Irma Grese

43 respuestas [Último envío]
efe1
Imagen de efe1
Desconectado
Expulsado
Usuario Expulsado
Desde: 20 Oct 2010

Ummm, eso habría que preguntárselo a ella.

Solamente a ojo, me permito poner un poco en duda esa afirmación. Ella no era una persona tan importante como para decidir ingresar en las SS por el sólo hecho del hostigamiento judío al régimen ya desde 1933. Que lo hubiera hecho algún personaje importante, podría ser, pero ella......

Pero en fin, sólo ella y Dios pueden saberlo. Y a ninguno de los dos podemos preguntárselo, je, je.

¡Un saludo!

 


Carabina a la espalda y sable en mano.

efe1
Imagen de efe1
Desconectado
Expulsado
Usuario Expulsado
Desde: 20 Oct 2010

Keitel:

No había visto tu P/D.

Odio hacer consideraciones jurídicas, pero hay que tener cuidado con ciertas afirmaciones.

Cuando tú dices que sólo la potestad de un juez puede decidir si el negacionismo puede llegar a alentar un discurso racista estoy en principio de acuerdo contigo y digo en principio porque toda decisión de un juez es reglada, no por libre convicción.

Un saludo.

 


Carabina a la espalda y sable en mano.

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

Lo que está claro es que Irma Grese aún desata pasiones. Y lo digo por la esquela publicada en un prestigioso diario de tirada nacional. Me sorprende que alguien invierta su patrimonio en rendir homenaje a Irma Grese, cuando no fué una personalidad dentro del III Reich. En fín, tanto ella como la persona que se ha gastado su dinero (máxime en éste contexto de crisis generalizada) me merecen el máximo de los respetos. Os pego de nuevo el link de la esquela: http://observatorioantisemitismo.fcje.org/?m=20091215

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

Y centrándome de nuevo en nuestra querida Irma Grese... ¿Alguien sabe por qué ingresó directamente en las S.S. sin pasar antes por las Juventudes Hitlerianas? ¿No es algo extraño? 

sergio_domingo
Imagen de sergio_domingo
Desconectado
Expulsado
Usuario Expulsado
Desde: 4 Sep 2009

frederic ha escrito

Lo que está claro es que Irma Grese aún desata pasiones. Y lo digo por la esquela publicada en un prestigioso diario de tirada nacional. Me sorprende que alguien invierta su patrimonio en rendir homenaje a Irma Grese, cuando no fué una personalidad dentro del III Reich. En fín, tanto ella como la persona que se ha gastado su dinero (máxime en éste contexto de crisis generalizada) me merecen el máximo de los respetos. Os pego de nuevo el link de la esquela: http://observatorioantisemitismo.fcje.org/?m=20091215

 

Estaba mirando la página que cita Frederic (Observatorio del antisemitismo de España) y me llamó la atención que se refiera a Bergen- Belsen como campo de exterminio, este lugar en el que estuvo Irma Grese, está ubicado en Baja Sajonia, Alemania, y ya a estas alturas todos sabemos que en los campos situados en el Reich propiamente dicho no había cámaras de gas. Justamente las terribles fotos del juicio de Nuremberg pertenecían a este campo y era todos muertos por tifus, hambre, frío y diversas enfermedades. Por lo tanto el Observatorio del antisemitismo, como página especializada en el tema, comete un "error" no admisible en el año 2010.

Saludos

 


Los_Santos_Reyes
Imagen de Los_Santos_Reyes
Desconectado
Centurion
Redactor MHMSocio MH
Desde: 16 Nov 2009

Vamos a rescatar algunos datos más sobre Irma Grese del antiguo foro de MH:

 

 

Autor: Conchi_83, 22/Jun/2007 16:04 GMT+1:


Nació en 1932. Quería ser enfermera, pero pronto se vio fascinada por la oratoria de Hitler. Se unió a las Juventudes Hitlerianas y abrazó la ideología nacionalsocialista.

A los 19 años ya se encontraba como supervisora en el campo de concentración de Revensbruck. Y en 1943 fue transferida a Auschwich, donde fue llamada irónicamente “el ángel de Auschwitz” por su crueldad. Tenía a su cargo a 30.000 prisioneras judías, en su mayoría polacas y húngaras.

