
Imagen de Lu
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 22 Ago 2010

El otro día, paseando por las inmediaciones del Palacio Real, entre la retahíla de estatuas de reyes que adornan la plaza de Oriente, me encontré con una figura que me llamó poderosamente la atención: Wifredo el Velloso, el fundador de Cataluña para los nacionalistas catalanes.

Wifredo (840-897) fue conde de Urgel, Cerdaña, Barcelona, Girona, Osona y Besalú. Fue el último conde designado por la monarquía franca, ya en imparable decadencia, y el primero en legar sus tierras y títulos a sus hijos Wifredo, Sunifredo y Miró, transmitiéndose, a partir de ese momento, los condados por herencia. Este hecho ha sido utilizado convenientemente por la historiografía pro-catalanista para otorgarle a Wifredo una legendaria visión que lo convierte en fundador y padre de la patria catalana; esta imagen sobredimensionada de Wifredo tiene su origen en el siglo XII, cuando los monjes de Ripoll convierten a Wifredo en un héroe catalán que lucha denodadamente contra francos y musulmanes. La Renaixença, en el siglo XIX, activó nuevamente su papel como el creador de Cataluña, con aquella frase de Serafí Pitarra: "hijos de Wifredo el Velloso, esto quiere decir catalanes".

En realidad, podríamos decir que fue un noble, súbdito franco, que se aprovechó de la fragilidad de la monarquía para acumular condados y que no albergaba sentimientos nacionalistas; obviamente, no en el sentido actual, pero ni siquiera en un sentido más rudimentario que pueda dar pie a otorgarle el distinguido título de padre de la patria catalana.

Otra figura más para la saca de las distorsiones regionales: como el Cid para los nacionalistas españoles, o Pardo de Cela para los nacionalistas gallegos de principios del siglo XX, que ahí está, mirándote desafiante desde su pedestal de la plaza de Oriente….

Saludos.

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 5 Ene 2011

Pues poco más que comentar, ¿no? Por lo menos la mentira en torno al origen de la senyera es bastante poética: el pobre wifredo en su lecho de muerte herido por defender a su señor en heroica batalla contra los normandos, cuando el rey de los franceses mojó su mano en la sangre de las heridas de Wifredo y pasando los cuatro dedos por encima del escudo dorado del conde de Barcelona le dijo: «Estas serán vuestras armas, conde».

 


Lo único seguro es el cambio.

Tito
Imagen de Tito
Desconectado
Consul-Coordinador
CoordinadorModeradorResponsable MHMRedactor MHMSocio MH
Desde: 15 Ago 2009

Sí, en otro hilo ya debatíamos un poco sobre todo esto de manera genérica. Y es que casi ningún rincón de europa se libra de engrandecer alguna figura de la Edad Media o de la Antigüedad y atribuirle rasgos de tipo "patriótico". En ocasiones hasta se les rinde homenaje como héroes fundadores.

 

En Cataluña tenemos a Wilfredo,

En Euskal Herria a Sancho el mayor,

En Galicia (no lo se, alguno habrá, tal vez algún rey suevo o un jefe tribal de los galaicos, a ver si algún gallego me dice),

En Escocia William Wallace o Roberto Bruce,

En España el rey godo Leovigildo,

En Noruega Harald I,

En Inglaterra Alfredo el grande,

etc. etc.

 

Por un lado son temas complejos, ya que una especie de idea de "patria" no es ajena a otros tiempos (la Grecia clásica la tenía muy marcada dentro de sus póleis), pero por otro conocemos de sobra que los métodos por los que se conformaban los estados feudales poco tenían que ver con esa idea. La mayor parte de estos "fundadores" fueron como dueños de "cortijos o fincas" que heredaban y querían engrandecer a costa de otros cortijos o fincas vecinas. Les daba igual si los trabajadores de la finca vecina hablaban franco u occitano. Los motivos de tipo geoestratégico primaban. Tampoco conocemos bien qué motivaciones tenía el pueblo llano, más allá de las obligaciones que tuvieran con sus señores o sus intereses personales. A lo largo de la Edad Media, ya en la Baja, el concepto de Cristiandad va sumando un nuevo ideario, que es de de la defensa de una Monarquía que ya se relaciona con un territorio (esto se ve claramente durante la guerra de los 100 años en Francia) y que desarrolla su propia simbología a la que se adscriben los vasallos. Pero durante la alta y la plena Edad Media estas conceptos los veo aún muy alejados. Wilfredo, al igual que Sancho el mayor, no serían desde luego fundadores de ninguna patria. La historiografía de tipo nacionalista los ha puesto en ese papel por heredar un conjunto de "fincas" (digo finca de manera metafórica), que más o menos coinciden con la zona nuclear de algunos paises que fueron madurando y conformándose a lo largo de los siglos posteriores en una geografía concreta coincidente con una población que empleaba una lengua concreta.