Y si Alemania no hubiese invadido Bélgica?

33 respuestas [Último envío]
TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Santiago Pitarch ha escrito

Por lo tanto, la guerra no era inevitable, porque no era necesaria. Sin embargo, los contemporáneos SI estaban de acuerdo en la importancia del tema colonial. Yo pienso que realmente se trataba de una cuestión de prestigio disfrazada de necesidad económica: tener colonias era una cuestión de "autoestima nacional", no de necesidad de expansión capitalista. 

 

¿Que pensáis?

Hola:

Contestando a tus preguntas

¿Era el tema de las colonias un tema de autoestima u prestigio más que de necesidad económica? Coincido contigo en que sí. De esto tenemos algunos ejemplos en los años posteriores en los que se lanzan aventuras coloniales, que en parte entre otros objetivos buscan obtener un prestigio y estatus internacional que para las mentes de la época solo se lograba si tenías territorios coloniales, que es con la óptica que tenemos que mirarlo. No con la actual. Así tenemos por ejemplo el caso de Francia, y el colonialismo de Marruecos para recuperar el prestigio tras la derrota con Alemania. O el caso del colonialismo de España en el norte de marruecos, en el que una parte de los interesados buscan recuperar de nuevo el estatus de potencia, tras la derrota en la guerra con Estados Unidos.

De todas formas también hay un factor económico que hay que tener en cuenta y es que estos imperios coloniales, restringían el comercio de aquellas naciones que no disponían de los mismos, con territorios de ultramar, lo que quizás si podía verse como un agravio. Además si que es cierto que existía también un beneficio económico. Pero esto no niega lo otro.

Con respecto a si la guerra era inevitable, no estoy tan de acuerdo. Quizás si Alemania hubiera desarrollado una política diferente, por ejemplo en lo que respecta a la construcción naval. O ciertas alianzas militares no se hubieran llevado a cabo podríamos hablar de un resultado diferente. Pero todo esto tendría que haber sido antes de 1914 en mi opinión.

Una vez llegados a este año, las posturas estaban demasiado enquistadas. Hay que verlo desde el punto de vista de la época y no con el periódico del futuro.  Por un lado Francia estaba deseosa de llevar a cabo la revancha contra Alemania. Y recuperar unos territorios que consideraba suyos. Para lo cual tenía un plan y una serie de alianzas. Inglaterra estaba cada vez más alarmada con el  programa naval alemán y su miedo a perder su supremacía naval, si a esto le sumamos un Churchill con sus recelos contra todo lo alemán. Y en Alemania aparte del auge de las ideas pangermanistas, se parece que se quería eliminar de una vez por todas al molesto enemigo francés.

Si a todo esto le sumamos que la inmensa mayoría pensaba en una guerra corta, que en principio de haber sido así no tenia porque dañar mucho la economía europea. Teníamos todos los ingredientes, para un conflicto si o si.

Saludos.

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Alemania se convirtió en una gran potencia industrial sin necesidad de colonias. De hecho de las colonias que adquiró más tarde, se supone que sólo dos eran autosuficientes: Togo y Samoa, y en teoría rentables. Y digo en teoría rentables ya que por lo general a la hora de valorar la rentabilidad de una colonia sólo se tiene en cuenta los costes directos en ella y por ejemplo no se suele contar los costes centralizados de una burocracia  y unas fuerzas armadas con dimensión colonial necesarias para gestionar y proteger dichas colonias.

En el fondo muchas colonias no eran mas que un drenaje de recursos para las metrópolis. El problema está en que el coste de tener colonias se repartía entre todos los que pagaban impuestos mientras que el beneficio se concentraba en unos pocos sectores pero con una gran capacidad de presión para sacar adelante sus intereses.  

 


Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Santiago Pitarch ha escrito

Saludos.

Planteais de forma colateral un tema que me parece muy importante. La inevitabilidad de la IGM. Es una teoría comunmente aceptada. Diferentes economías capitalistas en expansión compiten por los mercados. Una vez que el reparto colonial ya se ha agotado (ya no hay territorios que someter al régimen colonial, al menos de forma fácil) las economías han de continuar expandiéndose y sólo queda la opción de quitar el mercado al rival por la vía militar. ¿Eso es correcto? ¿O realmente es lo que creían en ese momento? Porque parece que el desarrollo posterior de los acontecimientos lo contradice. Me explico.