Al finalizar la guerra, en 1945, fue arrestada y se la acusó de asesinato y tratamiento enfermizo hacía las prisioneras. Se declaró inocente de sus cargos, pero muchos testigos declararon acerca de los golpes, malos tratos y tortura que sufrieron. Además de los disparos arbitrarios y a sangre fría que realizaba entre las reclusas. La selección de prisioneras al azar para las cámaras de gas, y también destacaron el placer que sentía ante tales actos de crueldad.

Y es que al hambre, el frío, el trabajo agotador, el hacinamiento, la suciedad extrema, y las enfermedades, se unía el sadismo emanado de miembros de las SS y de sus subalternos. El recluso podía ser utilizado como conejillo de Indias en experimentos médicos, ser objetos de castigos corporales como la flagelación, resultar asesinado sin motivo aparente o verse sometido a excesos de tipo sexual.

Es conocido al respecto el caso de Irma Grese, esta joven guardia de Auschwitz, solía buscar mujeres judías de buena figura con la intención de destrozarles los pechos a latigazos. Después, las víctimas eran llevadas a una reclusa doctora para ser objeto de una dolorosa operación, episodio que era contemplado por Irma Grese considerablemente excitada.

Pese a la crueldad de los hechos, la administración de Auschwitz jamás interfirió en las actividades de Grese y tal pasividad fue general en las SS ante acciones similares. Solo de manera excepcional se produjo el traslado de algunos guardianes pero en estas decisiones no primaron criterios de humanidad sino de utilitarismo económico.

Irma Grese que pasaría a la Historia como la mas destacada mujer criminal nazi, sería ahorcada el 13 de diciembre de 1945.

Grese, en el momento del juicio (la nº9)


 


El aspecto de Grese no es nada angelical…

En general, las guardias que vigilaban los campos de concentración provenían en su mayoría, de los estratos mas bajos o de la clase obrera, y se habían ofrecido voluntariamente para ese trabajo esperando un ascenso social y, normalmente pocas eran amables con las prisioneras.

Era en Ravensbruck (Alemania) donde se preparaba al personal femenino de las SS para la supervisión de campos. Allí se formaron unas 3.500 y después fueron designadas supervisoras o encargadas en otros campos. Además de Irma Grese, había otras oscuras mujeres como Ilse Koch en Buchenwald, Hildegard Neumann en Theresienstadt o María Mandel en Birkenau.


 

Autor: Galland, 24/Jun/2007 04:55 GMT+1:


 

En Revensbruk habia asociales, judios, gitanos, testigos de jehova y presas politicas.

A este angel se le ocurrio una idea muy buena, que en ciertos barracones (cuarteles, les llamaban asi) que estaban limpios en concreto el que mas sufrio fue el barracon numero 3, se instalaran arriba de las literas a mujeres que sufrieran incontinencia, de modo que reclusas inocentes abajo recibieran cada noche meadas ajenas.

Pero pongo un poco mas de esta irma grese

Me llamo Irma Grese. Nací el 7 de Octubre de 1923, en Wrechen. En 1938 dejé la escuela elemental y durante seis meses estuve empleada como jornalera en una granja. Después, trabajé en una tienda, en Luchen, otros seis meses. Cuando cumplí los 15 conseguí un puesto de limpiadora en un hospital en Hohenlunchen, y alli permanecí dos años. Intenté convertirme en enfermera, pero la Oficina de Trabajo no me lo permitió y me enviaron a una lechería en Fürstenberg. En Julio de 1942 volví a solicitar un puesto de enfermera, pero… “

“En Julio de 1942 volví a solicitar un puesto de enfermera, pero, a pesar de que protesté contra ello, la Oficina de Trabajo me asignó al campo de Ravensbrück, como parte del cuerpo auxiliar femenino de las SS. Estuve allí hasta Marzo de 1943.”

En otras palabras: nuestra rubia pasó de ordeñar vacas a vestir el uniforme de las SS Helfserin (bastante poco favorecedor, digámoslo ya) de un día para otro. Y sin pasar por la casilla de salida. ¿Cómorrr?

