Xª Flottiglia MAS

26 respuestas [Último envío]
Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Septiembre 1941 

Cuarto ataque del Scirè a Gibraltar 

Para finales de septiembre, una vez reorganizada la Decima, se prepara una nueva tentativa del Scirè sobre Gibraltar. 

 
Scirè 


Una vez renovados los SLC y subsanadas las deficiencias que se habían observado en las misiones precendentes, se vuelven a cargar los SLC en el Scirè. El submarino, al mando nuevamente de Borghese, deja La Spezia el día 10 de septiembre y pasa por el Estrecho, en inmersión, sin encontrar ningún inconveniente. La jornada del día 17 se efectua un reposo general con el sumergible posado en el fondo de la bahía de Cádiz. En la tarde del mismo día emerge y entra en el puerto y se acerca al petrolero Fulgor, en el cual se abastecen de provisiones. 

El traslado de los operadores de los SLC se había realizado igual que en la misión anterior sobre Gibraltar. Realizaron el viaje vía aérea y esperabaron al Scirè en el petrolero. Salvo algún cambio, erran los mismos de la anterior misión en la bahía de Algeciras que quisieron repetir la prueba: Decio Catalano, Giuseppe Giannoni, Amedeo Vesco, Antonio Zozzoli, Licio Visintini y Giovanni Magro. Como equipo de reserva iban Antonio Marceglia y Spartaco Schergat. 
El médico de la expedición era Giorgio Spaccarelli, voluntario de los medios de asalto y piloto alumno. 
Al caer el alba se recogen las informaciones más recientes sobre la situación de los navíos en Gibraltar. Borghese deja el puerto de Cádiz y comienza la navegación oculta hacia el objetivo. 
La noche del 19 se cruzan con un gran convoy inglés proveniente de Gibraltar, el cual se dirigía hacia el Atlántico. Iban protegidos solamente por dos cazatorpederas. Borghese decide no atacarlo para no revelar su posición y continua su camino hacia el objetivo. 

La tarde del día 19 el Scirè entra en la bahía de Algeciras y se posa en el fondo en un lugar conocido con anterioridad en la parte que desemboca el río Guadarranque. Durante esta fase de la operación escuchan durante media hora un rumor de explosiones lejanas producidas por cargas de profundidad. Era ésta una nueva medida que habían tomado los ingleses para prevenir los ataques de la Decima, el hacer explosionar cargas subacuáticas de forma regular. Esto representaba un nuevo obstáculo a superar para los pilotos de los SLC. 
Se recibe un telegrama a las 23:30, una hora antes de la salida de los SLC: 

"Situación de las naves en el puerto a las 12:00 horas del 19: 
En el muelle I, un acorazado; en el puesto de amarre n. 27, un portaviones; en el puesto de amarre n. 5, un crucero; en el puesto de amarre n. 11, un crucero; en varias partes del puerto 7 naves cisterna y 3 cazatorpederas. En la rada un convoy de 17 mercantes".
 

En base a tales noticias, se dan las órdenes: 

-Los equipos de Catalano y Vesco atacaran el navío tipo Nelson, de 35000 toneladas, amarrado en la parte sur del muelle. 
-El equipo de Visintini atacará el portaviones. 
-En caso de que surgiera cualquier impedimento, se debe atacar cualquier otra unidad en orden decreciente de importancia. 
-No debe de quedar ningún indicio en manos del enemigo con el objeto de dejarlo en el más completo misterio sobre la causa y la procedencia de las explosiones. 

Equipo Vesco - Zozzoli 

A las 00:30 del día 20 el equipo de Vesco y Zozzoli, según las órdenes dadas por Borghese, se dirigen hacia el acorazado de la clase Nelson, amarrado dentro del puerto a mitad del farallón sur. Realizan una navegación en superficie siendo obstaculizados por el viento y el grueso estado del mar. 
Para evitar ser avistados, se sumergen cuando van a entrar al puerto. A 300 metros de los obstáculos, reducen la velocidad para no ser detectados por los hidrófonos y para estudiar los movimientos de una embarcación que se movía por encima de la entrada. 
Elegida la ruta a seguir se sumergen lentamente hasta la máxima profundidad que podían soportar los SLC para evitar que desde la superficie se pudiera descubrir la fosforescencia producida por su estela. 
A las 03:15 y a una profundidad de 26 metros, se posan en el fondo. Prosiguen su camino y se posan a unos 15 metros de la superficie; cerca de las 03:30 escuchan tres explosiones consecutivas. A las 03:40 y sobre un fondo de 13 metros, vuelven a escuchar dos estallidos de mayor potencia que los tres anteriores.. 
La presencia de una motora induce a Vesco a renunciar a la tentativa de forzar la entrada al puerto; a 50 metros de las obstrucciones, se da la vuelta y busca otra nave que esté por las inmediaciones de la rada. 
A las 04:00 inicia la búsqueda del navío más considerable que tenga en su radio de acción. Finalmente escoge un navío que ronda a simple vista entre las 3 y las 4 mil toneladas. Pero de repente empieza a tener problemas con su autorrespirador; se lo quita y se pone el que llevaba de reserva el SLC. Se acercan al navio y colocan la carga bajo el casco. Finalmente, accionan las espoleta y se retiran. Cuando llegan al punto final, dejan el SLC con el dispositivo de autodestrucción accionado y se dirigen al a costa, en donde son detenidos por soldados españoles. 
Desde el puesto de guardia a donde son conducidos escuchan la puntual explosión de la carga que habían colocado en el casco del navío. Así fue hundida la nave cisterna Fiona Shell de 2.444 toneladas. 

Equipo Catalano - Giannoni 

A las 01:25 inician la navegación de aproximación. El mar y el viento de levante obstaculizan su marcha. Las luces de La Linea, Gibraltar y Algeciras les permiten una orientación perfecta. A las 02:35 avistan a 70 metros sobre su derecha una lancha que marcha a media máquina. La evitan y se dirigen hacia su izquierda, buscando la entrada norte. No obstante, Catalano no se fía de la motora de vigilancia, la cual se acerca varias veces y llevaba un motor eléctrico silencioso y un hidrófono. 
Catalano decide sumergirse ante la amenaza de la motora y toma una ruta hacia el sur durante 15 minutos. A las 03:30 para su SLC, ya que parece ser que la motora ya no les sigue. 
La hora, ya muy avanzada, sumada a la distancia que le separaba de la entrada, le hace desistir de intentar un ataque en el puerto y busca por los alrededores de la rada. Distingue no muy lejos a tres grandes mercantes y se dirige hacia ellos. 
Ya en la zona, observan un gran petrolero y deciden atacarlo por la parte de popa; pero había una lancha de vigilancia al costado del mismo y deciden buscar otra presa. 
Cuando Giannoni ha colocado la carga en la hélice del navío elegido, Catalano llega a leer sobre la popa el nombre de la unidad :"Pollenzo", Génova. Era un navío capturado por los ingleses y puesto a su servicio. Catalano no quiere destruir una nave italiana. Ayudado por Giannoni quitan la carga explosiva. 
Colocan la carga en otra nave y, a las 05:16, accionan la espoleta. 
Se alejan rápidamente y, en un fondo de 5 metros, dejan su SLC dando vía libre a su sistema de autodestrucción; eran las 05:55. 
A las 07:15 llegan a tierra y sobre las 08:55 explota su SLC. A las 09:16 en la popa del navío que habían elegido se oye una fuerte explosión, alzándose una columna de agua de 30 metros. Cuatro remolcadores se acercan rápidamente a la nave tocada; era el Durham, de 10.900 toneladas. 

Equipo Visintini - Magro 

El equipo inicia la navegación de acercamiento. Cerca de las 02:30 avistan una motora de vigilancia a una distancia de 100 metros; maniobran para evitar el avistamiento. Otra motora que venía desde el sur se dirigía a la entrada norte a una velocidad lenta de menos de 2 millas a la hora. Visintini insiste en seguir su ruta hacia la entrada pero en cierto momento la motora se le acerca demasiado, hasta casi rozarlo. El SLC se sumerge y escucha un estallido cercano. 
Pasado un rato, el SLC emerge y, tras una rápida observación, se dan cuenta que la motora a vuelto en dirección sur. No les da tiempo para mucho pues una lancha más pequeña con proyectores se dirige rápidamente hacia ellos. Se vuelven a sumergir; la hélice pasa sobre sus cabezas. 
Entran en el puerto y ven un crucero de cerca de 7000 toneladas junto a 4 petroleros. Eran las 04:05 y se dan cuenta que no van a tener tiempo de operar en la parte sur del puerto. 
Visintini descarta atacar al crucero y elige un petrolero para causar daños mayores en el puerto. Escoge uno que estima que rondará sobre las 8000 toneladas. 
A las 04:40, una vez colocada la carga, accionan la espoleta. 
Sobre las 06:30 llegan a la costa. A las 08:43 escuchan una fuerte explosión, seguida algunos minutos depués de otras 4 ó 5 más. Habían hundido el petrolero Denbydale de 15.893 toneladas. 