Para los nacionalistas alemanes, por ejemplo, parecía incuestionable que su país no podía prosperar sin colonias y era un agravio no tenerlas. Sin embargo, la realidad es que Alemania ya era una gran economía, puntera en muchos sectores como el metalúrgico o el químico... sin tener colonias. ¿No era ya entonces incorrecto el argumento? Y si vemos la evidencia empírica, es decir, lo ocurrido posteriormente... vemos que Alemania, a pesar de ser derrotada volvió a ser una potencia industrial, sin colonias. Y tras ser nuevamente derrotada, arrasada y partida en la IIGM, hoy vuelve a ser el motor económico de Europa. Por tanto, me parece evidente que la teoría de que las potencias europeas necesitaban colonias era incorrecta. Por lo tanto, la guerra no era inevitable, porque no era necesaria. Sin embargo, los contemporáneos SI estaban de acuerdo en la importancia del tema colonial. Yo pienso que realmente se trataba de una cuestión de prestigio disfrazada de necesidad económica: tener colonias era una cuestión de "autoestima nacional", no de necesidad de expansión capitalista. 

 

¿Que pensáis?

Hola Santiago.

Desde el punto de vista de la Economía y el Marketing (mi especialidad) se ve la PGM como "La Guerra por las Materias Primas" y la SGM como "La Guerra por los Mercados", así que te estás líando un tanto con los argumentos.

¿Qué si el argumento de que fueron a la guerra por razones económicas es admisible?

Los dirigentes políticos son asesorados por economistas. Ni economistas ni políticos saben de cuestiones ingenieriles, por lo que su conocimiento sobre las posibilidades de la industria es deplorable y toman, la mayoría de las veces, decisiones con una visión muy atrasada.

Te pongo un ejemplo. La Segunda Revolución Industrial (la de la industria pesada) fue liderada por Alemania. Alemania le arrebata a Inglaterra el monopolio del acero. Un insumo vital es el ácido nítrico (para producción de aceros dificilmente oxidables se usaba el "decapado", ataque alternativo con ácido nítrico y sulfúrico), en ese punto colisionan frontalmente. Otra industria clave, la industria química, es liderada indiscutiblemente por Alemania, aquí el Ácido Nítrico es imprescindible. Por último los nitratos son la base para producción de pólvora y explosivos (industria de armamentos). Todo esto motivo la Guerra del Pacífico, entre Chile y la Confederación Peruano-Boliviana, por el control de unas islas, donde anidan pájaros guaneros. Los nitratos, antes de la PGM, sólo podían fabricarse a partir de heces animales (en castizo: mierda).

Esto te sirve de muestra, controlar territorios en ultramar era controlar insumos claves para mantener en marcha las fábricas, por ejemplo, la mierda.

La PGM no es "por los Mercados" porque existía el concepto de que "hay infinitos compradores" (Adam Smith, sXVII ¿no era hora de revisarlo? ¿no habría cambiado algo en tres siglos?) sino por los insumos para poder fabricar, dado que a un buen fabricante "vendrán a pedirle sus productos hasta que no de abasto" (Adam Smith, ejemplo de la trampa para ratones).

Durante la PGM hubo bloqueo, los químicos pusieron en marcha su imaginación y... voilá, ácido nítrico a partir de aire y agua.

Terminada la PGM se dispara un movimiento mundial, en el que las industrias ven como negocio ser proveedoras de otras industrias, por lo que ciertos insumos pasaron a la historia y otros fueron reemplazados de forma cada vez más eficaz y extensa (la seda sintética -nylon- aparece a fines de los '30).

Esto trae un problemita, sumado a otro problemita, combinado con ceguera (explicable, pero no excusable).

Empecemos por el más obvio (no el que quiero hacer notar): Alemania y el Imperio Austrohúngaro son sometidos a condiciones ruinosas para sacarlos de competencia. En el proceso también se habían arruinado el imperio Turco y el Ruso, entonces no hay competencia para Inglaterra y USA pero ¿quién compra sus productos...?

Acabamos de ver como durante la PGM las industrias empiezan a modificar la demanda de materias primas (esto se conoce en Historia de la Economía como "cambio de los términos de intercambio - fin de la división internacional del trabajo") con lo que los países proveedores de materias primas se quedaron sin clientes. Si no tienen clientes no tienen dinero, si no tienen dinero no pueden comprar.

Y estos dos "problemitas" no fueron advertidos por los Economistas de la época. En realidad es uno solo: No hay suficientes clientes.

Esto provocó la crísis del '23 (que no golpeó a Alemania solamente, pero es más fácil echarle la culpa a las indemnizaciones de Guerra que admitir que el sacrosanto modelo económico mundial se iba por el caño. De esta crisis se salió, al precio de una desocupación altísima y una economía frágil qué, al primer cimbronazo, explotó (crisis del '29). Este estado de crisis permanente (por no ver el problema de fondo) es el que impulsó el ascenso del fascismo, nazismo y varios ismos por el estilo, que utilizaron la misma herramienta que Estados Unidos: el Keynesianismo (violando las restricciones que Keynes decía que había que cumplir). Lo cual desembocó en "La Guerra por los Mercados" (necesito a quien venderle o la economía se para).

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Hola.

No se si me has entendido bien, Hartman. Más o menos apunto en la misma dirección que Flavius. Además, los ejemplos que pones refuerzan mi teoría.

