El Plan Schlieffen: Planificación y Desarollo

35 respuestas [Último envío]
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

 

Planificación

 

            Tras la firma de la Entente Cordiale en 1905, el Káiser Guillermo II ordenó a su jefe del Estado Mayor, el conde Alfred von Schlieffen, que elaborase un plan para combatir en dos frentes. El conde creía que la movilización rusa sería lenta debido a sus deficientes infraestructuras, por lo que Prusia Oriental quedaría guarnecida por diez divisiones y tropas locales mientras el grueso del ejército se concentraría contra Francia. Tras la victoria en el Oeste, el ejército alemán se desplegaría en el frente Oriental gracias a su excelente red ferroviaria.

 

Alfred von Schlieffen

            Según Schlieffen, el ala izquierda alemana en Alsacia y Lorena sería débil y mantendría una postura defensiva. Los franceses atacarían Alsacia y Lorena porque habían sido perdidas en la Guerra Franco-Prusiana y ansiaban recuperarlas. Las tropas alemanas se replegarían hacia el interior de Alemania, pero esto sólo era un cebo para distraerles de su golpe maestro.

 

            Mientras tanto, el ala derecha alemana, reforzada a costa de la izquierda, avanzaría a través de Luxemburgo, Bélgica y Holanda, con el último hombre de la derecha rozando el Canal de la Mancha con su manga. Después girarían hacia el sudoeste, rodearían París por el Sur y caerían sobre la retaguardia francesa. El mariscal era un estudioso de la batalla de Cannas, y pretendía repetir la táctica de Aníbal a escala gigantesca, cercando y destruyendo al ejército francés. Schlieffen calculaba que se necesitarían 42 días para cumplir el plan, tiempo que tardarían los rusos en completar su movilización.

 

Plan Original

            Sin embargo, en 1906 Helmuth von Moltke el Joven, sobrino del célebre mariscal prusiano, sustituyó a Schlieffen en la jefatura del Estado Mayor. Éste introdujo varias modificaciones al plan, ya que era demasiado tarde para abandonarlo. Aumentó las tropas del frente Oriental y presionado por Rupprecht, el príncipe heredero de Baviera, duplicó el número de soldados del ala izquierda, convirtiendo el plan original de Schlieffen en un doble envolvimiento. Además, Von Moltke decidió no invadir Holanda.

 

Helmuth Von Moltke el Joven

Desarrollo

 

            El 28 de junio de 1914 fue asesinado el heredero al trono austrohúngaro en Sarajevo por un grupo terrorista paneslavista apoyado por Serbia, y un mes más tarde el imperio declaró la guerra a Serbia. Dado el sistema de alianzas establecido, las declaraciones de guerra no tardaron en sucederse y Europa se sumió en un conflicto.

 

            Alemania invadió Bélgica siguiendo el plan Schlieffen, lo cual obligó a los británicos a intervenir. El flanco más exterior alemán, que lo componían los 320000 hombres del Primer Ejército de von Kluck, tenía un considerable obstáculo: las modernas fortalezas de Lieja. Hubo que traer enormes piezas de artillería, las famosas “Gran Berta” para acabar con su resistencia. El ataque empezó el 5 de agosto y once días después, con la movilización completada, las tropas pudieron avanzar hacia Bruselas sin gran resistencia. Los restos del ejército belga se retiraron hacia el sur y se unieron a los franceses y al BEF, el cuerpo expedicionario que habían enviado los británicos. Los desmanes cometidos por los alemanes en Bélgica sirvieron a la propaganda aliada para poner a la opinión pública de los países neutrales en contra de los alemanes.

 

Cañón Gran Bertha, usado por los alemanes contra las fortalezas de Lieja

            Mientras tanto Joffre, el comandante en jefe francés, puso en marcha su Plan XVII. Este consistía en atacar Lorena, tal como Schlieffen había previsto, ya que se creía que cualquier postura defensiva parecida a la usada en la guerra de 1870 resultaría en un desastre similar. El 14 de agosto comenzó la ofensiva que fue un sonoro fracaso, ya que los franceses carecían de artillería pesada móvil y la zona, boscosa y accidentada, era perfecta para una guerra defensiva.

 

            Parecía que el plan se estaba realizando, pero el ejército francés, aunque había sido contenido en Lorena, no se había desplegado en la frontera franco-alemana sino que se extendía hacia el borde belga, conservando cierta capacidad de maniobra en el centro. Los alemanes vencieron en Charleroi y Mons y la gran retirada que comenzaron los franceses y británicos dejaba amenazada a la capital. Joffre sacó tropas del frente de Lorena para desplazarlas hacia el norte.