 
SLC 


A pesar de que las tres presas obtenidas en la rada del puerto de Gibraltar se consideraban menores, por fin los SLC habían comenzado a dar un rendimiento óptimo. Sus modificaciones tras los fracasos anteriores habían demostrado que podía ser un arma fiable y capaz de obtener mayores logros en un futuro no muy lejano. 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Diciembre 1941 

Ataque al puerto de Alejandría 

 
Puerto de Alejandría 


Antecedentes 

-El portaviones HMS Ark Royal, en su retorno a la isla de Malta, es torpedeado por el U-81, al mando de Friedrich Guggenberger, el 13 de noviembre de 1941 con un único torpedo. Tras infructuosos intentos por salvarlo, el día 14 escora a estribor y se hunde frente a la costa de Málaga. 

-El HMS Barham, acorazado de la clase Queen Elizabeth, partió desde Alejandría el 24 de noviembre para proteger a los cruceros, que pretendían interceptar los convoyes italianos que seguían la ruta hacia Libia. 
El día 25, sobre las 16:30 es torpedeado por el U-331, al mando de Hans-Dietrich von Tiesenhausen, al norte de Sidi Barrani. A los cuatro minutos de ser torpedeado, explotó el polvorín y el Barham acabó hundiéndose. 


Tras estos duros golpes, la flota inglesa en el Mediterráneo se vió reducida en noviembre a sólo 2 navíos de guerra: los acorazado HMS Queen Elizabeth y el HMS Valiant. 
Justo por aquellas fechas entraba en línea el Doria al lado del Vittorio Veneto y del Littorio. La Regia Marina sumaba a 5 el número de acorazados. 
Para preservar los dos navíos ingleses de cualquier ataque, el puerto de Alejandría fue dotado de todo tipo de defensas basándose en las experiencias pasadas en los ataques a Suda, Malta y Gibraltar por parte de los medios de asalto. 

Este fue el momento exacto elegido por la Decima para intentar un nuevo ataque al puerto de Alejandría. 

 
HMS Valiant 
 
HMS Queen Elizabeth 

Preparacion 

Entretanto, era destinado al comando de la Decima Flottiglia MAS el capitán de fragata Ernesto Forza, que provenía de la Flottiglia MAS de Augusta; por su brillante acción contra un convoy inglés en el Canal de Sicilia fue condecorado con la medalla de oro al valor militar. Traía consigo su excelente experiencia en todos los campos de la guerra naval. 

La operación contra Alejandría se iba a preparar con todo detalle. Lo primero de todo fue mantener los preparativos en el más completo secreto. 
Se hicieron muchos reconocimientos aéreos para obtener datos y fotografías que permitieran saber todo lo posible sobre las defensas del puerto. 
Los SLC se sometieron a todas las revisiones posibles para que estuvieran en las mejores condiciones. 
El submarino Scirè se dedicó a misiones de aprovisionamiento para distraer la atención. De su tripulación no se cambió a ningún hombre, y la mayoría se tomó unos días de descanso en Alto Adige. 
El grupo de pilotos más experimentados de los SLC se sometieron a un largo entrenamiento intentando recrear las condiciones que se iban a encontrar en el puerto de Alejandría. 
Los encargados de elaborar el plan de ataque verificaron el tiempo de ejecución, los métodos para superar cualquier obstáculo, las medidas a tomar en el ataque y el grado de habilidad de los pilotos y sus segundos acompañantes. Eran los únicos que estaban al tanto del objetivo. 

Un día, Forza convocó a todos los que iban a participar en la acción y les dió un breve discurso: 

"Muchachos, necesito tres equipos para una inminente misión, acerca de la cual no puedo decir nada por ahora; lo único que puedo decir es que, a diferencia de las anteriores misiones realizadas en Gibraltar, el regreso resultará mucho más problemático. ¿Quien quiere participar?." 

Sin dudarlo, todos se ofrecieron voluntarios. Recaía así la responsabilidad en el mando de la Decima de efectuar la selección de los mismos. 
Fueron elegidos Luigi Durand de la Penne, que llevaría como segundo a Emilio Bianchi; Antonio Marceglia junto a Spartaco Schergat; y Vincenzo Martellotta que iría acompañado de Mario Marino. 
Como equipo de reserva se designó al teniente médico Spaccarelli y a Feltrinelli. 
A los cuatro equipos se les dió la consigna de mantener la misión en secreto entre sus compañeros, superiores y familiares. 

Se estudió hasta el más mínimo detalle. 

El 3 de diciembre, el Scirè dejaba La Spezia simulando una salida normal de ejercicio. La tripulación del submarino no sabía cual era su destino, sólo sabían que se trataba de otra misión peligrosa. 
A la salida del puerto, una vez que había anochecido, se acercó al Scirè un transporte que llevaba los SLC 221, 222 y 223, sacados poco antes de S. Bartolomeo; llevaba también todo el equipaje de los buceadores. Todo fue trasladado al submarino. 
Eran las 23:00 horas del día 3 de diciembre de 1941. Comenzaba la misión <<E A 3>>, la tercera tentativa de la Xª Flottiglia MAS contra Alejandría y las naves de guerra de la escuadra inglesa en el Mediterráneo Oriental. 

Inicio de la misión 

El Scirè navega por la ruta elegida hasta llegar a las costas de Sicilia. Borghese es informado en Messina de que un submarino enemigo ha sido visto poco antes cerca del Capo dell'Armi torpedeando un convoy italiano. Borghese decide cambiar la ruta y costea Sicilia a la altura de Taormina. De repente avista un submarino parado, le apunta con la proa y le hace señales de reconocimiento. Al no tener respuesta, se da cuenta que es un submarino enemigo; dado que llevaba 2 cañones y el Scirè no tenía ninguno, Borghese pone el Scirè a toda máquina en dirección al Mediterráneo Oriental. El otro, se coloca a 3 kilómetros de distancia y, durante una hora, sigue al Scirè; de repente, da la vuelta y regresa a las costas de Taormina. 
Al día siguiente, se encuentran con los restos dispersos de un convoy italiano que había sido atacado. 
El día 9 llegan a Lero y entran en Porto Largo, sitio que Borghese conocía bien por haber estado anteriormente allí con el Iride. Amarran el submarino y cubren con toldos los tres cilindros metálicos en donde iban los SLC. 
El día 12 llegan por vía aérea los tripulantes de los SLC, los cuales se ocultan en el transporte Asmara, que se encontraba amarrado en la desierta bahía de Parteni, en la parte opuesta de la isla. 
Al día siguiente, Borghese se reune con ellos y repasan las órdenes de la operación, examinan las últimas fotografías aéreas del puerto de Alejandría y los informes sobre el mismo. 
Desde Rodas llega el almirante Biancheri, comandante de la Regia Marina en el Egeo y le pide a Borghese que efectue unas maniobras bajo su control en Porto Lago. Borghese se niega y el almirante Biancheri se enfada con él. Hasta tal punto era secreta la misión. 
Borghese, obviando el enfado del almirante y viendo que los boletines metereológicos eran faborables (noche sin luna), decide partir cuanto antes. 

Las órdenes de la operación preveían que cuando el Scirè se encontrara a pocas millas delante de Alejandría, la aviación realizaría un ataque sobre el puerto, los SLC entrarían y colocarían las cargas bajo los cascos de los navíos. Hecho esto, debían diseminar cierto número de bombas incendiarias flotantes. Una hora después de la explosión de las cargas, debían hinchar las bombas de nafta para que ascendieran y provocaran un incedio que afectara a todo el puerto. 
El Scirè, una vez que hubieran salido los equipos, debía tomar el camino de vuelta. El regreso de los pilotos estaba previsto de tal manera que, una vez realizaran el ataque, saldrían del área portuaria por una zona poco vigilada. En los días siguientes a la acción, el submarino Zaffiro, comandado por Giovanni Lombardi, que debía encontrarse en la boca del Nilo frente a Rosetta, recogería a los pilotos. 

El ataque 

Embarcados los pilotos, el Scirè sale la mañana del día 14 de Lero. Su objetivo es aproximarse lo más cerca del puerto sin levantar la alarma. Las últimas informaciones indican que se ha reforzado el campo de minas que rodea al puerto. 
Mientras se estudia como eludir las obstrucciones al puerto, el día 16, debido a una fuerte marejada, el submarino se sumerge. Al continuar igual el estado del mar, se decide retrasar la acción de la noche del 17/18 a la noche del 18/19. 


Durante todo el día 18, el Scirè navega por zona minada a una profundidad de 60 metros, hasta que, a las 18:40, llega al punto fijado: 1,3 millas, 356º grados, del faro del muelle de poniente, situado en el puerto comercial de Alejandría, en un fondo a 15 metros de la superficie. 

Feltrinelli y Spaccarelli salen para abrir las puertas de los cilindros que transportan los SLC. A continuación salen de la Penne y Bianchi, Marceglia y Schergat, Martellotta y Marino. Minitos después, los hidrófonos del Scirè captan la partida de los 3 aparatos. 
El submarino comienza a alejarse de la zona con precaución, para no hacer saltar ninguna alarma, y pone rumbo a La Spezia. 