Me explico. Como tú bien dices, "Los dirigentes políticos son asesorados por economistas. Ni economistas ni políticos saben de cuestiones ingenieriles, por lo que su conocimiento sobre las posibilidades de la industria es deplorable y toman, la mayoría de las veces, decisiones con una visión muy atrasada". Lo que yo suscribo sería lo mismo, pero sustituyendo la palabra "atrasada" por "irracional". No es que las decisiones no se tomen en base a la realidad porque no exista una información suficientemente precisa. Es peor. Las decisiones políticas se toman en base a imaginarios intelectuales creados de forma totalmente subjetiva y voluntarista, que pueden tener un parecido con la realidad o ninguno en absoluto. Si nos situamos en el contexto del siglo XIX y llegamos a la conclusión "nuestra nación necesita colonias" las razones para defender esa afirmación no es que estén hechas en base a cálculos erróneos... sino que se hacen sin calcular nada en absoluto. Porque se apela a cuestiones subjetivas como "el honor de nuestra nación", su "proyección internacional" su "staus como potencia" o incluso "su misión histórica"... etc, etc, términos en los que no caben cálculos de economistas, ni ingenieros, ni militares. 

Tendemos a pensar que la Historia sigue una racionalidad, en el sentido de que las decisiones tomadas por una comunidad siempre han seguido una lógica concreta, aunque tal vez erraran al aplicarla. Pero mi experiencia con la materia me ha llevado a la convicción intelectual de que la Historia es mucho menos racional de lo que nos gustaría creer como especie. Pasamos la mayor parte de nuestras vidas sin pensar, y en las contadas ocasiones en que decidimos hacerlo el componente cultural suele pesar más que el puramente racional. Cuando actuamos como colectivo no ocurre algo distinto. Por eso me resisto a todos los historicismos, sean de base económica, demográfica, etc. porque a una sociedad las fuerzas de la naturaleza pueden empujarla en una dirección muy concreta... y esa sociedad puede ignorarlas por completo, porque no actúa de forma racional.

Por otro lado, precisamente pones el ejemplo del guano como materia prima importante para la segunda revolución industrial. Precisamente, siguiendo ese ejemplo, vemos como se inicia ese periodo en la década de los 70 del XIX y Alemania no tiene colonias que le suministren dichas materias, lo que no impide su desarrollo. Si, es cierto, estalla una guerra por esa materia prima ¡pero entre los territorios que la suministran! por lo que no invalida la idea de que Alemania pudo desarrollar su siderurgia y su industria química sin colonias que le suministraran las materias primas necesarias... ¡es que lo hizo, no se trata de una hipótesis! Si Alemania necesitaba "caca de pájaro" para su industria, podía recurrir a un método tan simple como comprarla. Pero aquí viene lo interesante del tema: si leemos la prensa de finales del XIX y principios del XX, que se supone refleja el ambiente intelectual de la época, aparece en repetidas ocasiones la idea de que importar materias primas del extranjero es un deshonor y una vergüenza. Analicemos esa idea... ¡es vergonzoso comprar una materia prima, pero es honorable extraerla por la fuerza de una colonia conquistada! Podemos analizarlo desde muchos ángulos, pero es un pensamiento totalmente descabellado e irracional. Sin embargo son esas ideas irracionales las que, a base de ser compartidas, adquieres el estatus de normalidad, por lo que ya no son percibidas como razonamientos incorrectos o sin base... porque tsi algo lo afirma "todo el mundo", entonces es que es verdad. Y esa "verdad" es que, por ejemplo, vale la pena hacer la guerra a un coste 100 para adquirir materias que ya estamos adquiriendo a un coste 10. Porque el "honor de la nación" tiene un valor incalculable.

 

Pd. De todas formas, es un tema muy complejo y no podemos caer en el reduccionismo. Mi intervención era para animar el debate, por supuesto no pretendo inventar una teoría completa de las causas de la IGM.

 

Saludos

 


Lo único seguro es el cambio.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Empezando por el final, Santiago, no vas a inventar una teoría para explicar el inicio de la PGM, con menos argumentos que tú han escrito libros explicandola... y se vendieron!!!!

En fin, que los burros fueron ellos y no tú ;)

Vamos al punto. Coincido contigo en que muchas veces las decisiones de nuestros "preclaros dirigentes" son irracionales, pero muchas veces son profundamente racionales... con la información que disponen. A fines del sXIX todas las teorías económicas, políticas y sociológicas se basaban, en último extremo, en la ley del más fuerte.

Unos lo llamaron "Darwinismo Social" otros lo justificaron de distintas formas pero, en el fondo, se reduce a: Los bienes son escasos, lo que tu tienes me lo sacas, lo que te saco es mi ganancia. En este contexto (repito, común a toda la gente) si una potencia controla un insumo, eso puede ser usado (y lo será) para controlar la economía que dependa de ese insumo.