 

            Pero llegaron noticias alarmantes: el 17 de agosto, mucho antes de lo previsto por Schilieffen, los rusos invadieron la Prusia Oriental y el Primer Ejército de Paul von Rennemkampf se dirigía hacia Konigsberg tras vencer en Gumbinnen. Los alemanes lograron revertir la situación en las batallas de Tannenberg y los lagos Masurianos, sin embargo Von Moltke se vió obligado a sacar tropas del Oeste para enviarlas contra los rusos.

 

Retirada alemana planeada tras el inesperado ataque ruso

            Al mismo tiempo, el flanco derecho alemán, retrasado por la destrucción de los túneles ferroviarios belgas y escaso de refuerzos, decidió virar hacia el sur antes de tiempo para no alargar sus líneas de comunicaciones. Por ello, los alemanes se acercaban a París por el noreste en vez del suroeste como estaba previsto, dejando a la capital francesa sin cercar. Su objetivo ahora era cercar al Quinto Ejército francés. El gobierno francés se trasladó a Burdeos.

 

            Joseph Gallieni, gobernador militar de París, vio que tenía ante él una oportunidad única. Ordenó al recién organizado Sexto Ejército que atacase al expuesto flanco del Primer Ejército alemán, para lo cual transportó a las tropas en taxis requisados. Von Kluck logró rechazar a los franceses, pero se produjo una brecha entre el Primer y el Segundo ejército. Mientras tanto, el Quinto Ejército no lograba capturar Verdún y la ofensiva que lanzó el príncipe Rupprecht fue un completo fracaso.

 

Soldados franceses acuden en taxis al frente

     Joffre ordenó a todas sus unidades que contraatacasen. Lord Kitchener, Secretario de Estado de Guerra británico, ordenó lo mismo a Sir John French, comandante del BEF, ya que este no era subordinado de Foch. Los aliados penetraron por la brecha y atacaron los flancos de los Primer y Segundo ejércitos alemanes, por lo que Von Moltke ordenó la retirada hasta el Aisne. El plan Schliefflen había fracasado y la victoria en el Oeste no sería rápida.

Operaciones agosto-septiembre

Conclusiones

 

            El plan fracasó por un cúmulo de errores. El ala izquierda alemana no se replegó y atrajo a los franceses hacia el interior de Alemania, lo hubiera permitido que el avance del ala derecha fuese más profundo como había planeado Schliefflen, sino que pasó a la ofensiva tras rechazar a los franceses. El terreno favorecía al defensor y los alemanes no lograron avanzar mucho. Pero Moltke, al equilibrar ambas alas, redujo el poderío del ala derecha, cosa vital para el cumplimiento del plan.

 

            Los alemanes también sufrieron unos graves contratiempos en la campaña. El ejército belga se replegó en el Oeste del país, desde donde fueron una constante amenaza para las líneas de comunicaciones germanas. Los británicos, haciendo un uso inteligente del terreno, causaron grandes bajas en las compactas líneas alemanas, lo que le dio a Joffre un tiempo precioso para volver a desplegar sus tropas en el Norte.

 

            Además, casi todos los soldados del Primer Ejército eran reservistas, hombres que no estaban acostumbrados a marchar grandes distancias cada día con un calor imsoportable (fue uno de los veranos más calidos del siglo). Los hombres estaban hambrientos ya que los alimentos que confiscaban en las granjas no eran suficientes.

 

            También tuvo su importancia que los rusos comenzarán la ofensiva mucho antes de lo previsto. Von Prittzwitz había hecho planes de abandonar Prusia Oriental, lo que el Estado Mayor juzgó inaceptable y fue destituido. Von Moltke mandó refuerzos al Frente Oriental en la mitad de la batalla, aunque todavía se hallaban en camino cuando los alemanes vencieron en Tannenberg. No era ningún adivino, pero pudo haber esperado a terminar el trabajo en el Oeste y luego concentrarse contra los rusos.

 

            Pero creo que la razón más importante, aparte de que von Kluck no mantuvo el contacto con el Segundo Ejército, fue que la tecnología de la época limitaba las grandes ofensivas como ésta. Los alemanes se vieron perjudicados por el sabotaje de los ferrocarriles belgas, ya que dificultó el envío de refuerzos, mientras que los franceses lo tenían más fácil al combatir en suelo propio, lo que demostraron trasladando las tropas de Lorena hacia el Norte.