Como iban con tiempo de sobra, los tres equipos hacen una parada a 500 metros del faro de Ras el Tin. Cuando retoman la marcha, y cerca de los primeros obstáculos, escuchan las voces de los vigías en el extremo del puerto. Una motora pasa lanzando cargas de profundidad preventivas. 
De improviso, se presentan 3 lanchas torpederas inglesas en la embocadura del puerto; se enciende el foco que indicaba el ingreso de las mismas y se abre la obstrucción para que pasen. Sin pensárselo dos veces, los 3 SLC se infiltran detrás de las lanchas e ingresan en el puerto. Habían tenido la suerte a su favor. 

De la Penne y Bianchi van a ir a por el HMS Valiant, Marceglia a por el Queen Elizabeth y Marterolla debe buscar al portaviones HMS Eagle para ver si está en el puerto; en caso de no encontrarlo, debe ir a por un petrolero cuyo combustible derramado en el agua tras explosionar, contribuiría a acrecentar el efecto de las bombas incendiarias flotantes. 

 
Ataque al puerto de Alejandría 

Equipo De la Penne - Bianchi 

De la penne avista en el puesto de amarre previsto al Valiant, de 32.000 toneladas. Se acerca y encuentra la protección anti-torpedos que rodea al navío; la supera por la superficie para perder el menor tiempo posible. La maniobra se efectua con facilidad; está a 30 metros del Valiant; son las 02:19. 
De la Penne se sumerge y deposita el aparato a 17 metros de profundidad. De repente se gira y no ve a Bianchi; lo busca pero no logra dar con él. De la penne no podía colocar la carga él sólo. ¿Qué hacer?. Intenta arrancar el motor pero no puede; arrastra el "maiale" por el fondo y, orientándose por su brújula, lo deposita debajo del casco del Valiant. 
Empieza a preparar todo con gran esfuerzo; tras 40 minutos y al límite de sus fuerzas, logra poner la carga en el centro del casco y regula la espoleta para que explosione a las 05:00 (hora italiana, correspondiente a las 06:00 de la zona). 
No coloca las bombas incendiarias y abandona todo su equipo en el fondo. Sale a la superficie y se aleja nadando, pero un proyector lo ilumina y una ráfaga de ametralladora hace que se detenga. Se le ordena que se dirija al muelle y se encuentra con Bianchi, al que le había fallado el sistema de respiración. Los dos son apresados; entregan sus placas de identidad y se niegan a contestar a cualquier pregunta. Los llevan al Valiant. Allí les vuelven a interrogar, pero siguen sin hablar. Faltando 10 minutos para la explosión de la Penne llama al comandante del Valiant, Charles Morgan, y le dice que dentro de pocos minutos su nave va a explotar, que no puede hacer nada y que si quería, podía evacuar a la tripulación. 
Cuando acaban de salir todos, se produce una fuerte explosión, la cual hunde al HMS Valiant. 

Equipo Marceglia - Schergat 

Una vez dentro del puerto, Marceglia toma la ruta que tenía asignada y sobrepasa la red anti-torpedos; se sumerge y se situa debajo del casco del Queen Elizabeth. Con la ayuda de su segundo sigue la clásica maniobra de colocación de la carga: colocar dos sujecciones a ambos lados del casco y fijar la cabeza explosiva en el centro del cable de sujección, a 1 metro del casco. Son las 03:15 (hora italiana). 
El equipo emerge y se aleja de la zona. A las 04:30 salen a tierra en el punto fijado para la huida. 
Al momento suena una fuerte explosión; habían hundido el Queen Elizabeth. 

Haciéndose pasar por marineros franceses se internan en la ciudad de Alejandría para tomar el tren que los llevaría a Rosetta. Una vez allí, son reconocidos por la policía egipcia y puestos a disposición de las autoridades inglesas. 

Equipo Martellotta - Marino 

La información de la presencia en el puerto de 12 petroleros con un total de 120.000 toneladas de nafta hacían ver a Martellotta que su misión podía ser fundamental para inutilizar la totalidad del puerto de Alejandría, aunque él, anteriormente, le había dicho a Borghese que quería atacar un navío de guerra. Por eso debía buscar si se encontraba en puerto el HMS Eagle antes de ir a por un petrolero. 
Martellotta busca al Eagle en los dos puestos de amarre que tenía asignados pero no lo encuentra; el portaviones no estaba en el puerto. Cree observar la presencia de un acorazado a lo lejos y se dirige hacia allí, pero los focos de luz le impiden la aproximación. Ve un petrolero que rondaría las 16.000 toneladas y se dirige contra él. No pudiéndose sumergir, decide atacarlo en superficie; coloca el "maiale" bajo la popa mientras Marino aplica la carga en el casco. A continuación reparten las bombas incendiarias por las cercanías. 
Cuando se alejan de la zona y ponen pie a tierra intentan entrar en Alejandría pero son detenidos. A las 04:54 escuchan una fuerte explosión proveniente de la zona del puerto; luego suenan otras dos de forma casi consecutiva. Habían dañado gravemente al petrolero Sagona y a la cazatorpedera Jervis, de 1.690 toneladas. 

 
Tripulación del Scirè tras conocer el resultado del ataque 

Esta acción dió temporalmente a la Regia Marina la superioridad marítima en el Mediterráneo. Borghese se lamentaba años más tarde de lo que se había podido hacer y no se hizo, pero eso es otra historia.

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Primavera 1942 

Después de la misión del puerto de Alejandría, Junio Valerio Borghese es relevado del mando del Scirè para dedicarse de lleno a la jefatura de la Decima Flottiglia MAS. Para mandar al submarino se llamó al capitán de corbeta Bruno Zelich. 

La Decima evolucionaba en todos los campos: el estudio, la construcción y el empleo de nuevas armas, el aumento del personal, proyectos para acciones de mayor envergadura, etc. 
A principios de 1942 se desplegó en Augusta una escuadra de lanchas torpederas, al mando de Ongarillo Ungarelli, con el cometido de llevar a cabo acciones nocturnas delante de los accesos del puerto de La Valletta (Malta) para obstaculizar el tráfico naval inglés. 

En la primavera del 42 las misiones de la escuadra se multiplicaron y tomaron un nuevo aspecto. Por aquel tiempo se estaban efectuando los preparativos para invadir Malta, acosada por continuos bombardeos aéreos y por las torpederas de la Decima. Mientras, se preparaba un cuerpo especial bajo el mando del Almirante Tur para la invasión de la isla. En este cuerpo se juntaron naves de desembarco, grupos de la marina, paracaidistas y algunas divisiones del ejército y de la milicia. 
Entre la fuerza especial del almirante Tur y la Decima hubo una estrecha colaboración, sobre todo, entre los nadadores paracaidistas del capitán Buttazzoni y el Gruppo Gamma. 
A petición de la fuerza especial, la Decima fue llamada para identificar las defensas fijas y móviles de la isla. Se trataba de acercarse a Malta con los medios que contaba y observar la vigilancia y la reacción del enemigo ante las tentativas de aproximación. 

Ungarelli, Giuseppe Cosulich y Fracassini, entre otros, con minúsculas lanchas, rodearon varias veces la isla, acercándose muchas veces a unas pocas decenas de metros de la costa y tomando anotaciones que pudieran ser utiles para una acción de desembarco. 

Dos de estas misiones en particular son merecedoras de ser reseñadas. 

El 18 de mayo se comenzaba una acción en la cual tomó parte la torpedera Abba y una sección de MAS ("Motoscafo Anti Sommergibile"), al mando de Freschi, en apoyo de los MTSM ("Motoscafo da Turismo Silurante Modificato") n. 218, al mando de Cosulich y n. 214, al mando de Ungarelli. 

 
MAS o "Motoscafo Anti Sommergibile" 

Cosulich tenía que llevar a un nadador de la Decima a la bahía de Marsa Scala, sobre la costa nororiental de Malta; el voluntario debía hacer un reconocimiento a nado, a una distancia mínima de la costa, para verificar la existencia de obstáculos, redes metálicas, nidos de ametralladoras, puestos de vigilancia, etc. Para esta misión se presentó Giuseppe Guglielmo, del Gruppo Gamma. 

Cosulich, con su MTSM penetra en la bahía de Marsa Scala; Guglielmo se lanza al mar y comienza el reconocimiento, recorriendo la ensenada metro a metro. Pasado un tiempo, para acercarse un poco más, Guglielmo pone pie en tierra y efectúa un reconocimiento de la zona. Cuando vuelve al punto en donde debía ser recogido por Cosulich a las 03:15, no encuentra la lancha. Espera hasta las 04:10 cuando comenzaba a amanecer; finalmente vuelve a tierra en donde es capturado por los ingleses. 

Esa misma noche, Ungarelli sale desde Sicilia y embarca a Carmelo Borg Pisani, un estudiante maltés, el cual debía infiltrase como agente en la isla y pasar información por radio. 
Ungarelli se dirige hacia la isla y llega a la zona sudoeste de Malta, en donde se suponía que los acantilados hacían que la vigilancia fuera menor. A 150 metros de la costa, Borg Pisani coge una balsa neumática y rema hacia la costa. Ungarelli regresa a su base. 
De Borg Pisani se supo posteriormente que fue capturado por los ingleses y, después de 5 meses de duros interrogatorios, fue procesado y condenado a muerte; el 28 de noviembre fue ahorcado. Sobre la puerta de su celda dejó escrito con un pedazo de carbón su testamento: "Los esclavos y los cobardes no son agradables a Dios". Se le concedió la medalla de oro al valor militar a título póstumo. 

