"Aun no es mi turno para morir", Roberts. Johnson 61FS 56ºFG

Sin respuestas
eljoines
Imagen de eljoines
Desconectado
Dictator-Administrador
Admin ForoModerador
Desde: 25 Ene 2015

Autor: SNAJPER, 07/Feb/2007 08:05 GMT+1:


El 26 de Junio de 1943 el Teniente Robert S. Johnson, era uno de los 16 P-47 Thunderbolt´s del 61º escuadrón del 56º grupo de caza de la 8ª fuerza aérea norteamericana asignados como escoltas de un grupo de bombarderos B-24.

Volando en uno de los flancos de la formación, Johnson  fue el primero en avistar a un grupo de Focke-Wulf FW 190 que se acercaban rápidamente desde las 5 en punto, (para los neofitos, atras por la derecha  ) pero no podía conseguir ninguna respuesta del grupo por medio de la radio cuando el intento advertirles, también intento sin éxito llamar la atención moviendo las alas, En una misión anterior el también había sido el primero en advertir la presencia del enemigo, rompió la formación para atacarlos, rompiendo con éxito el ataque por arriba y consiguiendo su primera victoria,. Sin embargo el comandante del grupo (Zemke) lo amonesto seriamente y le advirtió que no volviera a romper la formación jamás sin autorización sin importar la causa.

Jonson era un piloto novato quien había volado su primera misión el 13 de Junio.

En esta ocasión el mantuvo su posición  sin dejar de tratar de comunicarse con sus compañeros, en el primer pase  de los cazas enemigos fueron derribados seis “Jug´s” fueron derribados, incluyendo al “half Pint”de Jonson

Su aparato cayo fuera de control  pasando a escasos metros de los enormes B-24 que debería escoltar, cayendo varios miles de pies envuelto en llamas, el fuego se extinguió por si solo y Bob logró recuperar el control de la aeronave. El no había utilizado en esta ocasión sus lentes protectores,(la única ocasión que no lo hizo)y sus ojos fueron empapados con el liquido hidráulico escociéndoselos y dificultándole la visión, el tenía dos fragmentos  de bala en la pierna derecha, otra había rozado la punta de su nariz y destrozado el parabrisas blindado, Bob intento sin éxito deslizar la cubierta descubriendo que un proyectil había mellado el metal de la parte trasera de la cabina de tal maneta que la cubierta solamente se pudo deslizarla no mas de   15cm. Con el paracaídas colocado no había manera de salir del destrozado aparato, estaba atrapado.

La única opción era tratar de llevar al Thunderbolt  a casa, o por lo menos a territorio “amistoso” si es que el aparato podía hacerlo.

En alguna parte sobre Francia fue interceptado por un solitario Focke-Wulf 190 quien realizó una  serie de pasadas sobre el maltrecho aparato. El FW 190 solamente contaba con munición de 7.9mm. pero cada ronda alcanzo de lleno al aparato de Bob quien se mantuvo acurrucado tratando de cubrirse tras la placa blindada, llego el momento que el FW-190 disparó realizando ligeros movimientos oscilatorios tratando de “aserrar” con cada ráfaga la que suponía era una ruina voladora, el Alemán fue incapaz de terminar su trabajo, se colocó en el costado de su indefensa presa para examinarla, coloco su ala izquierda sobre el ala derecha del aparato de Jonson para estar lo mas cerca posible siendo solamente unos pocos centímetros los que separaban su ala del fuselaje del Thunderbolt, así tranquilamente estuvo examinando el alemán de la nariz a la cola y de regreso moviendo la cabeza con incredulidad, no entendiendo como podía aun volar perfectamente el P-47.

Bob estuvo a su vez observando al piloto alemán, tenia un buen aspecto que miraba con unos intensos ojos azules, era claro que no era un novato, proyectaba auto confianza y tenia algo de un aire aristocrático, sus miradas se encontraban de vez en cuando. Bob podia ver claramente que el piloto alemán llevaba una  ligera chaqueta de vuelo de piel o de ante de color azul con una bufanda de seda alrededor del cuello y remetida dentro de la chaqueta, tenia un casco de vuelo  marrón oscuro y sus anteojos negros sobre la frente, así mismo observó el FW-190 con su proa color amarillo brillante y su fuselaje pintado en tonos gris azulado pareciéndole el avión mas bonito que hubiera visto en su vida.