Te pongo un ejemplo de hace 30 años. Se había avanzado mucho en superconductores cerámicos, estos prometen posibilitar construir supercomputadoras de tamaño de un dedal, más potentes que cualquiera conocida hoy. Estas cerámicas están compuestas por óxido de cobre contaminado con óxido de... X. Hace 30 años X era Lantano y la superconductividad se daba a unos 200° bajo cero, entonces se descubrió que si en vez de usar Lantano se usaba Itrio, se podía trabajar a unos 130° bajo cero ¿la diferencia? 200° bajo cero implican usar Hidrógeno líquido como refrigerante, 130, Nitrógeno líquido. Para hacer Hidrogeno líquido tengo que usar instalaciones especiales refrigeradas con Nitrógeno líquido, el Nitrógeno líquido lo fabrico con compresores, como subproducto de la fabricación de oxígeno medicinal, en resumen, una computadora con esa cerámica es viáble (carísima, pero viable). Había que seguir experimentando ¿la meta? 80° bajo cero.

80 bajo cero se obtienen comprimiendo bióxido de carbono a 5,2 Kg y dejándo evaporar. Así se fabrica el CO2 para las fábricas de soda (o agua de seltz, como le llamen) y bebidas gaseosas. Llegar a esa temperatura significa que cualquiera podría tener una supercomputadora en su domicilio. Pues bien, en 1984 Estados Unidos embargó el Itrio a nivel mundial. En Argentina sólo había 1Kg de Itrio, destinado a la experimentación, estabamos a 136° bajo cero. Hubo que suspender la investigación. Cuando la supercomputadora se desarrolle comercialmente, será norteamericana, y no faltará quien diga que es por las inversiones, el desarrollo, la visión de futuro, etc. etc. Ese día recuerda que, utilizando la presión de la deuda externa (como 10 años antes, financiando un golpe de estado) prohibieron el acceso al resto del mundo a esa tecnología.

Bien, esa era la situación en todos los rubros a fines del sXIX, por lo que las potencias industriales temían que, si los insumos quedaban en manos del enemigo, su economía de pronto podía dejar de ser viable. ¿Quieres caucho? Viene de colonias inglesas y de compañías anglo norteamericanas de Brasil. ¿Quieres petróleo? el control lo tienen Gran Bretaña y USA, y así siguiendo. Argentina compró dreagnouths a principios del XX, ofertaron varios países, pero como el control de nuestras exportaciones lo tenían los ingleses, compramos unos obsoletos de la Royal Navy, a carbón. Los ingleses ya quemaban petróleo. Argentina tenía petróleo y no tiene carbón... ¿a quién le comprabamos el carbón? ¿a Alemania? Obviamente, a Inglaterra. ¿A quién le vendíamos el Petróleo? A Inglaterra (ni una gota al Reich). Y así siguiendo, con el insumo que quieras.

 

La demostración de que el modelo "de puja distributiva" planteado por Adam Smith y elevado a nivel de religión por los economistas que le siguieron (para Smith era una hipótesis de trabajo) es erróneo llegó en la década del '60, pasando desapercibida, hasta que la vió Marina von Neuman. Hoy es la vedette en el mundo de los negocios (todavía no llegó a la Macroeconomía) y se la conoce como "negociación ganar-ganar".

Tu planteo es correcto... hoy. Hoy un dirigente hábil plantearía acuerdos "ganar-ganar" entre el dueño de la tecnología y el dueño de las materias primas. Pero llegamos tarde, ese tren ya pasó, así que el dueño de la tecnología (una vez más: Alemania) está estableciendo acuerdos "ganar-ganar" con el dueño del consumo: China. Así que llegamos al final del circuíto ¿quieres vender? yo tengo la clientela, me vendes al precio que quiero o no le vendes a nadie.

Este último extremo, de generalizarse, eliminaría las guerras por motivos económicos, ya que si destruyo a mi competidor (asociado al consumidor) destruyo al consumidor, con lo que no tengo a quien venderle y la guerra carece de sentido. Mientras este concepto no llegue a la macroeconomía no llega a los dirigentes políticos, así que seguirá habiendo guerras por controlar el petróleo, el Itrio... o la caca de civeta.

 

Saludos

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

Saludos.

 

En primer lugar, gracias por una respuesta tan elaborada y documentada, como sueles hacer.

En segundo lugar, acepto todos los argumentos que das, que me parecen correctos. Pero (siempre hay un pero, claro) creo que el punto central sigue pudiendo matizarse bastante.