Mientras la escuadra de Augusta persistía en el asedio naval a Malta efectuando frecuentes misiones, la X Flottiglia se ocupaba de otros asuntos. 

Por aquellas fechas se constituyó el Inspectorado General de los MAS, a cargo del almirante Aimone di Savoia Aosta, que tenía el cometido de coordinar la actividad de todos los MAS, MTSM y las VAS ("Vedetta Anti Sommergibile"). Estas últimas eran una clase de unidad de patrulla costera anti submarinos que entraron en servicio entre marzo y septiembre de 1942; las 30 primeras unidades habían sido mandadas fabricar el 3 de septiembre del año anterior. 

 
VAS o "Vedetta Anti Sommergibile" 

Se prepara un nuevo ataque al puerto de Alejandría por parte del submarino Ambra, al mando de Mario Arillo. El objetivo era el HMS Medway, primer buque de aprovisionamiento de submarinos construido para la Royal Navy con ese propósito. 

Ultimadas las labores de transformación y tras un largo período de adiestramiento, el Ambra parte de La Spezia el 29 de abril con 3 SLC. Los operadores embarcan en el puerto de Lero después de haber llegado allí vía aérea. Eran Giorgio Spaccarelli, Armando Memoli, Giovanni Magello, Giuseppe Morbelli, Luigi Feltrinelli y Luciano Favale; como equipo de reserva iban Egil Chersi, Rodolfo Beuk y Ario Lazzari. 

 
Submarino Ambra 

El 12 de mayo, el Ambra deja Lero y pone dirección hacia Alejandría. La tarde del 14 se encuentra delante del puerto. 
A las 20:37 una gran bengala ilumina al submarino; el Ambra se sumerge inmediatamente y, a pesar de haber sido descubierto, deja salir a los 3 SLC. 

La misión fue un fracaso pues los SLC no lograron entrar al puerto y abortaron la misión. 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Mayo 1942- Marzo 1943 


La Decima en Rusia 

En el curso de la rapida ocupación de Crimea, las tropas alemanas se habían encontrado con la tenaz resistencia del compejo defensivo de la plaza fuerte de Sebastopol. Estaba rodeada totalmente por tierra y era objeto de constantes bombardeos. Los defensores de la ciudad podían resistir a la presión alemana gracias a los refuerzos que le llegaban por mar. 
En marzo de 1942 los alemanes piden a la Regia Marina que bloquee el puerto de Sebastopol para impedir el tráfico naval y permitir así que se desabasteciera a los focos de resistencia que les impedía proseguir hacia el Mar Caspio y llegar hasta el Caucaso. 

La Regia Marina destacó en el Mar Negro a una Flottiglia de MAS al mando de Mimbelli y algunos submarinos de bolsillo CB (un MAS hundió un acorazado ruso y los CB 2 submarinos). 

 
Submarino CB 

Se le da la orden a la Xª de participar en el asedio naval a Sebastopol. Mandan un grupo de lanchas torpederas y explosivas con el cometido de efectuar un servicio continuo de vigilancia ofensiva en torno al puerto de Sebastopol y en las rutas de suministros. 
Las características particulares de los medios de la Decima requería una puesta a punto de los mismos y un cambio de táctica. Se trataba de constituir una columna de naves y que otros medios navales les transportase al personal, el material y los aparatos necesarios para su funcionamiento, asegurando al grupo una completa autonomía. 
El objetivo de la Decima era destruir los núcleos de resistencia diseminados por la costa. 
El jefe del reparto de superficie, Salvatore Todaro, recibió el encargo de cumplir la misión. Llamó en su ayuda a su antiguo comandante de submarinos, el capitán de corbeta Aldo Lenzi. 
En el mes de abril se impartió la orden. El día 6 de mayo, el duque de Aosta, almirante inspector, pudo pasar revista a la recien formada "Colonna Moccagatta de la Xª Flottiglia MAS". La columna estaba compuesta de esta manera: 

5 MTSM 
5 MTM 
1 Autocar dotado de literas para los pilotos 
1 Auto radio 
1 Auto 1100 colonial para el comandante 
1 Motocicleta para llevar las órdenes 
3 Tractores 
5 Auto carros 666 
5 Remolque especiales para el transporte de las 5 MTSM 
2 Remolques para los torpedos 
1 Auto oficina preparada para las reparaciones 
1 Cisterna de 12.000 litros. 
3 botes de remolque para el transporte de líquidos 
1 Carro de cajón 
1 Camión grua para la elevación de las lanchas 

El armamento de la columna no era otro que el individual de un soldado y 2 ametralladoras antiaéreas de 20 mm. La auto columna llevaba combustible, maquinaria, piezas de recambio y víveres de reserva para un funcionamiento autónomo. 

El personal orgánico estaba compuesto por el capitán de corbeta Lenzi, y los pilotos Romano, Massarini, Cugia y Peleti; 14 suboficiales, de los cuales 8 eran pilotos ( Pascolo, Zane, Grillo, Montanari, Ferrarini, Lavoratori, Barberi y Berti), y 29 hombres del personal de campo. En total sumaban una fuerza de 48 hombres. 

La rapidez con que se dió la orden había disgustado a Todaro y a sus colaboradores, aunque se aprovecharon del Inspectorado General e hicieron que el almirante duque de Aosta les resolviera los trámites burocráticos. 

El 6 de mayo de 1942, la columna, que debía llegar a Crimea por vía ferroviaria, deja La Spezia y, siguiendo el itinerario Verona - Brennero - Viena - Cracovia - Rostow - Leopoli - Tarnopol, llega el día 15 a la frontera rusa. Después de pasado por Dnepropetrovsk, el 19 llegan a Simferopol, última etapa del viaje en tren. 

 
La Xª en Crimea 

El día 21 llegan a Yalta y, finalmente, el 22 se encuentran en su lugar asignado: Foros. Era ésta una pequeña localidad sobre la ribera meridional de Crimea, no muy lejos de Balaklava y al sur de Sebastopol. Establecen su campamento ayudados por una compañía de alemanes. 
Los cazas rusos hacían frecuentes pasadas de reconocimiento y solían ametrallar la zona con asiduidad, pudiendo responder la Decima únicamente con las 2 ametralladoras de 20 mm que llevaban. 
No tuvieron disputas con las autoridades alemanas de la zona pues el carácter de Lenzi acabó por imponerse. 

El día 29 llega a Foros Salvatore Todaro. El 31 visita a las autoridades de la zona, el almirante Mimbelli, que tenía su cuartel general en Yalta, y al almirante Fleisher, comandante de la Kriegsmarine en el Mar Negro. También se pone en contacto con el general von Manstein, jefe del ejécito de Crimea. 

 


El 4 de junio Todaro lanza una serie ininterrumpida de acciones que se prolongan día y noche. 
Por señalar las más notables: 


JUNIO 


El 6 de junio, las 5 lanchas torpederas atacan un convoy ruso. 
El día 10, Massarini lanza un torpedo contra el acorazado ligero Tashkent, a 3 millas al sur del Capo Chersoneso. 
El 11, Todaro ataca con un torpedo a una torpedera rusa. 
El 13, los MTSM, guiadas por Massarini y Grillo hunden un navio de 13.000 toneladas. 
El 18, Romano es sorprendido por 2 torpederas cerca de Balaklava, las cuales le persiguen pero acaban por desistir de su empeño. 
El 29, los 5 MTSM colaboran con los Sturm-boot alemanes para una acción de diversión mientras se prepara un desembarco entre Capo Feolent y Balaklava. 

JULIO 

El dia 1, mientras los rumanos asaltan Balaklava, los 5 MTSM entran en el puerto impidiendo cualquier tentativa de fuga. 
El 4, Todaro deja Foros y vuelve a Italia. 
El día 6, una lancha en la que van Cuggia y Ferrarini ametrallan una barcaza rusa y hacen 13 prisioneros. 
El 9, la Decima lleva a cabo algunas acciones frente al Forte Gorki, último punto de resistencia ruso. 8 miembros de la misma, armados de granadas y metralletas ponen pie en tierra y toman 80 prisioneros en los huecos de la escollera. 
El día 30, Romano, Cugia, Barberi y Montarini son condecorados con la cruz de hierro de 2ª clase. 

 
La Xª en el Mar Negro 

AGOSTO 

El día 13, una parte de la Columna Moccagatta deja Foros y se trasladan más al oriente, a Teodosia, donde deben efectuar acciones contra submarinos rusos. 

SEPTIEMBRE 

El día 1, lo que quedaba de la Columna Moccagatta abandona Foros y se trasladan a Yalta en espera de nuevas órdenes. 
El 23 se preparan para partir hacia Mariupol, sobre el Mar de Azov, etapa que les llevará hacia el Mar Caspio. Los 3 días siguientes se producen enfrentamientos con las autoridades alemanas. 
Del 24 al 27, la columna sigue el itinerario Yalta - Simferopol - Melitopol - Mariupol. En Mariupol vuelven a tener problemas con los alemanes. Lenzi se enfada hasta tal punto que ordena la retirada hacia Italia. 

En marzo de 1943, la Columna Moccagata llega a La Spezia. 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Verano 1942 

Intentos de interceptar las rutas comerciales 

Cefalo 

Mientras la escuadrilla de Ungarelli continuaba participando en el asedio a Malta, la Decima es escogida para una nueva misión. 