De este modo los dos hombres estuvieron volando uno junto al otro por casi 30minutos, sobrevolaron la ciudad de Dieppe, Francia  y talvez sin darse cuenta el alemán salvo la vida de Johnson ya que las baterías antiaéreas se mantuvieron silenciosas. Al ver un P-47 y un FW 190 volando ala con ala, posiblemente los artilleros pensaron que era un vuelo de prueba de un aparato enemigo capturado.

Al alcanzar el canal ingles, el piloto alemán miro al P-47 por ultima vez, levanto una mano enfundada en un guante negro de piel, saludo a Bob, oscilo las alas de su aparato y girando a la derecha para dirigirse hacia su propia base, probablemente  Abbeville, el hogar de la JG26.

 

Bob obtuvo contacto por radio con un controlador aéreo costero, para ese momento el volaba rozando las olas pensando que tendría que realizar  amarizaje de emergencia en el canal, pero tocando la palanca de gases Asombrado descubrió que el motor todavía respondía logrando ganar suficiente altura para librar los acantilados de la costa inglesa y llegar al campo mas cercano señalado por el controlador.

Con la confianza  de estar en territorio propio, Bob declino la oferta optando por volar hacia el aéreodomo de su unidad, avisando a la torre de control que posiblemente tendría que realizar un aterrizaje de emergencia, Bob se enfilo hacia la pista sorprendiéndose que tanto el tren de aterrizaje como los flaps funcionaban logrando un aterrizaje sin novedad.

Tanto los medicos como los mecánicos inventariaron los daños.

 Piloto: quemaduras en cara y manos, irritación en ambos ojos por exposición a liquido hidráulico, rozadura de bala en la nariz, fragmentos de proyectil de 20mm en ambas manos y dos “ojales”producidos por ametralladora en la pierna derecha.

 

 Dictamen: en condiciones para volar dentro de poco tiempo.

 

 Avión : 21 impactos de cañón, mas de 100 impactos de ametralladora, 5 de ellos en la hélice, tres proyectiles de 20mm sin explotar detrás de la placa protectora a una pulgada de la cabeza de Johnson, desprendimiento la mitad inferior del timón de dirección.

Dictamen: Chatarra, sin posibilidad de reparación, dado de baja.

 

Después de recibir atención medica; Bob se encamino al cuartel general para rendir su declaración y tomar la sempiterna copa de Borbón,  ahí se encontró a otros pilotos oyendo una estación de radio alemana, que estaba trasmitiendo una entrevista. sorprendido descubrio que el entrevistado ¡Era el piloto alemán que acababa de volar con el! Aunque no pudo oír el nombre del piloto era seguro que era el mismo piloto de su odisea. El alemán narraba la descripción del vuelo y menciono las letras de identificación  al costado del avión de Bob (HV-P), el suponía que el piloto debió haberse estrellado en el canal debido a su baja altitud y a los severos daños que presentaba el aparato.

Se cree que el piloto alemán era Georg Peter Eder del JG2 que trasladaba un aparato del JG26 ese día.
 Johnson y su jefe de tripulacion 

Poco tiempo después Johnson regreso a servicio activo logrando ser uno de los primeros 5 pilotos de la 8ª que lograron la condición de as (5 victorias) el 5 de Marzo de 1944 se convirtió en el mayor as norteamericano en Europa en ese momento con 22 victorias, así mismo fue el segundo piloto que rompió el record del as de la 1ª GM  Eddye Rickenbacker de 26 victorias, esto fue el 8 de Mayo de 1944.

 A los pilotos norteamericanos los rotaban después de 200hrs. de combate, enviándolos de regreso a los EEUU, Bob logro una extensión de 25 horas mas, en esa ultima misión derribó dos aparatos mas, logrando un record final de 27 victorias confirmadas, convirtiéndose en el 4º mayor as norteamericano en Europa.
  su victoria final

Algunos autores comparan la pericia de Johnson  con la de dos grandes ases alemanes, Werner Molder, el primer as en lograr 100 derribos y Erich Hartmann, el mayor as de todos los tiempos con 352.

Ustedes dirán “estan locos “”no hay comparación” pero los autores apuntan que el (Johnson) derribó 28 aparatos en 91 misiones, Molders realizo 142 misiones para alcanzar esa cifra y Hartmann,194.


 Johnson escribio un libro autobiografico llamado ¡Thunderbolt! que fue donde lei por primera vez esta odisea indiscutible del mismo.