 

Cito: "Bien, esa era la situación en todos los rubros a fines del sXIX, por lo que las potencias industriales temían que, si los insumos quedaban en manos del enemigo, su economía de pronto podía dejar de ser viable. ¿Quieres caucho? Viene de colonias inglesas y de compañías anglo norteamericanas de Brasil. ¿Quieres petróleo? el control lo tienen Gran Bretaña y USA, y así siguiendo. Argentina compró dreagnouths a principios del XX, ofertaron varios países, pero como el control de nuestras exportaciones lo tenían los ingleses, compramos unos obsoletos de la Royal Navy, a carbón. Los ingleses ya quemaban petróleo. Argentina tenía petróleo y no tiene carbón... ¿a quién le comprabamos el carbón? ¿a Alemania? Obviamente, a Inglaterra. ¿A quién le vendíamos el Petróleo? A Inglaterra (ni una gota al Reich). Y así siguiendo, con el insumo que quieras.

 

De tu párrafo voy a resaltar una palabra: temían. Por lo tanto ya volvemos a poner en solfa un elemento incuantificable y más psicológico que otra cosa. Temían una posible falta de materias primas en un momento indeterminado del futuro inmediato a causa de las "malas artes" de los rivales. Ahora pregunto yo ¿Alemania sufrió en algún momento una carestía real de materias primas? Esa es la pregunta clave a responder. Si me puedes aportar una prueba de que fue así, gustosamente retiro mi argumentación. Para que sea una prueba válida, ha de situarse en el contexto temporal adecuado, es decir, poco tiempo antes de la IGM. También ha de darse en el espacio geográfico y económico adecuado: materias primas necesarias para el desarrollo económico de ese momento que no llegan a Alemania en la cantidad adecuada a causa de las acciones de sus futuros enemigos en la guerra.

 

A mi me parece que esa es la forma más adecuada de investigar en Historia. Yo propongo una hipótesis que más o menos sería la siguiente: "La idea de que Alemania necesitaba colonias para su supervivencia económica era incorrecta. Se trataba de un temor infundado. El valor de las colonias como elemento de prestigio podía ser mayor que su valor económico". Para invalidar esa hipótesis se puede demostrar que era un temor real, porque la economía alemana estaba siendo destruída por la falta de una materia prima x. Si encuentras dicha x, mi hipótesis se desmorona. Por el contrario también cabe recordar de que el hecho de que no la encuentres no significa que mi hipótesis sea cierta, por supuesto.

 

Saludos

 


Lo único seguro es el cambio.

Hartman
Imagen de Hartman
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 19 Oct 2010

Hola Santiago

Ante todo decirte que tu objeción me parece correcta. Tan correcta que ayer, unas horas antes de tu respuesta, estaba poniendo un par de ejemplos concretos cuando mi ordenador decidió darse un paseo y se borró todo, así que, ¡a retipear se ha dicho!

 

En el Principio...

Los Romanos hacían hierro en "bajos hornos", unos crisoles de piedra de unos 70cm de altura. Se ponía una capa de leña, una de mineral, otra de leña, otra de mineral, hasta llegar arriba, con una última capa de leña y se tapaba el horno. Se encendía fuego y se soplaba aire con un fuelle, esto elevaba la temperatura y pasaba todo el mineral a óxido de hierro (no todo el mineral era óxido, también se usaban sulfuros), a semejante temperatura el carbono trata de oxidarse (a CO2) a como de lugar y le arrebata el oxígeno al hierro. Como el hierro funde a menos temperatura que su óxido, el metal fluye por la base hacia los moldes. ¿por qué hornos "bajos"? porque el peso del mineral de hierro apelmaza la leña, impidiendo que pase el aire, apagando el fuego.

La Revolución...

Accidentalmente, en el sur de Inglaterra, una mujer descubrió el carbón de piedra. Esto resolvía, entre otras cosas, el problema de la producción de hierro a gran escala. Los hornos no tenían por qué ser "bajos", así nació el "Alto horno", porque la piedra soportaba el peso del mineral, el aire puede fluir y las reacciones suceder. El hierro se vertía en lingotes y se vendía a los pequeños productores, que convirtieron sus bajos hornos en hornos de fundición, donde fundían los lingotes (trabajo más sencillo y rendidor que fundir el mineral) y hacían sus productos moldeados o forjados a martillo. A esto se lo llama "Revolución Industrial".

La siguiente etapa fue producir acero en grandes cantidades. Para convertir el hierro en acero hay que batirlo a golpes (forjado) y lo que se hizo fue reemplazar el mazo del herrero por el pilón de la forja mecánica. Inglaterra pasó a dominar la producción internacional de acero.

El Carbón...

Si no los maree mucho con tantas palabras habrán notado que la clave es que el carbón no se aplaste con el peso del mineral. Ahora bien, hay distintos tipos de carbón de piedra. Una clasificación grosera es dividir las hullas en "grasas" y "secas". Las secas son duras, no ensucian, practicamente no hacen humo y generan mucho calor (la antracita es el caso extremo). Las grasas son blandas, ensucian, humean, y se aplastan con relativa facilidad.

