Los Comandantes enfrentados en la "Campaña de Polonia"

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015
Con este nuevo tema en el foro me gustaía dar a conocer  a los principales Comandantes del Ejército Rojo y del Ejército Polaco durante la "Campaña de Polonia" 1939. Dos ejércitos muy distintos en todos sus aspectos y unos comandantes bastante descnocidos en general, excepto algunos casos puntuales. Para comenzar veamos la situación de ambos ejércitos al inicio de la campaña. También pondré los principales Comandantes Alemanes que intervinieron en la Campaña de Polonia.
 
EL EJÉRCITO ROJO
El Ejército rojo estaba todavía en estado de shock por las purgas de Stalin cuando fue lanzado sobre Polonia en septiembre de 1939. Tras haber liquidado a gran parte de su cúpula militar en 1937 y 1938, Stalin tenía problemas para cubrir puestos clave. Algunos de los supervivientes, como Georgi Zhukov, estaban por entonces en Extremo Oriente, luchando contra los japoneses en la Batalla de Jalkin Gol. Uno de los últimos veteranos del círculo de Stalin de los días de la guerra civil, Semyon Timoshenko fue puesto al mando del elemento principal de la fuerza de ataque, el Frente Ucraniano. El frente bielorruso dependía de un inexperto y gris jefe de cuerpo, M. P. Kavalev. Esto se repetía a niveles inferiores, en los que los jefes de división mandaban cuerpos, jefes de batallón estaban al frente de regimientos, etc... El único beneficio que la campaña de Polonia aportó al Ejército Rojo fue que permitió identificar a los más válidos de cuantos
comandantes jóvenes habían sido ascendidos precipitadamente debido a las purgas. Vasily Chuikov, que se convertiría en un héroe en Stalingrado, acabaría por ser una de aquellas estrellas ascendentes del Ejército Rojo. 
 
EL EJERCITO POLACO
El generalato polaco fue obra de un solo hombre, Joseph Pilsudski, líder de Polonia hasta su muerte en 1935. Pilsudski era un político socialista cuyo hermano mayor había sido ahorcado por los rusos junto al hermano de Lenin por actividades revolucionarias contra el Zar. El colapso de los imperios ruso y austrohúngaro, y la derrota de Alemania, permitieron el renacimiento de un Estado polaco independiente 123 años después de haber sido repartido por última vez entre sus vecinos. La independencia de Polonia, aunque sancionada por las potencias occidentales, tuvo que asegurarse por la fuerza de las armas. El más serio de los conflictos es el que enfrentó a Polonia y la Rusia bolchevique en 1919-1920. El inspirado liderazgo de Pilsudski durante esa guerra, como estadista y como jefe militar, hizo que muchos polacos lo consideraran el salvador de la patria. Después de la guerra Pilsudski se retiró
de la vida pública, aunque mantuvo su influencia en temas militares. Para alivio de muchos, la tambaleante experiencia democrática polaca acabó en 1926, cuando Pilsudski se hizo con el poder pacíficamente. Se convirtió entonces en el hombre fuerte a la sombra del trono, sin participar en el día a día de la gobernación pero controlando aspectos importantes de la vida
política. Su muerte en 1935 dejó el país al pairo, por cuanto su sucesor, el general Edward Rydz-Smigly, no estaba preparado para llenar el vacío dejado por un líder tan carismático y de tanto talento. El nuevo ejército polaco de la década de 1920 fue creado de la nada. Los oficiales con experiencia militar habían servido en tres ejércitos distintos (alemán, austro-húngaro y el ruso zarista), cada uno con un entrenamiento y unas tradiciones militares diferentes. Como consecuencia de su larga historia de levantamientos populares, pocos polacos ocuparon puestos de confianza en los ejércitos imperiales. Un cuadro de oficiales había sido entrenado en Francia en 1918, y los de la Legión tenían, como mucho, una instrucción informal. Pilsudski supo tejer esos mimbres tan dispares para formar un cuerpo de oficiales cohesionado. Como Francia era el principal aliado de Polonia en la década de 1920, muchos oficiales de Estado Mayor polacos recibieron la preparación avanzada en academias francesas. Se crearon escuelas de Estado Mayor en Varsovia basadas en el modelo francés, lo cual ha llevado a muchos historiadores a pensar que los planes de defensa polacos se basaban en la doctrina francesa. Pero no era así, pues la experiencia polaca en la guerra de 1918 a 1922 fue completamente diferente de la guerra de trincheras de 1914 a 1918.