Contra la creencia generalizada, las aproximadamente 250.000 “mujeres SS”, integradas en el Helfserin Korps (literalmente “Cuerpo Auxiliar”), no formaban, en realidad, parte de las Schutzstaffel, una hermandad de inspiración lejanamente jesuítica y naturaleza exclusivamente masculina. No gozaban de consideración militar, no estaban autorizadas a portar armas, y, desde luego, no podían impartir órdenes a ningún varón, cualquiera que fuese su rango. Meras empleadas de las SS, eran, en su mayor parte campesinas reclutadas entre las BDM a través de la Oficina de Trabajo, familiares de combatientes caídos o heridos en combate. Sus funciones, en origen, se limitaban al ámbito administrativo: correos, comunicaciones, intendencia… Sin embargo, a partir de 1943, la reubicación forzosa de gran cantidad de personal civil , en combinación con las circunstancias especiales derivadas de la guerra, alumbró un nuevo y fascinante universo de posibilidades para las chicas de la capita con runas. Y ya se sabe como son las chicas cuando les da por algo…

En verano de 1942, el poder absoluto en el campo femenino de Ravensbrück lo ostenta María Mandel, “La Bestia” (a partir de aquí casi todos tienen alias de luchador de pressing catch), persona de confianza de Himmler y mujer de gran inteligencia, físico aterrador, férreo carácter y obsesiva dedicación al trabajo. Aunque no consta, es seguro que se fijó en la rubita más guapa del reemplazo… En Octubre, Mandel, hecha ya una Lagerführerin, parte hacia el nuevo y gigantesco campo que acaba de construirse en Polonia. Su misión, bajo la autoridad del comandante Hoess, consiste en asumir la jefatura de todas las áreas femeninas del campo y sus numerosos subcampos. Melómana declarada, lo primero que hace al llegar es organizar, ante el pasmo y la maravilla de sus superiores, la célebre orquesta de presos de Auschwitz. Para amenizar las colas.

Cuatro meses más tarde, Irma es destinada a Auschwitz II – Birkenau. Tiene 19 años, gana 54 marcos al mes y es la Aufseherin más joven del campo.

Al principio me asignaron un puesto de telefonista. Como castigo leve, fui enviada durante dos días a hacerme cargo de un comando de trabajo que transportaba piedras al interior del campo desde una cantera cercana”

No entra con buen pie, precisamente. Su última reunión familiar había concluído con una violentísima discusión con su padre, que la prohibió regresar. Está alterada y confusa… Algunas fuentes – que hay que poner muy en cuarentena –señalan que la sanción pudo deberse a que prestó algún tipo de ayuda a una pareja de internas, madre e hija…
En cualquier caso, el arresto marca un punto de inflexión. El mito amanece:

“Los prisioneros tenían que formar de a cinco. Era mi deber que lo hicieran así. Entonces, venía el Dr. Mengele y hacía la selección” (Irma)

“Ella la golpeó en la cara con los puños y, cuando la mujer cayó al suelo, se sentó sobre ella. Su cara se volvió azul…” (Interna anónima)

Se hace notar, desde luego. Es respetada. Temida. Tiene amigas, se echa un noviete… Allí, en Birkenau , con su uniforme impecable, sus botas altas siempre relucientes, su pelo rubio milimétricamente colocado, su perfume de agua de rosas y su látigo de celofán, que alguien hizo especialmente para ella, es al fin, quién siempre quiso ser. Es feliz.

La leyenda asegura que su trabajo favorito era ofrecer el discurso de bienvenida a los recién llegados. Siempre causa una impresión buenísima. Los internos la llaman “Angel”

Si, puede que fuera una niña asustadiza. Pero crecí”


1944 fue el mejor año de su vida. A finales del 43, está a partir un piñón con Maria Mandel y Elizabeth Volkenrath, sus superioras inmediatas, y ha sido ascendida a Oberaufseherin. En Mayo, la nombran responsable del campo C (Arbeitsdienstführerin, con dos cojones). 30.000 prisioneras a su cargo en un espacio previsto para 3000. Y es que la máquina funciona a pleno rendimiento. La guerra no afecta a los transportes, que no paran de llegar y las cinco chimeneas humean alegremente, sin descanso.