 

            A pesar de estas dificultades, Alemania estuvo a punto de ganar la guerra; pues si Francia era derrotada, el ejército ruso no sería capaz de enfrentarse en solitario a las Potencias Centrales, como se vio más adelante. Puede que fueran ciertas las palabras que le dijo von Moltke al Káiser: “Su Majestad, hemos perdido la guerra”.

Bibliografía

- 50 batallas que cambiaron el mundo, William Weir

- Revista "Muy Historia", número 17

- Wikipedia

Zhukov
Imagen de Zhukov
Desconectado
Auxilia
Desde: 3 Nov 2010

Quitar dos cuerpos de ejercito (4 divisiones de infantería y 1 de Caballería) del frente occidental para enviarlo al oriental fue uno de los errores que seguramente les costo la guerra.

No llegaron para Tannenberg y no estuvieron en el Marne.

 

 

Recomiendo encarecidamente la lectura de "Cañones de Agosto".

Marcus Vipsaniu...
Imagen de Marcus Vipsanius Agrippa
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorSocio MH
Desde: 4 Jul 2011

Desde luego, este plan de ataque rapido funcionaba muy bien desde el papel y los mapas de estrategia alemanes, pero en la practica fue muy diferente jejejeje. Los Rusos desde luego no contaban con una fuerza capaz de hacer frente a los Alemanes, ni a los Austriacos, pero si que podian molestar, y mucho, a las tropas Alemanes, que tendrian que defender Prusia Oriental ante la presion ciudadana. El ataque por las zonas neutrales fue una inteligente estrategia Alemana y sirvio para esquivar las ferreas defensas Francesas y ademas, pillarlos por la retaguardia. En mi opinion, si los Rusos no hubiesen presionado en el frente oriental, los franceses no habrian tenido tiempo de reaccionar, ni tropas suficientemente pronto en el frente como para defenderse de la gran ofensiva alemana. La guerra habria terminado ese mismo año, y el sueño de los jovenes combatientes de que la guerra duraria unos pocos meses se habria hecho realidad.

 

Un saludo!!

 


"¿Zaragoza se rendirá? La muerte a quien esto diga. Zaragoza no se rinde. La reducirán a polvo: de sus históricas casas no quedará ladrillo sobre ladrillo; caerán sus cien templos; su suelo se abrirá vomitando llamas; y lanzados al aire los cimientos, caerán las tejas al fondo de los pozos. Pero entre muertos y escombros siempre habrá una lengua viva que diga que la muy Heroica Zaragoza nunca se rinde."

 200-cruz foto

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

El Plan Schlieffen tiene mucho de mito generado por oficiales alemanes durante la época de entreguerras; época en que se les acusaba de haber empezado la guerra sin un plan ganador. La respuesta bastante simplista, fue acusar a Moltke el jóven de haber modificado el supuestamente grandioso Plan Schlieffen de 1905. Los alemanes fueron dando información sobre el supuesto plan a cuentagotas y no sería hasta después de la guerra mundial cuando se recuperarían los memorandos de Schlieffen.

El memorando de 1905 de Schlieffen ha sido ampliamente criticado hasta el punto de que hay gente que se niega hoy en día a llamarle Plan por lo poco realista que era. Schlieffen habla de una especie de escenario hipotético en el que el ejército alemán cuenta con divisiones de reserva inexistentes en su época, aunque para 1914 sí se habían conseguido formalizar casi todos esas divisiones. Evidentemente quedaba descartado que en 1906 Moltke aplicara un plan basado en divisiones fantasma, pero no dejaba de ser una base para un plan posterior.

El problema es que con el paso de los años importantes aspectos quedaron desafasados. El memorando de 1905 empieza con la siguiente frase: En una guerra contra Alemania, Francia probablemente se limitará primero a la defensa, especialmente en cuanto no puede contar con la ayuda efectiva de Rusia. Esto tal vez fuera cierto en 1905 y en los años siguiente pero no en 1914 cuando los alemanes eran conscientes de que Francia se inclinaba por una actitud ofensiva. Además Rusia se puso las pilas en cuanto a la capacidad de movilizar sus tropas rápidamente y era plenamente consciente de lo vital que era una intervención rápida en favor de Francia. Aun en 1912 (ya retirado) Schlieffen seguía diciendo que Rusia se quedaría probablemente mirando desde la barrera incialmente para ver de que viento soplaba la guerra en el Oeste y aun en el caso de que atacara una Prusia Oriental desguarnecida, Schlieffen afirmaba que a Federico el Grande no le preocupaba perder alguna provincia con tal de no dispersar sus fuerzas. El problema era que la Alemania de 1914 no era la Prusia del siglo XVIII, los alemanes no iban a tragar con eso.