Como dije anteriormente, se transformaron tres pesqueros civiles para su uso militar: el Cefalo, el Sogliola y el Costanza. 
Se pensó utilizar alguno para tender una emboscada a las naves que salían de Gibraltar hacia el Mediterráneo Central con la función de reabastecer a Malta. 
Aprovechando el aspecto de pesqueros que tenían los navios, se ideó colocarlos a corta distancia de las rutas enemigas. A la primera noticia de la salida de algún convoy de Gibraltar, el pesquero transformado debía aproximarse a la zona probable del tránsito nocturno enemigo y soltar algunas lanchas torpederas. 
De la idea se pasó a la actuación. El Cefalo, uno de los tres pesqueros asignados a la Decima, fue el elegido; se embarcaron 2 lanchas torpederas en el mismo. 
Se le dió al Cefalo el aspecto de un pesquero viejo y ruinoso, y se le dotó de un aparejo normal de pesca. 
Con dos equipos compuestos por De Qual, Garutti y Torriani, el Cefalo comienza su primera misión. El 16 de julio se acerca a una zona situada entre las costas de España y las islas Baleares. 

Tras varios días sin éxito, se abortó la misión. 

Costanza y Sogliola 

La misma idea se adoptó para el Costanza y el Sogliola; se había proyectado construir una base de medios de superficie en Africa septentrional y otra en el Africa oriental, para interceptar el tráfico proveniente de Alejandría. Pero los dos proyectos sufrieron variaciones debido a las circunstancias: 

En julio del 42, el velero Costanza, con 3 lanchas a bordo, y personal de la Xª (Giuseppe Cosulich, Piero Carminati, Elio Scardamaglia y Vincenzo Portesi), deja Nápoles y sigue la ruta de cabotaje Nápoles - Salerno - Vibo Valentia - Messina - Crotona - Tarento - Otranto - Corfú - Prevesa - Patrasso - Pireo - Suda hasta alcanzar Tobruk. Simultaneamente, llega el pesquero Scogliola, proveniente de La Spezia con 4 lanchas y los operadores Edoardo Longobardi y Mameli Rattazzi. 

La tarde en la que se encuentran, las dos naves se resguardan en una cala cercana a Tobruk. A la noche siguiente se dirigen a Derna. 
El comandante Forza, llegado por vía aérea, toma el mando de la misión. 
Vista la actividad aérea sobre el mar, Forza decide transformar la expedición naval en terrestre. La formación toma el nombre de "Autocolonna comandante Giobbe". 
A finales de agosto llegan a la localidad de El Daba Dune Bianche, situada a 50 kilómetros de El Alamein, único punto cercano en donde la costa formaba una pequeña ensenada. Tomaron parte en esta primera misión Forza, Cosulich, Rattazzi, Carminati y Portesi. El resto de la expedición, al mando de Longobardi, se encontraría más tarde con este primer grupo, pero de momento vuelve a Derna. 
En El Daba, la autocolumna monta su campamento ayudados por 50 hombres del batallón San Marco. La base se situa en medio de las defensas costeras y se enlaza con Marsa Matruh, con el comando de la flotilla ASI, mediante un teléfono de campo. 
La noche entre el 28 y el 29 de agosto, con luna llena, los ingleses cañonean la costa con 4 navíos tipo Jervis. Carminati y su segundo piloto Sani cogen la primera lancha que ven y, a todo motor, se lanzan contra las naves enemigas, visibles por el resplandor de sus cañones. 
Carminati lanza un torpedo desde 150 metros de distancia y daña gravemente al primer navio. Un caza de escolta los ametralla y provoca un incendio en la nave de Carminati y Sani; mientras intentan sofocar el fuego, cae una bomba a pocos metros de ellos por lo que se ven obligados a abandonar la lancha y alcanzar la costa a nado. 
Tras muchos intentos frustrados por la aviación enemiga, la autocolumna se retira a Derna a finales de septiembre. 

El Sogliola y el Costanza se retiran finalmente hacia Italia. 
 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Viaje de Borghese 1942 

Berlín - París - Madrid - Lisboa 

Junio Valerio Borghese fue asignado a una larga misión en 1942. Debía ir a Berlín para informar a los alemanes sobre los medios de asalto y sabotaje naval.;además, se trasladaría a París, en donde el mando naval de submarinos alemán debía obtener información útil para proyectar acciones contra las bases navales de EEUU y de Sudáfrica; después,iría a San Sebastián, Madrid y Lisboa para organizar grupos de sabotaje naval. 

El verdadero objetivo de Borghese era aprovechar esta misión asignada por el alto mando italiano para extender y ampliar el campo de la Xª Flottigila fuera del Mediterráneo, llevando las acciones de los medios de asalto a las bases americanas del Atlántico y a las bases inglesas de Sudáfrica, tomando como base los puertos neutrales de la Península Ibérica. 

Las directivas dadas a Borghese eran enseñar a los alemanes, pero Borghese les iba a informar de algunas cosas pero no todo. Su intención era omitir las nuevas técnicas desarrolladas que aún estaban en fase de estudio y experimentación. Necesitaba la colaboración alemana aunque no fuera útil en el campo del desarrollo de los medios de asalto pero sí indispensable en el aspecto material y en el mayor apoyo que le daría el gobierno italiano al hacerles ver que colaboraba con sus aliados alemanes. 

En el verano del 42, Borghese se entrevista en Berlín con altos oficiales encargados de proyectar una "Decima MAS alemana". En Brandenburgo le hicieron visitar un gran área de terreno donde querían instalar una base de entrenamiento; comprendía un lago para las pruebas subacuáticas; en toda la campiña habían villas y fábricas, en una de las cuales se habían instalado un grupo de técnicos y jóvenes de la escuela de sabotaje que estaban cumpliendo un período básico de instrucción. En todo lo que le enseñaron, Borghese se dió cuenta que los alemanes estaban apenas en los inicios de las técnicas subacuáticas, nada que pudiera compararse con la Xª, y que estaban perdiendo el tiempo en investigaciones ingenuas y pueriles. 

Borghese, obligado por su gobierno, se comprometió a adiestrar a algunos oficiales y marineros alemanes. En cumplimiento de este acuerdo, se agregaron al Gruppo Gamma varios nadadores alemanes, al mando de von Martiny. La Decima cedió auto-respiradores y trajes de submarinistas, recibiendo a cambio explosivo plástico, muy potente y que se adaptaba muy bien a las necesidades de la Xª, además de recibir otros materiales. 

En París, Borghese fue llevado a un palacio del Bois de Boulogne por el capitán de corbeta Fausto Sestini para entrevistarse con el mando central de submarinos alemanes. Allí es acogido con amabilidad por el almirante Doenitz; le enseña sus archivos secretos y le dice que mientras estuviera en París, se considerase miembro de su estado mayor. 

En su estancia en París, Borghese consiguió obtener información de lo que de verdad le interesaba a él: las misiones de los submarinos alemanes, noticias sobre los puertos de EEUU, Brasil y Sudáfrica, para evaluar la intensidad del tráfico naval que convendría atacar con sus medios especiales. 

Luego se trasladó a la base naval italiana de Burdeos, mandada por el almirante Polacchini. La base fue creada por el mayor Fenu y se encontraba sobre la Gironda, a varias decenas de kilómetros del mar. En Burdeos, probó un submarino de bolsillo CA, experimentado anteriormente por la Decima. Estaba interesado en la capacidad de este medio para una función que tenía en proyecto: el ataque a bases norteamericanas. 

El submarino de bolsillo CA tenía una autonomía limitada y necesitaba de otro navío que lo acercase a las bases que pudieran ser objeto de ataque; problema éste que no era de fácil solución, dado el volumen y el peso del submarino (12 toneladas). La solución que se adoptó consistía en remolcar el CA con un submarino oceánico. Se puso a disposición de Borghese el submarino Leonardo da Vinci, sobre el que se comenzaron enseguida las labores de transformación para remolcar un CA. Las primeras pruebas se realizaron entre Burdeos y La Palice, siendo satisfactorias. 

El estudio de una misión para atacar New York pasó de ser un proyecto a ser aprobado. 

 
El Leonardo da Vinci con el CA 


De Burdeos, Borghese parte hacia San Sebastián en coche. Allí se encuentra con algunos agentes italianos, los cuales facilitaban la entrada clandestina de los operadores y del material de la Xª en España. 

De San Sebastián, pasa a Madrid y se reune con el agregado naval en la capital española, Aristide Bona, con el que mantiene conversaciones sobre la intensificación de las operaciones sobre el tráfico mercante enemigo en los puertos españoles. 

Finalmente, vuela con un Junker 52 de la línea civil alemana a Lisboa, última etapa de su viaje y, en cierta manera, la más interesante. Se presenta al agregado naval Cugia di Sant'Orsola y al ministro Franzoni. La reunión trataba sobre la entidad del tráfico mercante enemigo en el puerto de Lisboa y la posibilidad de atacarlo. 

A su regreso a La Spezia para llevar a cabo la preparación de todo lo que había proyectado a lo largo de su viaje, Borghese se entera del trágico final del Scirè. El submarino fue hundido con toda su tripulación el 10 de agosto por la torpedera Islay frente al puerto de Caifa. Murieron 50 tripulantes y 10 operadores. 