Aun así, no es bastante. Hay que improvisar fosas crematorias a cielo abierto…

La bella fraülein Grese es el objeto predilecto de todas las habladurías del campo. Ella y, claro, el pérfido y apuesto Dr. Mengele (“Todesengel”, “Beppo” y otros quince o veinte apodos), lo más vistosito del personal SS… Seguro que ella tuvo algún ligue durante su servicio, pero es poco creíble que anduviera en líos con Mengele, un hombre casado, extraordinariamente pagado de sí mismo y obsesionado con la importancia de sus investigaciones científicas. Aunque imaginar a los dos ángeles chingando tenía que ser una tentación demasiado fuerte. Ya por aquel entonces.


De cualquier manera, todo lo bueno se acaba. En Noviembre, se recibe la orden de dinamitar los crematorios y liquidar el campo. El 17 de Enero de 1945, con las últimas tropas alemanas, Irma abandona Auschwitz. Probablemente lloró.

A estas alturas de la vida, que la guerra está perdida lo saben hasta los gitanos que baten palmas en el lejano Sacromonte. Himmler ordena a las SS camuflarse entre las tropas regulares y la población civil. Y aquí viene lo raro: Lejos de poner pies en polvorosa, como el resto de la aristocracia de Auschwitz (Mengele, Hoess), Irma se presenta a sus mandos en Ravensbrück y solicita ser destinada a Bergen-Belsen, el agujero final. Más tarde explicó que estaba en relaciones con un hombre de las SS en Auschwitz que había sido enviado allí. Lo cierto es que volvía a casa. Con la familia...

Bergen-Belsen no es Auschwitz. No hay cámaras de gas. No se mata a nadie (o a casi nadie). No hace falta. Se mueren solos... La Arbeitsdienstführerin Grese disfruta sus últimos días de reinado junto a sus amigas Elizabeth Volkenräth y Juana Bormann. Se permite incluso mostrarse extraordinariamente benévola en determinadas ocasiones (estas sí, bien documentadas) y sigue soñando con ser actriz de cine cuando acabe la guerra. La noche del 14 al 15 de Abril, el comandante Josef Kramer negocia la rendición con los británicos. Durante la madrugada, con el campo aún en manos alemanas, el personal de vigilancia dispara, a instancias de Kramer, contra varios prisioneros que intentan escapar.


A primera hora de la mañana llegan los aliados. En la puerta principal, pulcramente uniformado, en posición de firmes, espera el comandante Kramer. Tras el, en formación, el personal que no ha desertado (aproximadamente, la tercera parte). Y, a su lado, glacial, impecable, también en posición de firmes, Irma Grese. Como siempre, pasando desapercibida.

Tras los portones esperaba el Infierno. El tifus, la disentería, la lepra, el hambre, la miseria, la locura y otras 50.000 variantes de la desgracia humana campaban a sus anchas. Y los muertos. Parecía que hubieran llovido muertos durante cuarenta días y cuarenta noches. Miles de muertos pudriéndose en cada rincón, en los barracones, a cielo abierto. Muertos, muertos por todos lados. Los británicos, horrorizados, ponen a todo el personal alemán a acarrear cadáveres hacía unas gigantescas fosas practicadas al efecto, ante los insultos y el escarnio de los recién liberados. A pesar de la epidemia de tifus, no se les permite utilizar guantes. Algunos fallecen durante los días posteriores. Irma se libra. Impresionados por su porte, los ingleses la consideran mando importante y la trasladan a un calabozo donde es interrogada durante dos días. Un interrogatorio un tanto absurdo, tipo “¿Pero por qué, en el nombre de Dios, por qué?" Y así todo… El 17 de Abril, por la mañana es fotografiada, francamente desmejorada, aún en las instalaciones de Belsen, junto a Kramer. Todavía lleva sus botas altas. Las fotos, distribuidas a la prensa internacional, ocupan las primeras páginas de los periódicos de todo el mundo, siempre con el mismo titular: “Las Fieras de Belsen”.