Hulla "grasa" = poco apta para un Alto Horno

Hulla "seca" = ideal para Altos Hornos

El Embargo...

Ya en el sXIX lo que hoy es Alemania decide empezar a competir a escala industrial. En la cuenca del Ruhr hay abundante hierro y carbon... graso. Muy graso.

Así que la Reina Victoria prohibió las exportaciones de carbón a Alemania, con lo que Inglaterra se aseguraba el monopolio de la producción industrial de acero.

¿Por Qué no te enteraste?

Como bien apuntaste, Alemania fue una potencia industrial, superando a los Ingleses en varios rubros, en particular, el acero. Así que ni te diste cuenta del embargo de carbón ¿qué pasó?. Un inglés, apellidado Coke, tuvo la idea de hacer la "destilación seca" de la hulla grasa. Lo que obtuvo fue un carbón esponjoso, lleno de orificios, pero durísimo, por lo que patentó el proceso y lo vendió a las minas de carbón inglesas que producían "hulla grasa". El carbón de Coke (o coque) tuvo tal rendimiento en los Altos Hornos, que hoy en día se usa casi con exclusividad. Los alemanes simplemente mandaron gente a estudiar el proceso y lo copiaron.

Efecto colateral 1

Los alemanes fueron la avanzada de la industria química durante todo el sXIX. La industria de los colorantes es muy lucrativa, en esa época, los colorantes valían su peso en oro (según cual, los había mucho más caros). Los alemanes investigaron las propiedades de ciertos productos "aromáticos" que se desprendían durante la destilación del carbón (coquificado) y descubrieron varias aplicaciones: colorantes, medicamentos, etc. etc. Es decir, inventaron unas cuantas industrias del tamaño de la siderúrgica o mayores.

Efecto colateral 2

Que Inglaterra estaba dispuesta a interrumpir los suministros a Alemania con tal de mantener una ventaja comercial, no es un temor ni una teoría. Es un hecho, así que necesitamos el autoabastecimiento, es decir, colonias.

Efecto colateral 3

Dificultades de abastecimiento de marfil, produjeron el desarrollo de la nitrocelulosa... para fabricar bolas de billar. El proceso fue adaptado por George Eastman en Estados Unidos quien reemplazó las placas de vidrio para tomar fotografías por placas de nitrocelulosa llamadas Kodak, así que no hizo falta tanto cristal de alta calidad proveniente de Inglaterra.

Efecto colateral 4

Alemania presionó por tener colonias en África por lo que intentó poner pié en Marruecos. Francia se opuso, y se postuló para ocuparlo, Inglaterra que no quería ni uno ni otro, impulsó a España.

Las colonias de España en Marruecos produjeron muchos dolores de cabeza, catapultaron al poder a Sanjurjo y, casualidades mediante, pusieron al Finadísimo en el poder.

 

Saludos

P.S.: Si encuentro otro ejemplo lo subo, pero prometo ser más breve:)

 

 


Todavía no he empezado a pelear

  200-cruz  200-cruz 

Flavius Stilicho
Imagen de Flavius Stilicho
Desconectado
Prefecto Annoa
Redactor MHM
Desde: 23 Ene 2011

Muy interesante lo que estáis comentando. Sin embargo la pregunta clave es ¿qué hubiera pedido Alemania de haber ganado? Como no ganó, no lo sabemos pero tenemos uno indicios. Tras empezar la guerra y como las cosas al principio parecían ir bien, se hicieron consultas y la oficina del canciller Bethmann-Hollweg elaboró un borrador que muchas decadas más tarde cuando salió a la luz fue denominado como el "Programa de Septiembre" (http://www.wwnorton.com/college/history/ralph/workbook/ralprs34.htm.) Nunca fue oficial pero da alguna pista de por donde podían ir los tiros.

Hay muchas cosas sin concretar pero se ve que la idea principal es modificar las fronteras para aumentar la seguridad de Alemania a costa de Francia debilitando a ésta de tal forma que ya no suponga una amenaza de "revancha". Casi todas las adquisiciones se plantean desde el punto de vista estratégico salvo la de la zona minera de Briey que sí se considera como esencial para proporcionar mineral para la industria alemana.

Después de los temas de ampliación "estratégica" de fronteras se habla de crear una especie de mercado común centroeuropeo  con Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Austria-Hungria y Polonia; a la que tal vez se podría agregar Italia, Suecia y Noruega. Un mercado común supuestamente de iguales pero que debía diseñarse para favorecer los intereses económicos alemanes. Curiosamente en el reciente libro de Stevenson (google books, vista parcial) podemos ver que los empresarios alemanes en su conjunto no estaban muy entusiasmados con el proyecto al que consideraban un proyecto de "políticos" que podía poner en riesgo el acceso alemán a otros mercados mucho más importantes (el propio mercado británico al que se dirigía el 18% de las exportaciones y del que procedía el 18% de las importaciones).   Sin embargo la creación hubiera resultado interesante ya que cualquiera amenaza de embargo británica podría haber sido contestada con un cierre a dicho mercado: "jugar a que economía resultaba más dañada".