 
Restos del Scirè en el Vittoriano

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Bases secretas en España 

Gibraltar, al igual que Alejandría, era uno de los objetivos principales de la Xª. La base naval inglesa era la sede de la Royal Navy en el Mediterráneo occidental además de servir como base de apoyo de la escuadra que operaba en el Atlántico. También era el puerto de suministro de convoyes que, desde América y Sudáfrica se dirigían hacia el Mediterráneo y Gran Bretaña. En la rada del puerto de Gibraltar se juntaban convoyes de entre 30 y 40 mercantes cargados de todo tipo de provisiones para la población inglesa y de materiales de guerra de todo género. Era lógico que la Xª comenzase a centrar su actividad contra Gibraltar. 

A causa de la distancia, la base naval no estaba al alcance de la aviación italiana; la práctica había demostrado que sólo los medios de asalto de la Xª eran capaces de efectuar ataques contra el puerto. 

En la primavera del 42, Antonio Ramognino, que ya había presentado varios proyectos, fue incorporado a la Xª. Se le encargó el estudio de establecer una base en las costas españolas desde la cual pudieran apoyar a los medios de asalto. 
Una de las propuestas de Ramonigno venía avalada por ser su mujer española, Concepción Ramonigno, y consistía en alquilar una casa de campo situada cerca de Puente Mayorga, en la costa norte de la bahía de Algeciras, a poca distancia de La Línea y a 4 kilómetros de Gibraltar. 
El matrimonio alquiló Villa Carmela. 

 
Situación de Villa Carmela 

Lo primero en crearse en Villa Carmela fue un puesto de observación sobre la bahía y sobre el puerto de Gibraltar, esternamente mimetizado con una jaula dentro de la cual había una pareja de papagayos verdes. 

 
Villa Carmela 

La corta distancia de Villa Carmela a la costa permitía la posibilidad de introducir buceadores en España y, usando Villa Carmela como base, adentrarse en la rada del puerto y adherir explosivos en los cascos de los mercantes. 

En julio de 1942 se preparó una escuadra de nadadores con todo lo necesario para una expedición: 3 "cimini" por hombre (ya comenté en su momento que las"cimini" eran unas envolturas circulares que podían contener unos 3 kilogramos de explosivo) . A las órdenes de Agostino Straulino, la escuadra estaba compuesta por Giorgio Baucer, Carlo Da Valle, Giovanni Lucchetti, Giuseppe Feroldi, Vago Giari, Bruno Di Lorenzo, Alfredo Schiavoni, Alessandro Bianchini, Evideo Boscolo, Rodolfo Lugano y Carlo Bucovaz; en total, 12 hombres. 
Los 12 hombres se introducen por separado clandestinamente en España y se juntan en Madrid, desde donde parten hacia Cádiz. Allí son embarcados en el petrolero Fulgor. Eludiendo tres controles llegan al barco embarrancado Olterra. 

Antes de proseguir me gustaría hacer un inciso sobre el Olterra. 
La existencia de este buque fue revelada por Ramonigno al mando de la Xª tras su vuelta de exploración en España. 
El Olterra era un petrolero que se encontraba en la bahía de Algeciras cuando comenzó la guerra. Tenía 4995 toneladas de registro y pertenecía a un armador genovés. 
Al iniciarse la guerra, el capitán del Olterra recibió desde Italia la orden de inutilizarlo, quedando embarrancado frente a la base naval de Gibraltar. Estaba hundido parcialmente. Su tripulación volvió a Italia dejando un retén de 5 hombres para evitar su confiscación por abandono según las leyes del mar. 
El barco permaneció encallado sin que se le prestara mucha atención. Miembros de la Xª sustituyeron secretamente al retén del barco. Llegados a Algeciras, iniciaron las gestiones previas para reflotar y reparar el buque bajo el pretexto que había sido vendido a un armador español que quería reflotar la nave. Se remolcó a un malecón de escaso movimiento naval y se iniciaron las reparaciones oportunas. El mando directo lo tenía el teniente de navío Visintini. 


 
Reparaciones en el Olterra 

Continuando con la expedición de los 12 nadadores de la Xª, estos se encuentran con Visintini en el Olterra. 
El día 13 de julio se dirigen a Villa Carmela en donde estudian el plan de ataque. 

En la noche del 13 al 14 tiene lugar la acción. 

Los nadadores se ponen sus trajes especiales en la villa y se colocan el material explosivo. Atraviesan una corta distancia en dirección a la playa aprovechando un muro y el cauce de un torrente para no ser descubiertos por la vigilancia española; finalmente se introducen en el mar. 
Divisan un considerable convoy en la rada del puerto y se sumergen bajo los cascos de los buques para adosarles las cargas explosivas. 

El resultado conseguido no fue el esperado debido al fallo de alguna de las cargas explosivas. 4 mercantes fueron dañados gravemente y debieron ser llevados a puerto para evitar su hundimiento: el Meta (1.578 tn), el Shuma (1.494 tn), el Empire Snipe (2.497 tn) y el Baron Douglas (3.899 tn). 
Los británicos perdieron el tiempo en descubrir de donde había venido el ataque. 
Más tarde, recuperaron en la rada un traje de submarinista que salió a flote, ya que los buceadores los habían dejado lastrados en el fondo de la bahía. El traje fue enviado por vía aérea al Almirantazgo de Londres.

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

El Olterra 

 
El Olterra 

Como ya dije, la idea de usar el Olterra como base para los medios especiales la tuvo Antonio Ramognino en la primavera del 42 cuando estaba haciendo una exploración sobre el terreno en las costas españolas frente a la base de Gibraltar. 

Al regreso de Ramognino a Italia, expuso su idea al mando de la Xª Flottiglia y así nació la idea de usar el navío como base para los medios de asalto debido a su mínima distancia de la plaza fuerte de Gibraltar. 

 
Situación del Olterra en la bahía de Algeciras 

La original idea pasó de inmediato a la fase de realización. 
Se trató con el armador sin revelarle en ningún momento el verdadero motivo del interés por su nave, simplemente se le dijo que era una necesidad de la Regia Marina. El armador se mostró comprensivo y colaborador. 
Una firma española de recuperación marítima recibió el encargo de recuperar el Olterra. El armador genovés, dueño de la nave, tenía la intención de ponerla a punto y vendérsela a una sociedad española que le había hecho una buena oferta. 

En breve tiempo, el Olterra fue reflotado y remolcado al puerto de Algeciras; al estar inmovilizado por su larga permanencia bajo el agua, y estar su maquinaria y la caldera inutilizadas, fue amarrado en un lugar apartado de la zona externa del muelle. 

Desde el 10 de junio de 1940 una pequeña guarnición española había sido asignada a la vigilancia de la nave, ya que a la entrada de la guerra por parte de Italia, el navío se encontraba en aguas territoriales españolas. 

La Xª tenía ahora una posición inmejorable en la otra parte de la rada de la bahía de Algeciras, un punto de apoyo a 6 millas de la plaza fuerte de Gibraltar. Se trataba ahora de utilizar, del modo más razonable, la posibilidad que podía ofrecerles el Olterra. 

Por absurda y difícil que pudiera parecer la idea, Visintini propuso crear una base fija para los medios de asalto; el Olterra sustituiría al submarino como medio para acercar los SLC a su objetivo. Se aceptó la propuesta; sólo quedaba poner a punto al Olterra para que cumpliese su misión. 

La Xª comenzó por sustituir casi en su totalidad al pequeño retén que permanecía en el navío. Se quedaron el capitán del Olterra, Amoretti y el jefe de máquinas, De Nigris, los cuales colaboraron de forma entusiasta con los miembros de la Xª. Su permanencia a bordo tenía el cometido de hacer que no se levantaran sospechas por parte de las autoridades española en caso de tener que aumentar el personal, pues como ya dije, ellos permanecían en el Olterra desde el principio de la guerra como retén y ya se habían hecho familiares a los controles de vigilancia españoles. 

Algeciras estaba lleno de agentes ingleses y el Olterra estaba amarrado casi debajo de la ventana del albergue Vittoria, sede del consulado británico. 

El teniente de navío Visintini fue el encargado de llevar a cabo el proyecto. Eligió a los marineros y técnicos que iban a formar el destacamento permanente de la Xª en el Olterra; estos fueron: Bonato Bruno, De Vincenzi Giovanni, Barbetti Rolando, el carpintero Carlini Antonio y el operario Biradelli. 
Antes de partir, fueron invitados a pasar algunos días en un mercante amarrado en Livorno, para dar cobertura a su tapadera. De los marineros del mercante aprendieron el modo de vestir, la forma de comer, de escupir, de fumar y la jerga característica de los marinos mercantes, para no desatar sospechas. 
Con libretas de navegación y documentación falsas, pero con un pasaporte normal, fueron enviados en grupos de dos y de tres a Algeciras. 