Irma Grese es la mujer más depravada, cruel y pervertida que he conocido”

  Irma junto a Kramer

El 17 de Septiembre de 1945 comienza, en Lüneburg, el proceso contra el comandante Josef Kramer y otros 44 acusados. Irma es la nº 9, pero se erige en estrella indiscutible desde el primer momento. Los niños corean su nombre cada día, a su llegada al juicio; ella responde, invariablemente, con una sonrisa coqueta… Su actitud, dentro del tribunal, oscila entre la indiferencia y el desprecio. Hace dibujillos en una libreta, se desentiende de los testimonios en su contra… Sus declaraciones son de un laconismo extremo, plagado de “No”, “No se” y “Nunca vi nada de eso”, solo roto por ocasionales chispazos de acerada soberbia: “Yo soy incapaz de hacer planes. Nunca hice ningún plan para matar prisioneros”, “Yo debería saber mejor que usted si tenía o no tenía un perro. ¿No le parece?” o “Me gustaría que dejara usted de repetir la palabra”regularmente”

Los cargos contra ella son escalofriantes: “La acusada nº 9, Irma Ilse Ida Grese fue Aufseherin en diferentes comandos de trabajo y, temporalmente, Aufseherin de un comando femenino de castigo en Auschwitz. Ha sido descrita como la peor mujer de todo el campo. No había crueldad que no tuviese relación con ella. Participaba regularmente en las selecciones para la cámara de gas, torturando a discreción. En Belsen continuó con el mismo comportamiento, igualmente público. Su especialidad era lanzar perros contra seres humanos indefensos”.

Los testimonios, aun peores:

- La prisionera rusa Luba Triszinska declaró que “Cuando las mujeres caían, rendidas por el trabajo, Grese solía lanzarles los perros. Muchas no sobrevivían a estos ataques”

- Gisella Pearl, médico de los prisioneros observó que “Grese gustaba de azotar con su fusta en los senos a jóvenes bien dotadas, con el objeto de que las heridas se infectaran. Cuando esto ocurría, yo tenía que ordenar la amputación del pecho, que se realizaba sin anestesia. Entonces ella se excitaba sexualmente con el sufrimiento de la mujer”

- Isabella Leittner y Olga Lengyel informaron de que “Irma Grese tenía aventuras bisexuales y que en los últimos tiempos había mantenido romances homosexuales con algunas internadas.

- Helene Klein explicó que “Grese “hacía deporte” con los internos, obligándolos a hecer flexiones durante horas. Si alguien paraba, Grese le golpeaba con una fusta de equitación que siempre llevaba consigo”

- Gitla Dunkleman y Dora Szafran testimoniaron “haber visto a Grese pegando a los internos”

- Klara Lebowitz declaró que “Grese obligaba a los internos a permanecer en formación, durante horas, sosteniendo grandes piedras sobre sus cabezas”

- Gertrude Diament e Ilona Stein sostuvieron que “Grese era también responsable de la selección para las cámaras de gas en Auschwitz”

- Helene Kopper contó que, durante su estancia en el comando de castigo, “Grese había sido responsable de, al menos, 30 muertes diarias”

La prensa, mientras tanto, había encontrado una mina. Las rubias perversas venden. Y si la palabra “sexo” también aparece por ahí, negocio seguro. Una nube de fotógrafos espía todos y cada uno de sus movimientos, que son minuciosamente escrutados, analizados e interpretados, siempre con bastante mala idea. Artículos profusamente ilustrados en Life, en Time, en todas partes… Irma no lo sospecha, pero está a punto de convertirse en un icono. O en varios.

 

Las revistas extraordinarias y el ejercicio físico son formas de castigo habituales en el ejército alemán” (Irma, durante el juicio)

"Cuando nace un niño judío no sé qué hacer con él. No puedo dejar al bebé en libertad, no existen los judíos libres. Tampoco puedo permitirle que viva en el campamento, pues no se dan las condiciones para su normal desarrollo. No sería humanitario enviarlo a los hornos sin permitir que la madre estuviera allí para presenciar su muerte. Por eso, envío juntos a la madre y a la criatura." (Mengele, a unos coleguis)