La cuestión de las colonias queda relegada a uno de los últimos puntos y sin concretar mas allá de que el objetivo principal es conseguir un imperio colonial contiguo. En la práctica eso se podía hacer a costa de Bélgica, Francia y Portugall; sin necesidad de tocar a Inglaterra a la que no tiene sentido cabrear quitándole alguna colonia suelta. Con Inglaterra me imagino que se habría negociado algún tratado comercial y listo. 

Saludos.

 


TCKC
Imagen de TCKC
Desconectado
Senador-Moderador
Moderador
Desde: 11 Nov 2010

Flavius Stilicho ha escrito

Después de los temas de ampliación "estratégica" de fronteras se habla de crear una especie de mercado común centroeuropeo  con Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Austria-Hungria y Polonia; a la que tal vez se podría agregar Italia, Suecia y Noruega. Un mercado común supuestamente de iguales pero que debía diseñarse para favorecer los intereses económicos alemanes.

Vamos que estos ya tenían por aquel entonces la idea de la unión europea o algo así. Que curioso.

 

 


Las ideas extrañas solo lo son hasta que las practicas

Santiago Pitarch
Imagen de Santiago Pitarch
Desconectado
Senador-Moderador
ModeradorColaboradorSocio MH
Desde: 5 Ene 2011

 Saludos Hartman.

Tu intervención está muy bien construida y es totalmente coherente, pero adolece del mismo fallo que los ejemplos anteriores: se auto-invalida como ejemplo. Recapitulemos.

Yo defiendo (o más bien intento averiguar si es cierto) lo siguiente: "La idea de que Alemania necesitaba colonias para su supervivencia económica era incorrecta. Se trataba de un temor infundado. El valor de las colonias como elemento de prestigio podía ser mayor que su valor económico". Por tanto, te he emplazado a que me muestres ejemplos de materias primas cuya falta estuviese estrangulando la economía alemana en los años anteriores a la IGM, lo cual destruiría esa hipótesis. El ejemplo de los altos hornos no es válido porque, como tú mismo explicas, la tecnología del carbón de coque hizo posible que Alemania superase ese problema. Por lo tanto, seguimos en el mismo punto.

Por otro lado, y para no ser la parte pasiva del intercambio, he echado mano de “Breve Historia de la Primera Guerra Mundial” de Álvaro Lozano Cutanda. En el capítulo titulado “Causas de una guerra anunciada” he encontrado varias cosas interesantes.

1.- Se analizan y enumeran las causas del conflicto. En ningún momento aparecen las materias primas.

2.- Paso a analizar varios fragmentos muy interesantes para este tema.

Desde 1914 decenas de estudios han intentado ofrecer una explicación de los orígenes del conflicto. Sin embargo, cuanto más avanzan las investigaciones históricas, menos claras aparecen las causas de la guerra. Tras una vida entera dedicada al estudio del conflicto, el historiador Jean-Baptiste Duroselle concluía que el estallido del conflicto era «incomprensible» y François Furet lo definió como «enigmático». A principios del verano de 1914, Europa se encontraba en su apogeo. A lo largo de los quince años precedentes, las grandes potencias habían conseguido preservar la paz a pesar de haber tenido que enfrentarse a numerosas crisis.

Está claro que es un tema bastante complejo

 

Alemania estaba mostrando al mundo el futuro del Estado del bienestar con seguros de salud y pensiones para la tercera edad. El emperador Guillermo II podía haber hablado en nombre de la mayoría de jefes de Estado europeos cuando prometió que llevaba a Alemania «hacia tiempos gloriosos». A pesar de su tendencia a las salidas de tono, parecía que la paz era el futuro: «Alemania se hace cada vez más fuerte con los años de paz. Tan sólo podemos ganar con el tiempo». Hugh Stinnes, uno de los empresarios alemanes más dinámicos del momento, opinaba que «tras tres o cuatro años de desarrollo pacífico, Alemania se convertirá en la potencia económica dominante en Europa».

Desde luego no parece que Alemania tuviese una economía amenazada por la falta de materias primas, ni tampoco que se percibiese que en un futuro se convirtiese en un problema. Se confiaba en seguir creciendo a buen ritmo y superar económicamente a sus rivales.

 

La cuestión colonial, como las crisis marroquíes, enconaba el enfrentamiento, pues dejaba un fuerte sentimiento de «envidia» imperialista en Alemania, mientras Rusia y Francia saldaban sus conflictos coloniales con Gran Bretaña: Afganistán, Persia y África respectivamente.

Tal como defiende mi hipótesis, los “elementos de prestigio” que implicaban las colonias eran clave en la competencia colonial.