Los planes de Schlieffen además de no tener en cuenta realidades diplomáticas -además de invadir Bélgica proponía mover tropas a Holanda-, también asumían que los belgas no resistirían y mucho menos que sabotearían los ferrocariles. Tampoco valoraba adecuadamente la capacidad de los franceses de moverse velozmente también por ferrocaril para hacer frente a ese grandioso envolvimiento (por territorio enemigo y alargando la línea de suministro). Con ese amplio envolvimiento no hubiera habido una batalla del Marne como tal pero eso no quita que los franceses no tuvieran amplias opciones de contraatacar.

La impresión que quedó a muchos como Liddell Hart cuando salieron a la luz los documentos de Schlieffen es que el plan estaba lejos de ser infalible y más bien era una apuesta muy arriesgada.

 


TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Visto lo dicho, creo que podemos concluir que el plan no tenia posibilidad de éxito, en aquél momento. Quizás si el estado mayor alemán lo hubiera asumido, Alemania no habría entrado en la guerra. Quizás pudo haber tenido alguna posibilidad de haber sido adecuado a la realidad del momento…..

 

PD: Tengo que leerme los cañones de agosto, por lo que tengo entendido trata un poco estos temas.

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Eljoines (not verified)
Imagen de Eljoines

De Prudia Oriental a Berlín no hay muchos kilómetros., puede a a Federico de Prusia le importara poco perder la ciudad del Berlín del siglo XVIII, pero que le digan a Guillermo II si le importaría evacuar la capital imperial de Alemania, porque los rusos andaban cerca y no podía permitirse desviar divisiones del frente Occidental.

La verdad es que como hipótesis es buena ahora que caigo, ¿realmente no fue la posibilidad de perder la capital, lo que hizo que los alemanes distrajeran tropas del frente francés cuando los rusos entraron en Prusia Oriental?., si esto es cierto, quizá se perdió la posibilidad de entrar en París cuanto la capital francesa estaba cerca.

Leí, que las cuatro divisiones que se sacaron del frente francés, llegaron tarde a la batalla de Tannenberg, con lo que la alarma no estaba justificada y se debilitó imprudentemente el frente francés.

Claro que hipotéticamente, ¡Berlín era Berlín!.

 

 

saludos

merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

TCKC ha escrito

Visto lo dicho, creo que podemos concluir que el plan no tenia posibilidad de éxito, en aquél momento. Quizás si el estado mayor alemán lo hubiera asumido, Alemania no habría entrado en la guerra. Quizás pudo haber tenido alguna posibilidad de haber sido adecuado a la realidad del momento…..

 

PD: Tengo que leerme los cañones de agosto, por lo que tengo entendido trata un poco estos temas.

 

Yo me lo estoy leyendo ahora, a raíz de los comentarios de este post. La verdad es que es muy interesante (además he recordado pasajes que había leído recientemente en artículos de la web de MH, como el de los pantalones rojos o el del Goebben, gracias Flavius!).

Habla también de los preparativos previos de la guerra y del propio estallido. En ese punto narra cómo en el último momento y con la guerra aún sin estallar, cuando el Kaiser comprende que la guerra será un desastre, Moeltke le convence de que ya no es posible detener la máquina de guerra. 

 

La conclusión que estoy sacando del libro es que fue un momento de cambio de conceptos bélicos que algunos vieron venir pero no les dejaron modificar (como el uniforme francés, la ofensiva a ultranza francesa o la cerrazón de los franceses contra los cañones del 105).

Del mismo modo se ve que en algunos casos la tozudez en seguir el plan sin querer ver que las condiciones no lo permiten ya. Me ha parecido espeluznante cómo en algunos momento del principio de la batalla lel estado mayor francés se negaba a creer la información de sus propios generales y considerar que los informes eran "pesimistas" o "derrotistas" sin estar ellos allí para verlo. En muchos momentos ambos bandos se basan en sus propias ideas preconcevidas (los ingleses no han desembarcado, los rusos no se mueven, los alemanes no pueden atacar por el flanco izquierdo...) y no hacen caso ni de sus propios subordinados ni de sus aliados. Siguen adelante como caballos con orejeras, impresionante.

 

No había leído mucho sobre la Primera Guerra Mundial, pero este libro me está encantando. Alguna otra sugerencia para cuando me lo acabe?