Hay que reconocer que el Mayor Cranfield hizo bien su trabajo. Aunque tampoco lo tuvo muy difícil... Las pruebas documentales escaseaban y los testigos – sobrevivientes de los campos, lógicamente ávidos de venganza – dejaban muchísimo que desear. Nadie parecía recordar ningún nombre... Helene Kopper incurrió en tantas y tan evidentes contradicciones, que su testimonio fue considerado irrelevante. La acusación de abusos sexuales sobre prisioneros de ambos sexos ni tan siquiera salió a relucir durante el proceso, de puro absurdo. Tal hecho hubiera constituido un gravísimo delito - castigado con la muerte - contra las sagradas leyes alemanas de pureza racial. ¿Una chica tan popular poniendo en peligro su carrera, su reputación y su vida por un quítame allá esa tijereta guarra? Nah. Lo de los azotes en los pechos no se consideró creíble… Lo peor era lo de las selecciones en la rampa. Cranfield logró demostrar que, como hoy sabemos, la tarea de selección de prisioneros para tratamiento especial (Sonder Behandlung) recaía, con carácter exclusivo, en el Cuerpo Médico de las SS. Imaginar a alguien de las características de Mengele, a quien su inmediato superior en el campo, Eduard Wirths (absuelto en el proceso de Nüremberg), se refería como “Honesto, firme, de conducta intachable y firmeza ideológica absoluta”, diciendo algo así como “Venga, rubia, elige tú” mientras guiña el ojillo derecho, resulta francamente ridículo. Por si lo habían olvidado: esto no es M. A. S. H.. Son las SS. Sea como fuere, la acusación de efectuar selecciones para las duchas, (por la que respondieron también otras muchas muchas mujeres del Helfserin Korps, siempre en los mismos términos) tampoco terminó de prosperar. Pero estaba lo demás Todo lo demás…

 

Irma se mostró ausente y distraída a lo largo de todo el proceso. Como si supiera exactamente a donde iba a conducir todo aquello. Habló lo justo, aunque su testimonio deparó momentos incandescentes:

“P: ¿Tenía usted un látigo en Auschwitz?

R: Si. Estaba hecho de celofán entrelazado. Era muy ligero, traslúcido como vidrio blanco…

P: Ha oído usted a la acusada Volkenrath describir la ocasión en que una mujer SS llamada Buchhalter fue castigada ¿Estaba usted presente?

R: Sí. El Comandante Hoess me ordenó que le diese los últimos dos de los 25 golpes con los que había sido sancionada por orden del Reichsführer Himmler. Yo tenía entonces 20 años”

Oro puro para la prensa sensacionalista que sigue el caso con atención obsesiva. En lo sustancial, admitió abiertamente haber pegado a internos de ambos sexos, (aunque siempre con las manos desnudas y "por alguna buena razón"), haber asistido a selecciones en la rampa, estar perfectamente al cabo de la calle de lo que les sucedía a los de la fila izquierda, utilizar la fusta para poner orden en las formaciones y someter a los internos a sesiones deportivas con fines punitivos. Negó en redondo haber tenido jamás un perro o haberlo usado para hostigar a los prisioneros. Negó haber disparado contra internos. Y negó, sobre todo, haber matado a nadie. Estuvo bastante serena y convincente. Hasta cierto punto. Cuando se publicó su sentencia de muerte era ya la alemana más popular de los Estados Unidos.

* Extractos de las Memorias de Albert Pierrepoint, verdugo.


*“Por fin, cuando terminamos de anotar los detalles de los hombres, el sargento O’Neil ordenó: “Traigan a Irma Grese”. Ella salió de su celda y se dirigió hacia nosotros sonriendo. Era una chica guapa, alguien con quien a uno le gustaría quedar para dar un paseo. Respondió a todas las preguntas de O’Neil, pero, cuando le preguntó su edad, ella hizo una pausa y sonrió. De repente, nos encontramos sonriendo con ella, mientras caíamos en la cuenta de lo inconveniente que resulta siempre interrogar a una mujer joven acerca de su edad. Inmediatamente dijo: “Veintiuno”, dato que sabíamos no era correcto (acababa de cumplir 22). O’Neil la pidió que se situara sobre la trampilla. Ella dijo: “Rápido””

Irma pasa la noche riendo y cantando con sus amigas de las celdas contiguas Volkenräth y Bormann. Según unos, feroces himnos nacionalsocialistas; según otros, inocentes canciones folklóricas. Ustedes mismos.

