Willie Dee: la oveja negra de la marina

13 respuestas [Último envío]
El_Jonan
Imagen de El_Jonan
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 17 Sep 2009

Cita de afarango:

Entretenido el articulo...algo habiamos ya indagado quienes participamos en los concursetes del año Pasado.

 

¿De dónde crees que cogi la idea? único concurso en el que participo y no conseguí ni un miserable punto, más de uno por escasos segundos.

Ondo joan.

 


Los más fuertes conquistaron la tierra. Los más duros dominaron los mares. Encima de todos ellos está el cielo, y solo los más osados tienen derecho a reclamarlo. Yo os concedo el dominio del aire ¡de ustedes depende conservarlo!

 

55.999_6
Imagen de 55.999_6
Desconectado
Decurión
Desde: 30 Ago 2009

Hola! Sí, me ha gustado.

Saludos

 


Como dice Stephen Hawking: los extaterrestres no existe por lo que se recomienda no acercarse a ellos porque es como cuando Colón descubrió América, llevó la muerte a muchos indios.

El_Jonan
Imagen de El_Jonan
Desconectado
Guardia Pretoriano
Desde: 17 Sep 2009

He indagado un poco más y he descubierto que el William D. Porter no empezó peor que otros buques de la marina, bueno si lanzaron un torpedo a un buque amigo pero aparte de eso no destacaba entre el resto de barcos.

Esto es un hecho por lo general olvidado en la historia de la segunda guerra mundial. En la pecipitación de los primeros meses de la guerra se estaba enviando al mar barcos completamente nuevos que eran tripulados por jóvenes que no llegaban a los 20 años, eran tán inexperimentados qie literalmente tenían que aprender todo acerca de su barco por el camino. A causa de esto los errores eran continuos porque los novatos todabía no habían aprendido a no cometerlos. Asi los barcos perdían cargas de profundidad, se averiaban, no apuntaban bien los tiros o incluso se desorientaban y se perdían teniendo que enviar aviones de reconocimiento para buscarles.

La razón por la que el "Willie Dee" destacó entre todos ellos es por el dramático error que inbolucró por azar del destino al mismísimo presidente Roosevelt. Tras esto todo el mundo vigilaba al buque, haciendo que los errores que todo el mundo cometía en su caso no pasasen desapercibidos.

Ondo joan.

 


Los más fuertes conquistaron la tierra. Los más duros dominaron los mares. Encima de todos ellos está el cielo, y solo los más osados tienen derecho a reclamarlo. Yo os concedo el dominio del aire ¡de ustedes depende conservarlo!