El primer cometido del grupo fue construir en una de las bodegas del Olterra un taller completo para el montaje de los SLC, (los cuales se tenía pensado mandarlos pieza a pieza desde Italia) cometido que se cumplió a pesar de las innumerables dificultades técnicas y las condiciones particulares en las cuales debían desenvolverse, con el continuo peligro de ser descubiertos. El trabajo fue arduo y complejo, pero, en el transcurso de pocos meses se montó un taller completo, dotado de todos los instrumentos y maquinaria necesarios, además de la estación de carga para los acumuladores y su correspondiente grupo Diesel. 

 
Taller del Olterra 

Para la prueba de dosificación y de hermeticidad al agua se creó una especie de piscina inundando una bodega. 
Posteriormente se procedió al carenado y reforma de la nave en la parte izquierda de la misma. Los trabajos en el exterior se protegieron con un toldo y se disimularon con varios marineros que rascaban y pintaban el casco. 
En el flanco izquierdo se practicó una apertura de 1,20 por 2 metros. Se creó así un pasaje directo desde la bodega inundada y el mar abierto a través del cual los"maiali" saldrían inadvertidos. 

 
Apertura para la salida de los SLC 

Todo esto se hizo delante de la vigilancia española y de la atenta mirada de gran cantidad de agentes ingleses que se encontraban en la zona. 
Nadie se dió cuenta. 


En otoño de 1942, Visintini se dirige al mando de la Xª en La Spezia y presenta el informe de su misión: "el buque es ya operativo como taller de montaje y plataforma de salida para los SLC". 

Desde La Spezia se procede al envio de material de guerra: los SLC desmontados en secciones, las cabezas explosivas, los detonadores, las espoletas, los auto-respiradores, los trajes, etc. La nafta y los trajes van en compartimentos secretos. 
Todas las piezas son metidas en cajas confeccionadas de tal manera que si alguno las abriera sólo vería material inocuo apto para las reparaciones del Olterra: tubos de calderas, cilindros para las máquinas, émbolos, pistones y válvulas. Sobre las cajas va impreso el cuño del armador genovésy unos apuntes que aseguran que se transporta el material necesario para la reparación de su vapor. 

Parten también para España las tripulaciones de los SLC: Visintini, Giovanni Magro, Vittorio Cella, Salvatore Leone, Girolamo Manisco y Dino Varini. 
Camuflados como marineros llegan a España y se dirigen al Olterra; una vez allí comienza el montaje de los SLC. Mientras, se observan los movimientos en el puerto de Gibraltar las 24 horas. 
Dos operadores se visten de marineros y salen en una pequeña barca. Uno se dedica a observar las defensas del puerto y los turnos de vigilancia mientras que el otro, caña en mano, simplemente pesca. 

Pasa el tiempo mientras los hombres de la "Squadriglia dell'Orsa Maggiore" (así se hacen llamar coloquialmente), bajo el mando de Visintini esperan a que se presente la ocasión propicia para asestarle un golpe decisivo a la flota inglesa. 

 
Maniobra de salida de los SLC 

En la noche del 15 de septiembre, 3 buceadores, Straulino, Di Lorenzo y Gari, a pesar de la fuerte vigilancia, 
atacaron algunos mercantes que se encontraban en el fondo de la rada de Gibraltar. Hundieron el Ravens Point de 1787 toneladas. 

La acción se efectuó independientemente del Olterra, igual a la del 15 de julio anterior: 

-Organización de los agentes en tierra. 
-Concentración de los operadores en Algeciras a bordo del Olterra. 
-Partida hacia el mar desde Villa Carmela. 


Entre tanto, Visintini y su equipo se preparaban para su empresa. 

El 5 de diciembre entra en Gibraltar una considerable escuadra naval compuesta por el acorazado HMS Nelson, el crucero HMS Renown, los portaviones HMS Furious y HMS Formidable, además de numerosas unidades menores de escolta. 

La tarde del día 7 , los 3 SLC dejan el Olterra y se dirigen hacia el puerto de Gibraltar, dejando un margen de una hora entre la salida de cada uno. 

El equipo Visintini y Magro, que iban los primeros, se encuentran de repente con el lanzamiento preventivo de cargas de profundidad; mueren al instante. 

Manisco y Varini son avistados por un centinela y son atacados con fuego de cañón y de ametralladoras. Acaban abortando la misión y en su escapada son hechos prisioneros. 

Cella y Leone son sorprendidos por la alarma dada y desisten de su empresa; cuando Cella emerge al límite de sus fuerzas cerca del Olterra se da cuenta que Leone ha desaparecido. 

Al alba del día 8 sólo quedaba Cella. Visintini, Magro y Leone habían muerto en la tentativa, mientras que Manisco y Varini fueron apresados. 
Las fuentes oficiales inglesas informaron del hecho en un comunicado, pero con una salvedad: creían que los 3 SLC habían sido transportados desde Italia por el submarino Ambra. 

La operación fue un grave fracaso pero el secreto del Olterra no había sido descubierto. 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Diciembre 1942 

El Ambra en Argelia 

El 11 de noviembre de 1942 los anglo- americanos desembarcan en el Africa septentrional francesa; la Xª es llamada para que acuda cuanto antes para atacar el tráfico de abastecimiento hacia Túnez. 
Por los reconocimientos aéreos se sabía que el puerto de Argel y la rada circundante estaba lleno de mercantes cargando y descargando material. Fue necesario preparar una misión combinada de SLC y nadadores de asalto que pudieran atacar simultaneamente a los mercantes en la rada del puerto. 
Para acercar a los SLC se destinó al submarino Ambra a las órdenes de Arillo. 
La orden de operaciones establecía que el submarino penetrara en el interior de la rada, dejara a los operadores manteniéndose sumergido, esperar su regreso y atacar. Los operadores debían dar preferencia a los mercantes más alejados del puerto. 

Para la acción se presentó un grupo de jóvenes voluntarios para los que esa iba a ser su primera misión. 
Con el transcurso del conflicto y la extensión de las actividades de la Xª, el problema de personal se presentaba difícil. Un piloto de SLC necesitaba al menos un año de preparación para llevar a cabo una misión. Pocos eran los que durante el período de adiestramiento daban pruebas de poseer las actitudes físicas y mentales necesarias para llevar a buen término una acción; también había que tener en cuenta que durante el período de selección, el número de descartados era muy alto. Todas las misiones requerían de al menos 6 operadores, los cuales solían ser hechos prisioneros durante la misión, y había que tener otro número igual en reserva por si se presentaba una buena ocasión. 

Para esta misión, y dado que los objetivos eran mercantes y no navíos de guerra, fueron preparadas por primera vez cabezas con cargas dobles. Hay que decir que en sustitución de la carga normal de 300 kilos de explosivo, se les aplicó a los SLC una cabeza de igual forma pero dividida en dos secciones, llevando cada una 150 kilos de explosivo, siendo suficiente para hundir un mercante, duplicando de esta manera la posibilidad de causar más daño. 

 
Submarino Ambra 

El 4 de diciembre, el Ambra dejaba La Spezia con los siguientes operadores: 

-Equipos de SLC: Giorgio Badessi, Carlo Pesel, Guido Arena, Ferdinando Cocchi, Giorgio Reggioli y Colombo Pamolli. El equipo de reserva eran Augusto Jacobacci y Battaglia. 

-Nadadores de asalto: Agostino Morello, Oreste Botti, Luigi Rolfini, Alberto Evangelisti, Gaspare Ghiglione, Giuseppe Feroldi, Evideo Boscolo, Rodolfo Lungaro, Giovanni Lucchetti y Luciano Luciani. En total, 10 hombres "gamma"

La navegación de aproximación del submarino se desenvuelve normalmente. El día 8 encuentran mar grueso con tormenta, lo que afecta más a los nadadores de asalto ya que provenían del ejército de tierra. 
El día 11, el Ambra costea Argelia en inmersión para evitar los obstáculos explosivos de los que tenían constancia que se habían desplegado por la zona. 
Desde una profundidad de 18 metros, sale en teniente de navío Jacobacci para efectuar un reconocimiento. Jacobacci constata que el puerto está aún demasiado lejos. El Ambra prosigue su ruta de infiltración casi rozando el fondo, mientras Jacobacci lo guiaba desde la superficie. 
Finalmente, a las 21:45, Jacobacci informa que el submarino se encuentra en medio de un grupo de 6 mercantes, siendo los tres más cercanos los de mayor tonelaje. El Ambra se para a 2 kilómetros del puerto. 
A las 22:30 los nadadores comienzan su salida; a las 23:00 están todos fuera; es ahora el turno de los SLC. A las 23:20 ha salido todo el personal de asalto. 
Mientras espera el Ambra, se escuchan numerosas explosiones subacuáticas, entre ellas alguna muy potente. A las 02:30, Jacobacci realiza una nueva exploración por la superficie; regresa al submarino e informa que ha escuchado las voces lejanas de algunos nadadores de asalto pero que no los llegó a encontrar; también informa de fuego de ametralladora. 
Pasada una hora del tiempo previsto para la recogida de los operadores, en el Ambra se dan cuenta que no pueden esperar más. A las 03:00 inicia la maniobra para salir de la rada. 
El día 15 de diciembre llega el Ambra a La Spezia. 

Tiempo después se conocieron los detalles de la operación. 