*“La mañana siguiente (…) atravesé el corredor y llamé: “Irma Grese”. (…) Una puerta se abrió, pero la entrada era demasiado baja para mí. “Sígame”, dije en inglés, y O’Neil repitió la orden en alemán. A las 9’34 de la mañana nos dirigimos a la sala de ejecuciones. Ella se volvió un segundo y miró a los oficiales que tenía a su espalda. Después subió los escalones tan rápido como pudo y se situó justo en el centro de la plataforma, sobre la marca de tiza. Se quedó allí, muy firme. Cuando iba a colocarle el capuchón blanco, repitió, con voz lánguida: “Rápido”.

Veinte minutos después, su cuerpo fue descolgado, puesto en una caja y conducido al cementerio de la prisión de Hameln.” La siguieron Volkenräth, Bormann, el doctor Klein y el comandante Kramer. La plana mayor de Bergen Belsen. Era el 13 de Diciembre de 1945. Irma Grese había muerto, pero el mundo del bondage ya nunca volvería a ser el mismo.

 


"Todos los Balcanes no valen los huesos de un granadero de Pomerania" (Bismarck)

   
 

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

sergio_domingo ha escrito

frederic ha escrito

Lo que está claro es que Irma Grese aún desata pasiones. Y lo digo por la esquela publicada en un prestigioso diario de tirada nacional. Me sorprende que alguien invierta su patrimonio en rendir homenaje a Irma Grese, cuando no fué una personalidad dentro del III Reich. En fín, tanto ella como la persona que se ha gastado su dinero (máxime en éste contexto de crisis generalizada) me merecen el máximo de los respetos. Os pego de nuevo el link de la esquela: http://observatorioantisemitismo.fcje.org/?m=20091215

 

Estaba mirando la página que cita Frederic (Observatorio del antisemitismo de España) y me llamó la atención que se refiera a Bergen- Belsen como campo de exterminio, este lugar en el que estuvo Irma Grese, está ubicado en Baja Sajonia, Alemania, y ya a estas alturas todos sabemos que en los campos situados en el Reich propiamente dicho no había cámaras de gas. Justamente las terribles fotos del juicio de Nuremberg pertenecían a este campo y era todos muertos por tifus, hambre, frío y diversas enfermedades. Por lo tanto el Observatorio del antisemitismo, como página especializada en el tema, comete un "error" no admisible en el año 2010.

Saludos

 

Estimado Sergio_Domingo:

Coincido contigo. Es muy sorprendente que el Observatorio del Antisemitismo en España un error tan lamentable. En mi opinión, y dado que estamos en el Siglo XXI, me resulta muy tendencioso. Esperemos que alguien pueda aportar algo de luz sobre tal "error".

Saludos.

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

 Según el Blog sobre nuestra querida Irma Grese, ella... "sirvió de inspiración para la película “Ilsa, la loba de las S.S.”, rodada en 1.975, y que pese a incurrir en un exceso de imágenes de contenido erótico, se transformó en una película de culto dentro del género “Nazismo sensual”. ¿Alguien sabe algún otro título del denominado género "Nazismo Sensual"? 

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

En el mismo Blog:  http://irmailseidagrese.blogspot.com/ se dice que... "Hoy en día Irma Ilse Ida Grese es una leyenda en toda Alemania. Jóvenes Nacional-Socialistas acuden en tropel a depositar ofrendas florales en su tumba del Cementerio de Am Wehl, ó a preguntar por su casa natal en Wrechen".

Bien, pues me he puesto en contacto con diversos organismos oficiales de Wrechen y algún ciudadano de localidades próximas, y en breve voy a tener acceso a distintas fotografías tanto de su tumba como de su casa natal. ¿Alguien sabe cómo se pueden subir ésas fotos al Foro?

¡Gracias!

frederic
Imagen de frederic
Desconectado
Auxilia
Desde: 28 Nov 2010

En éste link podéis tener acceso a casi 150 fotografías, muchas de ellas inéditas, de Irma Grese: http://www.bergenbelsen.co.uk/pages/Staff/StaffPhotographs.asp?CampStaffID=53&PhotographsID=725

Me llama la atención una fotografía de Irma en el año 1.935, cuando cursaba sus estudios.