 

Como el crecimiento económico alemán no fue acompañado por el progreso social ni político, generó fuertes tensiones internas. (…) La década de 1890 comenzó con la destitución de Bismarck como canciller de Alemania y, como consecuencia, con la desaparición de los llamados sistemas bismarckianos y la adopción de la llamada Weltpolitik (política global). Con ella, Alemania quería participar en la política mundial y alcanzar el «lugar en el sol» que según sus líderes le correspondía por su potencial económico y comercial, y que no poseía por satisfacción al deseo de prestigio del pueblo alemán. Pero el hecho de abandonar las bases sólidas en Europa por unas ilusorias fuera de ella, generaba tensiones con Gran Bretaña.

Más de lo mismo: la weltpolitik no se basaba en una supuesta necesidad de acceder a las materias primas mediante las colonias, sino a elementos de prestigio: “alcanzar un lugar en el sol”, satisfacer “el deseo de prestigio del pueblo alemán”.

 

La Weltpolitik supuso un cambio, tanto en la política exterior alemana como en las relaciones internacionales, e hizo que Alemania comenzase a participar de una forma mucho más activa en los problemas coloniales.

Aquí lo dice bien claro: el cambio en las relaciones de Alemania que la llevó a la búsqueda de colonias es a causa de la weltpolitik, que ya hemos visto que se basa en elementos psicológicos. Por tanto, las aspiraciones coloniales alemanas responden a ese principio y no a otro, como podría ser la necesidad –acuciante- de materias primas.

Con su enorme y bien entrenado ejército, su poderosa flota de alta mar, abundante artillería y potencial aéreo, Alemania se embarcó en la guerra con confianza y no se creyó necesario contar con las tropas coloniales. Su temible ejército estaba respaldado además por una agricultura productiva, una industria pujante, un desarrollado sistema de comunicaciones y una población en aumento. Esta había aumentado de 49 millones en 1890, a 66 millones en 1914, sólo por detrás de Rusia. Hacia 1914, Alemania había experimentado una espectacular revolución industrial y todo indicaba que estaba a punto de desbancar a Gran Bretaña como primera potencia industrial. Los cárteles como Siemens o AEG dominaban los mercados eléctricos europeos y los consorcios químicos producían la mayor parte de los ácidos industriales.

Producción de acero en toneladas métricas


1880

1910



Gran Bretaña

3.730.000

7.613.000

Alemania

1.548.000

14.794.000


Alemania importaba también materias primas cruciales como petróleo, caucho y nitratos, sin las cuales sus industrias no podían sobrevivir en una guerra.

El ferrocarril como indicador de fortaleza económica (1910)

Área

km. raíles (km.)

raíles/km

Alemania

61.000 km.

12

Gran Bretaña

38.000 km.

12

Francia

49.500 km.

10

Rusia

70.000 km.

1


 

En este caso el texto me sirve para ilustrar que la economía alemana iba viento en popa, y superaba a la de sus rivales en muchos aspectos. Esto, pienso, es incompatible con un estrangulamiento de la economía alemana a causa de no tener acceso a materias primas. En el texto se dice explícitamente que Alemania importaba petróleo, caucho y nitratos, por lo que desmiente que no tuviera acceso a estas materias primas.

 

La economía italiana era la de más rápido crecimiento de Europa, y empresas de primer nivel como Fiat y Pirelli comenzaban a abastecer a las fuerzas con armamentos y vehículos más modernos. Sin embargo, su dependencia de las importaciones de carbón y su atrasada agricultura causarían problemas en un largo enfrentamiento.

Otro país sin colonias (relevantes) que presentaba la economía “de más rápido crecimiento”. Cabe preguntarse como una Italia que tampoco tiene acceso a las materias primas necesarias a causa de la falta de colonias presenta esos buenos resultados.

Finalmente, quiero hacer notar que en ambos casos se puntualiza que, en el caso de un conflicto bélico prolongado, sí que se paralizarían las economías de ambos países por la falta de materias primas, como de hecho ocurrió durante la IGM. Pero recordemos el dato fundamental: esto ocurrió tras el estallido de la guerra, no antes. Durante la paz, tanto Alemania como Italia tenían acceso a las materias primas necesarias. Pagándolas, evidentemente: pero recordemos que el conquistar, ocupar y administrar una colonia también representa un coste. Nada es gratis.

En definitiva, creo que la obra de este autor refuerza mis tesis totalmente. No hay estrangulamiento económico previo a la guerra por falta de materias primas. La política colonial tiene un componente fundamental de prestigio. Sólo hay estrangulamiento de la economía por falta de materias primas tras estallar la guerra, lo que significa que antes del conflicto las potencias coloniales más importantes no bloqueaban a Alemania las fuentes de suministros de materias primas, como sí hicieron al estallar la guerra.

 


Lo único seguro es el cambio.