Badessi, jefe del grupo de los SLC, dado el retraso de la salida, no pudo alcanzar el puerto e indicó a sus compañeros los mercantes de la rada exterior que debían atacar. Falló 5 tentativas de ataque por problemas en su aparato, dañado en la tormenta del día 8, por lo que hubo de desistir. A la hora de regresar y no encontrar a Jacobacci, se dirigió hacia la costa remolcando a dos nadadores que se encontró por el camino; destruyó el SLC y salió a la playa en donde fue capturado junto con Pesel por un cuerpo de guardia francés. 

Arena salió del submarino en condiciones físicas desastrosas y falto de fuerzas. Se dirigió junto a su compañero Cocchi hacia el mercante que le asignó Badessi; el cuerpo de un piloto italiano derribado chocó contra su SLC. De repente escucha el disparo de un cañón, dos sirenas de alarma y la explosión de dos cargas de profundidad, acompañadas por el sonido de embarcaciones a motor. Todo le hace sospechar que han sido descubiertos; igualmente prosigue y coloca la carga en uno de los dos mercantes que tenía asignados. No pudiendo atacar al segundo navío asignado, se dió la vuelta. En la ruta de regreso busca en vano el submarino y toma el camino hacia tierra. Remolca a los nadadores Luciani y Ghiglione. A las 06:00 los 4 son apresados por soldados escoceses. 

Reggiolli y Pamolli buscaron un mercante grande y encontraron un petrolero de entre 9 y 10.000 toneladas; decidieron atacarlo y colocaron la carga en las hélices. Usando la segunda carga, Reggioli la coloca en un mercante que rondaría las 10.000 toneladas, esta vez colocando la carga en el centro del casco. En el camino de regreso son enfocados por un proyector y reciben varias ráfagas de ametralladora sin consecuencias. No pudiendo encontrar el submarino, se dirigen a tierra, a donde llegan a las 04:30. A las 07:30 son apresados por un escuadrón de spahis franceses. 

La actuación de los nadadores de asalto, en resumidas cuentas, consistió en que, apenas llegaron a la superficie, el jefe del grupo, Morello, distribuye los objetivos. Como tenía orden de Borghese previa a la partida del Ambra de mandar 2 hombres sobre mercantes de más de 10.000 toneladas, Morello ordena a Ghiglione y a Luciani atacar la primera nave que se encontraba en el extremo izquierdo del semicírculo formado por los mercantes; a Rolfini y a Evangelisti la segunda, a Lugano y a Lucchetti la tercera, a Boscolo y a Feroldi el cuarto mercante. 
Morello, al ver que el mercante que le tocaba atacar a él y a Botti era muy grande, ordena a Feroldi que los acompañe. Un proyector les ilumina pero no los descubre; a las 00:30 colocan la carga y toman el camino de vuelta. Morello no encuentra a Jacobacci y toma el camino de tierra. 
Lucchetti es descubierto y capturado; le llevan al mercante en el que Morello había colocado su carga. 
Rolfini y Evangelisti colocaron su carga. Boscolo ataca al mercante asignado a Rolfini y a Evangelisti al verse imposibilitado por la corriente para acercarse a su objetivo; mientras, Ghiglione, Luciani y Lugano no terminan su misión y son remolcados por el SLC de Badessi y Arena. 

El Almirantazgo inglés, en un comunicado, admitió: 

" A las 00:30 del 12 de diciembre, medios de asalto atacaron mercantes en la bahía de Argel y aplicaron algunas minas u objetos explosivos parecidos. El mercante Ocean Vanquisher, de 7.174 tn y el Berta, de 1.493 tn fueron hundidos, el Empire Centaur, de 7.041 tn y el Armattan, de 4.587 tn, fueron gravemente dañados. 16 italianos fueron capturados". 

La misión no dió los resultados esperados, aunque guiándose por los partes ingleses, otras 20.295 toneladas habían sido puestas fuera de servicio por la Xª. 
 

Valerio
Imagen de Valerio
Desconectado
Auxilia
Desde: 23 Feb 2011

Octubre 1942 - Mayo 1943 

La campaña de Túnez 

El 21 de octubre de 1942 el Cefalo (uno de los 3 navíos civiles transformados que ya mencioné anteriormente) parte de La Spezia con 3 MTSM y las deja en Pantelleria. 
Formaban parte de la expedición al mando de Salvatore Todaro (vuelto hacía poco tiempo del Mar Negro), los pilotos De Qual, Ungarelli, Garutti, Scardamaglia y Miniati, además de Fracassini , Patanè, Tonissi, Barabino, Torriani, Virgilio, Patrizi, Papurello y Guercio. 
La expedición venía reforzada por otras naves que partieron desde la costa siciliana y llegaron a Pantelleria. 

Después del desembarco anglo-americano en el Africa septentrional francesa (11 de noviembre) y la consiguiente creación del frente tunecino, el Cefalo, después de recoger en Trapani nuevos medios, prosigue hacia Biserta, escoltado por varias lanchas que hacían la travesía Sicilia-Túnez. 
En Biserta, en las dependencias del almirante Biancheri, se crea una nueva base. La construcción de la misma se ve dificultada por los constantes bombardeos aéreos, siendo además la única defensa la ametralladora del Cefalo, dado que las numerosas baterías locales, manejadas por franceses, no disparaban o lo hacían con retraso. 

Fueron numerosas las emboscadas a lo largo de la costa ocupada por el enemigo, en particular delante de Tabarka. En este período, el mar, casi siempre agitado, fue un freno a la actividad del grupo de Todaro y de sus pilotos. 

Se proyectó una acción para forzar el puerto de Bona, centro de intenso tráfico naval enemigo, con nadadores de asalto transportados por lanchas. No siendo posible la aproximación desde Biserta, se usó el islote de La Galite, situado frente a Tabarka. 

El 13 de diciembre, el Cefalo acompaña a la expedición a La Galite. Esa misma tarde, parten 2 MTSM, una conducida por Todaro y Barabino, que llevaba a los nadadores Coceani, Giari y Mistroni; la otra, guiada por Ungarelli, hacía de escolta. Llegan frente a la costa bajo una total oscuridad e intentan identificar Bona. Un ataque aéreo que debía efectuarse en cordinación con la incursión de los MTSM se realiza en vano. La oscuridad y el aumento de la fuerza del mar obligan a la expedición a retirarse. 

La mañana del día 14 las 2 MTSM vuelven al Cefalo en La Galite. Los equipos se toman un descanso después de la noche pasada. A las 08:15, 2 aviones enemigos ametrallan el Cefalo; una bala golpea a Todaro en la cabeza y muere al instante. 

Caía así Salvatore Todaro, comandante del reparto de superficie de la Xª Flottiglia MAS. 
A la memoria de Todaro, condecorado anteriormente con varias cruces al mérito de guerra, 2 medallas de bronce y 3 de plata, se le concedió a título póstumo la medalla de oro al valor militar. 

 
Salvatore Todaro 

El Cefalo, tocado por las ametralladoras, casi hundiéndose, se apoya en el fondo marino. El equipo que permanecía en La Galite, trata de comunicarse con la base de Biserta por medio de una estación de radio, pero es en vano; por fin se logra contactar desde la radio del Cefalo. Esa misma tarde llega desde Biserta una torpedera con Calosi y Buttazzoni, mientras Ungarelli le refiere lo acontecido al almirante Biancheri. 

Simultaneamente, el 15 de diciembre llegaba a Biserta, proveniente de Alba Fiorita, la autocolumna "Comandante Giobbe" (4 MTSM y 6 MT, servidos por 5 autocarros, 1 tractor con remolque, 1 camión y 2 cisternas), que bajo la presión del avance inglés, habían recorrido el litoral libio y se habían dirigido al frente tunecino. 
Con la muerte de Todaro, el teniente de navío Cosulich asume el mando de la base operativa de la Xª en Túnez. 

Los buceadores Coceani, Giari y Mistroni reparan el Cefalo mientras arriban a Biserta. 
Bajo el mando de Cosulich se reemprende la actividad ofensiva. 

Fueron numerosas las misiones efectuadas entre el período enero-abril para dificultar el tráfico naval enemigo. Se renovaron las tentativas de forzar el puerto de Bona, en las que participaron, entre otros, los nadadores de asalto Straulino, Coceani, Paciolla y Giari. En una de estas acciones, que tuvo lugar el 6 de abril, 3 MTSM guiados por Cosulich, Longobardi y Garutti estuvieron a punto de penetrar en el puerto, pero la fuerza del mar se lo impidió. 

Con la pérdida de Túnez el 8 de mayo de 1943, la Xª dejó Biserta, partiendo el día 9 por la tarde. 4 torpederas al mando de Garutti, Tonissi, Barabino y Malotti, llegaron el 10 de mayo a Cagliari; otros fueron directos a Sicilia. 

Los medios llegados desde Túnez fueron agregados a la escuadrilla de Ungarelli, que tenía su base en Augusta. 

El grupo que había permanecido en Augusta no estuvo todo este tiempo inoperante, ya que continuaron con sus asaltos a Malta. En diciembre del 42 se intentó un ataque de 6 nadadores de asalto (Lubrano, Corrias, Doneddu, Bertoncin, Ilariucci y Cardella), transportados por 3 MTSM, contra los navíos del puerto de La Valetta, empresa que no se pudo cumplir por un retraso en la navegación de aproximación. Una misión similar tuvo que abortarse en abril del 43 por las malas condiciones del mar.