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Sí sorprende también el plan francés en el que prácticamente se ignoraba todo lo que no gustaba y se daban por supuestas muchas cosas. El caso es que los franceses tenían perfectamente asumido que el único sitio práctico que tenían los alemanes para atacar era por Bélgica. La respuesta razonable a eso era la que dio el general Michel en 1911 de reorganizar el plan defensivo francés para cubrir Bélgica con fuerza y donde probablemente tendría lugar "la batalla decisiva". Sin embargo Michel fue destituido porque se consideró que había que poner fin a la época de "planes defensivos". Se exigió al ejército que recupera su tradición ofensiva y elaborara un plan en consecuencia. La amenaza del avance alemán por Bélgica se desdeñó creyendo que bastarían las fuerzas belgas (junto a sus fortalezas) y el B.E.F. para cubrir ese flanco. Además no se creía que Alemania pudiera reunir suficientes fuerzas para una gran ofensiva (no estaba muy claro hasta que punto los alemanes podrían poner en primera línea a sus unidades de reserva) y se confiaba en una pronta movilización rusa que obligara a los alemanes a dividir sus fuerzas.

Los franceses pasaron a confiar ciegamente en una ofensiva por el centro. Por contra el temor alemán era que los franceses "invadieran Bélgica" con o sin pérmiso de los belgas antes que ellos pudieran invadirla, de ahí que sus planes cada vez exigieran mayor velocidad para "adelentarse" a los franceses. Una de las quejas alemanas dirigidas a los belgas es que sí estos hubieran querido ser de verdad neutrales entonces deberían haber construido sus fortalezas de manera diferente ya que entendían que estaban planificadas únicamente de cara a una avance desde Alemania.

 

 

Actualmente han salido muchos libros interesantes sobre la PGM y todavía tiene que salir alguno más. Creo por ejemplo que The Sleepwalkers ("Los Sonámbulos") de C. Clark, todavía no se ha traducido y he oído bastantes cosas buenas de él y como analiza el estallido de la guerra. Del comienzo de la guerra hay al menos dos nuevos:

  • Margaret MacMillan: 1914; De la paz a la guerra.
  • Max Hastings: 1914; El año de la catástrofe.

Yo estoy indeciso pero si me compro alguno ahora sobre la PGM, probablemente sea uno que tiene buena pinta y ya he ojeado un poco en una librería:

 

A ver sí alguién se ha leído estos u algún otro libro y nos informa. Hay que recordar que el libro de Tuchman aunque sigue siendo una gran obra literaria se considera un poco desfasado como análisis histórico. Por cierto que Tuchman con dos añitos fue testigo de la persecución del Goeben cuando su abuelo iba camino de Constantinopla a tomar posesión como embajador.

 

De momento lo único reciente que he comprado de la PGM no es un libro pero está bastante bien. Se trata del monográfico de la revista Desperta Ferro: "1914, el estallido de la Gran Guerra". Son 8 artículos de varios autores especializados y la mayoría bastante interesantes.

 

Saludos.

 


merlin-satan
Imagen de merlin-satan
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 4 Ene 2013

A mí me pueden dejar este.

La Gran Guerra (Canal Historia)

Merece la pena? O lo empiezo y os cuento yo?

 


     ...merliN-sataN...  foto  foto  

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Hombre siendo del Canal Historia yo tengo curiosidad por saber si afirma que la PGM fue obra de extraterretes o tal vez se trata de un complot secreto de la C.I.A. Tal vez incluso nos ofrezca un conciencido análisis computerizado en un eje XY de "los individuos más crueles y sanguinarios de la Gran Guerra" ...:P

Ahora en serio, supongo que será un libro bastante más serio que ciertos documentales que nos regala el Canal de Historia ultimamente. Sin embargo no deja de ser un libro de encargo ya que no veo el nombre del autor/autores del libro. No creo que pretendan crear un libro de referencia, pero como libro divulgativo puede que no esté mal. Alguien tendrá que echarle un vistazo a ver que tal. Ya nos contarás.

 


Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Volviendo al Plan Schlieffen, estuvo a punto de tener éxito, no por mérito propio, sino por los franceses. Se lanzaron frontalmente contra el ala sur alemana. Si se hubiese respetado el Plan y hubiesen penetrado más en Alemania quien sabe si no hubiesen terminado embolsados, dejando el norte de Francia indefenso. En vez de eso, los compromisos políticos llevaron a Moltke a darle unidades al ala Sur, debilitando el norte, con las consecuencias conocidas.

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz